Contacto

828 724 824
722 849 385

Recomendaciones para un niño de dos años

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

Recomendaciones para un niño de dos años

15 de noviembre de 2023
17:48

Alimentación

A los dos años, los niños están desarrollando su independencia alimentaria, sus gustos y preferencias. A continuación, te presento recomendaciones generales para una alimentación balanceada y saludable: Horarios y Ambiente:

  • Establece Horarios Regulares:Tres comidas principales y dos o tres meriendas al día.
  • Ambiente Tranquilo: Coman en un lugar tranquilo y sin distracciones como la televisión.
  • Compartir la Comida: Es importante que compartan las comidas en familia siempre que sea posible, lo que fomenta hábitos saludables y la socialización.

Comida:

  • Variedad: Incluye una variedad de alimentos en cada comida para exponer al niño a diferentes sabores y texturas.
  • Tamaño de las Porciones: Las porciones deben ser pequeñas; los niños de esta edad tienen estómagos pequeños.
  • Presentación: La comida debe ser atractiva y adecuada a la edad; corta los alimentos en trozos pequeños para evitar el riesgo de asfixia.

Cantidades Aproximadas:

  1. Lácteos:
    1. Leche y Yogur: Aproximadamente 500-700 ml de leche al día (incluyendo leche, yogur y queso).
    1. Queso: 15-20 g de queso al día puede ser una buena medida.
    1. Opta por yogures naturales o aquellos específicamente formulados para niños, que suelen tener menos azúcar añadido y son más adecuados para su dieta. Los yogures con frutas pueden tener azúcares y aditivos extra, así que es preferible añadir fruta fresca al yogurt natural para dar sabor y dulzura

2.     Proteínas:

  • Carne, Pescado y Huevos: Un total de 2 porciones al día, donde una porción puede ser de 30-60 g de carne o pescado, o un huevo.
    • Carne Roja: No más de 2-3 veces por semana.Pescados: Incluir pescado blanco y azul, apuntando a 2 porciones por semana.
    • Legumbres: 2-4 raciones por semana, donde una ración puede ser de 40-60 g cocidas.
    • Huevos: 3-4 huevos a la semana.

3.     Frutas y Verduras:

  • Frutas: 3 raciones al día, donde una ración es una fruta mediana o un tazón pequeño de ensalada de frutas.
    • Verduras: 2-3 raciones al día, con una ración siendo aproximadamente 50-100 g.

4.     Grasas y Aceites:

  • Aceite de Oliva: Utiliza aceite de oliva como la grasa principal para cocinar o en ensaladas, con un uso moderado.
    • Frutos Secos: Si se introducen, deben ser en forma de pasta o bien triturados para evitar atragantamientos, limitando a una cantidad pequeña (unos 15 gramos al día).
    • Grasas Saludables: Incluye grasas insaturadas que provienen de fuentes como el aceite de oliva, aguacates, frutos secos (para niños mayores de 4 años debido al riesgo de atragantamiento, o en forma de mantequillas de frutos secos suaves) y pescados grasos, que son ricos en omega-3.
    • Evitar Grasas Saturadas: Limita las grasas saturadas y trans como las que se encuentran en la comida rápida y snacks procesados.
  • Limitar Grasas Saturadas: Las grasas saturadas, que se encuentran en alimentos como la carne grasa y los productos lácteos enteros, deben consumirse con moderación.
    • Evitar Grasas Trans: Las grasas trans, a menudo encontradas en alimentos procesados y frituras, deben ser evitadas por completo.

5.     Cereales y Tubérculos:

  • Cereales Integrales y Pan: 4-6 raciones al día, donde una ración puede ser una rebanada de pan o media taza de cereal cocido.
    • Cereales Integrales: Elige cereales integrales como el arroz integral, gofio, maíz, avena, quinoa y pan integral. Estos ofrecen más fibra, vitaminas y minerales que los cereales refinados.
    • Cereales Fortificados: Los cereales fortificados para niños pueden ser una buena opción, ya que suelen tener añadidos nutrientes esenciales como hierro y zinc.
    • Evitar Azúcares Añadidos: Muchos cereales comerciales para niños tienen altos niveles de azúcares añadidos. Busca opciones con poco o sin azúcar añadido.
    • Tubérculos: Como las papas y las batatas, 1-2 raciones al día, donde una ración puede ser de 50-100 g.

6.     Consejos Adicionales:

  • Agua: Fomenta la ingesta de agua entre comidas.
    • Variedad: Ofrece una variedad de alimentos dentro de cada grupo para exponer al niño a diferentes sabores y nutrientes.
    • Porciones: Las porciones deben ser apropiadas para la edad y el tamaño del niño, y es mejor ofrecer pequeñas cantidades a lo largo del día en lugar de grandes comidas.
    • Lectura de Etiquetas: Aprende a leer las etiquetas de los alimentos para elegir las opciones más saludables.
    • Evitar el Azúcar: Limita el consumo de azúcares añadidos y bebidas azucaradas.
    • Cocina Casera: Prefiere la comida casera en lugar de procesada o precocinada.
    • Autonomía: Anima al niño a participar en la elección de alimentos y durante la preparación de comidas simples.
    • Supervisión: Asegúrate de que el niño coma bajo supervisión para prevenir atragantamientos.
    • Estas cantidades son aproximadas y pueden variar según las necesidades energéticas y el crecimiento de cada niño. Siempre es aconsejable consultar con un pediatra o nutricionista pediátrico para obtener asesoramiento personalizado. Además, las prácticas alimenticias deben ser adaptativas y flexibles a las respuestas y necesidades del niño.

Consejos para gestionar la alimentación y el comportamiento en la mesa a esta edad:

A los 18 meses, los niños están desarrollando su independencia, lo que puede reflejarse en sus hábitos alimenticios y a veces en la aparición de conductas caprichosas en la mesa. Aquí te dejo algunos consejos para gestionar la alimentación y el comportamiento en la mesa a esta edad:

1.     Cómo Deben Comer:

  • Rutinas de Comidas: Establece horarios regulares para las comidas y meriendas.
    • Entorno Apropiado: Crea un ambiente tranquilo y sin distracciones en la hora de comer.
    • Independencia: Fomenta que coman solos, aunque sea un poco desordenado. Puedes darles utensilios adecuados para su edad.
    • Porciones Pequeñas: Sirve porciones pequeñas para evitar que se sientan abrumados. Siempre pueden pedir más si tienen hambre.
    • Participación: Involucra al niño en la elección y preparación de la comida según sea posible.

2.     Gestionar Conductas Caprichosas:

  • Mantén la Calma: No hagas un gran problema si el niño rechaza un alimento. Simplemente retíralo y ofrécelo de nuevo en otro momento.
    • Variación: Ofrece una variedad de alimentos para que el niño pueda elegir. A veces, la presentación de los alimentos en formas divertidas puede hacerlos más atractivos.
    • Modelo a Seguir: Come con tu hijo y muestra con tu ejemplo cómo disfrutar de la comida.
    • Recompensas Positivas: En lugar de castigar la negativa a comer, utiliza el refuerzo positivo cuando el niño prueba algo nuevo o come bien.

3.     Si No Quiere Comer:

  • No Forzar: Nunca fuerces al niño a comer. Esto puede provocar una relación negativa con la comida y posibles problemas alimenticios.
    • Ofrece Alternativas Saludables: Si rechaza un plato, ofrece alternativas saludables sin convertirte en un "chef personal" para sus caprichos.
    • Reconoce la Saciedad: Respeta si el niño indica que está lleno. Los niños suelen ser buenos reguladores de su apetito.

4.     Tiempo Dedicado a la Comida:

  • Sin Prisas: Dedica suficiente tiempo para que la comida sea relajada, generalmente 20-30 minutos para la comida principal.
    • Rutina Tranquila: No apresures al niño. Si la comida se alarga demasiado, es razonable poner un fin suave a la hora de la comida.

5.     Consejos Adicionales:

  • Consistencia: Sé coherente con las expectativas y las rutinas.
    • Educación Alimentaria: Enséñales sobre los alimentos, sus colores, sabores y beneficios.
    • Evita los Castigos: No uses la comida como castigo o recompensa.
    • Comunicación: Habla con el niño sobre lo que está comiendo y haz de la comida una experiencia compartida y agradable.

 Si el niño rechaza un alimento esencial, estudiar la forma de sustituirlo por otro de valor nutritivo similar, o mezclarlo con condimentos u otros alimentos que lo enmascaren. Intentar diferentes modos de preparación de estos alimentos clave. Por ejemplo: puré de legumbres y verdura, albóndigas de pescado, espinacas con bechamel…

 Procurar que el niño no adquiera conductas caprichosas y monótonas, con preferencia de unos alimentos y aversión hacia otros, ya que este hábito puede conducirle a una alimentación deficitaria en algunas sustancias nutritivas.

 Preocúpese más de la calidad y variedad de los alimentos y menos de la cantidad. No se alarme si el niño sufre trastornos del apetito; es normal a esta edad, su desarrollo es más lento que en el primer año de vida, por lo que se produce una reducción fisiológica del apetito.

 Si se queda a comer en la guardería, es preciso conocer el menú de cada día con el fin de completar y equilibrar la dieta con las comidas de casa.

 No le obligue a comer, no le riña, ni convierta la comida en un drama. No prolongue el tiempo de comida más de 30 minutos. Si no quiere comer, retire el plato y no le ofrezca otra comida. Es importante mantener un horario regular de comidas (no picar entre horas) y estimularlo a comer solo; ésta es una de las primeras habilidades que el niño debe aprender.

Un menú equilibrado incluiría:

Fruta, verdura, leche, pan, cereales y arroz, pasta o patata diariamente. Carne: 2-3 veces a la semana.

Huevos, pescado y legumbres 3-4 veces por semana.

Se recomienda controlar el aporte de proteínas diarios, entre 1-3 años, cantidad máxima 40-50g/día de carne, 60-70g/día de pescado o un huevo mediano/grande al día.

Aquí te presento un ejemplo de menú diario que incorpora la variedad y el equilibrio:

1.     Desayuno:

  • Leche Entera: 150 ml (un pequeño vaso).
    • Cereales Integrales: 3-4 cucharadas de avena cocida o cereal sin azúcares añadidos.
    • Fruta: Plátano de Canarias en rodajas o una pequeña papaya, rica en vitaminas.

2.     Media Mañana (Merienda):

  • Yogur Natural: Un pequeño yogur natural o queso fresco.
    • Fruta: Algunas fresas o una pequeña mandarina.

3.     Almuerzo:

  • Proteína: 30-60 g de pechuga de pollo o pescado blanco cocido, como cherne, adecuado para su tamaño y edad.
    • Verduras: Puré de calabaza y zanahorias, aproximadamente 50-100 g.
    • Cereal o Tubérculo: Un pequeño trozo de papas arrugadas (sin la piel si es necesario) o gofio amasado con caldo de verduras.
    • Postre: Un trozo pequeño de mango o papaya.

4.     Merienda de la Tarde:

  • Lácteos: Rebanada de queso tierno o un vaso de leche entera.
    • Cereal: Galletas integrales sin azúcar añadida.

5.     Cena:

  • Proteína: 30-60 g de merluza o atún a la plancha.
    • Verduras: Puré de batata y espinacas (una porción pequeña ajustada a la edad).
    • Cereal: Arroz integral o millo cocido.
    • Postre:Yogur natural con trozos de fruta.

6.     Antes de Dormir:

  • Lácteos: Un vaso de leche entera.

Recuerda que las cantidades son aproximadas y deben ajustarse al apetito y necesidades del niño. Es importante también ofrecer agua a lo largo del día para mantener una hidratación adecuada.

Este menú incluye alimentos típicos de Canarias, asegurando una dieta variada y balanceada. Además, al preparar el menú, ten en cuenta las preferencias y tolerancias individuales de tu hijo.

Sueño:

El sueño es un componente crítico en el desarrollo de los niños, y a los dos años, los patrones de sueño pueden empezar a cambiar ligeramente en comparación con el primer año. Aquí hay un resumen general de lo que se puede esperar:

1.     Tiempo Total de Sueño:

  • Total Diario: Los niños de dos años necesitan alrededor de 11 a 14 horas de sueño en un período de 24 horas.

2.     Tiempo de Sueño Nocturno:

  • Noche: La mayoría de los niños de esta edad duermen entre 10 y 12 horas por la noche.

3.     Tiempo de Sueño Diurno (Siestas):

  • Siestas: A los dos años, muchos niños todavía necesitan una siesta diurna. Esta siesta puede durar entre 1 y 2 horas.
    • Transición de Siestas: Algunos niños de dos años pueden comenzar a transitar de dos siestas a una siesta al día.

4.     Vigilia:

  • Tiempo Despierto: Durante el día, un niño de dos años puede estar despierto de 5 a 7 horas seguidas antes de necesitar una siesta o el sueño nocturno.

5.     Consejos para un Buen Sueño:

  • Rutina Consistente: Establece y mantiene una rutina de sueño consistente, incluyendo una hora de dormir fija y una rutina relajante antes de acostarse, como leer un libro o tomar un baño.
    • Ambiente de Sueño Apropiado: Mantén el dormitorio oscuro, tranquilo y a una temperatura cómoda.
    • Limita la Cantidad de Tiempo de Pantalla: Reducir la exposición a pantallas al menos una hora antes de acostarse puede ayudar a evitar que el niño se sobreestimule.
    • Actividad Física: Asegúrate de que tu hijo tenga suficiente actividad física durante el día para ayudarle a dormir mejor por la noche.
    • Es importante recordar que cada niño es único, y sus necesidades de sueño pueden variar ligeramente. Algunos niños pueden necesitar más o menos sueño de lo que es típico para su edad.

Regresión del sueño:

la regresión del sueño puede ocurrir alrededor de los dos años de edad. Es un fenómeno común donde un niño que anteriormente había establecido buenos hábitos de sueño de repente comienza a tener dificultades para dormirse, despierta frecuentemente durante la noche o se resiste a las siestas. Esto puede estar asociado con hitos del desarrollo, como el aumento en las habilidades del lenguaje, el desarrollo cognitivo y los cambios en la movilidad (como aprender a saltar o escalar).

1.     Causas de la Regresión del Sueño:

  • Crecimiento Físico: Los brotes de crecimiento pueden alterar los patrones de sueño.
    • Desarrollo Cognitivo: Los avances cognitivos y la imaginación en desarrollo pueden provocar problemas para dormirse.
    • Ansiedad de Separación: Puede volver a aparecer alrededor de esta edad.
    • Cambio de Rutinas: Cambios en el hogar, como la llegada de un nuevo hermano, mudanzas o incluso cambios menores en la rutina diaria.
    • Independencia: El deseo de independencia y autonomía puede llevar a los niños a resistirse a ir a la cama.
    • Pesadillas: La aparición de pesadillas o miedos nocturnos también puede interrumpir el sueño.

2.     Recomendaciones Generales para Manejar la Regresión del Sueño:

  • Mantén una Rutina Consistente: Las rutinas predecibles antes de dormir y a la hora de la siesta pueden ayudar a calmar la ansiedad del niño y establecer expectativas claras.
    • Ambiente Confortable: Asegúrate de que el ambiente de sueño sea tranquilo, oscuro y a una temperatura agradable.
    • Limita la Estimulación Antes de Dormir: Reduce las actividades energéticas y la exposición a pantallas al menos una hora antes de la hora de dormir.
    • Reasegura al Niño: Si la ansiedad de separación está contribuyendo al problema, pasa tiempo de calidad juntos antes de la hora de dormir y ofrece consuelo y seguridad.
    • Consistencia en las Respuestas: Cuando el niño se despierte por la noche, responde de una manera que sea consistente y tranquilizadora. Evita crear nuevos hábitos de los que luego necesitarás deshacerte, como acostarte con el niño hasta que se duerma si eso no es parte de tu rutina normal.
  • Evita los Castigos: Entiende que la regresión del sueño no es culpa del niño y no es algo que deba ser castigado.
    • Consulta a Profesionales: Si la regresión del sueño persiste o estás preocupado, habla con el pediatra para descartar posibles causas médicas o para obtener estrategias adicionales.
    • La regresión del sueño es generalmente temporal y se resuelve con el tiempo y la paciencia. Al mantener una respuesta calmada y consistente, puedes ayudar a tu hijo a volver a un patrón de sueño normal.

Desarrollo Psicomotor y Afectividad: Juegos

A los dos años de edad, los niños han alcanzado importantes hitos en su desarrollo psicomotor.

Aquí hay una descripción general de lo que típicamente se espera en términos de desarrollo psicomotor a esta edad:

1.     Desarrollo Motor Grueso:

  • Movilidad Mejorada: Pueden correr y subir escaleras con ayuda, aunque su andar todavía puede ser un poco inestable.
    • Coordinación: Comienzan a patear pelotas, aunque sin una dirección precisa.
    • Mejora del Equilibrio: Son capaces de pararse brevemente sobre un pie o caminar hacia atrás.

2.     Desarrollo Motor Fino:

  • Destreza Manual: Pueden apilar bloques, formar torres de hasta seis o más bloques y realizar tareas que requieren coordinación mano-ojo.
    • Uso de Utensilios: Comienzan a usar cucharas y tenedores con más precisión.
    • Habilidades de Dibujo: Pueden garabatear espontáneamente y empezar a dibujar líneas simples y círculos.

3.     Desarrollo del Lenguaje:

  • Vocabulario: A menudo tienen un vocabulario de alrededor de 50 a 100 palabras o más.
    • Frases: Pueden empezar a formar frases de dos a cuatro palabras.
    • Comprensión: Entienden instrucciones simples y pueden seguir órdenes de dos pasos, como "toma tu pelota y ponla en la caja”.

4.      Desarrollo  Cognitivo:Juego  Simbólico:  Participan  en  juegos  de  imitación  y simulación, como "hacer de cuenta".

  • Resolución de Problemas: Empiezan a resolver problemas simples a través del juego y la experimentación.
    • Conciencia de Sí Mismo y Otros: Reconocen su propia imagen en el espejo y empiezan a mostrar empatía.

5.     Desarrollo Socioemocional:

  • Independencia: Muestran un deseo de independencia en tareas y toma de decisiones.
    • Identidad Personal: Se identifican a sí mismos por nombre y empiezan a usar pronombres personales como “yo” o “mío”.
    • Juego Paralelo: Juegan al lado de otros niños pero todavía no con ellos (juego cooperativo).

6.     Autocuidado:

  • Control de Esfínteres: Muchos están listos para comenzar o están en proceso de entrenamiento para ir al baño.
    • Vestimenta: Pueden empezar a quitarse la ropa simple como pantalones con cintura elástica o zapatos sin cordones.

Cada niño se desarrolla a su propio ritmo, y estas son generalidades que pueden variar de un niño a otro.

Estimular el desarrollo psicomotor de un niño de dos años es fundamental para su crecimiento y aprendizaje. A continuación, te proporciono algunos consejos que puedes compartir con los padres para fomentar un desarrollo psicomotor saludable:

1.     Estimulación del Desarrollo Motor Grueso:

  • Tiempo de Juego Activo: Fomenta el juego activo tanto en interiores como en exteriores. Esto incluye correr, saltar, trepar y otros juegos que promueven la coordinación y el equilibrio.
    • Ejercicios de Equilibrio: Practica juegos que requieran equilibrio, como pararse en un pie o caminar en línea recta.
    • Deportes Simples: Introduce actividades deportivas sencillas como patear una pelota, lanzar y atrapar con pelotas suaves.

2.     Estimulación del Desarrollo Motor Fino:

  • Artes y Manualidades: Proporciona actividades que involucren las manos, como dibujar, pintar con los dedos, o manipular arcilla.
    • Juegos de Construcción: Usa bloques y otros juegos de construcción para mejorar la destreza.
    • Tareas de Autocuidado: Anima al niño a participar en tareas de autocuidado que requieren habilidades motoras finas, como cepillarse los dientes y vestirse.

3.     Estimulación del Lenguaje:

  • Conversaciones Cotidianas: Habla constantemente con el niño durante las actividades diarias, describiendo lo que estás haciendo y lo que ves.
    • Lectura Interactiva: Lee libros juntos y haz preguntas sobre las historias para fomentar el diálogo.
    • Canciones y Rimas: Canta canciones y enseña rimas infantiles que ayuden en la articulación y el ritmo del lenguaje.

4.     Estimulación del Desarrollo Cognitivo:

  • Juegos de Clasificación: Ofrece juegos que impliquen clasificar objetos por color, forma o tamaño.
    • Resolver Problemas: Introduce rompecabezas simples y juegos que requieran solucionar problemas.
    • Rutinas: Establece rutinas que ayuden al niño a entender la secuencia de eventos.

5.     Estimulación Socioemocional:

  • Juego Simbólico: Fomenta el juego simbólico con muñecos o figuras de acción para desarrollar la empatía y las habilidades sociales.
    • Expresión de Sentimientos: Ayuda al niño a expresar sus sentimientos y reconoce verbalmente sus emociones.
    • Interacción con Otros Niños: Organiza citas de juego para fomentar la interacción social.

6.     Fomento de la Independencia:

  • Elección: Permite al niño tomar decisiones sencillas para fomentar la independencia.
    • Tareas Sencillas: Asigna tareas de la casa adecuadas a su edad, como guardar juguetes o ayudar a poner la mesa.

7.     Estimulación Sensorial:

  • Exploración de Texturas: Proporciona materiales con diferentes texturas para explorar.
    • Naturaleza: Pasa tiempo en la naturaleza para explorar y aprender sobre el mundo natural.
    • Recuerda que cada niño se desarrolla a su propio ritmo, y lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. La clave es ofrecer una variedad de actividades y observar cómo responde el niño, adaptándose a sus intereses y necesidades. Además, es importante que los padres sean modelos de rol activos y que participen en las actividades con sus hijos siempre que sea posible.

Aspecto natural del desarrollo infantil

La exploración del propio cuerpo en niños de dos años es una parte importante de la educación y el desarrollo infantil.

Exploración del Cuerpo en Niños de Dos Años

Curiosidad Natural: A los dos años, es común que los niños muestren curiosidad por sus cuerpos, incluyendo sus genitales. Esta es una parte normal y saludable del desarrollo infantil, ya que los niños están explorando y aprendiendo sobre su cuerpo.

Respuesta Positiva: En lugar de regañar al niño por esta conducta, es importante manejar la situación con comprensión y tranquilidad. Se puede aprovechar este interés para enseñarles sobre las partes del cuerpo, incluyendo los genitales, utilizando los nombres anatómicos correctos.

Establecimiento de Límites: Aunque esta exploración es normal, también es un buen momento para comenzar a enseñar sobre límites personales y privacidad. Explícales que aunque es natural y aceptable explorar su propio cuerpo, hay ciertas normas sociales sobre cuándo y dónde es apropiado hacerlo (por ejemplo, en privado y no en público).

Higiene y Cuidado del Cuerpo: También es un buen momento para hablar sobre la higiene personal de manera sencilla y comprensible para su edad. Enséñales sobre la limpieza de todas las partes del cuerpo durante el baño.

Observación: Si notas que la exploración de los genitales se convierte en una actividad frecuente o parece estar asociada con malestar o ansiedad, es recomendable consultar con un pediatra para descartar posibles problemas de salud o inquietudes de desarrollo.

Comunicación Abierta: Fomenta un ambiente en el que el niño se sienta cómodo haciendo preguntas sobre su cuerpo. Responder de manera honesta y adecuada a su edad ayuda a establecer una comunicación abierta y saludable sobre el cuerpo y la sexualidad para el futuro.

Es importante que los padres y cuidadores tengan una perspectiva equilibrada y actitudes educativas sobre el aspecto natural del desarrollo infantil, evitando la creación de sentimientos de vergüenza o culpa en los niños.

Cuidados Generales

Sueño:

A los dos años, los niños necesitan un sueño reparador para su desarrollo y bienestar general. Aquí tienes algunas recomendaciones generales para promover un sueño seguro y de calidad:

1.     Establecer Rutinas de Sueño Consistentes:

  • Horario Regular: Mantén horarios de sueño regulares, incluyendo la hora de acostarse y de despertarse, incluso los fines de semana.
    • Rutina Predecible: Crea una rutina relajante antes de acostarse, como bañarse, leer un cuento y cantar una canción de cuna.

2.     Crear un Ambiente Adecuado para Dormir:

  • Habitación Confortable: Asegúrate de que la habitación esté a una temperatura agradable, oscura y tranquila. Considera el uso de cortinas opacas y máquinas de sonido blanco si es necesario.
    • Cama Segura: La cama del niño debe ser segura y cómoda. Si el niño aún duerme en una cuna, asegúrate de que cumpla con las normativas de seguridad actuales.
    • Sin Juguetes en la Cama: La cama debe estar libre de juguetes grandes, almohadas y ropa de cama voluminosa para evitar riesgos de asfixia.

3.     Fomentar la Independencia del Sueño:

  • Acostarse Despierto: Anima a tu hijo a acostarse despierto y a quedarse dormido por sí mismo, lo cual fomenta la independencia del sueño.
  • Objetos de Consuelo: Un osito de peluche pequeño o una manta de seguridad pueden ser útiles, siempre y cuando sean seguros y no representen un riesgo de asfixia.

4.     Mantener la Seguridad Nocturna:

  • Monitoreo: Considera el uso de un monitor de bebé para escuchar o ver al niño mientras duerme en otra habitación.
    • Luz de Noche: Una luz de noche tenue puede ayudar a los niños que tienen miedo a la oscuridad.
    • Alimentación y Sueño:
    • Evitar Comidas Pesadas: No ofrezcas comidas grandes o bebidas estimulantes antes de acostarse.
    • Hora de la Cena: La cena debe ser al menos 2 horas antes de la hora de dormir para permitir la digestión.

5.     Reducir la Estimulación antes de la Hora de Dormir:

  • Limitar el Tiempo de Pantalla: Evita las pantallas al menos una hora antes de la hora de dormir, ya que la luz azul puede interferir con la producción de melatonina, la hormona del sueño.
    • Actividades Tranquilas: Opta por actividades tranquilas y relajantes antes de acostarse.

6.     Abordar la Ansiedad de Separación:

  • Consuelo y Reaseguro: Si la ansiedad de separación afecta el sueño, ofrece consuelo y asegura a tu hijo que estás cerca.
    • Mantén la Consistencia en las Respuestas Nocturnas:
    • Respuestas Tranquilas: Si tu hijo se despierta por la noche, mantén tus respuestas tranquilas y limitadas para no fomentar el despertar como un momento de juego o atención extensa.

7.     Consulta con Profesionales:

  • Visitas al Pediatra: Habla con tu pediatra durante las visitas regulares sobre los patrones de sueño de tu hijo y cualquier inquietud que tengas.

8.     Abordar las Pesadillas:

  • Consuelo Adecuado: Si tu hijo tiene pesadillas, consuélalo y asegúrale que está seguro.

Estas recomendaciones pueden ayudar a establecer patrones de sueño saludables para tu hijo. Sin embargo, cada niño es único y algunos pueden necesitar un enfoque ligeramente diferente. La clave está en ser paciente y consistente.

Paseo y actividades al aire libre

Las actividades al aire libre son cruciales para el desarrollo físico, emocional y cognitivo de los niños. Aquí tienes algunas recomendaciones generales sobre cómo deben ser los paseos y las actividades al aire libre para un niño de dos años:

1.     Seguridad y Supervisión:

  • Supervisión Constante: Asegúrate de que el niño esté siempre bajo vigilancia directa, ya que los niños de dos años son curiosos y pueden no ser conscientes de los peligros.
    • Ambientes Seguros: Elige lugares seguros para jugar, como parques infantiles que cumplan con las normativas de seguridad o áreas cerradas donde no haya tráfico.

2.     Estimulación y Exploración:

  • Exploración del Entorno: Anima al niño a explorar su entorno natural. Permitirles tocar la tierra, las hojas, las flores (siempre que no sean tóxicas) y observar insectos puede estimular su curiosidad y aprendizaje.
    • Juego Físico: Fomenta actividades que impliquen correr, saltar, trepar y deslizarse para desarrollar sus habilidades motoras gruesas.
    • Recuerde que ya sabe andar, no es conveniente llevarlos siempre en la silla de paseo, esto fomenta el sedentarismo y disminuye las habilidades motoras relacionadas con el ejercicio.

3.     Interacción Social:

  • Juego con Otros Niños: Las interacciones con otros niños son importantes para el desarrollo social. Los juegos paralelos o incluso los intentos de juego cooperativo pueden ser beneficiosos.
    • Actividades en Grupo: Considera la participación en actividades organizadas como grupos de juego o clases de música al aire libre.

4.     Ropa y Protección:

  • Vestimenta Apropiada: Asegúrate de que el niño esté vestido adecuadamente para el clima, con capas que se puedan agregar o quitar según sea necesario.
    • Protección Solar: Utiliza protector solar y sombreros para proteger al niño del sol, incluso en días nublados.

5.     Hidratación y Nutrición:

  • Suficiente Agua: Lleva agua para mantener al niño bien hidratado, especialmente en días calurosos.
    • Meriendas Saludables: Si el paseo es largo, lleva snacks saludables como frutas, yogur o galletas integrales.

6.     Rutina y Duración:

  • Tiempo Limitado: Los niños de dos años pueden cansarse rápidamente, así que observa las señales de fatiga y no prolongues demasiado las actividades.
    • Consistencia: Mantener una rutina regular con tiempo al aire libre puede ayudar al niño a saber qué esperar y a sentirse más cómodo con las actividades.

7.     Respeto por la Naturaleza:

  • Educación Ambiental: Enséñales a respetar el medio ambiente, no dejando basura y no dañando plantas o animales.

8.     Creatividad y Juego:

  • Juegos Imaginativos: Usa la naturaleza como un telón de fondo para historias y juegos imaginativos.
    • Juguetes Simples: Lleva juguetes simples como pelotas o burbujas que pueden enriquecer la experiencia de juego al aire libre.
    • Los juguetes han de ser adecuados a su edad. Fomentar los juegos al aire libre, la lectura de cuentos, cantar, pintar.

9.       Flexibilidad y Paciencia:

  • Adaptabilidad: Esté preparado para adaptar las actividades según el estado de ánimo y el interés del niño en ese día.
    • Paciencia: Los niños a esta edad pueden querer pasar mucho tiempo en una sola actividad. Permite exploraciones prolongadas si están interesados en algo.

Estas actividades no solo son esenciales para el desarrollo físico del niño, sino que también juegan un papel importante en su bienestar emocional y su conexión con el mundo que los rodea.

Salud Bucodental:

A los dos años, es un momento clave para establecer una buena higiene bucodental que sentará las bases de una sonrisa saludable para el futuro. Aquí tienes algunas recomendaciones para el cuidado bucodental de los niños a esta edad:

1.     Cepillado de Dientes:

  • Cepillado Regular: Cepilla los dientes del niño dos veces al día con una cantidad mínima de pasta dental con 1000ppm de flúor (del tamaño de un grano de arroz hasta los tres años, luego del tamaño de un guisante).
  • Supervisión: Supervisa el cepillado para asegurar que se haga de manera adecuada y para enseñar al niño a no tragar la pasta dental.
    • Cepillo Adecuado: Utiliza un cepillo de dientes suave y de tamaño adecuado para la boca del niño.

2.     Visita al Dentista:

  • Controles Regulares: Lleva al niño al dentista para chequeos regulares y limpiezas, idealmente cada seis meses o según lo recomendado.
    • Familiarización: Haz que las visitas al dentista sean una experiencia positiva para disminuir cualquier miedo o ansiedad.

3.     Alimentación Saludable:

  • Dieta Equilibrada: Asegúrate de que la dieta del niño sea rica en frutas, verduras, proteínas magras y granos enteros.
    • Limita el Azúcar: Evita las bebidas y alimentos azucarados para reducir el riesgo de caries.
    • Snacks Saludables: Ofrece snacks saludables como trozos de queso o vegetales en lugar de dulces o galletas.

4.     Hábitos de Bebida:

  • Agua como Bebida Principal: Fomenta que el niño beba agua, especialmente entre comidas, en lugar de jugos o bebidas azucaradas.
    • Uso de Taza o Vaso: Anima al niño a usar una taza o vaso en lugar de un biberón tan pronto como sea posible.

5.     Educación y Modelado:

  • Enseña Sobre la Salud Bucal: Habla con el niño sobre la importancia de cuidar sus dientes y encías.
    • Sé un Modelo a Seguir: Deja que tu hijo te vea cuidando de tu propia salud bucodental.

6.     Uso de Flúor:

  • Consulta sobre Suplementos de Flúor: Si el agua que bebe tu familia no está fluorada, habla con tu dentista o pediatra sobre la necesidad de suplementos de flúor.

7.     Hábitos Nocturnos:

  • Evita el Biberón para Dormir: No dejes que el niño se duerma con un biberón de leche o jugo, ya que esto puede aumentar el riesgo de caries.

8.     Juego y Aprendizaje:

  • Juegos Didácticos: Utiliza juegos y aplicaciones educativas para enseñar al niño sobre el cepillado y la salud bucodental de manera divertida.

9.     Reacción Ante Emergencias:

  • Conocer los Pasos a Seguir: Aprende qué hacer en caso de una emergencia dental, como la caída de un diente.
    • Siguiendo estas recomendaciones, puedes ayudar a tu hijo a desarrollar hábitos saludables que cuidarán de su sonrisa a lo largo de su vida. Recuerda que la prevención es la mejor herramienta contra las caries y otros problemas bucodentales.

Debemos recordar que un niño no está preparado para lavarse los dientes por sí solo hasta los 7-8 años, por lo que deberemos ser siempre los padres los que permitamos que nuestro hijo nos imite pero siempre terminaremos repasando nosotros.

Calzado:

El calzado adecuado es esencial para el desarrollo saludable de los pies de los niños y para prevenir lesiones. A los dos años, aquí tienes algunas recomendaciones breves para seleccionar el calzado:

  1. Ajuste Correcto: El calzado debe ajustarse bien, con aproximadamente un centímetro de espacio entre el dedo más largo y la punta del zapato para permitir el movimiento y el crecimiento.
  • Soporte y Estabilidad: Los zapatos deben ofrecer un buen soporte para el tobillo y tener una suela firme, pero flexible, que permita el movimiento natural del pie.
  • Materiales Transpirables: Elige zapatos hechos de materiales naturales y transpirables como el cuero o la lona para mantener los pies frescos y secos.
  • Fácil de Poner y Quitar: Los zapatos con velcro o correas ajustables son ideales a esta edad, ya que facilitan que los niños se pongan y se quiten los zapatos por sí mismos, fomentando la independencia.
  • Suela Antideslizante: Para prevenir caídas, asegúrate de que la suela tenga un buen agarre, especialmente si el niño corre y juega en superficies que podrían ser resbaladizas.
  • Sin Tacones Altos: Los zapatos deben ser planos para evitar tensiones innecesarias en los pies o tobillos.
  • Nada de Zapatos de Segunda Mano: Evita los zapatos usados ya que se habrán moldeado a la forma del pie del dueño anterior y podrían no ofrecer el soporte adecuado.
  • Probar con Calcetines: Siempre prueba los zapatos con los mismos calcetines que el niño usará habitualmente para asegurarte de que el ajuste sea correcto.
  • Verificación Regular del Tamaño del Pie: Los pies de los niños crecen rápidamente, por lo que es importante verificar su talla de calzado regularmente.
  • Recordar estos puntos al elegir zapatos para un niño de dos años puede ayudar a garantizar su comodidad y apoyar su desarrollo físico.

Baño

El baño en un niño de dos años debe ser seguro, divertido y parte de la rutina diaria. Aquí tienes algunas recomendaciones breves:

  1. Supervisión: Nunca dejes al niño solo en la bañera, ni siquiera por un momento.
  2. Seguridad Antideslizante: Usa una alfombrilla antideslizante en la bañera para prevenir caídas.
  3. Temperatura del Agua: Comprueba que el agua esté tibia, no caliente, para evitar quemaduras (alrededor de 37°C o 98.6°F).
  4. Cantidad de Agua: Llena la bañera solo con la cantidad necesaria para bañar al niño, generalmente no más de unos pocos centímetros de profundidad.
  5. Juguetes: Incluye juguetes de baño para hacer de este momento algo divertido y estimular el juego y el aprendizaje.
  6. Productos Suaves: Usa jabones y champús suaves formulados para niños que no irriten la piel ni los ojos.
  7. Rutina: Mantén una rutina de baño regular, preferiblemente antes de la hora de dormir para ayudar al niño a relajarse.
  8. Duración: Mantén los baños relativamente cortos para evitar que el niño se enfríe y para proteger su piel de estar demasiado tiempo en el agua.
  9. Enseñanza del Autocuidado: Anima al niño a participar en su baño, como lavarse las manos o intentar lavarse el cuerpo, para fomentar la independencia.
  10. Secado Cuidadoso: Asegúrate de secar bien al niño después del baño, prestando especial atención a los pliegues de la piel.
  11. Hidratación de la Piel: Considera aplicar una loción o crema hidratante para niños después del baño si tienen la piel seca.

Estas recomendaciones pueden ayudar a crear una experiencia de baño segura y agradable para tu hijo de dos años.

Recomendaciones sobre control de esfínteres

El control de esfínteres es un hito importante en el desarrollo de los niños alrededor de los dos años, pero varía mucho de un niño a otro. Algunos están listos antes y otros después. Aquí hay algunas recomendaciones para facilitar este proceso:

1.     Reconocer la Preparación:

  • Busca señales de que tu hijo está listo, como interesarse por el inodoro, mantener un pañal seco durante períodos más prolongados, o expresar incomodidad con los pañales sucios.

2.     Establecer una Rutina:

  • Introduce el niño al baño de forma regular, por ejemplo, después de las comidas o antes de la hora de dormir, para crear hábitos.

3.     Elegir el Equipo Adecuado:

  • Decide si usarás un orinal o un adaptador para el inodoro. Asegúrate de que sea accesible y cómodo para tu hijo.

4.     Fomentar la Independencia:

  • Anima a tu hijo a avisarte cuando tenga que ir y felicítalo cuando lo haga. Dale ropa fácil de quitar para que pueda actuar rápidamente cuando sienta la necesidad de ir.

5.     Mantener una Actitud Positiva:

  • Evita mostrar frustración o desilusión si hay accidentes. Sé alentador y comprensivo.

6.     Ser Consistente:

  • Mantén la misma rutina, incluso cuando estés fuera de casa.

7.     Comunicación:

  • Habla con tu hijo sobre el uso del inodoro de manera positiva. Leer libros juntos sobre el tema puede ser útil.

8.     Autocuidado:

  • Enséñale a lavarse las manos después de usar el baño para promover buenos hábitos de higiene.

9.     Evitar la Presión:

  • No presiones al niño a usar el orinal o el inodoro si muestra resistencia. Puedes pausar y volver a intentarlo más tarde.

10. Celebrar los Éxitos:

  • Reconoce y celebra los éxitos con elogios o una tabla de recompensas simple para motivar a tu hijo.
    • Recuerda que cada niño es único y algunos pueden necesitar más tiempo para sentirse cómodos con el proceso. La clave es la paciencia y el apoyo mientras tu hijo aprende esta nueva habilidad. Si tienes preocupaciones sobre el control de esfínteres o el proceso parece estar yendo particularmente lento, consulta con tu pediatra para obtener asesoramiento adicional.

Recomendaciones sobre hábitos de higiene

  1. Los hábitos de higiene son esenciales para la salud y el bienestar de los niños y es importante comenzar a enseñarlos a una edad temprana. Aquí tienes algunas recomendaciones para inculcar hábitos de higiene en un niño de dos años:

2.      Lavado de Manos:

  • Enseñar la Importancia: Explica la importancia de lavarse las manos y cuándo deben hacerlo, como después de usar el baño, antes de comer, y después de jugar.
    • Hacerlo Divertido: Canta canciones o cuenta hasta 20 para asegurarte de que se laven las manos durante el tiempo suficiente.

3.      Higiene Bucal:

  • Cepillado de Dientes: Cepilla los dientes del niño dos veces al día con una cantidad mínima de pasta dental con flúor.
    • Supervisión: Supervisa el cepillado para asegurar que se haga correctamente y enseña al niño a escupir la pasta dental en lugar de tragarla.

4.      Baño:

  • Rutina de Baño: Establece una rutina de baño regular que sea agradable para el niño.
    • Independencia: Anima al niño a participar en su baño, como lavarse las manos o intentar lavarse el cuerpo.

5.      Uso del Inodoro:

  • Entrenamiento para ir al Baño: Fomenta y enseña el uso del orinal o inodoro como parte de su rutina de higiene.
    • Limpieza Después del Uso del Inodoro: Enséñale a limpiarse adecuadamente después de ir al baño.

6.      Hábitos Alimenticios:

  • Manos Limpias antes de Comer: Haz que sea una norma lavarse las manos antes de las comidas.

7.      Higiene Nasal:

  • Uso de Pañuelos: Enséñale a sonarse la nariz con pañuelos y a desecharlos después de su uso.

8.      Higiene del Sueño:

  • Ropa de Cama Limpia: Mantén la ropa de cama limpia y cambia las sábanas regularmente.

10.  Hábitos de Vestimenta:

  • Ropa Limpia: Enséñale la importancia de usar ropa limpia cada día.

11.  Enseñar con el Ejemplo:

  • Modela los Comportamientos: Los niños aprenden viendo, así que asegúrate de practicar buenos hábitos de higiene tú mismo.
    • Es importante ser paciente y constante al enseñar estos hábitos y convertirlos en parte de la rutina diaria del niño. Alabanzas y refuerzos positivos también ayudan a reforzar estos comportamientos. Recuerda que el aprendizaje de la higiene debe ser un proceso positivo y no asociado con el castigo o la negatividad.

Prevención de accidentes:

A los dos años, los niños son naturalmente curiosos y quieren explorar todo, lo que los hace especialmente susceptibles a los accidentes. Aquí tienes algunas recomendaciones para ayudar a prevenir accidentes en niños de esta edad:

1.     En el Hogar:

  • Protección de Esquinas: Coloca protectores en las esquinas afiladas de mesas y muebles.
    • Bloqueo de Acceso: Usa seguros para niños en armarios y cajones, especialmente aquellos que contengan objetos peligrosos o sustancias tóxicas.
    • Prevención de Caídas: Instala barreras de seguridad en la parte superior e inferior de las escaleras y asegura las ventanas con cerraduras o guardas de seguridad.
    • Control de Agua Caliente: Ajusta el calentador de agua a menos de 120°F (48°C) para prevenir quemaduras y siempre verifica la temperatura del agua antes del baño.
    • Cubiertas de Enchufes: Utiliza cubiertas para los enchufes eléctricos para prevenir electrocuciones o choques eléctricos.

2.     En la Cocina:

  • Supervisión Durante la Cocina: Mantén al niño lejos de la cocina mientras estás cocinando y nunca dejes ollas o sartenes en el borde de la cocina.
  • Almacenamiento Seguro: Guarda los cuchillos, utensilios pesados y objetos de vidrio en lugares altos o en armarios con seguros.

3.     En el Baño:

  • Antideslizantes: Usa alfombras antideslizantes dentro y fuera de la bañera.
    • Productos Químicos y Medicinas: Almacena todos los medicamentos y productos de limpieza fuera del alcance y a ser posible bajo llave.

4.     Al Aire Libre:

  • Supervisión Constante: Nunca dejes al niño sin supervisión cerca de piscinas, estanques, pozos o cualquier cuerpo de agua.
    • Áreas de Juego Seguras: Asegúrate de que los parques infantiles y los equipos de juego sean seguros y estén bien mantenidos.

5.     Seguridad en el Coche:

  • Asiento de Coche Adecuado: Utiliza siempre un asiento de coche apropiado para la edad y el tamaño de tu hijo y asegúrate de que esté bien instalado.
    • Nunca Dejar Solo al Niño: No dejes nunca al niño solo en el coche, ni siquiera por un momento.

6.     Durante los Paseos:

  • Atención en los Cruces: Mantén al niño de la mano en las aceras y al cruzar la calle.
    • Ropa Reflectante: Usa ropa clara o reflectante si estarás fuera cuando haya poca luz.

7.     Educación:

  • Enseñanza de la Seguridad: Comienza a enseñar al niño sobre la seguridad, como no tocar cosas calientes y la importancia de no correr hacia la calle.

8.     Uso de Protectores:

  • Equipo de Protección: En actividades como montar en triciclo, asegúrate de que el niño use casco y protecciones adecuadas.

Estas medidas pueden ayudar a reducir significativamente el riesgo de accidentes. Sin embargo, la supervisión de un adulto es siempre el factor más importante en la prevención de accidentes para niños de esta edad.

Seguridad en el coche

La seguridad en el coche es fundamental para los niños de todas las edades. Según las recomendaciones de la Dirección General de Tráfico (DGT) en España y las mejores prácticas en seguridad infantil, aquí tienes algunos consejos sobre el uso de sillas de coche para niños de dos años:

1.     Tipo de Silla:

  • Grupo Adecuado: A los dos años, los niños suelen usar sillas del grupo 1 o sillas convertibles que se adaptan a medida que el niño crece. Estas sillas son para niños que pesan entre 9 y 18 kg.
    • Sistema de Retención: La silla debe contar con un arnés de cinco puntos que se ajuste correctamente al cuerpo del niño para una mayor seguridad.

2.     Ubicación de la Silla en el Coche:

  • En los Asientos Traseros: La posición más segura para un niño de dos años es en los asientos traseros del vehículo, idealmente en el medio, si el coche dispone de los anclajes ISOFIX apropiados en esa posición.
    • Orientación de la Silla: Aunque la ley española requiere que los niños viajen en sillas orientadas hacia atrás hasta que tengan al menos 15 meses de edad, muchos expertos en seguridad recomiendan mantener la orientación hacia atrás el mayor tiempo posible, incluso hasta los 4 años, si la silla lo permite y el niño no supera los límites de peso y altura recomendados por el fabricante.

3.     Si Va Delante:

  • Situaciones Excepcionales: Un niño solo puede ir en el asiento delantero si los asientos traseros están ocupados por otros sistemas de retención infantil o si el vehículo no tiene asientos traseros.
    • Desactivación del Airbag: Si la silla se coloca en el asiento delantero y está orientada hacia atrás, es obligatorio desactivar el airbag del acompañante para prevenir lesiones graves en caso de activación.

4.     Consideraciones Generales:

  • Instalación Correcta: Es crucial asegurarse de que la silla esté instalada correctamente siguiendo las instrucciones del fabricante. Si es posible, haz que un experto revise la instalación.
    • Ajuste del Arnés: El arnés debe estar bien ajustado al cuerpo del niño, sin holguras, pero sin apretar demasiado.

5.     Normativa de la DGT:

  • Cumplimiento de la Normativa: Siempre sigue las últimas recomendaciones y normativas de la DGT en cuanto a sistemas de retención infantil.
    • Información Actualizada: Mantente informado sobre cualquier actualización en la legislación de seguridad vial infantil.

Recuerda que la seguridad del niño en el coche debe ser siempre una prioridad, y seguir las recomendaciones de los expertos y la legislación vigente es esencial para garantizar viajes seguros.

Prevención de accidentes con medicamentos y sustancias tóxicas

Para prevenir accidentes relacionados con medicamentos y sustancias tóxicas en casa, especialmente con niños pequeños en el entorno, es crucial seguir estas recomendaciones:

1.     Almacenamiento Seguro:

  • Lugares Inaccesibles: Guarda todos los medicamentos, productos de limpieza, detergentes, pesticidas y cualquier otra sustancia potencialmente tóxica en armarios altos o cerrados con llaves o seguros a prueba de niños.
    • Envases Originales: Mantén las sustancias en sus envases originales para evitar confusiones y asegurarte de que las advertencias y las instrucciones estén siempre disponibles

2.     Educación y Supervisión:

  • Educación Temprana: Aunque los niños pequeños no entiendan completamente los riesgos, empieza a educarlos sobre la peligrosidad de ciertos productos y la importancia de no tocarlos.
    • Supervisión Constante: Supervisa a los niños en todo momento, especialmente en áreas donde se almacenan o usan sustancias peligrosas.

3.     Etiquetado y Conocimiento:

  • Etiquetas Claras: Asegúrate de que todos los productos tengan etiquetas claras y legibles.
    • Conocimiento de los Productos: Familiarízate con los productos que tienes en casa y sus posibles efectos si se ingieren o se manejan incorrectamente.

4.     Disposición Segura:

  • Disposición Adecuada: Deshazte de los medicamentos caducados o no necesarios de forma segura. Muchas farmacias ofrecen programas de devolución de medicamentos.

5.     Preparación para Emergencias:

  • Número de Emergencia a Mano: Ten a mano el número del servicio de toxicología local o del centro de control de envenenamientos y el número de emergencias médicas.
    • En caso de ingestión o inhalación de un producto tóxico, póngase en contacto con el Servicio de Información Toxicológica (915 62 04 20) ó con Servicio de Emergencias (112).
    • Plan de Acción: Conoce los primeros pasos a seguir en caso de ingestión de una sustancia tóxica, como no inducir el vómito y llamar inmediatamente a ayuda profesional.

6.     Precauciones Adicionales:

  • Productos de Uso Común: Incluso los productos de uso común pueden ser peligrosos. Por ejemplo, las baterías de botón pueden ser especialmente peligrosas si se ingieren, por lo que también deben mantenerse fuera del alcance.
    • Bloqueo de Seguridad: Considera la instalación de dispositivos de seguridad en botellas y cajas que sean difíciles de abrir para los niños.

7.       Higiene y Limpieza:

  • Limpieza Inmediata: Limpia inmediatamente cualquier derrame de sustancias peligrosas y guarda el producto inmediatamente después de su uso.

Al seguir estas recomendaciones, se puede reducir significativamente el riesgo de accidentes relacionados con medicamentos y sustancias tóxicas en el hogar.

El uso del chupete o chupa puede ser un tema de debate entre padres y profesionales de la salud. A los dos años, muchos niños todavía usan chupete como una fuente de consuelo. Sin embargo, es importante comenzar a pensar en cómo y cuándo reducir su uso para evitar problemas dentales o de habla a largo plazo.

Aquí tienes algunos consejos:

1.     Uso Limitado:

  • Momentos Específicos: Trata de limitar el uso del chupete a momentos específicos, como la hora de la siesta o la noche, para reducir la dependencia.

2.     Preparación para la Retirada:

  • Diálogo: Habla con tu hijo sobre la idea de dejar el chupete, explicando que es un paso hacia hacerse mayor y que ya no lo necesita.
    • Libros y Cuentos: Lee libros sobre dejar el chupete para ayudar a tu hijo a comprender y sentirse más cómodo con la idea.

3.     Estrategias de Eliminación Gradual:

  • Retirada Progresiva: Comienza a retirar gradualmente el chupete, primero durante el día y luego durante la noche.
    • Consuelo Alternativo: Ofrece consuelo alternativo como abrazos, una manta de seguridad o un juguete favorito.
    • Limitar el Uso: Restringe el uso del chupete a ciertos momentos, como durante las siestas o en la noche.
    • Reducción Progresiva: Reduce gradualmente estos momentos hasta eliminar completamente su uso.

4.     Hablar Sobre el Proceso:

  • Comunicación: Habla con tu hijo sobre dejar el chupete en términos que pueda entender, explicando que es un paso hacia ser "más grande”.

5.     Establecer un Plan:

  • Plan de Retirada: Decide cuándo y cómo vas a retirar el chupete y sé consistente con el plan.

6.     Evitar el Uso Prolongado:

  • Problemas Dentales: El uso prolongado del chupete puede llevar a problemas de alineación dental y desarrollo del habla.
    • Establece una Fecha Límite: Algunos padres encuentran útil establecer una fecha límite, como un cumpleaños o una fecha significativa, para dejar el chupete.

7.     Reforzamiento Positivo:

  • Elogio y Celebración: Cada vez que tu hijo pase tiempo sin el chupete, elógialo. Puedes usar un sistema de recompensas con pegatinas o actividades favoritas.
  • Apoyo Emocional: Ofrece mucho apoyo y consuelo durante el proceso, especialmente en los momentos en que el niño solía depender del chupete.

8.     Consulta con Profesionales:

  • Orientación Profesional: Si tienes dudas o dificultades, habla con tu pediatra o un odontopediatra para obtener consejos específicos.

9.     Métodos Creativos:

  • Ritual de Despedida: Crea un "ritual de despedida" para el chupete, como ponerlo en una caja y "enviarlo" a bebés que lo necesiten o a un "árbol de chupetes”.
    • Realiza una ceremonia de "adiós al chupete" que puede incluir dejarlo bajo la almohada para el "hada de los chupetes" o colgarlo en un árbol especial.
    • Intercambio por un Regalo: Anima a tu hijo a intercambiar su chupete por un juguete especial que haya elegido.
    • Es importante recordar que cada niño es diferente y puede requerir un enfoque distinto. La clave es la paciencia y el apoyo durante la transición.

10. Sustitutos de Consuelo:

  • Objetos de Consuelo: Introduce un objeto sustituto, como un peluche o una manta, que el niño pueda usar para el consuelo en lugar del chupete.
    • Nuevas Rutinas: Crea nuevas rutinas de acostarse o de siesta que incluyan una actividad relajante, como leer un libro o escuchar música suave.

11. Enfoque Constante y Consistente:

  • Consistencia: Una vez que decidas comenzar con el proceso, sé consistente y evita dar marcha atrás, incluso si el niño está enfermo o particularmente molesto.
    • Preparación: Prepárate para algunas noches difíciles y busca formas de consolar a tu hijo que no impliquen el chupete.

Consejos sobre el uso de pantallas en un niño de dos años

En España, las recomendaciones sobre el uso de pantallas para niños pequeños siguen una filosofía similar a las directrices internacionales, poniendo énfasis en la calidad y el tiempo limitado delante de las pantallas. Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), aquí hay algunas pautas:

  1. Tiempo Limitado: Limitar el tiempo frente a las pantallas a no más de 1 hora al día para niños mayores de 2 años y evitarlas en menores de 18 meses, excepto videochats.
  2. Contenido Apropiado: Escoger contenidos educativos y de calidad, adecuados para la edad del niño y evitar contenidos violentos o inapropiados.
  3. Co-visualización: Los padres deben compartir el tiempo de pantalla con los niños, ayudándoles a comprender y procesar lo que ven.
  4. No a las Pantallas Durante las Comidas o Antes de Dormir: Evitar el uso de dispositivos durante las comidas y al menos una hora antes de la hora de dormir para no interferir con el sueño.
  5. Ambientes Libres de Pantalla: Fomentar zonas y momentos del día sin uso de pantallas, como las habitaciones y los tiempos en familia.
  6. Actividades sin Pantalla: Incentivar a los niños a jugar y participar en actividades físicas que no impliquen el uso de tecnología para promover su desarrollo cognitivo y físico.
  7. Educación sobre el Uso de Pantallas: Enseñar a los niños desde pequeños a tener un uso responsable y crítico de las tecnologías.
  8. Modelar un Uso Adecuado: Los padres deben dar ejemplo con un uso moderado y consciente de sus propios dispositivos.
  • Seguridad en Internet: Asegurarse de que los niños estén protegidos de los riesgos de internet mediante el uso de controles parentales y enseñándoles sobre la seguridad en línea.

Estas recomendaciones están diseñadas para ayudar a los padres a gestionar el tiempo de pantalla de sus hijos de una manera que apoye su desarrollo saludable y su bienestar general. Es importante recordar que el tiempo de pantalla no debe reemplazar a las interacciones vitales cara a cara con los cuidadores ni las oportunidades de juego, ambas cruciales para el aprendizaje y el desarrollo en la primera infancia.

Vacunas:

Le recordamos la conveniencia del cumplimiento del calendario de inmunizaciones oficial de la Jcomunidada autónoma de Canarias así como la administración de las vacunas que, aunque no financiadas, son recomendadas por la AEP (Asociación Española de Pediatría) y el Comité Asesor de Vacunas (CAV).

La crianza con apego y respetuosa se centra en responder de manera sensible a las necesidades de los niños y en construir relaciones sólidas y llenas de amor y confianza. Aquí tienes algunos consejos generales para aplicar estos principios con un niño de dos años en España:

1.     Fomentar el Vínculo Afectivo:

  • Tiempo de Calidad: Dedica tiempo cada día a interactuar con tu hijo de forma positiva y amorosa, a través del juego, la lectura o simplemente hablando y riendo juntos.
    • Contacto Físico: Muestra afecto a través de abrazos, besos y contacto físico reconfortante.

2.     Comunicación Respetuosa:

  • Escucha Activa: Escucha con atención lo que tu hijo intenta comunicar, tanto con palabras como con su lenguaje corporal y comportamiento.
    • Validación de Sentimientos: Reconoce y valida los sentimientos de tu hijo, ayudándole a entender y expresar sus emociones.

3.     Establecer Límites Claros y Consistentes:

  • Límites Adecuados: Establece límites claros y razonables que sean apropiados para la edad y el entendimiento del niño.
    • Consistencia: Mantén la coherencia en estos límites para proporcionar un entorno seguro y predecible.

4.     Responder a las Necesidades del Niño:

  • Atención a Señales: Sé atento a las señales de tu hijo y responde rápidamente y de manera adecuada a sus necesidades de comodidad, alimentación y seguridad.
    • Rutinas Confortables: Crea rutinas diarias que proporcionen seguridad y estabilidad.

5.     Disciplina Positiva:

  • Enfoque Positivo: Utiliza técnicas de disciplina positiva que promuevan el aprendizaje y el crecimiento en lugar de castigos o consecuencias negativas.
    • Resolución de Problemas: Ayuda a tu hijo a resolver problemas y conflictos con empatía, enseñándole a ver las cosas desde la perspectiva de los demás.

6.     Autonomía y Exploración:

  • Independencia: Fomenta la independencia permitiendo que tu hijo intente hacer cosas por sí mismo, ofreciendo apoyo cuando sea necesario.
    • Ambiente Seguro para Explorar: Proporciona un entorno seguro para que tu hijo explore y aprenda.

7.     Educación y Modelado de Roles:

  • Aprendizaje mediante el Juego: Ofrece oportunidades de aprendizaje a través del juego y la exploración.
    • Modelo a Seguir: Sé un buen modelo a seguir en comportamiento, comunicación y manejo de emociones.

8.     Atención a la Salud Emocional:

  • Empatía: Muestra empatía por las luchas y frustraciones de tu hijo, y ayuda a encontrar soluciones juntos.
    • Ambiente Emocionalmente Saludable: Crea un hogar donde las emociones puedan ser expresadas libremente y de manera saludable.

La crianza con apego y respetuosa no significa dejar de lado la disciplina o los límites; se trata de equilibrar amor y respeto con la guía y la estructura. Es importante recordar que cada niño y cada familia es única, y lo que funciona para una familia puede no ser aplicable para otra. La clave es estar sintonizado con las necesidades de tu hijo y adaptar tu enfoque a medida que crecen y cambian.

¿Como es el comportamiento de un niño de dos años?

A medida que su pequeño alcanza los dos años, se embarcan en una etapa vibrante llena de independencia y descubrimiento.

Es normal que afirmen su autonomía, a veces con un firme '¡Yo solo!' o mediante el uso frecuente de su nueva palabra favorita: '¡No!'.

Pueden experimentar emociones intensas y las rabietas pueden ser comunes, ya que todavía están aprendiendo a manejar sus sentimientos.

Verán un impresionante aumento en el vocabulario y la comunicación, aunque compartir puede seguir siendo un desafío.

Cada día es una aventura y una oportunidad para explorar y aprender.

A través de la paciencia, el amor y la comprensión constante, pueden guiar a su hijo a través de esta fase llena de energía, ayudándoles a navegar sus emociones y celebrar su creciente independencia.”

"Queridos padres,

La crianza respetuosa no es solo una elección, es un regalo que damos a nuestros hijos y a nosotros mismos. Al escoger este camino, nos comprometemos a entender y atender las necesidades emocionales de nuestros pequeños, a guiarlos con amor, a establecer límites con gentileza y a celebrar cada uno de sus descubrimientos con alegría. Recordad que cada momento de paciencia y cada acto de amor construyen la base segura desde la cual nuestros hijos exploran el mundo. Al crecer sabiéndose respetados y valorados, aprenderán a respetar y valorar a los demás. La crianza respetuosa no siempre es fácil, pero el camino está lleno de momentos preciosos y el resultado es una relación llena de confianza y conexión profunda. ¡Ánimo en este viaje maravilloso!"

Sandra Serrano Perdomo

Tags :
Consejos Prácticos y recomendaciones,Guía de cuidados y consejos por edad : Creciendo sano.
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *