Contacto

828 724 824
722 849 385

Recomendaciones generales sobre la alimentación de un niño en su primera etapa

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

Recomendaciones generales sobre la alimentación de un niño en su primera etapa

29 de noviembre de 2023
09:27

La alimentación debe ser variada, equilibrada y adecuada a sus necesidades nutricionales para promover un crecimiento y desarrollo saludables. 

vídeo-pegado.png

Aquí te ofrezco algunas recomendaciones generales:

  1. Diversidad y Balance:Incluye una variedad de alimentos de todos los grupos alimenticios: frutas, verduras, cereales (preferentemente integrales), proteínas (carne, pescado, huevo, legumbres), lácteos y grasas saludables.
  2. Frutas y Verduras:Ofrece frutas y verduras de todos los colores para asegurar una amplia gama de vitaminas y minerales.Sirve las verduras cocidas y blandas o crudas y cortadas en trozos pequeños para prevenir el riesgo de asfixia.
  3. Proteínas:Incluye proteínas en cada comida principal, variando entre carnes magras, pescados, huevos y legumbres.Para el pescado, elige opciones con bajo contenido de mercurio y bien cocidas.
  4. Cereales:Ofrece cereales integrales como arroz, pasta, pan y avena, que proporcionan energía y fibra.
  5. Lácteos:Asegura una ingesta adecuada de lácteos como leche, yogur natural y quesos suaves para el aporte de calcio y vitamina D.
  6. Grasas Saludables:Incorpora grasas saludables en la dieta con moderación, como aceite de oliva, aguacates y frutos secos (en forma segura para evitar atragantamientos).
  7. Horarios de Comida y Rutinas:Establece rutinas de comida regulares con 3 comidas y 2-3 meriendas al día.Evita el picoteo constante para fomentar buenos hábitos de alimentación y regularidad en el apetito.
  8. Hidratación:Ofrece agua como bebida principal a lo largo del día, evitando bebidas azucaradas y jugos.
  9. Comer en Familia:Si es posible, permite que el niño participe en las comidas familiares para fomentar habilidades sociales y exponerlo a una variedad de alimentos.
  10. Autonomía:Anima al niño a usar utensilios y a comer por sí mismo para fomentar la independencia, aunque espera y prepárate para el desorden como parte del proceso de aprendizaje.
  11. Tamaño de las Porciones: Ofrece porciones adecuadas a su tamaño, evitando sobrealimentar y prestando atención a las señales de hambre y saciedad del niño.
  12. Alimentos a Evitar:Limita los alimentos con alto contenido de azúcar y sal.Evita los alimentos pequeños y duros como nueces enteras, palomitas de maíz y caramelos duros que pueden presentar un riesgo de asfixia.
  13. Suplementos:Consulta con tu pediatra si tu hijo necesita suplementos de vitaminas o minerales, especialmente vitamina D o hierro.

vídeo-pegado.png

Estas recomendaciones deben adaptarse a las necesidades individuales de cada niño. Observar y responder a las preferencias y aversiones de tu hijo mientras ofreces una gama de alimentos saludables es la mejor manera de fomentar una alimentación equilibrada.

Los niños comienzan a mostrar preferencias alimentarias desde muy temprana edad. Incluso antes del primer año de vida, los bebés pueden empezar a mostrar preferencias por ciertos sabores y texturas. A medida que se introducen los alimentos sólidos y se amplía su dieta, estas preferencias se hacen más evidentes.

vídeo-pegado.png

Algunos puntos clave en este desarrollo incluyen:

  1. Introducción de Alimentos Sólidos: Nunca antes de los 4 meses ni debe retrasarse mas allá de 6 meses, cuando se comienzan a introducir alimentos sólidos, los bebés empiezan a experimentar con sabores y texturas diferentes, lo que puede llevar al desarrollo de preferencias.
  2. Autonomía en la Alimentación: Entre los 12 y 24 meses, cuando los niños comienzan a alimentarse por sí mismos, a menudo muestran preferencias más fuertes por ciertos alimentos y rechazo por otros.
  3. Etapa del "No": Entre los 2 y 3 años, muchos niños entran en una fase de oposición que también se puede reflejar en la alimentación. Pueden empezar a rechazar alimentos que antes aceptaban y a afirmar sus gustos.
  4. Imitación de Comportamientos: Los niños pequeños a menudo imitan las preferencias alimentarias de sus padres y hermanos. Si ven a los miembros de la familia disfrutando de una variedad de alimentos, es más probable que los prueben y los acepten.

Es importante notar que las preferencias alimentarias de los niños son influenciadas por una combinación de factores genéticos, ambientales y de desarrollo. Además, estas preferencias pueden cambiar con el tiempo y la exposición repetida a nuevos alimentos.

Para fomentar hábitos alimenticios saludables, es útil:

  1. Introducir una variedad de alimentos saludables de manera repetida, sin presión para que los coman.
  1. Servir como modelo a seguir comiendo una variedad de alimentos saludables.
  2. Crear una experiencia positiva alrededor de la comida y la hora de comer.
  3. Evitar hacer de la comida una batalla de poder.
  4. Mantén la calma y sé paciente con las preferencias cambiantes del niño.

Las preferencias alimentarias establecidas durante la infancia pueden tener un impacto duradero, por lo que es crucial fomentar una dieta equilibrada desde el principio.

Los niños pequeños comienzan a desarrollar sus propias preferencias y a veces muestran comportamientos caprichosos o de rechazo hacia ciertos alimentos. Aquí hay algunas estrategias para manejar estos comportamientos y qué hacer cuando rechazan un alimento esencial:

vídeo-pegado.png

Comportamientos Caprichosos y Rechazo de Alimentos:

  1. Permanece Calmado: Si tu hijo rechaza un alimento, mantén la calma y evita mostrar una reacción negativa. La ansiedad o la frustración pueden empeorar la situación.
  1. Ofrece Opciones: En lugar de preparar una comida completamente diferente, ofrece varias opciones saludables durante la comida para que el niño pueda elegir.
  2. Introduce Nuevos Alimentos Lentamente: Presenta nuevos alimentos junto con alimentos ya aceptados y en pequeñas cantidades. No presiones al niño para que los pruebe.
  3. Rutina Consistente: Mantén horarios de comidas regulares y evita las distracciones durante la comida.
  4. Modelo a Seguir: Come los mismos alimentos frente a tu hijo para mostrarle que son buenos y seguros para comer.
  5. Reintroduce Alimentos: Los niños pueden necesitar probar un nuevo alimento varias veces antes de aceptarlo. Inténtalo de nuevo en otro momento sin presión.
  6. Evita las Recompensas de Alimentos: No uses la comida como recompensa, ya que esto puede crear malos hábitos alimenticios.
  7. Participación en la Preparación de Alimentos: Involucra a tu hijo en la preparación de los alimentos, como lavar vegetales o mezclar ingredientes, para aumentar su interés.

vídeo-pegado.png

Si Rechazan un Alimento Esencial:

  1. Encuentra Alternativas: Si el niño rechaza un alimento esencial como la leche, busca otras fuentes de los mismos nutrientes, como yogur o queso para el calcio.
  1. Enriquece los Alimentos: Si rechaza las verduras, intenta mezclarlas en comidas que le gusten, como purés, sopas o salsas.
  2. Textura y Sabor: Experimenta con diferentes texturas y sabores, ya que a veces el rechazo puede estar relacionado con la textura más que con el sabor.
  3. Consulta a un Profesional: Si el rechazo a ciertos alimentos es extremo o si afecta el crecimiento y desarrollo del niño, consulta a un pediatra o dietista.

vídeo-pegado.png vídeo-pegado.png

vídeo-pegado.png

Recuerda que el rechazo a un alimento a esta edad es a menudo una fase temporal. Mantén una actitud positiva y sigue ofreciendo una variedad de alimentos saludables. Con el tiempo y la exposición, muchos niños superan sus caprichos alimenticios y desarrollan un gusto por una gama más amplia de alimentos.

Tags :
Vida Sana
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *