Contacto

828 724 824
722 849 385

Recién Nacido

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

Recién Nacido

15 de noviembre de 2023
17:52

Alimentación

La lactancia materna es el alimento ideal para el bebe, se recomienda su inicio temprano dentro de la primera hora de vida, esta debe ser a demanda o aproximadamente cada 2-3 horas, tras la segunda semana de vida comienza a comer mas, las tomas pueden durar entre 15 minutos o una hora, si estas lactando la toma comienza en el momento que comienza a mamar, si estas con lactancia materna por lo general es cada 2-3 horas y si es con lactancia artificial cada 3-4 horas, pero recordar que tanto materna como artificial es a demanda.

Te recomendamos que no esperes a que tu bebe este desconsolado para darle de comer sino desde los primeros indicios de hambre.

El contacto piel con piel estimula la producción de leche regula la temperatura del bebe y le ayuda a ganar peso.

La alimentación del recién nacido puede variar según si el bebé se está alimentando de leche materna o de fórmula.

Vitamina: El Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría recomienda continuar con la administración de vitamina D3 (400 UI/día) hasta el año de vida. Esta vitamina favorece la absorción del calcio, previene el raquitismo y tiene una función muy importante para sus defensas.

Alimentación con Leche Materna:

La leche materna es el alimento ideal para los bebés recién nacidos. Es el único alimento diseñado exclusivamente para el ser humano.Inicia la lactancia inmediatamente después del nacimiento, en contacto piel con piel, a demanda y con frecuencia. Evita el uso de chupete y biberón.

  1. Inicio temprano: Se recomienda iniciar la lactancia materna dentro de la primera hora de vida.Durante los primeros seis meses de vida, se recomienda la lactancia materna exclusiva, lo que significa que el bebé se alimenta solo de la leche materna y no de ningún otro alimento o líquido, excepto en casos médicamente indicados y hasta los dos años combinada con otros alimentos.
  2. A demanda :Los recién nacidos suelen necesitar ser amamantados con frecuencia, al menos cada 2 a 3 horas. Puede que necesiten alimentarse incluso más seguido durante los primeros días, es decir cada vez que muestre signos de hambre.A veces, tras mamar nada más nacer, muchos bebés prefieren dormir el resto del primer día, pero si tu bebé no muestra interés por mamar a partir del segundo día y prefiere dormir, prueba a ofrecerle el pecho con frecuencia: es importante que por lo menos mame 8 veces al día para que tengas una buena subida de leche. Las propiedades de la leche materna cambias durante la noche para ayudar al descanso del bebe. A partir del primer día de vida lo habitual es que el lactante mame frecuentemente, unas 8-12 veces al día o más y que las tomas sean irregulares y más frecuentes por la noche. De hecho, algunas madres llaman a la segunda noche “la noche de las vacas locas”. Sin embargo, algunos lactantes continúan muy adormilados, piden poco y maman menos de lo que necesitan. En estos casos conviene colocarlos en contacto piel con piel, lo que ayuda a que respondan al olor de la madre y mamen de forma espontánea. En ocasiones, puede ser necesario ayudarlos a despertarse desnudándolos y volviendo a vestirlos, dándoles un masaje rotatorio en la planta de los pies o una suave caricia en la espalda de abajo a arriba.
  3. Posición: Asegúrese de que tanto usted como el bebé estén en una posición cómoda para facilitar un buen agarre y succión.Para un buen agarre es importante que todo el cuerpo del bebé esté enfrentado a la madre, y que al abrir la boca introduzca gran parte de la areola, especialmente por la parte inferior (donde tiene la barbilla) para que al mover activamente la lengua no lesione el pezón. Los signos que nos indicarán un buen agarre son: que el mentón del bebé toca el pecho, que la boca está bien abierta, el labio inferior está hacia fuera (evertido) y las mejillas estén redondas o aplanadas (no hundidas) cuando succiona. Además se tiene que ver más areola por encima de la boca que por debajo. Si el bebé está bien

agarrado, la lactancia no duele. El dolor es un signo que, en la mayoría de los casos, indica un agarre o una postura incorrecta.

  • Cuantía: La cantidad de leche que toma el bebé puede variar, pero generalmente empieza con pequeñas cantidades y aumenta gradualmente a medida que el bebé crece.El bebé, poco a poco y conforme vayan pasando los días, irá adquiriendo un ritmo en las tomas y marcará la cuantía y el intervalo de las mismas. El principal estímulo para la producción de leche es la succión del niño y el vaciado del pecho, por ello, cuantas más veces mame más cantidad de leche se producirá. La leche no se gasta, cuanta más toma el bebé, más produce la madre.
  • Duración: No hay un tiempo específico que cada sesión de lactancia deba durar; lo importante es que el bebé se quede saciado.Las tomas pueden durar de 10 a 20 minutos o más en cada pecho, dependiendo del ritmo y la satisfacción del bebé.Es importante ofrecer el pecho a demanda, siempre que el bebé lo requiera y todo el tiempo que quiera. De esa manera estaremos seguros de que recibe todo lo que necesita, unas veces será alimento, otras calor, cariño o protección.

Los signos más precoces de hambre son el chupeteo, cabeceo, sacar la lengua, llevarse las manos a la boca… este es el momento ideal para ponerlo a mamar. No es bueno esperar a que llore para ponerlo al pecho ya que el llanto es un signo tardío de hambre y no será fácil que se agarre al pecho hasta que se haya tranquilizado.

Los bebés alimentados al pecho no necesitan nada más y no es necesario darles agua, sueros, zumos, infusiones ni leches artificiales. Si por razones médicas necesitaran algún líquido suplementario lo mejor es dárselo en vaso, cucharilla, jeringa o cuentagotas en lugar de utilizar biberón.

La utilización de biberón y chupete interfiere el aprendizaje de la succión del pecho materno en sus inicios.

Alimentación con Fórmula Infantil

  1. Tipo de Fórmula: Si no es posible o no se desea la lactancia materna, se puede alimentar al bebé con fórmula infantil. Existen diferentes tipos de fórmulas disponibles en el mercado, todas las leches de fórmula están reguladas por ley, todas tienen que llevar los mismos componentes que establece la normativa europea y española, lo que si puede variar es la adición de ingredientes no regulados. Las únicas diferencias esta en las cantidades de sus ingredientes pero todas tienen un mínimo y un máximo por los que las diferencias no son muy grandes. incluyendo fórmulas de leche de vaca, fórmulas de soja y fórmulas especiales para necesidades especiales.
  2. Frecuencia y Cuantía: Similar a la lactancia materna, el biberón como la teta se da a demanda, los bebés son quien deciden cuando y cuanto quieren alimentarse. Los bebés alimentados con fórmula suelen necesitar alimentarse cada 2 a 3 horas al principio. La cantidad de fórmula varía según la edad y las necesidades individuales del bebé. El primer dia debe tomar 10ml por toma y aumentar al 20ml el segundo dia una 7-8 veces al dia , pasando la primera semana de vida ya podremos aumentar la dosis hasta 60-70ml siguiendo con el mismo numero de tomas, se van incrementando las cantidades de forma gradual y progresiva llegando a 90ml de biberón y a finales del mes de vida unos 120ml.
  3. Preparación de la Fórmula: Es importante seguir las instrucciones del fabricante para preparar la fórmula correctamente, utilizando agua esterilizada y la cantidad de polvo recomendada.

La recomendación para preparar un biberón es primero el agua templada y posteriormente la leche en polvo, un castigo rasado por cada 30ml de agua.

La recomendación actual es el empleo de agua mineral natural hipomineralizada (menos de 25 mg/l de sodio) embotellada, la cual por definición no tiene virus, bacterias ni protozoos. Pero sí, preparar el biberón con una temperatura mínimo de 70ºC para evitar la proliferación de bacterias por que los preparados de leche en polvo no son estériles.Y si no se usara agua embotellada puede afirmarse que con 1 min de ebullición (a nivel del mar) es suficiente y evita el riesgo añadido de exceso de aporte iónico como recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Recuerda

  • Lavarse las manos y limpiar la superficie de trabajo antes de comenzar
  • Prepara un biberón nuevo ante cada toma y dáselo enseguida
  • Rechaza la leche sobrante que no haya tomado. No la guardes nunca para la toma siguiente porque es un medio ideal para la multiplicación de bacterias patógenas.
  • Añade la cantidad de leche en polvo necesaria siguiendo las instrucciones del pediatra (utiliza el dosificado del envase, llenado y enrásalo para eliminar el exceso sobrante y cierra inmediatamente el envase para proteger el producto.

Preparación del agua caliente

Ni el agua del grifo ni el agua embotellada son estériles, excepto si la etiqueta del agua embotellada indica que sí lo es.

Al no ser estériles, pueden contener bacterias causantes de enfermedades entre los grupos de lactantes de mayor riesgo.

En cualquier caso, el agua debe calentarse hasta 70 ºC, ya que esta temperatura destruye cualquier bacteria que pudiera haber en el preparado en polvo para lactantes.

Puedes mantener el agua con la que vas a preparar el biberón en un termo caliente, para añadir justo  antes  de  la  toma  el  polvo  de  fórmula,  pero  no  mantener  en el termo el biberón ya preparado.

¿Como hacerlo?

  • Calienta el agua hasta que empiece a hervir. Garantiza la máxima seguridad microbiológica y es el método indicado para lactantes menores de dos meses, prematuros e inmunodeprimidos.
  • Inmediatamente, vierte el agua necesaria en el biberón, utilizando las marcas de medida impresas, y espera durante 3 minutos, pero no más. Este tiempo permite que la temperatura del agua baje hasta 70 °C y es lo suficientemente caliente para destruir las bacterias que pueda haber en la leche en polvo.
  • Enfría el biberón hasta la temperatura corporal bajo el grifo. Comprueba la temperatura de la leche.Sécalo con un trapo limpio y dáselo enseguida.

Si no dispones de agua hirviendo, puedes utilizar preparaciones para lactantes líquidas estériles.

También puedes preparar el biberón con agua a temperatura ambiente y administrarlo inmediatamente. Es importante no olvidar que si la temperatura del agua es inferior a 70 ºC no se inactiva la bacteria Cronobacter spp. y hay riesgo de que en la mezcla ya reconstituida las bacterias se multipliquen. Esta práctica debe evitarse entre los grupos de lactantes de mayor riesgo (los recién nacidos y los menores de 2 meses de edad, en particular: los bebés prematuros, con bajo peso al nacer, o con inmunodeficiencia).

Nunca se deben utilizar hornos microondas, ya que el calentamiento en ellos no es uniforme y puede producir "bolsas calientes" que pueden quemar la boca del bebé.

Al cabo de 2 horas como máximo, hay que desechar todos los restos de tomas preparadas.

-Fíjate en la etiqueta del bote de leche en polvo, que indicará cuál es el tiempo de duración del producto una vez abierto, siguiendo las instrucciones establecidas por el fabricante.Lo más higiénico es preparar cada biberón en el momento en que se necesite, ya que el alimento preparado y mantenido a temperatura ambiente ofrece las condiciones idóneas para que proliferen las bacterias.

Tiempo de conservación de la leche preparada

No obstante, si necesitas preparar el biberón por adelantado y conservarlo para dárselo al bebé más tarde, es importante que una vez lo prepares, lo enfríes rápidamente y lo metas en el frigorífico. La temperatura

del frigorífico debe estar a menos de 5 ºC y el biberón sólo puede conservarse durante un máximo de 24 horas.Una vez pasadas esas 24 horas, hay que desechar el biberón, aunque no se haya utilizado.

Si vas a preparar más de un biberón por adelantado, debes preparar cada biberón por separado.

Si vas a salir de viaje puedes llevar los biberones: Hay que asegurarse de que el biberón está frío antes de llevárselo, y después mantenerlo frío durante todo el viaje. Se recomienda seguir estos pasos:

  1. Una vez preparado el biberón, hay que enfriarlo rápidamente y meterlo en el frigorífico (a menos de 5 ºC). Esperar a que se enfríe y asegurarse de que está frío antes de transportarlo.
  2. Inmediatamente antes de salir de casa, hay que meter el biberón (previamente frío) en una bolsa de conservación en frío con paquetes de hielo. Las tomas transportadas en bolsas frías se utilizarán en un máximo de 2 horas.
  3. Al llegar a su destino, meter inmediatamente el biberón en el frigorífico. Si se mete el biberón en la nevera antes de que hayan transcurrido 2 horas, podrá tomarse en un plazo máximo de 24 horas desde que fue preparado.

Si el viaje dura más de 2 horas, tendrá que preparar las tomas a medida que las necesite. Para ello, puede llevar porciones individuales de la leche en polvo en recipientes limpios, esterilizados y tapados.

¿Como se calientan los biberones refrigerados?

Sacar el biberón de la nevera inmediatamente antes de utilizarlo. Calentar el biberón, durante un máximo de 15 minutos (mas tiempo favorece el desarrollo de bacterias nocivas como es el Cronobacter spa), utilizando un recipiente de agua caliente, sin que el agua alcance el borde de la tapa del biberón (para no contaminar la toma), o un calienta biberones.Nunca utilizar el horno microondas, ya que no calienta de manera uniforme, puede provocar "bolsas calientes" que quemen la boca del bebé.

Si no tienes como refrigerar el biberón debes prepararlo en el momento que lo necesites

Rechaza la leche que el bebé no haya tomado en dos horas. No la guardes nunca para la toma siguiente.

Biberones y Tetinas:

Elige biberones y tetinas adecuados para la edad del bebé y su capacidad de succión. Asegúrate de que los biberones y las tetinas estén limpios y esterilizados.

Material:Existen tetinas de silicona que son mas duraderas menos propensas a retener olores y más fáciles de limpiar y las de látex que son mas suaves y flexibles pero tienden a desgastarse más rápidamente y algunos bebés son alérgicos.

Formas e las tetinas : está la Ortodoxa o Anatómica que imitan la forma del pezón materno y son útiles si estás combinando pecho con biberón, la redonda que es la forma tradicional y es generalmente bien aceptada por los bebés y anticólicos Estas tetinas están diseñadas para reducir la ingestión de aire, lo que puede ayudar a disminuir los cólicos.

Flujo: las hay de flujo bajo:Ideal para recién nacidos y bebés de hasta unos 3 meses, la de medio: a medida que el bebé crece y necesita más leche, puedes cambiar a un flujo medio y flujo alto: Estos son para bebés mayores que ya han comenzado con alimentos sólidos

Otras características

Tetinas Antigoteo: Evitan que la leche se derrame cuando el biberón está boca abajo.

Tetinas de Ventilación: Están diseñadas para minimizar la cantidad de aire que el bebé traga durante la alimentación, lo que puede ayudar a reducir los cólicos.

Si tienes lactancia mixta recomendamos anatómicas que imita el pezón durante la succión y dentro de ellas están las tetinas anatómicas tipo I para bebés de 0 a 6 meses, y la de flujo Lento recomendada para los primeros días y semanas

Lavado de biberones y tetinas

El lavado con agua y jabón es suficiente ya se a mano o en lavavajillas asegurándonos que no queden restos de leche.

No hace falta un jabón especial ni esterilizar los biberones, aunque sí que hay que tener en cuenta que la esterilización de los biberones es un paso imprescindible en el caso de los bebés más vulnerables como son los prematuros, los de bajo peso al nacer y los bebés con inmunodeficiencia.

Posiciones de Alimentación

Tanto en la lactancia materna como en la alimentación con biberón, es importante sostener al bebé en una posición cómoda y segura durante la alimentación, asegurándose de que la cabeza esté ligeramente elevada.

Asegúrate de que el bebé esté succionando y tragando adecuadamente durante la alimentación y que no haya signos de ahogo o dificultad para respirar.

Recuerda que cada bebé es único, y sus necesidades de alimentación pueden variar. Es importante consultar con un pediatra o profesional de la salud infantil para obtener orientación específica sobre la alimentación de tu bebé y asegurarse de que esté creciendo y desarrollándose adecuadamente. Además, sigue las pautas de seguridad y prevención de la asfixia al alimentar a tu bebé.

Peso

El patrón de aumento de peso en recién nacidos es una información vital que los padres deben conocer para asegurarse de que su bebé está creciendo adecuadamente. En España, como en muchos otros lugares, se siguen patrones reconocidos internacionalmente para el seguimiento del aumento de peso neonatal. Aquí te proporciono una guía general que puedes compartir con los padres:

1.      Pérdida de Peso Postnatal Inicial:

  • Es normal que los recién nacidos pierdan entre un 7% y un 10% de su peso al nacer en los primeros días de vida.
  • Esta pérdida se debe principalmente a la eliminación de líquidos excesivos y es un proceso natural de adaptación fuera del útero.

2.      Recuperación del Peso:

  • Se espera que los recién nacidos recuperen su peso de nacimiento en aproximadamente 10 a 14 días después del nacimiento.
  • Los bebés amamantados pueden tardar un poco más en recuperar su peso inicial en comparación con los bebés alimentados con fórmula, pero ambos deben ser monitoreados para asegurarse de que están ganando peso de manera adecuada.

3.      Aumento de Peso Después de Recuperar el Peso de Nacimiento:

  • Después de recuperar su peso de nacimiento, el ritmo normal de aumento de peso es de aproximadamente 20 a 30 gramos por día durante el primer mes.
  • Algunas fuentes sugieren que un aumento de 150 a 200 gramos por semana es esperable durante los primeros meses.

4.      Seguimiento:

  • Los recién nacidos deben ser pesados regularmente, idealmente durante las visitas pediátricas programadas, para asegurarse de que mantienen una trayectoria de crecimiento saludable.
  • Se utilizan curvas de crecimiento y percentiles para evaluar el progreso individual de cada bebé en comparación con una población de referencia.

Estos son promedios y que cada bebé es único. Algunos bebés pueden ganar peso más rápidamente o más lentamente y aún estar perfectamente sanos. Si un bebé no está ganando peso como se espera, es importante investigar posibles causas, como problemas de alimentación, salud del bebé o la madre, y buscar la orientación de un profesional de la salud.

Es importante asistir a todas las citas de seguimiento con el pediatra para monitorizar el crecimiento y desarrollo del bebé y resolver cualquier inquietud que puedan tener sobre su alimentación y crecimiento.

Es importante el monitoreo del peso en las primeras semanas apara asegurarnos que crezca de manera adecuada.

Un ritmo de ganancia de peso más lento o más rápido no siempre es motivo de preocupación, pero es fundamental abordarlo y evaluarlo en el contexto clínico completo.

Recomendamos los padres que estén atentos a las señales de bienestar general del bebé, como el estado de ánimo, la actividad y los hitos del desarrollo, además de monitorear el peso.

Tras la primera semana esta mas atento y activo.

Tras la segunda semana llora para indicarte que esta incomodo

Sueño

Pueden dormir de 16 a 20 horas al dia, El niño debe dormir en supino(boca arriba ) para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y rotar la cabeza durante el sueño (derecha-izquierda) y en una superficie firme y con un entorno de sueño seguro, revisar sueño seguro. La mayoría de las familias opta por dormir con el bebe en la habitación es mas cómodo para gestionar y puede olerte y reconocer tu voz. Los recién nacidos no tienen una rutina de sueño definida al inicio, no reconocen el día o la noche pero se sugiere mantener una rutina de luz y ruidos propios de la casa durante el día y crear un ambiente más silencioso y tranquilo al caer la noche, para que el bebé empiece a acostumbrarse a dormir más horas.

El sueño de un recién nacido es bastante diferente del de los niños mayores y adultos, y tiene características particulares:

1.      Tiempo Total de Sueño:

  • Los recién nacidos generalmente duermen entre 14 y 17 horas en un período de 24 horas. Algunos pueden dormir hasta 18-20 horas, aunque esto varía significativamente de un bebé a otro.

2.      Ciclos de Sueño:

  • A diferencia de los adultos, los recién nacidos no tienen un patrón de sueño nocturno/diurno establecido. Sus ciclos de sueño duran alrededor de 40-50 minutos y pueden despertarse al final de cada ciclo. Los períodos de sueño de un recién nacido suelen ser cortos y fragmentados. A menudo, estos períodos duran entre 2 y 4 horas. Esto se debe a que los recién nacidos tienen un ciclo de sueño más corto de aproximadamente 40-50 minutos, que intercala sueño activo REM y sueño no-REM.
  • El sueño de los recién nacidos se divide entre el sueño REM (movimiento rápido de los ojos), que es un sueño activo que implica soñar, y el sueño no-REM, que es un sueño más tranquilo.
  • Sueño Ligero y Profundo: El sueño de un recién nacido se divide en sueño ligero y sueño profundo. Durante el sueño ligero, el bebé puede moverse, hacer ruidos suaves y tener movimientos oculares rápidos. En el sueño profundo, el bebé está más tranquilo y es menos propenso a despertar fácilmente.
  • Sueño Ligero y Profundo: El sueño de un recién nacido se divide en sueño ligero y sueño profundo. Durante el sueño ligero, el bebé puede moverse, hacer ruidos suaves y tener movimientos oculares rápidos. En el sueño profundo, el bebé está más tranquilo y es menos propenso a despertar fácilmente.

3.      Sueño Durante el Día y la Noche:

  • En las primeras semanas, no hay una distinción clara entre el sueño diurno y nocturno. Los recién nacidos duermen en periodos cortos a lo largo de todo el día y la noche.
  • Con el tiempo, comenzarán a dormir más durante la noche y a tener periodos de vigilia más prolongados durante el día.

4.      Periodos de Vigilia:

  • Los periodos de vigilia de un recién nacido son generalmente cortos. Al principio, pueden estar despiertos por breves periodos de 1 a 3 horas entre los episodios de sueño.
  • Durante estos periodos de vigilia, es importante la interacción con los padres y cuidadores, ya que es un tiempo clave para la alimentación y el vínculo afectivo.

5.      Patrones de Sueño:

  • Los recién nacidos no tienen un patrón de sueño regulado y pueden tener variaciones significativas de un día a otro.
  • Gradualmente, cerca de los 3 a 6 meses, muchos bebés comienzan a desarrollar un ritmo de sueño más predecible y pueden empezar a dormir más tiempo durante la noche.
  • Necesidades de Alimentación:
  • Los recién nacidos tienen estómagos pequeños y necesitan alimentarse con frecuencia. Esto significa que se despiertan cada pocas horas para comer, incluso durante la noche. Es normal que los bebés recién nacidos tengan un patrón de sueño irregular debido a estas necesidades de alimentación.
  • Rutina Nocturna y Diurna Indistinguible:
  • Los bebés no tienen una rutina diurna y nocturna claramente definida al principio. Pueden dormir durante el día y estar despiertos durante la noche, lo que puede ser agotador para los padres.
  • Sueño en Brazos:
  • Los recién nacidos a menudo se sienten más seguros y cómodos cuando duermen en los brazos de sus padres. Esto se debe a que han estado en el útero durante nueve meses, donde estaban rodeados de movimiento y sonidos constantes.
  • Ciclos de Alimentación y Pañales:
  • Durante la noche, es común que los bebés se despierten para alimentarse y cambiar el pañal. Esto forma parte de su rutina nocturna y es esencial para su crecimiento y desarrollo.

10.  Desarrollo de Hábitos de Sueño Saludables:

  • Los padres pueden ayudar a sus bebés a desarrollar mejores patrones de sueño estableciendo rutinas consistentes de sueño, reconociendo las señales de sueño del bebé y creando un entorno de sueño seguro y cómodo.

Es importante que los padres y cuidadores entiendan que cada bebé es único y que sus necesidades de sueño pueden variar. Además, se debe prestar atención a la seguridad en el sueño, como colocar al bebé sobre su espalda para dormir y mantener el espacio de sueño libre de juguetes y mantas sueltas para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Los profesionales de la salud, incluidos los pediatras, pueden ofrecer asesoramiento y apoyo sobre las prácticas seguras de sueño y ayudar a los padres a entender y adaptarse a los patrones de sueño de su recién nacido.

Se recomiendan normas básicas del sueño del lactante: Que duerma en una superficie dura para reducir el síndrome de muerte subida del lactante (SMSL) boca arriba y en una cama o cuna ordenada sin objetos como ropa de cama o juguetes, alimentarlo con lactancia materna siempre que sea posible, deben dormir en la habitación de sis padres pero en camas separadas al menos los primeros meses y en caso de colecho seguir las normas de colecho seguro, ofrecer la chupa al acostarse ( siempre que ya este establecida la lactancia materna) evitar la exposición al humo, así como el consumo de alcohol y drogas, evitar el sobrecalentamiento como son los gorros para dormir en la cabeza, evitar cuñas y posicionadores.

Recomendaciones de sueño seguro en recién nacidos

Las recomendaciones para un sueño seguro en el recién nacido son cruciales para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y otros incidentes de sueño relacionados. Aquí hay algunas pautas, tanto para padres que practican el colecho como para aquellos que no:

Para padres que no practican el colecho:

  1. Posición al dormir: Siempre coloque al bebé boca arriba para dormir. Esta es la posición más segura y ha sido asociada con una disminución significativa en el riesgo de SMSL.
  2. Superficie de sueño firme: Utilice un colchón firme en una cuna o moisés aprobado por las normas de seguridad. Asegúrese de que no haya espacios entre el colchón y los lados de la cuna donde el bebé pueda quedar atrapado.
  3. Libre de objetos: Mantenga la cuna o el moisés libre de almohadas, peluches, edredones y protectores de cuna para evitar riesgos de asfixia.
  4. Control de la temperatura: Asegúrese de que el bebé no tenga demasiado calor durante el sueño. Evite el exceso de ropa o mantas y mantenga la habitación a una temperatura que sea cómoda para un adulto con ropa ligera.
  5. Evitar el tabaco: No fume ni permita que otros fumen cerca del bebé.

Para padres que practican el colecho:

El colecho implica riesgos y no es recomendado por muchas organizaciones de salud debido a los riesgos de asfixia y SMSL. Sin embargo, para los padres que eligen compartir la cama con su bebé, hay medidas que pueden reducir los riesgos:

  1. Nunca coleche en sofás o sillones: Esto aumenta significativamente el riesgo de asfixia y SMSL.
  2. Superficie de sueño segura: Al igual que en la cuna, la cama debe tener un colchón firme, sin almohadas, sábanas sueltas, mantas pesadas o cualquier objeto blando cerca del bebé.
  3. Posición del bebé: El bebé debe estar boca arriba y colocarse sin que su cabeza esté cubierta por la ropa de cama o el cuerpo de los padres.
  4. Evitar el sobrecalentamiento y los peligros de atrapamiento: Asegúrese de que el bebé no esté demasiado abrigado y de que no haya riesgo de que los padres se desplacen sobre él o que quede atrapado entre el colchón y la pared.
  5. Prevención de caídas: Si se utiliza una cama, debe tener barreras adecuadas para prevenir que el bebé se caiga.
  6. Sin consumo de sustancias: Los padres no deben compartir la cama con el bebé si han consumido alcohol, drogas o están bajo la influencia de medicamentos que disminuyan la conciencia.
  7. Otros niños o mascotas: No deben compartir la cama donde el bebé duerme.

Para todos los padres:

  1. Chupete: Considerar el uso de un chupete al poner al bebé a dormir, lo que se ha asociado con una reducción en el riesgo de SMSL.
  2. Vacunación y controles de salud: Mantenga al día las vacunas del bebé y asista a todos los controles de salud recomendados.
  3. Vigilancia: Aunque es importante que el bebé duerma en su propio espacio, este debe estar en la misma habitación que los padres durante al menos los primeros 6 meses a 1 año.

Es fundamental que los padres reciban orientación de un profesional de la salud para discutir las opciones de sueño y encontrar la que mejor se adapte a su familia, siempre priorizando la seguridad del recién nacido.

Paciencia y Adaptación: Los patrones de sueño de un recién nacido pueden ser desafiantes para los padres. La paciencia y la adaptación son clave. Con el tiempo, los bebés suelen desarrollar patrones de sueño más regulares a medida que crecen y se desarrollan.

Es importante recordar que cada bebé es único, y los patrones de sueño pueden variar ampliamente de un bebé a otro. Lo más importante es asegurarse de que el bebé duerma de manera segura, en su espalda y en una superficie firme, y atender sus necesidades básicas, como la alimentación y el cambio de pañales. Con el tiempo, los patrones de sueño de tu bebé se irán ajustando y se volverán más predecibles.

Cuándo Introducir el Chupete

La decisión de utilizar un chupete para un bebé es una elección personal de los padres y puede basarse en preferencias individuales y necesidades del bebé. Aquí tienes algunas pautas basadas en la ciencia para tomar esta decisión:

Espera hasta la Lactancia Esté Bien Establecida: Si estás amamantando, se recomienda esperar hasta que la lactancia materna esté bien establecida, por lo general alrededor de las 3-4 semanas de vida, antes de introducir un chupete. Esto ayuda a evitar posibles problemas de succión temprana.

Puede Ayudar con el Sueño y la Autoconsolación: Los chupetes pueden ser útiles para ayudar a los bebés a calmarse y conciliar el sueño. Algunos estudios han sugerido que el uso del chupete puede estar asociado con una reducción del riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) cuando se usa durante la siesta y la noche. Sin embargo, la evidencia científica sobre este tema aún no es concluyente

Cómo Elegir el Chupete Adecuado:

  1. Tamaño y Forma:
  2. Elige un chupete que sea del tamaño adecuado para la boca de tu bebé y que tenga una forma que se asemeje a la del pezón materno. Esto ayuda a reducir cualquier confusión entre el pecho y el chupete. Debe ser pequeño y de forma anatómica. NUNCA ponga azúcar o miel en el chupete. Si toma biberón procure que la tetina sea similar a la forma del chupete.
  3. Material Seguro: Opta por chupetes de materiales seguros, como silicona o látex, y que estén libres de BPA u otros químicos dañinos.
  4. Limpieza Regular: Asegúrate de limpiar el chupete regularmente para mantenerlo libre de gérmenes y suciedad.
  5. Evita Amarres y Correas Largas: Evita utilizar amarres o correas largas que puedan representar un riesgo de estrangulamiento.
  6. Reemplazo: Verifica el estado del chupete regularmente y reemplázalo si muestra signos de desgaste o daño.

Recuerda que cada bebé es diferente, y lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Algunos bebés pueden no mostrar interés en el chupete en absoluto. Es importante prestar atención a las señales de tu bebé y ajustar las decisiones según sus necesidades individuales. Si tienes preguntas o preocupaciones sobre el uso del chupete, consulta con un pediatra o profesional de la salud infantil, ya que pueden brindarte orientación específica para tu bebé.

¿Que es la plagiocefalia posicional o el síndrome de la cabeza plana de los bebés?¿como puedo evitarlo?

La plagiocefalia posicional, también conocida como síndrome de la cabeza plana, es una condición en la que la cabeza de un bebé se aplana en una zona debido a una presión sostenida en esa área. Para prevenir la plagiocefalia, se pueden seguir varias recomendaciones:

  1. Variar la posición de la cabeza: Alterne la dirección hacia la que gira la cabeza del bebé cuando está acostado de espaldas, incentivando al bebé a girar la cabeza hacia ambos lados.
  2. Tiempo boca abajo: Fomente el tiempo boca abajo mientras el bebé esté despierto y supervisado. Esto fortalece los músculos del cuello y ayuda a prevenir la cabeza plana. Empiece con sesiones cortas de 1-2 minutos y aumente gradualmente a medida que el bebé se sienta más cómodo.
  • Evitar el tiempo excesivo en asientos y portabebés: Reduzca el tiempo que el bebé pasa en cochecitos, asientos para el coche, columpios y portabebés, ya que pueden contribuir a la presión constante en la parte trasera de la cabeza.
  • Cambiar la posición en la cuna: Coloque al bebé con la cabeza en diferentes extremos de la cuna cada noche o durante las siestas. Los bebés suelen girarse hacia la habitación o hacia donde entra la luz o los sonidos, por lo que esto puede ayudar a cambiar la presión en la cabeza.
  • Mantener el bebé erguido cuando esté despierto: Cuando sea posible, lleve al bebé en un portabebés erguido o sosténgalo en su regazo para aliviar la presión en la parte posterior de la cabeza.
  • Supervisar y ajustar las posiciones de sueño: Aunque los bebés deben dormir boca arriba para reducir el riesgo de SMSL, asegúrese de que no estén siempre con la cabeza girada hacia el mismo lado.
  • Controlar y tratar el tortícolis: Si el bebé tiene preferencia por un lado debido al tortícolis (contracción muscular en el cuello), busque tratamiento con fisioterapia para mejorar la amplitud de movimiento.
  • Estimulación adecuada: Use juguetes y actividades para animar al bebé a mirar y girar hacia ambos lados.
  • Consultar a un profesional: Si nota un aplanamiento en la cabeza de su bebé, hable con su pediatra. En algunos casos, puede ser necesaria una terapia más específica, como el uso de un casco moldeador.

Es importante recordar que, si bien el síndrome de la cabeza plana es principalmente una preocupación estética, también puede ser indicativo de problemas neuromusculares subyacentes que necesitan ser evaluados y tratados por un profesional de la salud. Estas recomendaciones pueden ayudar a garantizar un desarrollo saludable del cráneo y la postura del bebé.

Higiene

Recomendaciones para el baño de un recién nacido

El baño del recién nacido es una parte importante de su cuidado y puede ser un momento de unión entre el bebé y los padres. Aquí hay algunas recomendaciones para bañar a un recién nacido:

  1. Frecuencia: No es necesario bañar al recién nacido todos los días. Dos o tres veces por semana es suficiente para mantener limpio al bebé, a menos que se ensucie con heces o vómito y requiera limpieza.
  2. Preparación: Antes de empezar, asegúrate de tener todo listo: una toalla suave, un paño limpio, jabón suave para bebés, un pañal limpio, y ropa. La habitación debe estar cálida para evitar que el bebé se enfríe.
  3. Temperatura del agua: Utiliza agua tibia, no caliente, para llenar la bañera. La temperatura ideal es alrededor de 37 grados Celsius. Siempre verifica la temperatura con tu codo o un termómetro para baño antes de poner al bebé en el agua.
  4. Seguridad: Nunca dejes al bebé solo en el baño, ni siquiera por un momento. Sostén firmemente al bebé durante el baño, prestando especial atención a la cabeza y cuello.
  5. Limpieza: Lava suavemente al bebé con el jabón, prestando especial atención a los pliegues de la piel, detrás de las orejas, bajo los brazos y en el área del pañal. Enjuaga bien al bebé para eliminar todos los restos de jabón.
  6. Tiempo de duración: Un baño de 5 a 10 minutos es suficiente para un recién nacido. Los baños largos pueden enfriar demasiado al bebé o resecar su piel.
  7. Secado: Envuelve al bebé en una toalla tan pronto como lo saques del agua, cubriéndole la cabeza y sécalo con suavidad pero completamente, evitando que se enfríe.
  8. Cuidado del cordón umbilical: Puedes limpiar suavemente el área del cordón umbilical con agua tibia y un jabón suave durante el baño. Es importante hacerlo con cuidado y asegurarte de enjuagar bien el área para eliminar cualquier resto de jabón.No es necesario usar alcohol u otros antisépticos a menos que lo recomiende tu pediatra.Antes de que se caiga el cordón umbilical, que suele ocurrir en

las primeras dos semanas, es preferible dar baños de esponja Una vez que se ha caído el cordón, puedes comenzar a usar la bañera para bebés.

  • Cuidado de la piel: Si la piel de tu bebé está seca, o si tiene condiciones como la costra láctea, es posible que necesites productos específicos recomendados por tu pediatra. Evita el uso de lociones perfumadas o aceites que pueden irritar la piel del bebé.
  • Después del baño: Una vez que el bebé esté seco, es un buen momento para cortarle las uñas si es necesario, ya que estarán más blandas después del baño.

Recuerda, cada bebé es diferente y algunos pueden encontrar los baños relajantes mientras que otros pueden tardar un poco en acostumbrarse. Adapta el proceso según las reacciones de tu bebé y tus observaciones para garantizar que la experiencia sea segura y agradable.

Puede lavarse la cabeza desde el primer dia, sujetar la cabeza suave y de forma segura utilizando una mano para para apoyar el cuello y la cabeza, utilize una pequeña cantidad de champú especifico para bebes, masajee con cuidado el cuero cabelludo con movimientos circulares y si tiene costra láctea evite raspar o frotar la zona, enjuague la cabeza con tu mano o taza y secar con toalla suave.

Los ojos si tiene secreciones oculares puede lavarse previamente con suero fisiológico,

Limpiar bien las orejas por delante y detrás humedezca la esquina de toalla o paño y utilizado para la limpieza, evite bastoncillo en el interior.

La nariz solo limpiar si hay mocos u obstrucción nasal con suero fisiológico , recomendamos para este lavado una jeringa con adaptador nasal 1- 1.5ml por cada fosa nasal, cuando sea necesario pero no abusar del lavado y no recomendamos aspirar porque podemos dañar la mucosa y empeorara la obstrucción nasal.

Los genitales se realizara higiene cada vez que precise cambio de pañal, debe ser con agua tibia y un paño limpiando suavemente la zona genista, el pene se limpia desde la base hacia la punta , no se debe retraer el prepucio si esta fimotico, y en las niñas la limpieza es de delante hacia atrás, secar cuidadosamente el área antes de colocar un pañal limpio. Podemos aplicar cremas con oxido de zinc en caso de irritación del área del pañal.

Las uñas: cuando comenzar a cortarlas varia según cada niño, generalmente los recién nacidos tiene uñas suaves y no necesitan ser cortadas en las primeras semanas de vida pero algunos las tiene mas largas al nacer y necesitaran ser cortadas inmediatamente, según crece son mas fuertes y necesitan ser cortadas unas frecuentemente, en general se recomienda una vez por semana cuando crecen.

Es importante elegir el momento adecuado cuando esta tranquilo y relajado que suele ser tras el baño o durante la siesta.

Utiliza tijeras o corta uñas de bebés con puntas redondeadas , también puedes usar una lima de uñas suaves para dar forma a la uña., coártalas rectas y no demasiado cercano a la piel, asegúrate de tener buena iluminación y un lugar cómodo p y si es necesario pide ayuda, si esta incomodo detente e intentado mas tarde

Una buena rutina de baño nos ayudara a inducir el sueño.

Cremas: Se recomiendas cremas o geles emolientes que limpian e hidratan , solo es necesario si la piel esta seca o decapada, pero lo recomendamos después del baño para realizar un masaje y fortalecer el vinculo con el bebe e ir creando una rutina para el sueño.

Es importante mantener limpias las manos la cara y los genitales.

Cuidados del cordón:

  • Lavarse las manos antes de manipularlo,
  • Debe estar limpio y seco,
  • Limpia el ombligo con agua y jabón neutro hasta que esté completamente cicatrizado y se caiga, lo que generalmente ocurre en las primeras semanas.Levantarlo para limpiar la zona inferior , secarlo bien después, evitar que quede húmedo, no tenga miedo al movilizarlo, es una zona carente de sensibilidad y no duele, una vez caiga el cordón se debe mantener la limpieza de la zona 2-3 días mas hasta cicatrizar.
  • Evita Cubrirlo: No cubras el ombligo con pañales ni ropa que lo roce.

Ropa:

Es importante vestir al recién nacido de manera segura cómoda, adecuada a la temperatura y el clima.

En el hogar tejidos suaves y naturales como algodón o muselina que sean transpirables y gentiles con la piel del recién nacido.

Regla de la Capa Extra: Generalmente, el bebé debe llevar una capa más de ropa que un adulto llevaría en las mismas condiciones climáticas.

Evitar ropa con botones o cremalleras, recomendamos si tiene etiquetas que sean externas, cierres sencillos optamos por cierres a presión o con velcro

Para dormir con seguridad ropa sin cordones, lazos o botones grandes que puedan suponer un riesgo de asfixia o incomodidad y mantener una temperatura ambiental adecuada en la habitación para evitar el sobrecalentamiento, que es un factor de riesgo para el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) así como ropa de cama suelta

Para salidas y paseos se aconseja ropa acorde a la estación del año siempre una capa más que el adulto, en caso de frio uso de gorro suave y cómodo, calcetines y guantes. Ropa con cierres de fácil acceso en la entrepierna para facilitar el cambio de pañal.

Es útil llevar ropa adicional en caso de cambios climáticos. Los padres deben tener en cuenta la ventilación y la sombra si se utilizan carros o portabebés.

Protección solar: Se recomienda el uso de protectores solares a partir de los seis meses de vida y estos deben ser con filtros físicos o minerales, es recomendable evitar la exposición directa si se saca al exterior debe ser en las primeras horas de la mañana o en las ultimas de la tarde para evitar la radiación solar intensa. Vestir al bebe con ropa de tejidos ligeros pero opacos, siempre que sea posible mantenlo en la sombra o con una sombrilla o la capota extendida en si cochecito. La piel del recién nacido es muy sensible y debe evitarse la exposición solar directa.

Ambiente

En el hogar mantener una temperatura confortable entre 20-23 grados Celsius, habitación bien ventilada pero sin corrientes de aire directas, iluminación suave, evitando luces brillantes que puedan molestar los ojos del bebé, Ruidos baboseara evitar que el bebe se sobresalte pero con cierta cantidad de ruido ambiental aceptable y que pueda ayudar , una cierta cantidad de ruido ambiental normal es generalmente aceptable y puede ayudar a acostumbrar al bebe a su entorno.

Evite fumar o el uso de productos que puedan liberar sustancias tóxicas o irritantes en el aire.

Mantenga un alto nivel de limpieza para minimizar el riesgo de infecciones. Esto incluye lavar regularmente la ropa del bebé, los juguetes y cualquier superficie

Paseos

Puede salir a pasear una vez que la madre y el bebé estén en condiciones de hacerlo, aprovechando las horas del día en que la temperatura es más agradable.

Evita Multitudes: Durante los primeros meses, evita lugares concurridos y personas enfermas para reducir el riesgo de infecciones.

Los paseos al aire libre son excelentes para el bebé, pero mantén los paseos cortos y protégelo del sol y el viento.

Mantén a tu bebé cerca de ti en una mochila portabebés o un cochecito que permita mantener el contacto visual.

Recuerda que cada bebé es único, así que adapta estas recomendaciones según las necesidades individuales de tu pequeño. Siempre consulta con tu pediatra si tienes alguna pregunta o inquietud sobre el cuidado de tu recién nacido.

Protección Solar: Se recomienda el uso de protectores solares a partir de los seis meses de vida y estos deben ser con filtros físicos o minerales, es recomendable evitar la exposición directa si se saca al exterior debe ser en las primeras horas de la mañana o en las ultimas de la tarde para evitar la radiación solar intensa.Vestir al bebe con ropa de tejidos ligeros pero opacos, siempre que sea posible mantenlo en la sombra o con una sombrilla o la capota extendida en si cochecito.

Micciones

Primeros Días: Durante los primeros días de vida, especialmente antes de que la leche materna "suba" completamente, el número de pañales mojados puede ser relativamente bajo. Puede ser tan poco como uno o dos pañales mojados por día.

Primera Semana: Después de los primeros días y una vez que la alimentación esté bien establecida, se espera que el número aumente significativamente. Alrededor del quinto día, los recién nacidos deben empezar a tener aproximadamente 5-6 pañales mojados al día como mínimo.

Después de la Primera Semana: Después de la primera semana, la mayoría de los recién nacidos mojan al menos 6-8 pañales al día. Algunos bebés pueden mojar hasta 10 o más pañales al día, lo cual también es normal.

Es fundamental observar no sólo la cantidad sino también el color de la orina. Una orina de color amarillo claro generalmente indica una buena hidratación, mientras que una orina oscura y concentrada podría ser una señal de deshidratación, que requiere atención médica inmediata.

¿Como son las heces y cada que tiempo debe defecar?

Primeros Días (Meconio): Las primeras d son de color verde oscuro o negro y tienen una textura pegajosa. Este tipo de heces se llama meconio y generalmente se elimina en los primeros dos a tres días de vida.

Deposiciones de transición: Después del tercer día, las deposiciones van cambiando de aspecto, pasando a ser de color amarillo verdoso y de consistencia grumosa.

Primera Semana: A medida que se establece la alimentación, la frecuencia puede aumentar significativamente. Los bebés alimentados con leche materna pueden tener deposiciones más frecuentes, incluso después de cada toma.

Después de la Primera Semana: La frecuencia de las heces puede variar considerablemente. Algunos bebés alimentados con leche materna pueden pasar varios días sin tener una deposición, lo cual puede ser completamente normal siempre que las heces sean blandas y el bebé parezca estar cómodo.

Si el bebé esta despierto, come bien, orina bien y sus deposiciones son normales y gana de peso es que todo marcha bien.

Es importante que los padres sepan cuándo buscar atención médica. Los signos de preocupación podrían incluir heces muy acuosas, heces con moco o sangre, o signos de deshidratación en el bebé (como un número reducido de pañales mojados).Las de los bebés alimentados con leche materna son de color amarillento y de consistencia semi-líquida o pastosa. La de los bebés alimentados con lactancia artificial son de color amarillo pálido, consistencia dura y olor desagradable.

Los bebés que siguen lactancia materna, el número de deposiciones es mayor que en los que toman lactancia artificial.

Pequeños problemas:

Puede pasarse varios días sin defecar y si esta incomodo sugerimos dar masajes a favor de llas manecillas del reloj

Cólicos del lactante: Estos forman parte del desarrollo normal, la mitad de los niños pueden tenerlo entorno al mes de vida, así como las regurgitaciones frecuentes

Síntomas y signos normles: Genitales

En las niñas es normal la aparición de flujo blanquecino, incluso una pseudomenstruación. Los labios vulvares suelen estar inflamados.

Los niños suelen tener los testículos aumentados de tamaño, hidrocele bilateral y es normal, disminuyen de tamaño según pasan los días.

En ambos, las mamas pueden estar pletóricas e incluso secretar leche. No apriete los pezones ya que podría provocar mastitis.

Piel

Al nacer, el bebé está protegido por un manto sebáceo, sustancia blanca y grasosa, que va desapareciendo progresivamente.

La piel es delicada. Suele estar seca y descamada. Aplique crema hidratante, evitando la zona del cordón umbilical si aún no se ha caído.

Puede presentar una coloración amarillenta denominada ictericia, que debe de ser controlada por el pediatra. Es aconsejable exponer al bebé a la luz del día (no al sol directo).

Pueden tener una erupción en forma de granitos y manchas rojas, que no produce picor y no precisa de tratamiento y se denomina "exantema toxoalérgico del recién nacido”.

Puede presentar también granitos blancos en la cara.

Precauciones:

Evitar en lo posible contacto con niños y adultos con enfermedades agudas como por ejemplo infecciones respiratorias o catarros comunes, gastroenteritis…

Recomendaciones de Paseos al aire libre

Los paseos al aire libre pueden ser beneficiosos para los recién nacidos y sus padres, siempre que se tomen ciertas precauciones. Aquí algunas recomendaciones:

  1. Esperar el Momento Adecuado: Es recomendable esperar a que el sistema inmunológico del bebé se fortalezca un poco antes de llevarlo a lugares públicos. Algunos pediatras sugieren esperar hasta que el recién nacido tenga al menos de 1 a 2 meses de edad, pero esto puede variar según las circunstancias y recomendaciones de cada pediatra.
  2. Vigilar las Condiciones Climáticas: Evita llevar al recién nacido a pasear si hace mucho frío, calor extremo o si hay mal tiempo. Los bebés no regulan bien la temperatura corporal y son más susceptibles a las condiciones climáticas.
  3. Protección Solar: La piel de los recién nacidos es muy sensible. Mantén al bebé a la sombra tanto como sea posible y considera el uso de sombrillas o cubiertas para carriolas que proporcionen protección contra el sol, evitando aplicar protector solar si el bebé tiene menos de 6 meses.
  4. Vestimenta Apropiada: Asegúrate de que el recién nacido esté vestido de manera adecuada para el clima, preferiblemente con varias capas de ropa que puedan ser añadidas o removidas fácilmente.
  5. Transporte Seguro: Utiliza un cochecito o carriola que esté en buenas condiciones, cumpla con las normativas de seguridad y proporcione un soporte adecuado para el recién nacido. Si usas un portabebés, asegúrate de que la cabeza y el cuello del bebé estén bien soportados y que su cara esté visible y libre para respirar.
  6. Evitar Multitudes: Los recién nacidos son más vulnerables a las infecciones. Evita las multitudes y los lugares cerrados donde el bebé pueda estar expuesto a gérmenes y virus.
  7. Duración del Paseo: Los primeros paseos deben ser cortos, alrededor de 15-30 minutos, y puedes aumentar gradualmente el tiempo conforme veas que el bebé responde bien.
  8. Hidratación y Alimentación: Si vas a estar fuera durante la hora de alimentación del bebé, asegúrate de llevar todo lo necesario para amamantar o dar el biberón de manera cómoda y segura.
  9. Planificación del Paseo: Planea tu ruta para que estés cerca de casa y puedas volver rápidamente si el bebé se siente incómodo o necesitas atender sus necesidades.
  1. Limpieza: Lleva desinfectante de manos y usa un protector para la carriola si vas a lugares donde otras personas puedan tener contacto con el espacio del bebé.
  2. Identificación y Necesidades Médicas: Asegúrate de llevar información de identificación y cualquier necesidad médica o medicación que el bebé pueda requerir.

Es esencial consultar con tu pediatra antes de comenzar a sacar a pasear a un recién nacido para obtener recomendaciones personalizadas basadas en la salud y desarrollo del bebé.

Recomendaciones para evitar accidentes en esta etapa

La prevención de accidentes en recién nacidos es fundamental para garantizar su seguridad y bienestar. Aquí te dejo algunas recomendaciones esenciales:

  1. Supervisión Constante: Nunca dejes a un recién nacido sin supervisión, especialmente en superficies elevadas como cambiadores, camas o sofás, ya que pueden rodar inesperadamente.
  2. Manejo Cuidadoso: Siempre sostén al recién nacido con ambas manos al cargarlo, asegurándote de apoyar su cabeza y cuello, que aún son frágiles.Aprende la técnica correcta para sostener y levantar al recién nacido, ofreciendo siempre soporte para la cabeza y el cuello.
  3. Seguridad en el Cambiador: Utiliza cambiadores con bordes elevados y nunca dejes al bebé sin supervisión, incluso si parece que no puede rodar. Mantén una mano sobre el bebé en todo momento.
  4. Supervisión Durante el Sueño: Aunque los recién nacidos no se mueven mucho durante el sueño, siempre deben ser colocados boca arriba en una cuna segura sin objetos sueltos alrededor.
  5. Ambiente Libre de Humo: Mantén al recién nacido en un ambiente libre de humo de tabaco y otras sustancias nocivas para evitar problemas respiratorios.
  6. Control de la Temperatura del Agua: Antes de bañar al bebé, verifica la temperatura del agua para evitar quemaduras. El agua debe estar tibia, no caliente.
  7. Protección del Sol: Los recién nacidos deben estar protegidos del sol directo. No utilices protector solar en bebés menores de 6 meses; en su lugar, utiliza ropa protectora y sombra.
  8. Transporte Seguro: Asegúrate de que el asiento del coche esté adecuadamente instalado y de que el bebé esté bien asegurado de acuerdo con las recomendaciones del fabricante. En el coche, siempre usa una silla de auto homologada, colocada en la posición correcta y asegúrate de que las correas y hebillas estén correctamente ajustadas y funcionando.
  9. Evitar Objetos Pequeños: Mantén objetos pequeños que puedan ser un riesgo de asfixia fuera del alcance del bebé.
  10. Prevención de Caídas: Aunque los recién nacidos no se mueven mucho, es importante prevenir las caídas no dejándolos solos en superficies elevadas y utilizando productos de seguridad como correas y soportes en equipos para bebés.
  11. Precaución con Mascotas: Nunca dejes a mascotas cerca del recién nacido sin supervisión.
  12. Cuna y Ropa de Cama Seguras: Usa una cuna que cumpla con las normativas de seguridad vigentes y evita la ropa de cama excesiva que podría cubrir la cara del bebé y aumentar el riesgo de asfixia.
  13. Seguridad en el Sueño: Asegúrate de que el bebé duerma boca arriba en un colchón firme, sin almohadas, juguetes blandos, edredones o mantas sueltas en su cuna para reducir el riesgo de SMSL y asfixia.
  14. Uso de Asientos para Bebés: Al utilizar asientos para bebés, sigue las instrucciones del fabricante con cuidado y asegúrate de que estén en una superficie plana para evitar que se volteen.
  15. Prevención de Caídas: Usa barandillas de seguridad en las cunas y en otros lugares donde el bebé pueda estar para evitar caídas.
  16. Evitar el Sobrecalentamiento: No sobrecalientes la habitación y evita el uso excesivo de ropa o mantas para prevenir el sobrecalentamiento.
  1. Monitorización y Alarmas: Considera el uso de monitores para bebés y alarmas para estar al tanto de cualquier situación inusual cuando no estés en la misma habitación
  2. Lavado de Manos: Tanto los cuidadores como las visitas deben lavarse las manos antes de manipular al recién nacido para prevenir infecciones.

Estas medidas deben acompañarse de una constante educación y concienciación sobre la seguridad del bebé, tanto para los padres como para cualquier otra persona que pueda cuidar del recién nacido. Además, es recomendable asistir a cursos de primeros auxilios pediátricos para estar preparado en caso de emergencias.

¿Como debe ser el Desarrollo psicomotor en un recién nacido?

El desarrollo psicomotor de un recién nacido comprende una serie de reflejos innatos y una capacidad limitada para movimientos voluntarios controlados. Durante las primeras semanas y meses de vida, los recién nacidos experimentan una rápida evolución en su desarrollo neurológico y motor. Aquí algunos aspectos clave de este desarrollo:

  1. Reflejos Primitivos: Los recién nacidos nacen con reflejos primitivos, que son respuestas automáticas a ciertos estímulos. Estos incluyen:
  2. Reflejo de succión: Permite al bebé succionar y alimentarse.
  3. Reflejo de Moro o sobresalto: Una respuesta a un sonido fuerte o a la sensación de caída.
  4. Reflejo de prensión: Se cierran los dedos del bebé alrededor de un objeto que toca la palma de su mano.
  5. Reflejo de búsqueda: El bebé gira la cabeza y abre la boca al tocarle la mejilla o la esquina de la boca, buscando el pezón para alimentarse.
  6. Reflejo de marcha automática: Al sostener al bebé con los pies en una superficie plana, él intentará hacer movimientos de marcha.
  7. Control Cefálico: Al principio, los recién nacidos tienen un control limitado de la cabeza debido a los músculos del cuello aún débiles. Con el tiempo, desarrollarán la fuerza para sostener la cabeza por sí mismos.
  8. Seguimiento Visual: Los recién nacidos pueden ver objetos a corta distancia y, con el tiempo, comenzarán a seguir objetos en movimiento con sus ojos.
  9. Reconocimiento de Voz: Reconocen y responden a voces familiares, especialmente la de sus padres, lo que es importante para el desarrollo emocional y la comunicación.
  10. Desarrollo de la Sonrisa Social: Alrededor de las 6 semanas, los bebés comienzan a responder con una "sonrisa social", una sonrisa intencional en respuesta a las caras y a la atención de los padres y cuidadores.
  11. Movimientos y Coordinación: Aunque los movimientos de un recién nacido pueden parecer espasmódicos y poco coordinados, gradualmente ganarán más control y propósito en sus acciones.
  12. Tiempo Boca Abajo: El tiempo boca abajo es crucial para el desarrollo de los músculos del cuello y de la parte superior del cuerpo, aunque inicialmente será por periodos cortos debido a la limitada fuerza y tolerancia del bebé.
  13. Respuestas Sensoriales: Los recién nacidos responden a estímulos táctiles, auditivos y visuales, aunque su visión es limitada y prefieren ver rostros y patrones simples con contrastes fuertes.

Es importante recordar que cada bebé es único y que el ritmo de desarrollo varía de uno a otro. Los hitos del desarrollo son pautas generales y no deben causar preocupación si un bebé tarda un poco más en alcanzarlos. Siempre se debe buscar la orientación de un pediatra si hay preocupaciones específicas sobre el desarrollo de un bebé.

Para estimular el desarrollo psicomotor de un recién nacido, es importante ofrecer un ambiente enriquecedor que promueva el crecimiento y la exploración sensorial. Aquí algunas recomendaciones prácticas:

  1. Tiempo Boca Abajo: Diariamente, proporciona períodos cortos de tiempo boca abajo mientras el bebé está despierto y bajo supervisión para fortalecer los músculos del cuello y la espalda.
  • Estimulación Visual: Usa móviles con contrastes altos o imágenes con patrones en blanco y negro para estimular el desarrollo visual. Mueve lentamente los objetos en el campo visual del bebé para promover el seguimiento con los ojos.
  • Conversación y Cantos: Habla y canta al bebé con frecuencia para estimular el reconocimiento de voz y el desarrollo auditivo. La variación en tono y volumen puede mantener la atención del bebé y estimular su escucha.
  • Estimulación Táctil: Usa diferentes texturas para tocar suavemente la piel del bebé, como toallas suaves, peluches o tus propias manos, para estimular su sentido del tacto.
  • Reflejos Primitivos: Fomenta la utilización de los reflejos primitivos, como la prensión, permitiendo que el bebé agarre tus dedos o juguetes suaves y seguros.
  • Contacto Piel a Piel: El contacto piel con piel, como sostener al bebé contra tu piel, puede ser muy reconfortante y puede ayudar a fortalecer el vínculo entre el bebé y los padres, además de estimular el desarrollo emocional.
  • Lectura: Aunque los recién nacidos no comprenden las palabras, leer en voz alta puede exponerlos a diferentes sonidos y ritmos del lenguaje, lo cual es beneficioso para el desarrollo auditivo y del lenguaje.
  • Juguetes Sonoros: Proporciona juguetes que hagan ruidos suaves o música tranquila, ya que los sonidos pueden ayudar a desarrollar la audición y la conciencia espacial.
  • Estimulación del Reflejo de Marcha: Sostén al bebé en posición vertical con los pies tocando una superficie plana para estimular el reflejo de marcha.
  • Cambio de Posiciones: Cambia regularmente la posición del bebé durante el juego y el descanso para estimular la conciencia de diferentes posturas y movimientos.
  • Imitación de Expresiones Faciales: Mantén contacto visual y sonríe al bebé, que con el tiempo empezará a imitar estas expresiones, fomentando la comunicación no verbal y la inteligencia emocional.
  • Masajes Suaves: Realiza masajes suaves en diferentes partes del cuerpo del bebé para fomentar la relajación y la conciencia corporal.

Es importante recordar que cada bebé se desarrolla a su propio ritmo. Estas actividades deben ser realizadas respetando siempre la comodidad y las reacciones del bebé, sin forzar ninguna actividad si el bebé se muestra incómodo o estresado. Además, cualquier actividad nueva o estimulación debe discutirse con el pediatra para asegurarse de que es apropiada para la edad y el estado de salud del bebé.

Recomendaciones para una crianza respetuosa y con apego

La crianza con apego y respetuosa se centra en establecer una relación profunda y positiva con el recién nacido, atendiendo sus necesidades emocionales y físicas con sensibilidad y respeto. Aquí algunas recomendaciones para los padres:

  1. Respuesta Sensible: Atiende a las señales y llantos del bebé de manera oportuna y cariñosa. Entender y responder a sus necesidades ayuda a construir una sensación de seguridad y confianza.
  2. Contacto Físico: El contacto físico, como abrazar, acariciar y sostener al bebé, fortalece el vínculo y proporciona consuelo y seguridad al bebé.
  3. Alimentación a Demanda: Ya sea lactancia materna o con biberón, alimentar al bebé cuando muestra signos de hambre refuerza la comprensión de que sus señales son atendidas.
  4. Tiempo de Calidad: Dedica tiempo cada día para interactuar con el bebé sin distracciones. La comunicación cara a cara, los juegos suaves y el tiempo boca abajo son importantes.
  5. Prácticas de Sueño Seguras: Comparte la habitación (no la cama) para dormir, lo que puede facilitar la lactancia materna y permitir una respuesta rápida a las necesidades del bebé durante la noche.
  6. Lenguaje Afectivo: Habla con el bebé en un tono calmado y amoroso para fomentar el vínculo y el desarrollo del lenguaje.
  7. Respeto a la Individualidad: Reconoce y celebra las señales únicas y el temperamento de tu bebé, ajustando tus métodos de cuidado y consuelo según su personalidad.
  • Consistencia y Rutina: Establece rutinas suaves y predecibles que ayuden al bebé a sentirse seguro y a entender el mundo a su alrededor.
  • Cuidado Compartido: Asegúrate de que ambos padres y otros cuidadores estén involucrados en el cuidado del bebé, lo que ayuda a fortalecer las relaciones y proporciona consistencia en el cuidado.
  • Educación y Apoyo: Busca información sobre crianza con apego y considera unirte a grupos de apoyo para padres, lo que puede proporcionar recursos y comprensión emocional.
  • Escucha Activa: A medida que el bebé crezca, practica la escucha activa y la comunicación empática para fortalecer la relación y fomentar una comunicación abierta y respetuosa.
  • Cuidado de la Salud Emocional del Cuidador: Cuida tu propio bienestar emocional y físico, ya que la crianza con apego puede ser exigente. No dudes en pedir ayuda cuando la necesites.

La crianza con apego no significa que los padres deban ser perfectos. Se trata de estar emocionalmente disponibles y sintonizados con las necesidades del bebé, ofreciendo amor y apoyo mientras se fomenta su desarrollo independiente.

"La crianza con apego no es solo un enfoque afectuoso, sino una inversión en el bienestar emocional y psicológico de nuestros hijos a largo plazo. Establecer un fuerte vínculo de apego desde el inicio promueve la confianza, la seguridad y un desarrollo saludable. Recordad que "Tu amor, tiempo y atención son los pilares fundamentales para el crecimiento integral de tu bebé.”

"Queridos padres,

Bienvenidos al extraordinario camino de la paternidad, una aventura única donde cada día es una oportunidad para crecer junto a su nuevo pequeño. Esta etapa, llena de maravillas y desafíos, es una invitación a construir un vínculo de amor inquebrantable y confianza mutua con su bebé.

A medida que se embarcan en la crianza respetuosa, recuerden que la fuerza de la conexión que están forjando no se mide en momentos de perfección, sino en la ternura y constancia de su cuidado. La paciencia y la comprensión serán sus mejores herramientas; cada respuesta sensible, cada abrazo y cada palabra amorosa son los ladrillos con los que edificarán la confianza y seguridad de su hijo.

No teman equivocarse o sentirse abrumados; es parte del viaje. Busquen apoyo cuando lo necesiten, y confíen en que su intuición y amor les guiarán. Su bebé no necesita la perfección, solo necesita todo el amor y respeto que ya fluyen naturalmente de ustedes.

Celebren los pequeños logros y los momentos tranquilos. El tiempo pasa rápidamente, y estos primeros capítulos de risas, primeras palabras y pasos titubeantes son tesoros efímeros que atesorarán por siempre.

Con cada día que pasa, están sembrando las semillas de la independencia, la empatía y la alegría en su hijo. La crianza respetuosa no es siempre la ruta más fácil, pero es un camino que conduce a una profunda satisfacción y a una relación duradera construida sobre el respeto mutuo.

Ustedes tienen todo lo necesario para ser los padres que su bebé necesita. Confíen en sí mismos, en su amor y en el vínculo único que están cultivando. Están haciendo un trabajo increíble.”

Con cariño y apoyo en cada paso que dan, Sandra Serrano Perdomo

.

Tags :
Guía de cuidados y consejos por edad : Creciendo sano.
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *