Contacto

828 724 824
722 849 385

VRS y Beyfortus

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

VRS y Beyfortus

18 de diciembre de 2023
09:26

¿Qué es el Virus Respiratorio Sincitial (VRS)? 

El Virus Respiratorio Sincitial (VRS) es un virus común que causa infecciones respiratorias, especialmente en bebés y niños pequeños. vídeo-pegado.png

Naturaleza del Virus: El VRS es un patógeno que pertenece a la familia de los Paramyxoviridae. Es conocido por causar infecciones del tracto respiratorio inferior, como la bronquiolitis y la neumonía.

El VRS afecta al 60 % de todos los niños menores de 1 año, y a los 2 años habrá afectado prácticamente al 100 %. Constituye una de las principales causas de consulta en atención primaria y urgencias pediátricas, además de la principal causa de hospitalización en los periodos de máxima incidencia, especialmente en los menores de 6 meses. Según un reciente estudio, en Europa ingresan debido a una infección por VRS 1 de cada 56 menores de 2 años, que fueron recién nacidos a término. 

Transmisión: Se transmite principalmente a través de las gotitas respiratorias al toser o estornudar y por contacto directo con superficies contaminadas.

El Virus Respiratorio Sincitial (VRS) fue identificado en 1955 y rápidamente se reconoció como un agente clave en la bronquiolitis aguda de lactantes. La Organización Mundial de la Salud lo clasifica como la segunda causa más frecuente de muerte por infecciones en niños menores de un año, solo superada por la malaria. En países con un alto nivel de desarrollo humano, como España, las infecciones estacionales por VRS generan una considerable carga en los sistemas de atención médica cada invierno. Este impacto se manifiesta tanto en la Atención Primaria como a nivel hospitalario, aumentando significativamente la demanda en los servicios de urgencias, las plantas de hospitalización, y las unidades de cuidados intensivos pediátricos y neonatales.

El VRS es la principal causa de infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores en niños menores de un año, con un especial énfasis en casos de bronquiolitis y neumonía. Además, este virus también afecta considerablemente a la población adulta mayor de 65 años, siendo un factor significativo de mortalidad en este grupo. La relevancia del VRS reside no solo en su impacto sanitario sino también en la carga emocional y social que implica para las familias afectadas.
vídeo-pegado.png

¿Cómo Afecta a Bebés y Niños?

Síntomas Comunes: Los síntomas iniciales a menudo son similares a los de un resfriado común, incluyendo congestión nasal, tos y fiebre leve. En algunos casos, puede progresar a infecciones más graves como bronquiolitis o neumonía.

Grupos de Riesgo: Aunque la mayoría de los niños se infectan con el VRS antes de los 2 años de edad con síntomas leves, ciertos grupos tienen un riesgo mayor de desarrollar complicaciones graves. Estos incluyen prematuros, niños con enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas, y aquellos con sistemas inmunitarios debilitados.

Complicaciones: En casos severos, el VRS puede llevar a dificultades respiratorias, requiriendo hospitalización. En los bebés, la infección puede afectar las pequeñas vías respiratorias (bronquiolos), causando inflamación y obstrucción del flujo de aire.

Estacionalidad: Las infecciones por VRS son más comunes durante los meses de invierno y principios de primavera.

El VRS es el principal causante de la bronquiolitis (60-80%), su evolución es impredecible desde un cuadro clínico leve dado por manifestaciones catarrales como estornudos, congestión nasal, rinorrea tos, afectando solo vías respiratorias altas y síntomas no respiratorios como son fiebre escalofríos, irritabilidad, dificultad para dormir y alimentarse, decaimiento hasta infecciones mas graves como Bronquiolitis y neumonía con síndrome de distres respiratorio agudo con dificultad respiratoria, sibilancias, respiracion rápida, tos hipoxemia y sintomas mas graves como es la apnea

Prevención y Tratamiento

Prevención: Medidas preventivas incluyen la higiene de manos frecuente, evitar el contacto con personas enfermas y la limpieza de superficies contaminadas. Recientemente, se ha desarrollado un el anticuerpo monoclonal NIRSEVIMAB (Beyfortus®) para llevar a cabo la Inmunización frente al VRS. 

Tratamiento: No hay un tratamiento específico para el VRS; el manejo se centra en aliviar los síntomas y, en casos graves, puede incluir oxigenoterapia, aspiración de secreciones y, en ocasiones, el uso de medicamentos para ayudar a abrir las vías respiratorias.

¿Supone el VRS un problema de Salud Pública?

El Virus Respiratorio Sincitial (VRS) es uno de los patógenos más comunes que causan infecciones respiratorias en niños y bebés. A continuación, se presentan algunos datos sobre su prevalencia y las complicaciones asociadas:

Prevalencia:

  1. El VRS es responsable de la mayoría de los casos de bronquiolitis y neumonía en niños menores de 1 año.
  2. Casi todos los niños han sido infectados con el VRS al menos una vez al cumplir dos años.
  3. Las infecciones por VRS ocurren principalmente durante los meses de invierno y principios de primavera.
  4. A nivel global, el VRS causa aproximadamente 33 millones de casos graves de infecciones respiratorias en niños cada año.

Complicaciones:

  1. Bronquiolitis: Es la complicación más común en bebés y niños pequeños, caracterizada por inflamación y congestión de las pequeñas vías respiratorias (bronquiolos).
  2. Neumonía: El VRS también puede provocar neumonía, especialmente en niños pequeños y bebés.
  3. Problemas Respiratorios Crónicos: Algunos niños pueden desarrollar problemas respiratorios recurrentes, como sibilancias o asma, después de una infección por VRS.
  4. Hospitalizaciones: El VRS es una de las principales causas de hospitalización en lactantes y niños pequeños. Las hospitalizaciones son más comunes en niños menores de 6 meses, especialmente en aquellos con factores de riesgo como prematuridad, enfermedades cardíacas congénitas o inmunodeficiencias.
  5. Impacto en Adultos Mayores y Personas con Enfermedades Crónicas: Aunque menos común, el VRS puede ser grave en adultos mayores y personas con enfermedades crónicas, como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o insuficiencia cardíaca.

La vacunación y medidas preventivas son esenciales para reducir la incidencia y gravedad de las infecciones por VRS, especialmente en grupos de alto riesgo.

Medidas de prevención

Las medidas preventivas para reducir la incidencia y transmisión del Virus Respiratorio Sincitial (VRS) son especialmente importantes para proteger a los bebés, niños pequeños y otros grupos de alto riesgo. 

  1. Lavado de Manos: La higiene de manos frecuente y adecuada es esencial. El lavado de manos con agua y jabón o el uso de desinfectantes a base de alcohol puede reducir significativamente la propagación del VRS.
  2. Evitar el Contacto con Personas Enfermas: Mantener a los bebés y niños pequeños alejados de personas que tienen síntomas de resfriado o infecciones respiratorias.
  3. Limpieza y Desinfección de Superficies: Limpiar y desinfectar regularmente las superficies y objetos que se tocan con frecuencia, como juguetes, manijas de puertas y dispositivos electrónicos.
  4. Cubrirse al Toser o Estornudar: Usar pañuelos desechables o el codo para cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar y enseñar esta práctica a los niños.
  5. Evitar el Humo del Tabaco: El humo del tabaco puede aumentar el riesgo de infecciones respiratorias graves, por lo que es importante mantener un ambiente libre de humo alrededor de los niños.
  6. Amamantamiento: La lactancia materna puede ofrecer protección contra el VRS, especialmente en los primeros meses de vida, ya que proporciona anticuerpos y otros factores inmunológicos.
  7. Limitar la Exposición en Lugares Concurridos: Durante la temporada de VRS, limitar la exposición de los bebés y niños pequeños a lugares concurridos, como centros comerciales o transporte público.
  8. Control de Visitas: Ser cauteloso con las visitas durante los primeros meses de vida del bebé, especialmente en la temporada alta de VRS.
  9. Cuidado en Guarderías: En guarderías y entornos de cuidado infantil, seguir estrictas medidas de higiene y control de infecciones.
  10. Consultar al Pediatra: Para niños con alto riesgo (por ejemplo, prematuros, con enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas), consultar al pediatra sobre medidas preventivas adicionales, que pueden incluir la administración de palivizumab, un anticuerpo monoclonal dirigido contra el VRS.

Implementar estas medidas puede ayudar a reducir la incidencia de infecciones por VRS y sus complicaciones asociadas.

Inmunización 

A excepción del palivizumab, un anticuerpo monoclonal que lleva más de 20 años administrándose a la población de riesgo (prematuros y lactantes con enfermedades cardiacas, pulmonares o inmunológicas) a nivel hospitalario, hasta ahora no se disponía de ningún instrumento de prevención específico contra el VRS, siendo las medidas no farmacológicas (uso de mascarilla, higiene de manos, distanciamiento interpersonal, ventilación de espacios cerrados)las únicas disponibles en centros sanitarios y en la comunidad. 

En la actualidad, las tecnologías más avanzadas para la prevención de bronquiolitis en neonatos y lactantes son dos: los anticuerpos monoclonales y las vacunas para la embarazada.

Por primera vez contaremos con una herramienta preventiva eficaz y segura contra el VRS y a suvídeo-pegado.png vez para prevenir la BRONQUIOLITIS.

vídeo-pegado.png

  • Beyfortus® 50 mg/0,5 mL: indicado en recién nacidos y lactantes con menos de 5 kg de peso.
  • Beyfortus® 100 mg/1 mL: indicado en lactantes de 5 kg de peso o más.

El nirsevimab, comercializado bajo el nombre de Beyfortus, es un tratamiento preventivo innovador contra el virus respiratorio sincitial (VRS) para recién nacidos y lactantes de hasta seis meses de edad. 

Disponible para la temporada 2023-2024, este anticuerpo monoclonal actúa de manera diferente a las vacunas convencionales.

A diferencia de las vacunas que introducen partes de un microorganismo para estimular la producción de defensas (anticuerpos) por el propio sistema inmune del individuo, lo que se denomina inmunización activa, el Beyfortus funciona mediante un mecanismo de inmunización pasiva. 

Al administrar Beyfortus, se están proporcionando directamente los anticuerpos específicos contra el VRS, lo que permite una protección inmediata contra este virus.

Beyfortus se administra en una dosis única, y ha demostrado su capacidad para proporcionar protección efectiva durante al menos cinco meses. 

Esto representa un gran avance en la prevención del VRS, especialmente en lactantes y recién nacidos, un grupo particularmente vulnerable a las complicaciones graves de esta infección respiratoria. La disponibilidad de Beyfortus ofrece una nueva herramienta vital en la lucha contra el VRS, proporcionando protección rápida y duradera a los más pequeños.

Con la introducción en nuestro calendario vacunal del año 2023 del Beyfortus( anticuerpo monoclonal contra el VRS, se cambia el nombre de calendario de vacunación a calendario de inmunizaciones.

Recomendándose para la prevención del VRS la administración de una dosis de nirsevimab de forma sistemática a todos los recién nacidos y lactantes menores de 6 mese y una dosis anual en menores de 2 años con factores de riesgo. 

¿En que edades se recomienda la nirsevimab?
vídeo-pegado.png

Se recomienda su administración en los centros de salud al inicio de su primera temporada del VRS para los nacidos en los meses anteriores (entre abril y septiembre). Para los que nazcan durante la temporada (de octubre a marzo), se les administrará en el hospital, antes del alta tras el nacimiento. Solo en los casos de niños pertenecientes a grupos de riesgo, se le administra también otra dosis al inicio de la segunda temporada del VRS, antes de cumplir los 24 meses de edad.

Grupo 1: Población general Durante la campaña 2023-24 se indica una dosis de nirsevimab de forma sistemática a todos los menores de 6 meses al inicio de la estación de circulación del VRS, habiendo que diferenciar entre los siguientes subgrupos: 

  1. Nacidos entre el 1 de abril y el 30 de septiembre de 2023, que no presenten contraindicación, deben recibir en AP su dosis de nirsevimab lo antes posible, pudiéndose extender su administración hasta el 31 de marzo de 2024, siempre que haya disponibilidad de dosis. 
  2. Nacidos entre el 1 de octubre de 2023 y el 31 de marzo de 2024, serán inmunizados al nacer, antes de abandonar las maternidades de los hospitales, siempre que no presenten contraindicación para ello.

Grupo 2: Población infantil de alto riesgo 

Lactantes y neonatos con antecedente de prematuridad de menos de 35 semanas de edad gestacional. Recibirán una dosis por campaña durante su primer año de vida (se incluirá a los que cuenten con menos de 12 meses de edad cronológica al inicio de la temporada de circulación del VRS). Nirsevimab en dosis única, sustituirá a palivizumab en todas sus indicaciones.

Población infantil con alto riesgo de enfermedad grave por VRS. Recibirán una inmunización

por campaña los que cuenten con menos de 24 meses de edad al inicio de la temporada de

circulación del VRS y además presenten:

  1. Displasia broncopulmonar
  2. Cardiopatía congénita con alteración hemodinámica significativa
  3. Hipertensión pulmonar moderada o grave
  4. Inmunodepresión grave por procesos oncohematológicos
  5. Inmunodeficiencias primarias
  6. Infección por VIH confirmada
  7. Trasplantados en tratamiento con inmunosupresores de forma continuada
  8. Trastornos congénitos del metabolismo
  9. Enfermedades neuromusculares graves
  10. Enfermedades pulmonares o malformaciones de las vías respiratorias (como la fibrosis
  11. quística)
  12. Síndromes genéticos que conllevan trastornos de la inmunidad (como en síndrome de
  13. Down)
  14. Cuidados paliativos

¿Cómo se administra y cuantas dosis?

Una dosis unica IM

Coadministracion con otras vacunas 

  1. Nirsevimab se puede administrar de forma segura a la vez que vacunas habituales como hexavalente, neumococo conjugada, meningococo B, C y ACWY, triple vírica, varicela, rotavirus, vacunas inactivadas antigripales y vacunas frente a COVID-19. 
  2. Cuando se administra concomitantemente con vacunas inyectables, se debe administrar con jeringas separadas y en diferentes lugares de inyección, dejando una distancia de al menos de 2,5 cm. si se administra en el mismo muslo. 
  3. Si por cualquier razón no se administra el mismo día, no es necesario respetar ningún intervalo entre dosis.vídeo-pegado.png

vídeo-pegado.png

Mensajes 

  1. La bronquiolitis causada por el virus respiratorio sincitial (VRS) es una patología común que afecta principalmente a los más jóvenes y a los mayores. 
  2. Hasta ahora, no disponíamos de un tratamiento específico para esta enfermedad, que tiene un impacto significativo en los servicios de salud debido a su alta incidencia y las complicaciones que conlleva.
  3. Sin embargo, estamos ante un hito en la prevención de esta enfermedad con la introducción de nirsevimab, un método preventivo eficaz y seguro. 
  4. A partir de octubre, este tratamiento preventivo se administrará en Atención Primaria a todos los bebés menores de 6 meses nacidos entre el 1 de abril y el 30 de septiembre. 
  5. Además, de octubre a marzo, se ofrecerá a los recién nacidos estables antes de ser dados de alta del hospital.
  6. Recomendaciones específicas para lactantes con factores de riesgo, incluyendo la posibilidad de extender la edad para recibir esta protección. 
  7. Importante destacar que nirsevimab es compatible con todas las demás vacunas.
  8. La implementación de nirsevimab representa una oportunidad extraordinaria para proteger a los más vulnerables de una enfermedad prevalente y desafiante como la bronquiolitis por VRS.

Porque es importante que reciba la Nirsevimab siendo el bebé tan pequeño

El VRS es altamente contagioso, y aunque normalmente causa síntomas leves similares al resfriado, puede provocar infecciones pulmonares, como bronquiolitis o neumonía, lo que puede dificultar la respiración del lactante.

La primera temporada de VRS es el periodo de mayor riesgo de enfermedad grave que puede conducir a la hospitalización en un lactante.

Un lactante es más vulnerable en sus primeros meses de vida, ya que su sistema inmunitario aún no está completamente desarrollado, por lo que no puede protegerse completamente a sí mismo. 

Nirsevimab puede administrarse desde el nacimiento para proporcionar protección frente al VRS durante al menos 5 meses . 

Por lo general, la nirsevimab se toleró bien y los efectos secundarios fueron similares a los que recibieron de placebo .

Entre los efectos secundarios están: fiebre, erupción cutánea y enrojecimiento, dolor o hinchazón en el lugar de la inyección, la mayoría de los cuales fueron leves y solo se produjeron en 1 de cada 100 lactantes.

Aunque esto no se haría en la practica clínica, teóricamente, los lactantes tienen la capacidad de recibir alrededor de 10000 vacunas a la vez, sin que su sistema inmunitario se vea perjudicado por ello.

Es importante pensar en opciones preventivas para el lactante.

Las autoridades sanitarias han considerado que el beneficio que proporciona la inmunización supera los posibles riesgos/efectos secundarios.

Tags :
Prevención
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *