Contacto

828 724 824
722 849 385

Primer mes de vida

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

Primer mes de vida

15 de noviembre de 2023
13:57

Primer mes

El primer mes de vida de un recién nacido es una etapa crucial para su desarrollo y bienestar. Una alimentación adecuada es esencial para su crecimiento y para establecer una buena base de salud.

Alimentación

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida. La leche materna contiene todos los nutrientes esenciales que su bebe su bebé necesita, cuenta con todas las propiedades necesarias para alimentar al bebé y permitir que crezca según lo esperado y muy sano y contribuye al fortalecimiento de su sistema inmunológico.

Mantener el bebé piel con piel siempre que sea posible, sostén la cabeza con una mano y el pecho con la otra, con el pezón estimula el labio inferior para motivar que agrande la boca. La boca del bebé cubrirá parte de la sonamos oscura alrededor del pezón la lengua se acomoda curvada debajo del pezón y se debe escuchar un patrón rítmico de succión y deglución.

Se debe amantar primero con un pecho hasta que este blando y posteriormente del otro, si se alimenta solo de uno en cada toma o no vació del todo el segundo debes comenzar en la siguiente sesión de amamantamiento por el segundo pecho y si se alimenta en los primeros meses solo de uno debemos extraer leche del otro para liberar la presión y cuidar d ella producción de leche.

Vitamina: El Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría recomienda continuar con la administración de vitamina D3 (400 UI/día) hasta el año de vida. Esta vitamina favorece la absorción del calcio, previene el raquitismo y tiene una función muy importante para sus defensas.

La alimentación de un bebé de un mes de vida es bastante específica y está centrada en la leche, ya sea materna o de fórmula, ya que es su único alimento en esta etapa. Aquí tienes algunas recomendaciones generales para cada tipo de alimentación:

Para la lactancia materna:

A Demanda: Los bebés de esta edad suelen alimentarse a demanda, lo que significa que debes ofrecer el pecho cuando el bebé muestre señales de hambre, como inquietud, llevarse las manos a la boca o chupar.

Frecuencia: Un recién nacido puede alimentarse entre 8 y 12 veces en 24 horas, incluyendo las tomas nocturnas.

Duración de las Tomas: No hay un tiempo fijo; puede variar de 10 a 40 minutos en total, permitiendo que el bebé vacíe completamente un pecho antes de ofrecer el otro. Esto asegura que reciban tanto la leche inicial (más acuosa y rica en lactosa) como la leche final (más rica en grasas).

Seguimiento del Peso: No es necesario medir en mililitros la cantidad de leche que toma el bebé, pero sí es importante que el bebé sea pesado regularmente para asegurarse de que está ganando peso adecuadamente.

Posición: Deben estar cómodos el bebé y madre durante la lactancia.La cabeza del bebé debe estar alineada con su cuerpo para facilitar la deglución. Orientado hacia el cuerpo de la madre y la boca debe cubrir gran parte del pezón y la areola

Para la alimentación con fórmula:

Cantidad: Por lo general A demanda como la lactancia materna.

La cantidad de fórmula que un bebé de un mes necesita puede variar, pero un cálculo aproximado es de unos 150 ml por kilogramo de peso del bebé al día., entre 90-120ml por toma.

Frecuencia: Esto suele traducirse en aproximadamente cada 3-4 horas, incluyendo las tomas nocturnas, aunque algunos bebés pueden necesitar alimentarse con más frecuencia o menos.La frecuencia y cantidad de tomas es muy variable (en general 6-7 tomas al día, de entre 90-120 ml cada una, cada 3-4 horas aproximadamente, respetando su demanda espontánea y descanso nocturno.

Horarios: Aunque se tiende a establecer un horario más estructurado con la fórmula, es importante ser flexible y atender a las señales de hambre del bebé.

Preparación: Sigue siempre las instrucciones del fabricante para la preparación y almacenamiento de la fórmula, y no guardes fórmula que el bebé no haya terminado para usos futuros.

Elección de la Fórmula Infantil:

Para los bebés que no son amamantados porque no le es posible o no desea lactancia materna, la leche de fórmula es una alternativa nutricionalmente adecuada. De acuerdo con las regulaciones europeas y españolas, todas las fórmulas deben cumplir con los estándares nutricionales establecidos, asegurando que los ingredientes esenciales estén presentes en cantidades adecuadas. Existen diferentes tipos de fórmulas disponibles en el mercado que cumplen esta normativa. Se recomienda utilizar una fórmula de inicio, que está adaptada a las necesidades nutricionales de los recién nacidos hasta los 6 meses. La preparación debe seguir una proporción de un cacito raso de fórmula por cada 30 ml de agua.

Preparación del Biberón:

  1. Antes de preparar el biberón, es importante lavarse bien las manos y limpiar la superficie donde va a prepararse.
  2. Preparar un biberón fresco para cada toma, utilizando agua mineral natural hipomineralizada o agua de grifo previamente hervida durante un minuto para eliminar posibles bacterias.
  3. Calentar el agua hasta 70 oC antes de mezclarla con la leche en polvo, lo cual es eficaz para destruir bacterias potencialmente presentes en la fórmula. Puedes mantener el agua con la que vas a preparar el biberón en un termo caliente, para añadirla posteriormente a la leche en polvo
  4. Añadir la cantidad necesaria de fórmula en polvo siguiendo las indicaciones del pediatra, usando el dosificador incluido y nivelando el polvo en cada medida.
  5. Una vez preparado el biberón, ofrézcalo al bebé inmediatamente y deseche cualquier resto de leche que no se haya consumido, ya que no debe guardarse para la siguiente toma. No la guardes nunca para la toma siguiente porque es un medio ideal para la multiplicación de bacterias patógenas.

Limpieza del Biberón:

Lave el biberón y los accesorios con agua y jabón después de cada uso, asegurándose de eliminar todos los restos de leche.

Permita un secado adecuado antes de su próximo uso.

Para bebés prematuros, de bajo peso al nacer o con inmunodeficiencias, la esterilización de los biberones tras cada uso es esencial.No hace falta un jabón especial ni esterilizar los biberones, aunque sí que hay que tener en cuenta que la esterilización de los biberones es un paso imprescindible en el caso de los bebés más vulnerables como son los prematuros, los de bajo peso al nacer y los bebés con inmunodeficiencia.

Hidratación del Bebé:

Los bebés alimentados con fórmula generalmente no requieren agua adicional, ya que obtienen la hidratación necesaria de la fórmula y la leche materna.

Verificación de una Alimentación Adecuada:

Un indicador clave de una alimentación adecuada es que el bebé moje aproximadamente 6-8 pañales al día.

Observe el aumento de peso regular del bebé y el desarrollo de los hitos físicos y conductuales, lo cual refleja una nutrición adecuada.

Para ambos tipos de alimentación:

Cólicos y Gases: Ten en cuenta que los bebés de esta edad pueden tener cólicos o acumulación de gases, así que es útil eructar al bebé después de cada toma.

Hidratación: Asegúrate de que el bebé esté bien hidratado, lo cual se puede monitorear por la cantidad y el color de los pañales mojados y sucios.

Contacto Piel con Piel: Tanto en la lactancia materna como con biberón, el contacto piel con piel durante las tomas puede fomentar el vínculo y la estabilidad emocional del bebé.

Recuerda, estas son recomendaciones generales y cada bebé es único. Es importante ajustar estas pautas a las necesidades individuales del bebé y consultar con un pediatra para obtener asesoramiento personalizado y seguimiento del crecimiento y desarrollo del niño.

Sueño:

Horas recomendadas de sueño al día: varia según la fuente según la OMS de 14-17 horas al dia incluidas las siestas otras fuentes entre 15-16 horas. Es importante señalar que en esta etapa, los bebés aún no han desarrollado un ciclo circadiano de sueño/vigilia completamente, por lo que su sueño está distribuido a lo largo del día y la noche sin un patrón fijo.

A medida que crecen, algunos pueden comenzar a tener períodos más largos de sueño, especialmente en la noche.

Suelen tener múltiples siestas que pueden durar entre 2 y 4 horas para alimentarse, lo que significa que sus períodos de vigilia son corto. Algunos bebés pueden comenzar a dormir períodos más largos de hasta 4-6 horas durante la noche, aunque esto no es universal y hay bebés que se despiertan más frecuentemente.Es importante recordar que cada bebé es diferente y puede tener necesidades de sueño únicas.

Las siestas pueden variar en duración y frecuencia; algunos bebés pueden tomar varias siestas cortas (de 30 minutos a una hora) mientras que otros pueden dormir más tiempo durante el día. La duración de las siestas también puede ser afectada por factores como la necesidad de alimentación y el confort del bebé.

Tiempo de vigilia: Entre los períodos de sueño, los bebés de un mes de edad suelen estar despiertos durante aproximadamente 1 a 1,5 horas. Este es un tiempo crucial para alimentar, cambiar de pañales y para comenzar a establecer un vínculo afectivo con los padres.

Cuidados y Recomendaciones Generales:

Ganancia de Peso:

Uno de los aspectos más cruciales para evaluar el bienestar de su bebé de un mes de edad es su ganancia de peso, es normal que un bebé gane de150 a 200 gramos por semana o 20 gramos por dia, de 500 a 800 gramos en un mes. Y crecerá aproximadamente entre 2.5 cm a 3.8cm en longitud .

No es necesario pesarlo semanalmente, a menos que lo indique su pediatra.

Baño:

El baño de un bebé de un mes es una experiencia tanto para la higiene como para el vínculo entre el bebé y los padres. Aquí tienes algunas recomendaciones para el baño seguro y efectivo.

  1. Frecuencia: No es necesario bañar al bebé todos los días. Dos o tres veces por semana es suficiente para mantener al bebé limpio, a menos que esté visiblemente sucio o tenga un pañal desbordado.
  2. Preparación: Antes de comenzar el baño, asegúrate de tener todos los suministros necesarios a mano: una toalla limpia, un pañal limpio, ropa, una cuenca con agua tibia (aproximadamente 37 grados Celsius), jabón suave para bebés, un paño suave y cualquier otro producto que uses regularmente.
  3. Seguridad: Nunca dejes al bebé solo en el agua, ni siquiera por un momento. Si necesitas salir del baño, envuelve al bebé en una toalla y llévalo contigo.
  4. Temperatura del Agua: Utiliza tu codo o un termómetro de baño para probar la temperatura del agua. Debe ser tibia, no caliente.
  5. Método de Baño: Para un bebé tan pequeño, un baño de esponja es a menudo más seguro y más fácil. Puedes limpiar suavemente al bebé, parte por parte, manteniendo cubiertas las áreas que no estás lavando para mantenerlo cálido.
  6. Jabón: Usa un jabón suave específicamente diseñado para bebés. Evita los productos perfumados o antibacteriales, ya que pueden ser irritantes para la delicada piel del bebé.
  7. Lavado de Cabeza: Puedes lavar el cuero cabelludo del bebé con una toallita suave o un paño. Hazlo con delicadeza para evitar irritar la fontanela (el área blanda en la parte superior de la cabeza).
  8. Secado: Después del baño, sécalo suavemente pero a fondo, asegurándote de secar en los pliegues de la piel para evitar la irritación.
  9. Hidratación: Si la piel del bebé está seca, puedes aplicar una crema hidratante suave diseñada para bebés.
  10. Vigilancia: Observa cómo reacciona el bebé al baño. Si parece disfrutarlo, puede ser un buen momento para jugar y conversar. Si se irrita o llora, es posible que prefiera un baño más corto y tranquilo.

Después del baño, hay varias acciones que los padres pueden tomar no solo para cuidar al bebé sino también para fortalecer el vínculo afectivo con él. Aquí algunas recomendaciones que puedes ofrecer:

  1. Secado Adecuado: Envuelve al bebé en una toalla suave y cálida inmediatamente después del baño para evitar que se enfríe. Sécalo con suavidad, prestando atención especial a los pliegues de la piel.
  2. Contacto Piel con Piel: Después de secar al bebé, mantener el contacto piel con piel es una excelente manera de promover el vínculo y proporcionar al bebé seguridad y calor.
  3. Masaje para Bebés: Un masaje suave puede ser relajante y beneficioso tanto para el bebé como para los padres. Usa aceites o lociones hipoalergénicas especiales para bebés si decides hacerlo.
  4. Vestimenta Cómoda: Ponle al bebé ropa limpia y adecuada a la temperatura de la habitación. Asegúrate de que no esté ni muy ajustada ni demasiado abrigada.
  5. Alimentación: Después del baño es un buen momento para amamantar o dar el biberón al bebé, ya que suele estar relajado y receptivo.
  6. Hablar y Cantar: Hablarle suavemente, cantar canciones de cuna o leerle libros con imágenes brillantes y contrastantes puede ser una forma excelente de interactuar y estimular sus sentidos.
  7. Mantén la Calma: Los bebés pueden percibir el estrés de sus padres, así que intenta estar tranquilo y presente, lo que a su vez tranquilizará al bebé.
  8. Momentos de Tranquilidad: Aprovecha los momentos después del baño para disfrutar de la tranquilidad y la conexión, evitando distracciones como el teléfono o la televisión.
  9. Observación: Aprovecha este tiempo para observar cualquier cambio en la piel del bebé, su comportamiento o su estado general de salud.
  10. Rutina Consistente: Establecer una rutina de baño regular puede ayudar al bebé a sentirse seguro y saber qué esperar, lo que es esencial para el vínculo y la sensación de seguridad.
  11. Tiempo de Calidad: Asegúrate de que el baño y el tiempo posterior no sean apresurados. Este debe ser un tiempo de calidad entre los padres y el bebé.

Estos momentos después del baño son oportunidades ideales para fortalecer el vínculo afectivo, mediante la atención plena y el cuidado amoroso que proporcionan los padres.

Recomendaciones para un sueño seguro tanto si no haces colecho o si

Para un bebé de un mes, es crucial seguir las pautas de sueño seguro para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y otras situaciones relacionadas con el sueño. Aquí te dejo algunas recomendaciones que puedes compartir con los padres o cuidadores:

  1. Posición para Dormir: Siempre acueste al bebé boca arriba para dormir, tanto para las siestas como para el sueño nocturno. Esta es la posición más segura y ha reducido significativamente la incidencia del SMSL desde que se comenzó a recomendar.
  2. Superficie de Sueño Firme: Utilice una cuna o moisés con un colchón firme cubierto con una sábana ajustable sin almohadas, peluches, mantas sueltas o ropa de cama.
  3. Compartir la Habitación, No la Cama: Es recomendable que el bebé duerma en la misma habitación que los padres, pero en su propia cuna o moisés, para facilitar la alimentación, el confort y la vigilancia durante la noche.
  4. Evitar el Sobrecalentamiento: Vestir al bebé con ropa adecuada para evitar el sobrecalentamiento. La habitación no debe estar demasiado caliente y es preferible usar una o dos capas de ropa sin mantas.
  5. Mantener la Cabeza y la Cara Descubiertas: Asegurarse de que no haya nada que cubra la cabeza o la cara del bebé.
  6. Espacio Libre de Humo: Mantener un entorno libre de humo de tabaco y otras sustancias alrededor del bebé.
  7. Chupete: Puede ofrecer un chupete al bebé al ponerlo a dormir, aunque no debe forzarse si el bebé no lo quiere. Si el bebé está siendo amamantado, es mejor esperar a que la lactancia esté bien establecida antes de ofrecer un chupete.
  8. Vigilancia: Aunque los bebés necesitan mucha supervisión, también es importante que los padres descansen. Alternar las responsabilidades de vigilar al bebé puede ayudar.
  9. Educación y Asesoramiento: Anima a los padres a hablar con su pediatra para obtener más información y asesoramiento personalizado sobre las prácticas de sueño seguro.
  10. Temperatura ambiental : Mantenga la habitación bien ventilada y a una temperatura cómoda, generalmente entre 20 y 22 grados Celsius, y evite el exceso de ropa de cama y el exceso de ropa del niño.
  11. Rutinas Consistentes: Establecer rutinas de sueño puede ayudar al bebé a conciliar el sueño más fácilmente, como bañarse, leer un libro o cantar una nana antes de acostarse.
  12. Vigilancia y Monitorización: Aunque los monitores de bebé pueden ofrecer tranquilidad, no sustituyen la supervisión directa. Asegúrese de que el bebé esté durmiendo de manera segura durante las siestas y la noche.
  13. Consultas de Salud Regular: Mantenga las visitas regulares al pediatra para asegurarse de que el desarrollo del bebé es el adecuado y discutir cualquier preocupación sobre el sueño.

Estas recomendaciones ayudan a proporcionar un entorno de sueño seguro para los bebés y deben adaptarse a las necesidades individuales de cada familia.

El colecho, que se refiere a dormir en la misma superficie que el bebé, no es recomendado debido a los riesgos asociados con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y la posibilidad de asfixia accidental o sobrecalentamiento. Sin embargo, algunos padres optan por esta práctica por diversas razones, incluyendo la facilitación de la lactancia materna y el fomento del vínculo. Si los padres eligen practicar el colecho, hay algunas precauciones que pueden tomar para minimizar los riesgos:

  1. Superficie Firme: Asegúrese de que la superficie de la cama sea firme y plana. No coleche en sofás, sillones o superficies blandas. Utilice un colchón firme y una sábana ajustada apropiadamente para la cuna o moisés.
  2. Espacio Libre y Seguro: No debe haber almohadas, mantas gruesas, edredones o juguetes blandos cerca del bebé que puedan aumentar el riesgo de asfixia o sobrecalentamiento.
  3. Libre de Objetos: Evite colocar juguetes, almohadas o mantas dentro de la cuna para minimizar el riesgo de asfixia y estrangulamiento.
  4. Prevención de Caídas: Asegúrese de que no haya espacio entre el colchón y la cabecera o los lados de la cama donde el bebé pueda quedar atrapado. Además, considere el uso de barreras de cama para evitar caídas, pero asegúrese de que no representen un riesgo de asfixia.
  5. Evitar el Sobrecalentamiento: Mantenga al bebé vestido de forma adecuada sin exceso de capas de ropa y asegúrese de que la temperatura de la habitación no sea demasiado alta.
  6. Evitar el Humo: El ambiente donde se practica el colecho debe estar libre de humo de tabaco y otras sustancias nocivas.
  7. Sin Alcohol o Drogas: Los padres no deben estar bajo la influencia del alcohol, drogas o medicamentos que afecten su sueño o conciencia.
  8. Cabello Largo y Joyas: Los padres con cabello largo deben atarlo hacia atrás y no deben usar joyas que puedan representar un riesgo para el bebé.
  9. Otros Niños y Mascotas: No permita que otros niños o mascotas duerman en la misma superficie que el bebé.
  10. Posición del Bebé: El bebé siempre debe colocarse boca arriba para dormir.Es fundamental que el bebé duerma siempre boca arriba para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Alternar la posición de la cabeza hacia la izquierda y la derecha para evitar las deformidades.
  11. Temperatura ambiental: Mantenga la habitación bien ventilada y a una temperatura cómoda, generalmente entre 20 y 22 grados Celsius, y evite el exceso de ropa de cama y el exceso de ropa del niño.
  12. Rutinas Consistentes: Establecer rutinas de sueño puede ayudar al bebé a conciliar el sueño más fácilmente, como bañarse, leer un libro o cantar una nana antes de acostarse.
  13. Vigilancia y Monitorización: Aunque los monitores de bebé pueden ofrecer tranquilidad, no sustituyen la supervisión directa. Asegúrese de que el bebé esté durmiendo de manera segura durante las siestas y la noche.
  14. Consultas de Salud Regular: Mantenga las visitas regulares al pediatra para asegurarse de que el desarrollo del bebé es el adecuado y discutir cualquier preocupación sobre el sueño.

Es fundamental enfatizar a los padres que, a pesar de estas precauciones, el colecho no es la práctica más segura y que la Academia Americana de Pediatría y otras organizaciones recomiendan mantener al bebé en la misma habitación pero en una superficie separada, como una cuna o moisés junto a la cama, para promover prácticas de sueño más seguras.

La OMS afirma que los bebés deben dormir en la misma habitación que los padres hasta los seis meses de vida y tiene dos formas de como hacerlo, en la cama con sus padres o en una cuna especialmente adaptada para ello.

La AEP en sus ultimas publicaciones donde estudia el modelo de crianza con apego y el síndrome de muerte súbita en lactantes (SMSL) ha aconsejado que el bebé duerma en la misma habitación que los padres, pero sin compartir su cama. Es la recomendación que dan para aquellos padres que quieran mantener una proximidad con el bebé durante la noche: “colocar la cuna al lado de la cama o utilizar una cuna especialmente diseñada para los primeros meses, adosada a la cama de los padres, facilitando así la lactancia y no interfiriendo con la frecuencia de las tomas durante toda la noche.

No existe evidencia científica que desaconseje el colecho en bebés sin factores de riesgo debe ser una decisión exclusiva de los padres.

La mayoría de las organizaciones de salud, incluyendo la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP), desaconsejan el colecho en el mismo lecho con el bebé durante el sueño, ya que se ha asociado con un mayor riesgo de SMSL y otros riesgos de seguridad. El Comité de Lactancia Materna de la AEP y el Grupo de Trabajo de Muerte Súbita Infantil de la AEP consideran que la forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres.

La lactancia materna tiene un efecto protector frente al SMSL y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna, pero también se considera un factor que aumenta el riesgo de SMSL por lo que no debe ser recomendado en: lactantes menores de tres mes es de edad prematutidad y bajo peso al nacer, Padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.

Situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el postparto inmediato.Colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillonesCompartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas.

Aunque no hay evidencia científica concluyente algunos estudios sugieren así como la federación de asociaciones de matronas de España (FAME) que el colecho puede tener beneficios:

  1. Mejora el sueño del bebe que se siente más seguro y protegido al dormir cerca de sus padres lo que puede ayudar a reducir el estrés y mejorar la calidad del sueño. Sincroniza el sueño entre padres y bebé.
  2. Mejora la calidad del sueño de toda la familia
  3. Ayuda a regular la temperatura del bebé
  4. Facilita la lactancia materna : El colecho puede facilitar la lactancia materna, ya que el bebé está cerca de la madre y puede ser alimentado con mayor facilidad.
  5. Favorece el apego y mejora el vínculo entre padres e hijos : El colecho puede ayudar a fortalecer el vínculo entre padres e hijos, lo que puede tener un impacto positivo en el desarrollo emocional del bebé. Mas tiempo compartido
  6. Uno de los grandes beneficios del colecho es el control óptimo de la temperatura del bebé, a ese fenómeno se le llama sincronía termal.
  7. Reduce el riesgo del síndrome de muerte súbita: puede reducir el SMSL cuando se practica de forma segura. Descenso de la apnea, menos llanto, temperatura mas regulada, descenso de los niveles de estrés, crecimiento más acelerado.
  8. El colecho con la lactancia materna representa un sistema de cuidado de niños altamente efectivo, adaptativo e integrado que puede mejorar el apego, la comunicación, la nutrición y la eficiencia inmune del lactante gracias al aumento de la lactancia materna y al aumento de la supervisión de los padres y del afecto mutuo que acompañan a esta práctica
  9. Mejora la autoestima del bebé.

Si decides realizar colecho este debe ser seguro y si se hace bien es SEGURO

Según la AEPED y la UNICEF estas son pautas de hacer colecho seguro: si el bebe esta amamantado es un factor protector contra el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante, y al mismo tiempo el colecho suele favorecer la lactancia materna; así que el binomio colecho-lactancia materna es el más seguro aunque no todas las madres que lactan cosechan aunque la mayoría lo prefieren para ni levantarse tantas veces e interrumpir el sueño , la lactancia nocturna tiene múltiples beneficios para los peques, pero si tu bebé toma biberón, lo mejor es que duerma en una cunita cerca, o en una cuna de colecho pegada a la cama, hasta que cumpla los seis meses de edad.

Evitar el colecho si son fumadores, si consumen drogas, alcohol o toman algún fármaco con efecto sedante, en situaciones de cansancio extremo como es el posparto inmediato, dormir boca arriba en colchón plano o firme , nada de peluches, juguetes o cojines, no reductores ni almohadas, evitar sofá, colchón de aire o agua, debes verificar que el bebé no pueda caerse de la cama ni quede atrapado en ningún hueco, ni compartir la cama con mascotas, familiares y hermanos. Si hace frio ofrecer especial cuidado con abrigar en exceso al bebé y menos si duerme junto a un adulto, especial cuidado con mantas. Si el bebe es prematuro o bajo peso no es seguro en los primeros meses.

Si hace frío, colocaremos al bebé sobre la manta del adulto bien estirada y a este le taparemos con su propia mantita, o en un saquito con cremallera.

La habitación debe estar bien ventilada y a una temperatura cómoda.

Recomendaciones generales de un paseo al mes de vida

Salir a pasear con un bebé de un mes puede ser beneficioso tanto para el bebé como para los padres. Aquí algunas recomendaciones para garantizar la seguridad y el bienestar del bebé durante el paseo:

  1. Protección Solar: La piel de un bebé es extremadamente delicada y susceptible al daño solar. Evita la exposición directa al sol, especialmente entre las 10 a.m. y las 4 p.m., cuando los rayos UV son más fuertes. Usa una capota o sombrilla en el cochecito para sombra y considera la ropa protectora si es necesario.
  2. Vestimenta Adecuada: Viste al bebé de acuerdo con el clima, usando varias capas finas que puedas quitar o agregar fácilmente para mantenerlo a una temperatura confortable.
  3. Cochecito Apropiado: Utiliza un cochecito que esté diseñado para recién nacidos y que proporcione soporte adecuado para la cabeza y el cuello. Asegúrate de que esté en buenas condiciones y sea estable.
  4. Evita Lugares Concurridos: Los recién nacidos aún están desarrollando su sistema inmunológico, así que es mejor evitar lugares muy concurridos donde puedan estar expuestos a enfermedades.
  5. Tiempo Adecuado: Los paseos cortos son recomendables para empezar, especialmente si hace mucho calor o frío. Puedes aumentar gradualmente el tiempo a medida que el bebé crece y se adapta al ambiente exterior.
  6. Planifica el Paseo: Asegúrate de tener todo lo necesario antes de salir: pañales, toallitas, una botella de agua, una manta y cualquier otra cosa que pueda necesitar el bebé.
  7. Alimentación y Cambio: Intenta programar los paseos entre las comidas para evitar la necesidad de alimentar al bebé mientras estás fuera. Sin embargo, siempre lleva lo necesario por si tienes que alimentarlo o cambiarle el pañal.
  8. Higiene: Lleva desinfectante para manos y toallitas para limpiar cualquier superficie antes de cambiar al bebé o para limpiarte las manos después de cambiar un pañal.
  9. Ruido y Estímulos: Ten en cuenta que los ruidos fuertes y el exceso de estímulos pueden ser abrumadores para los bebés. Elige lugares tranquilos y pacíficos para los paseos cuando sea posible.
  10. Vigilancia: Aunque el bebé esté disfrutando del paseo cómodamente, mantén siempre un ojo en él para asegurarte de que esté seguro, cómodo y no mostrando signos de malestar.
  11. Comunicación: Habla con el bebé durante el paseo, señalando cosas en el entorno y manteniendo el contacto visual siempre que sea posible. Esto ayuda al desarrollo y al vínculo entre padres e hijo.

Los paseos pueden ser una forma maravillosa de explorar el mundo y disfrutar del aire fresco, siempre y cuando tomes las precauciones adecuadas para garantizar la seguridad y la  comodidad de tu bebé.

Recomendaciones generales del uso de la chupa

Sí, como pediatra en España, es probable que estés familiarizada con las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría (AEP) respecto al uso de chupetes. Aquí tienes algunas recomendaciones que puedes ofrecer a los padres de un bebé de un mes:

  1. Inicio del Uso: La AEP sugiere ofrecer el chupete una vez que la lactancia materna esté bien establecida, lo cual suele ser alrededor de las 3 o 4 semanas de vida, para evitar la confusión de tetina.
  2. Uso Limitado: Aconseja utilizar el chupete durante las siestas y el sueño nocturno, en vez de ofrecerlo de manera constante a lo largo del día.
  3. Esterilización: Es importante mantener el chupete limpio, esterilizándolo regularmente y revisando que no esté dañado.
  4. 4. Sin Sustancias Dulces: No se debe untar el chupete en sustancias dulces como miel o jarabe, ya que esto puede causar caries en los dientes cuando comienzan a salir.
  5. Supervisión: Los padres deben supervisar el uso del chupete y asegurarse de que no haya piezas sueltas o rotas que puedan suponer un riesgo de asfixia.
  6. Independencia: Fomentar que el bebé no sea dependiente del chupete para calmarse, intentando primero otras formas de consuelo, como el balanceo, el canto o la alimentación.
  7. Desuso Progresivo: Se recomienda que el chupete se deje de usar preferiblemente antes del año de edad para evitar problemas de maloclusión dental o dependencia prolongada.
  8. Chupetes Ortodónticos: Si se va a usar chupete, es preferible que sea uno ortodóntico, diseñado para minimizar el impacto en el desarrollo oral del bebé.
  9. Uso Durante el Sueño: Algunos estudios han mostrado que el uso de chupetes durante el sueño podría reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), por lo que se puede considerar su uso en estos momentos.
  10. Individualización: Se debe individualizar el consejo sobre el uso del chupete, teniendo en cuenta las circunstancias de cada bebé y familia.

Es importante recordar que el papel del pediatra incluye ofrecer a los padres la información necesaria para que puedan tomar decisiones informadas sobre el cuidado de sus hijos, y el uso del chupete no es una excepción.

Recomendaciones de prevención de accidentes en el hogar de un niño de un mes

Es crucial asesorar a los padres sobre cómo prevenir accidentes en bebés de un mes, ya que a esta edad los niños son extremadamente vulnerables. A continuación, te ofrezco una lista de recomendaciones que podrías compartir con los padres o cuidadores para minimizar los riesgos de accidentes:

  1. Vigilancia Constante: Nunca dejes al bebé sin supervisión, especialmente en superficies elevadas como cambiadores, camas o sofás, ya que los bebés pueden moverse de manera inesperada y caer.
  2. Seguridad en el Coche: Asegúrate de que el bebé siempre viaje en un asiento de coche adecuado para su edad y peso, instalado correctamente y en la posición trasera mirando hacia atrás.
  3. Prevención de Asfixia: Evita el uso de objetos pequeños que puedan ser un riesgo de asfixia cerca del bebé. Esto incluye juguetes con piezas pequeñas, bolsas de plástico y alimentos duros o redondos.
  4. 4. Ambiente de Sueño Seguro: Asegúrate de que la cuna esté libre de juguetes, cojines, mantas sueltas y protectores de cuna que puedan aumentar el riesgo de SMSL o asfixia.
  5. Protección contra el Calor y Quemaduras: Mantén al bebé lejos de fuentes de calor como radiadores, estufas, líquidos calientes y electrodomésticos que puedan causar quemaduras.
  6. Evita el Agua Profunda: Nunca dejes al bebé solo en la bañera o cerca de cualquier cantidad de agua, ni siquiera por un momento.
  7. Protección Solar: Protege al bebé de la exposición directa al sol. La piel de los bebés es muy sensible y no se debe usar protector solar hasta los seis meses, por lo que es mejor mantener al bebé a la sombra.
  8. Manejo Cuidadoso: Cuando cargues al bebé, asegúrate de sostener su cabeza y cuello con cuidado, ya que todavía no tienen la fuerza para sostenerse por sí mismos.
  9. Prevención de Caídas: Asegúrate de que las barandillas de las cunas y parques infantiles estén siempre arriba y aseguradas para evitar que el bebé caiga.
  10. Detectores de Humo y CO2: Instala y mantén detectores de humo y monóxido de carbono en buen funcionamiento en tu hogar para prevenir accidentes relacionados con incendios o inhalación de gases tóxicos.
  11. Primeros Auxilios: Es importante que los padres y cuidadores reciban formación sobre reanimación cardiopulmonar (RCP) para bebés y primeros auxilios básicos.
  12. Control de Mascotas: Asegúrate de que las mascotas no puedan acercarse al bebé sin supervisión, ya que podrían causarle daño accidentalmente.
  13. Productos Seguros: Utiliza productos y juguetes que cumplan con las normativas de seguridad vigentes y estén certificados para su uso con bebés.

La prevención y educación son clave para reducir los accidentes en esta etapa tan temprana de la vida.

Como es el desarrollo psicomotor de un bebé de un mes.

El desarrollo psicomotor de un bebé de un mes todavía está en sus etapas iniciales, ya que los recién nacidos pasan la mayor parte de su tiempo durmiendo y alimentándose. No obstante, incluso a esta temprana edad, hay hitos significativos y comportamientos que se pueden observar:

  1. Reflejos Primitivos: Los bebés de un mes tienen varios reflejos primitivos, como el reflejo de búsqueda que ocurre cuando la mejilla del bebé es acariciada y el bebé gira su cabeza hacia el estímulo y abre la boca para “buscar” el pecho de la madre. Otro es el reflejo de Moro o de sobresalto, que es una respuesta a un ruido fuerte o a la sensación de caer.
  • Seguimiento Visual: Aunque la visión todavía está desarrollándose y es bastante borrosa, los bebés de un mes pueden enfocar objetos a una distancia de 20-30 centímetros y pueden seguir un objeto o una cara que se mueve lentamente.
  • Reconocimiento de Caras: Prefieren mirar caras y pueden reconocer a sus padres u otros cuidadores principales.
  • Sonidos: Pueden reaccionar a sonidos fuertes y también comenzar a mostrar una preferencia por la voz de sus padres.
  • Comunicación No Verbal: Aunque todavía no pueden sonreír socialmente, los bebés de un mes pueden comunicarse mediante el llanto y algunos pueden comenzar a hacer ruidos como gruñidos o murmullos.
  • Movimientos Corporales: Los movimientos aún son en gran parte reflejos y pueden parecer descoordinados. Los bebés de esta edad pueden mover la cabeza de lado a lado cuando están acostados sobre sus espaldas y pueden empezar a levantar la cabeza brevemente cuando están boca abajo.
  • Tono Muscular: El tono muscular y la fuerza empiezan a desarrollarse. Es posible notar un mayor control de los movimientos de la cabeza y del cuello.
  • Manos: Las manos del bebé estarán cerradas en un puño la mayor parte del tiempo, pero pueden empezar a abrirse y cerrarse, y los bebés pueden también comenzar a llevarse las manos a la cara o la boca.

Es esencial recordar que cada bebé es único y se desarrolla a su propio ritmo.

Consejos para estimular el desarrollo psicomotor

Consejos a los padres basados en las prácticas recomendadas por la Asociación Española de Pediatría y otros organismos internacionales sobre el desarrollo infantil. Para estimular el desarrollo psicomotor de un bebé de un mes, se pueden seguir estas pautas:

  1. Tiempo Boca Abajo: Anima a los padres a colocar al bebé boca abajo varias veces al día mientras está despierto y bajo supervisión, para fortalecer los músculos del cuello y la espalda.
  2. Estimulación Visual: Coloca objetos colgantes o juguetes con colores contrastantes y patrones a una distancia de 20-30 cm para fomentar el seguimiento visual.
  3. Conversación y Cantos: Hablar y cantar al bebé ayuda a estimular su capacidad auditiva y su desarrollo lingüístico. Incluso a esta edad temprana, la interacción verbal es esencial.
  4. 4. Estimulación Táctil: A través de caricias suaves y masajes, los padres pueden proporcionar una estimulación táctil que tranquiliza al bebé y fomenta el vínculo emocional.
  5. Reflejos Primitivos: Aprovechar los reflejos primitivos, como el reflejo de prensión, estimulando la palma de la mano del bebé y permitiendo que agarre un dedo.
  6. Cambio de Posición: Cambiar al bebé de posición con frecuencia cuando está despierto para ayudar a prevenir la plagiocefalia (aplanamiento de la parte trasera de la cabeza) y también para ofrecer diferentes perspectivas visuales.
  7. Estimulación Auditiva: Utilizar sonajeros y otros juguetes que produzcan sonidos suaves para fomentar la orientación auditiva y la atención.
  8. Lectura: Aunque un bebé de un mes no entiende las palabras, la lectura en voz alta puede ser una experiencia auditiva y visual estimulante.
  9. Contacto Piel con Piel: El contacto físico cercano es reconfortante para los bebés y puede estimular su desarrollo emocional y físico.
  10. Rutinas: Establecer rutinas diarias de juego y descanso puede proporcionar una estructura que ayuda al desarrollo cognitivo y emocional.
  11. Estimulación del Entorno: Crear un ambiente hogareño que sea seguro para explorar a medida que el bebé crece y empieza a moverse más.
  12. Seguimiento del Desarrollo: Es importante que los padres trabajen junto con su pediatra para monitorear el desarrollo del bebé y abordar cualquier preocupación temprana.

Es importante que los padres se sientan cómodos y seguros en la aplicación de estas actividades de estimulación.

Trastornos Digestivos Funcionales:

Cólicos del Lactante: Son muy frecuentes a esta edad. Consisten en cuadros de llanto de inicio brusco, con enrojecimiento facial y encogimiento de miembros inferiores, sobre todo por las tardes y noches. Se desconoce la causa exacta. Lo habitual es que desaparezcan entre los 2-3 meses de edad. Consulte con su pediatra sobre la necesidad de tratamiento.

Reflujo gastroesofágico: También muy frecuente. Consiste en la subida de leche desde el estómago hacia el esófago y/o hasta la a cavidad oral. Intervienen diferentes factores entre ellos la inmadurez de esfínteres a nivel del tubo digestivo. Es aconsejable mantener al bebé erguido tras las tomas durante 10-15 minutos antes de tumbarlo.

Costra Láctea: Son lesiones que descaman, con costras amarillas en el cuero cabelludo. Se debe a una dermatitis propia de esta edad. Suelen mejorar con la edad pero si persisten su pediatra le indicará el tratamiento más adecuado.

Vacunas:

Recomendamos cumplir con el calendario vacunal oficial de la Comunidad de Canarias así como la administración de las vacunas que, aunque no financiadas, son recomendadas por la AEP ( Asociación Española de Pediatría) y el Comité Asesor de Vacunas (CAV).

La crianza con apego y respetuosa se centra en la sensibilidad a las necesidades del bebé y la construcción de una relación de confianza y seguridad emocional. Aquí tienes algunas recomendaciones que puedes ofrecer a los padres para fomentar este tipo de crianza desde el primer mes de vida del bebé:

  1. Respuesta Sensible: Anima a los padres a responder de manera oportuna y adecuada a las señales y llantos del bebé, lo que les ayuda a sentirse seguros y entendidos.
  2. Alimentación con Atención: Ya sea lactancia materna o con biberón, recomienda que la alimentación se haga de manera tranquila y receptiva, aprovechando estos momentos para el contacto visual, caricias y conversación suave.
  3. Contacto Físico: El contacto piel con piel y el porteo seguro son prácticas que pueden fomentar el vínculo y la seguridad emocional del bebé.
  4. Tiempo de Calidad: Fomenta que los padres pasen tiempo de calidad con el bebé sin distracciones, permitiendo un intercambio recíproco y atento.
  5. Comunicación No Verbal: Alienta a los padres a observar y aprender los distintos tipos de comunicación no verbal del bebé, como los gestos, expresiones faciales y sonidos.
  6. Rutinas Consistentes y Predecibles: Las rutinas de sueño, alimentación y juego pueden ayudar al bebé a sentirse seguro y a desarrollar una sensación de previsibilidad en su mundo.
  7. Respeto a la Individualidad del Bebé: Reconoce que cada bebé es único y alienta a los padres a adaptarse al temperamento y ritmo individual de su hijo.
  8. Entorno Tranquilo y Seguro: Un ambiente hogareño calmado puede ayudar a los bebés a sentirse protegidos y relajados.
  9. Cuidado Compartido: Promueve que ambos padres, y otros cuidadores, participen activamente en el cuidado del bebé, lo que puede ayudar a establecer múltiples vínculos de apego.
  10. Educación Continua: Alienta a los padres a informarse sobre la crianza con apego y los métodos de crianza respetuosa, ya que comprender la teoría detrás de las prácticas puede ser muy útil.
  11. Soporte Comunitario: Recomienda buscar grupos de apoyo para padres, lo que puede proporcionar un espacio valioso para compartir experiencias y consejos.
  12. Autocuidado de los Padres: Recuerda a los padres la importancia de cuidar su propio bienestar emocional y físico para poder cuidar efectivamente de su bebé.

La crianza con apego no solo se trata de la cantidad de tiempo que se pasa con el bebé, sino de la calidad de la interacción y la sensibilidad hacia las señales del bebé. Es un enfoque que puede ayudar a los padres a criar niños que se sientan seguros, apoyados y conectados emocionalmente.

"Queridos padres,

A medida que navegan por este hermoso y desafiante viaje que es la crianza, recuerden siempre que cada sonrisa, cada abrazo y cada momento de atención que brindan a su bebé está construyendo un mundo de amor y seguridad para ellos. Aunque las noches sean largas y los días puedan parecer una cadena de pañales y alimentaciones, cada gesto de cuidado es una semilla que plantan en el jardín del futuro de su hijo. Ustedes están haciendo un trabajo extraordinario, y cada pequeño paso en el crecimiento de su bebé es un reflejo de su amor y dedicación. Aunque los bebés no vienen con un manual de instrucciones, su intuición y el vínculo único que están forjando les guiarán en cada paso del camino. Mantengan esa maravillosa fortaleza y ternura que ya demuestran, y recuerden que en el mundo de su bebé, ustedes son su mejor y más perfecto refugio. Adelante con confianza y amor, el viaje que tienen por delante está lleno de maravillas y alegrías incontables.

Sandra Serrano Perdomo

Tags :
Guía de cuidados y consejos por edad : Creciendo sano.
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *