Contacto

828 724 824
722 849 385

Octavo mes de vida

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

Octavo mes de vida

15 de noviembre de 2023
17:30

Alimentación

Leche Materna o Fórmula: La leche sigue siendo la principal fuente de nutrición. Puedes continuar con la lactancia materna o con fórmula para bebés.

Cantidad:

  • Si esta con leche materna podría hacerlo de 4-6 veces por día .La duración de cada toma puede variar, pero muchos bebés son más eficientes en la lactancia a esta edad y pueden terminar en unos 5-10 minutos por pecho.
  • Si esta con fórmula infantil generalmente, la cantidad de fórmula que un bebé de 8 meses podría necesitar varía entre 720-960 ml al día, repartidas en unas 3-5 tomas.Dependiendo de cuántos alimentos sólidos esté comiendo el bebé, podría necesitar fórmula adicional durante el día.
  • A esta edad, la cantidad de leche generalmente disminuye para hacer espacio para la alimentación complementaria. Consulta con tu pediatra para determinar la cantidad adecuada para tu bebé.

Leches Especializadas: Si hay alguna razón médica, como alergias, podrían necesitarse fórmulas especiales. Consulta siempre con el pediatra antes de hacer cambios significativos en la dieta del bebé.

Evitar Leche de Vaca: No es recomendable introducir leche de vaca como sustituto de la leche materna o fórmula antes del primer año.

Alimentación Complementaria:

  • La AC se debe implementar bajo un esquema de alimentación perceptiva. El tiempo de inicio de la AC comprende un rango entre los 4 y los 6 meses, favoreciendo en el caso de los niños que reciben leche materna de forma exclusiva hasta los 6 meses.
  • Desde el inicio de la AC se debe favorecer una alimentación diversa que incluya los diferentes grupos de alimentos y con alimentos que estén disponibles en la región y de temporada. La AC no es diferente en los niños con o sin riesgo de alergias o incluso con otros diagnósticos de alergias
  • Se sugiere continuar introduciendo nuevos alimentos que aun no hayan introducidos, siempre de uno en uno,
  • A partir de los 9–12 meses la mayoría de los lactantes tienen las capacidades manuales para alimentarse ellos mismos, beber de una taza y comer como el resto de la familia, sólo con pequeñas adaptaciones. Es importante saber que hay un período crítico (ventana) para introducir alimentos sólidos grumosos, y si no se introducen alrededor de los 10 meses aumenta el riesgo de las dificultades posteriores en la alimentación

A los 8 meses, la alimentación complementaria de un bebé empieza a ser más variada y completa

Para el Método Tradicional:

  • Incremento de Textura :Si esta con el método tradicional de alimentación complementaria continuar cambiando las texturas de purés a triturados , chafados y por ultimo en trozos, frutas cortadas en trozos pequeños, verduras cocidas en pedazos pequeños que ayudarán al bebé a desarrollar habilidades de masticación. Por ejemplo, puedes ofrecer patata aplastada, frutas chafadas y vegetales en trocitos pequeños
  • Introducción de Trozos : Ofrece pequeños trozos de alimentos que el bebé pueda intentar masticar, como trocitos de pan sin corteza, pasta bien cocida, arroz, trozos de tofu o queso blando.
  • Variación de alimentos : Incluye una mayor variedad de frutas y verduras, asegurándote de que las piezas sean lo suficientemente pequeñas y blandas para que el bebé las maneje sin riesgo de asfixia.
  • Autoalimentación : Fomenta la autoalimentación con las manos, permitiendo que el bebé explore y experimente con los alimentos, incluso si esto significa que se ensuciará más durante las comidas.
  • Comidas Combinadas : Puedes empezar a combinar diferentes grupos de alimentos en una misma comida, como mezclar carne con vegetales o frutas con cereales.
  • Para Baby-Led Weaning (BLW):
  • Alimentos Apropiados para Agarrar : Continúa ofreciendo alimentos en formatos que el bebé pueda agarrar fácilmente, como tiras de carne cocida, floretes de brócoli o coliflor al vapor, y rodajas de frutas suaves.
  • Mayor Variedad : Introduzca una gama más amplia de alimentos, incluyendo aquellos que requieren más masticación, como frutas más firmes y vegetales crudos rallados.
  • Observación y Seguridad : Vigile al bebé mientras viene para asegurarte de que mastica y traga los alimentos correctamente, y sigue siendo consciente del tamaño y la forma de los alimentos para prevenir el riesgo de asfixia.
  • Participación en las Comidas Familiares :Permite que el bebé participe en las comidas familiares, ofreciéndole versiones seguras para él de lo que comen los adultos. Esto puede incluir trozos de alimentos que se puedan tomar con las manos y que sean de tamaño adecuado y textura blanda para que puedan manipularlos y masticarlos fácilmente.
  • Exploración de Sabores : Alienta al bebé a probar una amplia gama de sabores, incluyendo hierbas y especias suaves para que se acostumbre a los sabores de la dieta familiar.
  • Alimentos Ricos en Hierro : Asegúrese de incluir alimentos ricos en hierro, como carnes blandas, legumbres bien cocidas y trituradas o cereales fortificados, ya que el hierro sigue siendo un nutriente crítico a esta edad.
  • Hidratación : Ofrece agua en una taza con asas o una taza de aprendizaje para promover la habilidad de beber de forma independiente.
  • Atención a la Reacción del Bebé : Observa las reacciones de tu bebé a nuevos alimentos y texturas, y continúa ofreciéndolos incluso si inicialmente los rechaza. La exposición repetida puede ser necesaria para que acepte una variedad de alimentos.

En ambas formas de alimentación, recuerde que la comida sólida a esta edad complementa la leche materna o la fórmula, que aún deben ser la principal fuente de nutrición del bebé. Los sólidos son tanto para la nutrición como para la experiencia de aprender a comer, y cada bebé avanzará a su propio ritmo.

Es importante no acelerar el proceso y permitir que el bebé guíe las transiciones en la textura y cantidad de alimentos. La clave es crear un ambiente de comida relajado y positivo, donde comer sea una experiencia agradable y sin estrés tanto para el bebé como para los padres. Siempre consulte con un pediatra para obtener recomendaciones personalizadas basadas en las necesidades y desarrollo individuales del bebé.

El paladar se educa: Ningún niño nace odiando la verdura y amando la pizza. Los niños se acostumbran a comer lo que nosotros, los adultos, les damos. Si en casa se come verdura, nuestro hijo acabará acostumbrando a su paladar al sabor de la verdura. En cambio, si a nuestro hijo le damos productos azucarados, se acostumbrará al sabor de estos productos, la herramienta educativa más potente es el ejemplo, no podemos pretender que nuestros hijos coman verdura si nosotros no la probamos.

A los 8 meses, un bebé puede estar tomando aproximadamente tres comidas sólidas al día, además de su leche materna o fórmula.

Es crucial adaptar estas recomendaciones a cada bebé en particular, considerando su crecimiento, desarrollo y cualquier consejo de su pediatra. Además, en Canarias, se puede aprovechar la amplia variedad de frutas y verduras frescas disponibles para enriquecer la dieta del bebé. Recuerde siempre que la introducción de alimentos sólidos debe hacerse respetando la regla de "un nuevo alimento cada 3 días" para identificar posibles reacciones alérgicas.

Frutas y Verduras: Las frutas y verduras deben ser parte de cada comida, ofreciendo variedad y colores diferentes, y los granos como lentejas, garbanzos y judías pueden incluirse también 2-3 veces por semana en porciones de unos 20-30 gramos cada vez, siempre bien cocidos y triturados para evitar problemas de digestión.

Proteínas: Las proteínas son esenciales en esta etapa para el crecimiento y desarrollo. Continuar con las carnes magras como pollo, pavo, ternera, cerdo… También puedes introducir pescado bajo en Mercurio como es el salmón. Debe comer entre 20-30gramos de carne y pescado, puede comer un huevo pequeño o medio huevo grande podría considerarse suficiente, lo cual sería alrededor de 25-30 gramos.

Aves: Se puede ofrecer de 1 a 2 veces por semana, con una cantidad de 20-30 gramos por ración.

Carne roja: Limitar su consumo a 1-2 veces por semana debido a su alto contenido en hierro y zinc, ofreciendo también unos 20-30 gramos por ración.

Huevo: El huevo entero si no hay alergias, hasta 4 veces por semana, siendo un huevo entero la ración adecuada.

Pescado: Introduzca gradualmente pescado blanco y luego azul, 2 veces por semana con porciones de 30-40 gramos.

Cereales: Los cereales integrales no dextrinados como avena y arroz son buenas opciones. Evita los cereales con azúcares añadidos.

Legumbres: Lentejas y garbanzos son adecuados pero deben estar bien cocidos y triturados.

Lácteos: En cuanto a los lácteos como el yogur natural o el queso tierno, se pueden introducir en pequeñas cantidades, considerando que no deben reemplazar a la leche materna o fórmula que sigue siendo la principal fuente de nutrición. Se pueden ofrecer unos 30-40 gramos de lácteos al día repartidos en las comidas.

Las grasas : se deben incluir fuentes saludables como aceite de oliva, aguacates o pescado azul, limitando la cantidad para no superar las necesidades energéticas del bebé.

Frutos secos y legumbres: Los frutos secos deben ser ofrecidos en forma de pasta para evitar atragantamientos, y las legumbres bien cocidas y trituradas, con una frecuencia de 2-3 veces por semana y en cantidades de aproximadamente 15-30 gramos.

Texturas: Empieza a ofrecer alimentos en pequeños trozos para fomentar la masticación, siempre bajo supervisión para evitar atragantamientos.

Hidratación: Ofrece agua entre comidas. Evita jugos y refrescos.

Consideraciones Generales:

Introducción Gradual: Introduce nuevos alimentos uno a uno y espera unos días antes de introducir otro nuevo para poder identificar cualquier reacción alérgica o intolerancia.

Diversidad: Asegúrate de ofrecer una variedad de alimentos para asegurar una nutrición equilibrada.

Alimentos Complementarios: A medida que los bebés comienzan a consumir más alimentos sólidos, la cantidad de leche que necesitan puede disminuir.

Señales del Bebé: Siempre es bueno prestar atención a las señales de hambre y saciedad del bebé. Cada niño es diferente y puede necesitar más o menos leche de la recomendada.

Vitamina: El Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría recomienda continuar con la administración de vitamina D3 (400 UI/día) hasta el año de vida. Esta vitamina favorece la absorción del calcio, previene el raquitismo y tiene una función muy importante para sus defensas.

Consulte la guía de alimentación complementaria

Sueño:

Patrón de Sueño General:

  • Total de Horas de Sueño: Los bebés de 8 meses suelen necesitar entre 12 y 15 horas de sueño en un período de 24 horas, incluyendo siestas.
  • Sueño Nocturno: Pueden dormir alrededor de 10-12 horas por la noche, aunque algunos todavía podrían despertarse para alimentarse.
  • Siestas: Generalmente toman 2 siestas al día, que pueden durar de 1 a 2 horas cada una.

Tiempo de Vigilia:

  • Periodos de Vigilia: A los 8 meses, los bebés están despiertos por períodos más largos durante el día, generalmente de 2 a 3 horas entre siestas.
  • Actividades durante la Vigilia: Aprovecha los momentos de vigilia para el juego y las actividades que estimulen su desarrollo cognitivo y motor.

Recomendaciones:

  1. Establecer Rutinas de Sueño: Tener una rutina constante a la hora de acostarse y de despertarse puede ayudar al bebé a establecer un patrón de sueño regular.
  2. Ambiente de Sueño Tranquilo: La habitación del bebé debe ser cómoda, oscura, tranquila y a una temperatura adecuada.
  3. Ritual Antes de Dormir: Crear un ritual relajante, como un baño tibio, leer un libro o poner música suave, puede señalar al bebé que es hora de dormir.
  4. Seguridad en la Cuna: Asegúrate de que la cuna del bebé sea segura, sin juguetes sueltos, almohadas o mantas que puedan representar un riesgo de asfixia.
  5. Aprendizaje de Habilidades de Autoconsuelo: Alentar al bebé a volver a dormirse por sí solo si se despierta durante la noche.
  6. Atención a los Signos de Sueño: Fomentar el sueño cuando el bebé muestre signos de cansancio como frotarse los ojos, bostezar o estar inusualmente irritado.
  7. Vigilancia de la Salud del Sueño: Estar atentos a posibles problemas de sueño, como dificultades para dormirse, despertares frecuentes o ronquidos.

Si el niño duerme en cuna, debe estar bien ventilada, evitar colchones muy blandos o de lana, así como evitar poner almohadas o jugueteas blandos. Consultar con su Pediatra la mejor postura para dormir y recordar alternar la posición de la cabeza hacia la izquierda y la derecha de manera frecuente para evitar las deformidades.

Si practica colecho, recordar que la AEP (Asociación Española de Pediatría) recomienda evitarlo si son fumadores, beben alcohol o toman algún fármaco con efecto sedante, en situaciones de cansancio extremo, sobre superficies blandas (sofá, colchón de agua,…) y compartir la cama con otros familiares y niños.

Siempre es importante personalizar las recomendaciones basándose en las necesidades individuales del bebé y la familia, y estar dispuestos a ajustar las rutinas según sea necesario.

Regresión de sueño La regresión del sueño en los bebés alrededor de los 8 meses de edad es un fenómeno común y puede deberse a varias razones. Aquí te describo algunas posibles causas:

Desarrollo de Habilidades Motoras: A esta edad, los bebés están aprendiendo habilidades nuevas y emocionantes como gatear, sentarse ya veces ponerse de pie. Este desarrollo físico puede ser tan estimulante que interrumpa su patrón de sueño.

Ansiedad por separación: Los bebés empiezan a entender que son entidades separadas de sus cuidadores y pueden experimentar ansiedad por separación, lo que los hace más propensos a despertarse por la noche buscando consuelo.

Cambio en las Rutinas: Cualquier cambio en la rutina diaria del bebé, como un nuevo horario de cuidado diurno o visitas de familiares, podría afectar su sueño.

Brotes de Crecimiento y "Sprints" de Desarrollo: Durante los brotes de crecimiento, los bebés pueden estar más hambrientos y despertarse con más frecuencia para alimentarse. Además, durante los "sprints" de desarrollo cognitivo, pueden estar procesando nuevas habilidades o conocimientos.

Aumento de la Conciencia del Entorno: A esta edad, los bebés se vuelven más conscientes de su entorno y pueden despertarse debido a ruidos o luces que antes no los afectaban.

Dientes: El proceso de dentición puede causar molestias y dolor, lo que puede interrumpir el sueño del bebé.

Hábitos de sueño: Si los bebés han desarrollado asociaciones de sueño, como ser mecido o alimentado para dormir, pueden tener dificultades para volver a dormir sin esa ayuda particular cuando se despiertan durante la noche.

Para manejar la regresión del sueño, es importante mantener una rutina de sueño consistente, ofrecer consuelo y asegurarse de que el bebé tenga un ambiente de sueño cómodo y seguro. Si el bebé está

experimentando ansiedad por separación, los controles breves y tranquilizadores pueden ayudarle. También es fundamental ser paciente, ya que este es un período normal de desarrollo y la regresión del sueño suele ser temporal. Si continúan las preocupaciones sobre el sueño, es recomendable hablar con el pediatra para descartar posibles causas médicas y obtener orientación adicional.

Consulte ¿que es la regresión del sueño en lactantes ?

Desarrollo Psicomotor y afectividad

Desarrollo Motor: A esta edad empieza a gatear o reptar. Podemos ayudarle, enseñándole y estimulándole. Esto le permite ampliar su entorno, explorar su alrededor y por tanto le permite independizarse, en cierto grado. Mantienen una adecuada sedestación. Se voltean de bocabajo a boca arriba y viceversa . Favorezca estas situaciones en el parque o mejor una alfombra para el suelo. Estimule la pinza de manipulación para empezar a coger objetos pequeños usando el pulgar. No es adecuado usar taca-taca, ya que no es cierto que ayude a aprender a caminar y puede dar lugar a accidentes caseros.

No es recomendable forzar la bipedestación (no poner de pie) hasta que el niño lo haga por sí mismo.

Desarrollo Psicomotor:

Motricidad Gruesa: Los bebés de 8 meses suelen poder sentarse sin apoyo y comienzan a gatear o desplazarse de alguna manera. Algunos pueden empezar a ponerse de pie con apoyo.

Motricidad Fina: Mejoran en la coordinación mano-ojo y pueden agarrar objetos con el dedo índice y el pulgar (pinza fina). A esta edad, disfrutan explorando objetos y pueden pasarlos de una mano a otra.

Exploración: Los bebés a esta edad son curiosos y tienden a explorar más activamente su entorno, lo que puede incluir alcanzar objetos que llaman su atención.

Desarrollo Afectivo:

Reconocimiento: Reconocen a las personas familiares y pueden empezar a mostrar ansiedad por separación cuando los cuidadores principales no están presentes.

Emociones: Pueden mostrar una gama más amplia de emociones, como alegría, miedo o ira, y son más expresivos con sus reacciones.

Interacción Social: Disfrutan de la interacción con otros, pueden mostrar preferencias por ciertos individuos y pueden responder de manera diferente a los extraños.

Imitación: A menudo imitan gestos y sonidos, aprendiendo a través de la observación y la repetición.

Juego: El juego se vuelve más sofisticado e incluye actividades como el juego de "cucú-tras" y otras formas de juego interactivo.

Desarrollo del Lenguaje: Primeros bisílabos sin sentido (tata, mamá, papá…). Es bueno hablarle frecuentemente, de forma lenta, asociando las palabras a los gestos.

Balbuceo: A los 8 meses, el balbuceo se vuelve más complejo y puede empezar a sonar más como el habla.

Comprensión: Pueden comenzar a entender el significado de palabras comunes y sencillas, especialmente los nombres de personas y objetos cotidianos.

Desarrollo Cognitivo:

  1. Causa y Efecto: Comienzan a entender la relación causa y efecto, como el hecho de que un objeto cae si se suelta.
  2. Memoria: La memoria a corto plazo se desarrolla, y pueden buscar objetos que han desaparecido de su vista (permanencia del objeto).

Los movimientos de sus manos cada vez son más precisos. Pasa un cubo de una mano a la otra y los golpea entre ellos o sobre la mesa. Comienza a arrojar voluntariamente los objetos al suelo. Comienza a desarrollar la memoria ya que busca con la mirada las cosas que se le caen. Dele objetos para que los manipule, los arroje al suelo y los busque. Le gusta jugar con objetos que hagan ruido. Localiza la fuente del sonido volviéndose hacia ella. Distingue bien los rostros. Reconoce su imagen en un espejo. Son capaces de

identificar animales u objetos por su nombre, atender por su nombre y cesar su actividad al oírlo. Juegue con él al escondite de personas y cosas.

Desarrollo Social:

  • Sonríale y háblele cuando el niño nos sonríe. Respóndale cuando pida que lo cojamos. Juegue con él a imitar gestos: palmitas, adiós, cinco lobitos…No tenga prisa en los cambios de ropa, permítale que colabore en vestirse y desvestirse estirando brazos y piernas.
    • Siempre hay que tener en cuenta que el hecho de que su hijo no haga lo que teóricamente corresponde a su edad, no significa que exista un retraso en su desarrollo. Existen unos márgenes de normalidad y su pediatra será el encargado de establecer si el desarrollo de su bebé es el adecuado para su edad.
    • El desarrollo social de un niño de 8 meses normalmente implica un aumento en la comprensión y la interacción con el mundo que le rodea. Aquí algunos aspectos clave del desarrollo social en esta etapa:
  • Reconocimiento y Vínculo: Los bebés de esta edad reconocen a sus padres y cuidadores principales y suelen mostrar preferencia por ellos. La ansiedad por separación puede comenzar a desarrollarse, lo cual es una parte normal del proceso de establecer vínculos seguros.
  • Interacción Social: Se interesan mucho por otras personas y pueden mostrar curiosidad por otros niños. Pueden responder positivamente a la atención social con sonrisas y risas.
  • Comunicación No Verbal: A través de gestos, expresiones faciales y balbuceos, un bebé de 8 meses comienza a comunicarse y a expresar sus emociones y necesidades. Pueden extender los brazos para ser alzados o mover la cabeza para negarse a algo.
  • Imitación: Los bebés a esta edad suelen imitar acciones y expresiones faciales de los adultos, lo cual es un modo importante de aprendizaje social.
  • Juego Social: Aunque el juego paralelo (jugar al lado de otros niños sin interacción directa) es más común a esta edad, los bebés pueden comenzar a mostrar interés en jugar con otros.
  • Reacciones a las Emociones de Otros: Los bebés de 8 meses pueden empezar a responder a las emociones de las personas que les rodean, como ponerse tristes si ven llorar a otro niño.
  • Exploración Independiente: Aunque aún necesitan la seguridad de un cuidador cercano, los bebés de esta edad están cada vez más interesados en explorar su entorno de forma independiente, lo que contribuye a su desarrollo social y cognitivo.

Es importante para los padres y cuidadores fomentar estas habilidades sociales a través del juego interactivo, la lectura conjunta y la participación en grupos de juego u otras actividades sociales seguras.

Recomendaciones para estimular el desarrollo psicomotor

Las recomendaciones proporcionadas son apropiadas para la estimulación del desarrollo psicomotor de un bebé de 8 meses, y están diseñadas para ser seguras y efectivas para esta etapa específica del desarrollo infantil. Aquí hay algunas estrategias adicionales que pueden ser particularmente útiles para los bebés de esta edad:

Juego libre: Permitir al bebé explorar su entorno de forma segura. Esto puede incluir gatear sobre distintas superficies, alcanzar objetos de interés y descubrir el entorno bajo cuidadosa supervisión.

Estimulación del gateo: Coloca juguetes a una distancia segura para animar al bebé a moverse hacia ellos gateando. Asegúrese de que el área de juego esté libre de peligros y bien acolchada.

Actividades de transferencia: Motiva al bebé a transferir objetos de una mano a otra. Esto puede hacerse mediante juegos que requieran esta acción, como pasar pelotas pequeñas o bloques.

Juegos de seguimiento visual: Mueve un juguete lentamente de un lado a otro y fomenta que el bebé siga el objeto con la mirada, lo que ayuda a desarrollar la coordinación ojo-mano.

Apoyo en la posición de pie: Sujeta al bebé en una posición de pie para fortalecer las piernas. Asegúrese de que el bebé apoye completamente los pies en el suelo.

Estimulación del lenguaje: Habla con el bebé constantemente, describe tus acciones y las cosas que ves, y deja pausas para que el bebé intente responder con sonidos o balbuceos.

Exploración de sonidos: Proporciona instrumentos musicales aptos para bebés, como maracas o tambores pequeños, para que experimenten con la causa y efecto y la producción de diferentes sonidos.

Motricidad fina: Introduce actividades como apilar anillos, colocar formas en espacios correspondientes o juntar dos piezas de un simple rompecabezas. Estas actividades ayudan a desarrollar la precisión de los movimientos de los dedos del bebé.

Juegos de causa y efecto: Juguetes que responden a las acciones del bebé, como botones que activan música o luces, pueden ser muy estimulantes y educativos.

Soporte emocional y seguridad: Ofrecer un ambiente de apoyo y amoroso es esencial para el desarrollo emocional y psicológico del bebé. Responde a sus necesidades de manera consistente y con cariño.

Es fundamental adaptar cada actividad al nivel de desarrollo individual del bebé y siempre supervisar las actividades para mantenerlo seguro. Además, es recomendable consultar con otros profesionales de la salud, como fisioterapeutas pediátricos, si tienes dudas específicas o necesitas ideas adicionales para apoyar el desarrollo del bebé.

Cuidados y Recomendaciones Generales:

Crecimiento y Ganancia de Peso:

El crecimiento y la ganancia de peso de un niño de 8 meses varían individualmente, pero hay patrones de crecimiento típicos que los pediatras esperan ver.

Ganancia de Peso y Crecimiento:

  • Peso: A los 8 meses, muchos bebés han aumentado su peso al nacer al doble o incluso más. La ganancia de peso a esta edad puede haber disminuido en comparación con los primeros 6 meses de vida, y es común un aumento de aproximadamente 400-500 gramos por mes.
  • Crecimiento: La tasa de crecimiento en longitud también puede haber disminuido; sin embargo, se espera un crecimiento constante de alrededor de 1-2 centímetros por mes.
  • Percentiles: Los pediatras utilizan tablas de crecimiento para comparar el crecimiento de un niño con los estándares de otros niños de la misma edad y sexo. Estar en un percentil más bajo o más alto no necesariamente indica un problema, siempre que el niño siga su propia curva de crecimiento de manera constante.

Consideraciones de Alimentación:

  • Alimentación Complementaria: A esta edad, los bebés suelen haber comenzado con la alimentación complementaria, lo que puede afectar su ganancia de peso. La leche materna o la fórmula sigue siendo una parte importante de su dieta.
  • Diversidad de Alimentos: La introducción de una variedad de alimentos puede ayudar a asegurar que el bebé reciba suficientes nutrientes para apoyar su crecimiento.

Factores Importantes:

  • Apetito Variable: El apetito de un bebé puede variar día a día, especialmente durante los brotes de crecimiento o cuando están aprendiendo nuevas habilidades.
  • Actividad Física: A medida que los bebés se vuelven más móviles, pueden quemar más calorías y esto puede afectar su ganancia de peso.
  • Salud General: Cualquier enfermedad o condición médica puede impactar el crecimiento y la ganancia de peso.

Es esencial que los padres y cuidadores sigan las recomendaciones del pediatra y programen visitas de bienestar regulares para monitorear el crecimiento y desarrollo del bebé.

Baño:

Para bañar a un bebé de 8 meses, aquí tienes algunas recomendaciones generales para asegurar la seguridad y el disfrute del momento:

Preparación:

  • Reúne los Suministros: Ten a mano todo lo que necesites, como toalla, jabón suave para bebés, pañales, ropa limpia y juguetes de baño.
  • Ambiente Seguro y Cálido: Asegúrate de que la habitación esté cálida para evitar que el bebé sienta frío al salir del agua.
  • Ambiente relajante: El baño puede ser una experiencia relajante para el bebé, por lo que se recomienda hablar suavemente y mantener un ambiente cálido y tranquilo.
  • Temperatura del Agua: El agua debe estar tibia, alrededor de 37°C (98.6°F). Siempre prueba la temperatura con tu codo o un termómetro de baño antes de colocar al bebé en la bañera.

Durante el Baño:

  • Nunca Dejar Solo al Bebé: No dejes al bebé solo en la bañera, ni siquiera por un momento.
  • Duración del baño: Un baño de 5 a 10 minutos es suficiente para los bebés de esta edad
  • Soporte Constante: Asegúrate de sostener al bebé en todo momento, especialmente la cabeza y el cuello, si aún no se sientan firmemente sin apoyo.
  • Usa Poca Cantidad de Jabón: Utiliza un jabón suave ph neutro específico para bebés para evitar la irritación de la piel y los ojos.
  • Juguetes para el Baño: Introduce juguetes de baño seguros para mantener al bebé entretenido y fomentar el juego.

Después del Baño:

  • Secado Cuidadoso: Envuelve al bebé en una toalla suave inmediatamente después del baño y sécalo con suavidad, prestando especial atención a los pliegues de la piel.
  • Hidratación de la Piel: Si es necesario, usa una loción para bebés hipoalergénica para mantener la piel hidratada.
  • Vestimenta Rápida:Viste al bebé rápidamente para mantenerlo caliente, especialmente en meses más fríos.

Consideraciones Adicionales:

Frecuencia: Depende de la decisión que tomen los padres según las preferencias que tengan, es tan bueno hacerlo a diario como cada dos días. Lo más común es bañarlo unas 3 a 4 veces por semana, aunque esto puede variar según el clima, la actividad del bebé y las preferencias personales.Si el bebe lo disfruta se puede hacer a diario y si le provoca estrés se espacia. La evidencia científica sugiere que no es necesario bañar a los bebés todos los días, a menos que estén visiblemente sucios o hayan tenido un pañal desbordado

El baño es una excelente herramienta para establecer rutinas y fortalecer el vínculo, especialmente la del sueño, ya que puede ayudar a señalar al bebé que es hora de comenzar a calmarse y prepararse para la noche.

Atención a Reacciones: Observa la piel del bebé por si hay signos de reacciones al jabón o al agua.

Momento Adecuado: Elije un momento para el baño cuando el bebé esté despierto y contento, y no justo después de comer para evitar malestares.

Estas recomendaciones pueden ser adaptadas según las necesidades individuales del bebé y las preferencias de los padres. Siempre es útil tener un enfoque flexible y atento a cómo el bebé responde al baño.

Paseo diario:

Los paseos diarios son excelentes para el desarrollo y el bienestar de un bebé de 8 meses. Aquí algunas recomendaciones generales para garantizar paseos seguros y estimulantes:

Preparación para el Paseo:

Clima Adecuado: Evita salir en las horas más calurosas del día y protégelo del frío extremo. Utiliza ropa apropiada para la temperatura.

Protección Solar: Aunque los bebés no deben estar expuestos directamente al sol, asegúrate de proteger su piel con ropa ligera y de colores claros, sombreros, debe usar protector solar con filtros físicos o minerales que son los adecuados y recomendados para su edad.

Hidratación: Lleva agua para mantener al bebé hidratado, especialmente en climas cálidos.

Snacks Saludables: Si ya ha comenzado con alimentación complementaria, puedes llevar algún snack saludable por si se alarga el paseo.

Artículos Esenciales: No olvides pañales, toallitas, una muda de ropa y cualquier otro artículo esencial para el cuidado del bebé.

Durante el Paseo:

Cochecito o Portabebés: Asegúrate de que el cochecito esté en buen estado y sea adecuado para la edad y el tamaño del bebé. Si usas un portabebés, verifica que sea ergonómico y mantenga al bebé seguro y cómodo.

Supervisión: Mantén siempre una supervisión visual y física del bebé.

Estimulación: Habla y canta con el bebé durante el paseo; esto estimula su desarrollo del lenguaje y le proporciona confort.

Interacción con el Entorno: Permite que el bebé experimente diferentes estímulos, como la textura de las hojas, el sonido de los pájaros, etc., siempre que sea seguro hacerlo.

Después del Paseo:

Revisión: Después de volver a casa, revisa si el bebé necesita ser cambiado o si requiere alimentación.

Descanso: Considera si el bebé necesita descansar o tomar una siesta después del paseo.

Monitoreo de la Piel: Chequea si hay signos de irritación por el sol o el viento. Seguridad:

Tráfico y Seguridad Vial: Siempre utiliza los pasos peatonales y sigue las señales de tráfico cuando estés con el bebé.

Evita Lugares con Mucha Gente: Para proteger al bebé de gérmenes y enfermedades, evita los lugares concurridos o el contacto con personas enfermas.

Zonas Seguras para Jugar: Si decides permitir que el bebé juegue en áreas públicas, asegúrate de que sean seguras y estén limpias.

Es importante recordar que cada bebé es diferente y algunos pueden disfrutar más de los paseos que otros. Observa cómo reacciona tu bebé y ajusta la duración y las actividades del paseo en consecuencia.

¿Como debe ser el sueño?

Para asegurar un sueño seguro y reparador para un bebé, ya sea que practiques el colecho o no, es importante tener en cuenta varios factores relacionados con la temperatura, el ambiente y la seguridad. Aquí tienes algunas recomendaciones:

Temperatura y Confort:

  1. Temperatura Ideal: La temperatura del cuarto donde duerme el bebé debe ser confortable, generalmente entre 18-22 grados Celsius .
  2. Vestimenta Adecuada: Viste al bebé de forma apropiada para la temperatura del cuarto, utilizando ropa de dormir que sea segura y no demasiado abrigada para evitar el sobrecalentamiento.
  3. Ambiente de Sueño:
  4. Tranquilidad: Un ambiente tranquilo y oscuro puede ayudar al bebé a dormir mejor. Puedes usar cortinas opacas para oscurecer la habitación si es necesario.
  • Ruido Blanco: Algunos bebés duermen mejor con un poco de ruido blanco de fondo, como el sonido de un ventilador o un dispositivo de ruido blanco.

Seguridad:

  1. Espacio de Sueño Seguro: Ya sea en una cuna o haciendo colecho, el espacio de sueño del bebé debe estar libre de almohadas, juguetes blandos, mantas sueltas y ropa de cama pesada que puedan suponer un riesgo de asfixia o SMSL (síndrome de muerte súbita del lactante).
  2. Posición para Dormir: Los bebés deben dormir boca arriba, la posición más segura para reducir el riesgo de SMSL.
  3. Cuna Segura: Si el bebé duerme en su cuna, asegúrate de que cumple con las normas de seguridad actuales y que el colchón es firme y está bien ajustado al tamaño de la cuna.

Colecho:

  1. Colecho Seguro: Si decides hacer colecho, nunca debes hacerlo en un sofá o sillón, y debes seguir pautas para el colecho seguro, como asegurarte de que no haya espacios entre la cama y el cabecero o paredes donde el bebé podría quedar atrapado.
  2. Dispositivos de Colecho: Considera usar dispositivos diseñados para el colecho que se adhieren a la cama para proporcionar un espacio separado para el bebé.

Rutina de Dormir:

  1. Rutina Consistente: Establece una rutina predecible antes de dormir, que incluya actividades relajantes como bañarse, leer o cantar.
    1. Hora de Dormir: Mantén una hora de dormir coherente para ayudar a regular el reloj biológico del bebé.

Monitoreo:

  1. Vigilancia: Considera el uso de un monitor de bebé para poder escucharlo o verlo mientras duerme, especialmente si no estás en la misma habitación.

Estas recomendaciones están diseñadas para crear un ambiente de sueño seguro y cómodo para tu bebé. Siempre es importante adaptar cualquier consejo a las circunstancias específicas de tu familia y consultar con tu pediatra si tienes preguntas o inquietudes sobre las prácticas de sueño de tu bebé.

Hábito Intestinal:

El hábito intestinal de un niño de 8 meses puede variar ampliamente y todavía se considera dentro de un rango normal. A medida que los bebés crecen y especialmente cuando comienzan la alimentación complementaria, sus patrones de defecación pueden cambiar.

Frecuencia:

  • Los bebés amamantados pueden tener deposiciones después de cada toma o una vez cada varios días. La leche materna se digiere de manera eficiente y puede no producir mucha hez sólida.
    • Los bebés alimentados con fórmula tienden a tener deposiciones más regulares, posiblemente una vez al día o cada dos días.
    • Con la introducción de alimentos sólidos, las deposiciones pueden volverse más regulares y frecuentes.

Consistencia:

  • Las heces pueden volverse más firmes y formadas con la introducción de alimentos sólidos, pero aún deben ser blandas.
    • Si un bebé está recibiendo una mezcla de lactancia materna y alimentos sólidos, sus heces pueden variar en consistencia de una deposición a otra.

Color:

  • El color de las heces puede cambiar dependiendo de la dieta. Puede oscilar entre amarillo, verde, marrón y anaranjado.

Otros Factores a Considerar:

  • Si un bebé parece tener esfuerzo al defecar, está irritable, o si las heces son muy duras o muy líquidas, podría ser una señal de constipación o diarrea, respectivamente.
    • La introducción de ciertos alimentos, como plátanos o arroz, puede hacer que las heces sean más firmes, mientras que otros, como las ciruelas o peras, pueden ablandarlas.
    • Es importante recordar que no hay una "normalidad" fija cuando se trata del hábito intestinal de un bebé, ya que esto puede ser influenciado por factores como la dieta, la actividad y la salud general.

Micciones:

Las orinas (micciones) de un bebé de 8 meses generalmente deben ser:

Frecuencia:

  • Los bebés de esta edad suelen orinar varias veces al día. A medida que su dieta incluye alimentos sólidos y más agua, el número de micciones puede aumentar.

Color:

  • La orina normalmente debe ser de color amarillo claro. Una orina más oscura puede ser un signo de deshidratación, mientras que una muy clara puede indicar que está recibiendo suficiente líquido.

Olor:

  • No debería tener un olor fuerte. Un cambio en el olor puede ser indicativo de una infección del tracto urinario o de otros problemas de salud.

Cantidad:

  • Debe ser consistente con la cantidad de líquidos que ingiere. Si notas un cambio significativo en la cantidad, ya sea menos (lo que podría indicar deshidratación) o excesivamente abundante (lo que podría ser un signo de otros problemas), es importante consultar con el pediatra.

Consistencia:

  • La orina debe ser clara, sin turbidez. La presencia de sedimento o cristales puede ser una señal de alarma y requiere atención médica.
    • Es importante que los padres y cuidadores observen la orina del bebé regularmente para detectar cualquier cambio que pueda indicar un problema de salud. Además, la introducción de nuevos alimentos y cambios en la dieta pueden afectar la orina del bebé.

Prevención de accidentes:

A los 8 meses, los bebés suelen ser más activos y móviles, lo que aumenta su riesgo de accidentes. Aquí hay algunas recomendaciones para la prevención de accidentes para bebés de esta edad:

En Casa:

  1. Protección de Esquinas y Bordes: Usa protectores de esquinas en mesas y muebles para prevenir lesiones si el bebé se cae o golpea con ellos.
  2. Seguridad en Puertas y Ventanas: Instala seguros para evitar que el bebé pueda abrir puertas o ventanas y caerse o salir sin supervisión.
  3. Bloqueo de Acceso a Escaleras: Coloca puertas de seguridad en la parte superior e inferior de las escaleras.
  4. Anclaje de Muebles: Asegura los muebles a la pared para evitar que se vuelquen si el bebé intenta levantarse o escalar sobre ellos.
  5. Cubierta de Enchufes: Usa tapas de seguridad en todos los enchufes eléctricos accesibles.
  6. Almacenamiento Seguro de Objetos Peligrosos: Guarda los productos de limpieza, medicamentos y objetos pequeños o cortantes fuera del alcance del bebé.
  • Supervisión en el Baño: Nunca dejes al bebé solo en la bañera y usa una alfombrilla antideslizante para evitar caídas.

Durante la Alimentación:

  1. Tamaño de la Comida: Asegúrate de que los alimentos estén cortados en pedazos pequeños para prevenir el atragantamiento.
  2. Supervisión Constante: Siempre vigila al bebé mientras comen.

En el Coche:

  • Para un bebé de 8 meses, se recomienda usar una silla de coche orientada hacia atrás que cumpla con las normativas de seguridad vigentes. En Europa, las sillas de coche deben cumplir con la normativa ECE R44/04 o la R129, conocida como i-Size.
    • Usa siempre una silla de coche homologada y adecuada para su peso y talla, instalada correctamente y orientada hacia atrás.

Tipo de Silla de Coche:

  • Grupo 0+: Adecuado para bebés hasta aproximadamente los 12-15 meses de edad o hasta que pesen alrededor de 13 kg (28-30 libras). Estas sillas suelen ser orientadas hacia atrás.
    • i-Size: Si optas por una silla i-Size, estas se clasifican por la altura del niño y no por el peso. Las sillas i- Size para un bebé de 8 meses también estarán orientadas hacia atrás y son adecuadas hasta que el niño alcanza los 75 cm de altura o más, dependiendo del modelo específico de la silla.

Orientación de la Silla:

  • La silla siempre debe estar orientada hacia atrás, ya que esta es la posición más segura para los bebés y niños pequeños. Esta posición ofrece la mejor protección para la cabeza, cuello y columna vertebral del bebé en caso de colisión.

Ubicación en el Coche:

  1. Asiento Trasero Central: El lugar más seguro es el asiento trasero central del coche, siempre y cuando se pueda instalar allí de forma segura con el sistema ISOFIX o con el cinturón de seguridad, dependiendo de cómo esté diseñada la silla.
  2. Asientos Laterales del Coche: Si el asiento central trasero no es una opción viable, el siguiente lugar más seguro es en los asientos laterales traseros.
  3. Asiento Delantero: Colocar una silla de coche en el asiento delantero solo es recomendable si no hay alternativa y siempre que se haya desactivado el airbag frontal.

Consideraciones Adicionales:

  1. Instalación Correcta: Asegúrate de que la silla de coche esté instalada correctamente según las instrucciones del fabricante.
  2. Comprobaciones Regulares: Verifica que las correas de la silla estén ajustadas correctamente al cuerpo del bebé y que no estén retorcidas ni demasiado flojas.
  3. Compatibilidad con el Vehículo: Antes de comprar una silla de coche, es importante asegurarse de que es compatible con tu vehículo.
  4. Recuerda que la seguridad es lo más importante y que la supervisión de un profesional puede ser de gran ayuda para asegurarse de que la silla está instalada de forma correcta. Además, es importante revisar las leyes locales y la normativa vigente en España para estar seguro de cumplir con todos los requisitos legales.
  5. Nunca Dejar al Bebé Solo: No dejes nunca al bebé solo en el coche, incluso por un corto periodo de tiempo.

Para Dormir:

  1. Entorno Seguro para Dormir: El bebé debe dormir boca arriba, en su cuna, sin almohadas, peluches grandes ni ropa de cama suelta que puedan aumentar el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) o asfixia.

2.     Juguetes y Juego:

  • Juguetes Apropiados para la Edad: Asegúrate de que los juguetes sean apropiados para la edad del bebé y que no contengan piezas pequeñas que puedan desprenderse y causar atragantamiento.

Estas recomendaciones pueden ayudar a minimizar el riesgo de accidentes, pero la supervisión activa y constante de un adulto es siempre el método de prevención más efectivo.

Recuerde que la mayoría de los accidentes se producen en la casa y dentro de la casa en la cocina. NO debe entrar con su hijo en la cocina, ni manejar líquidos calientes en su presencia.

Vacunas:

Recomendamos cumplir con el calendario vacunal oficial de la Comunidad de Canarias así como la administración de las vacunas que, aunque no financiadas, son recomendadas por la AEP ( Asociación Española de Pediatría) y el Comité Asesor de Vacunas (CAV).

Recomendaciones para una crianza con apego a bebés de 8 meses

La crianza con apego se centra en la creación de una relación sólida y segura entre el bebé y sus cuidadores, lo que se traduce en una mayor confianza y un mejor desarrollo emocional y físico. Aquí recomendaciones algunas de crianza con apego para un bebé de 8 meses:

Respuesta Sensible: Responde de manera rápida y consistente a las señales y necesidades del bebé, ya sean de hambre, consuelo o atención. Esto ayuda al bebé a sentirse seguro y comprendido.

Contacto físico: El contacto físico es crucial. Abrazos, caricias, masajes suaves y porteo fortalecen el vínculo y proporcionan consuelo y seguridad al bebé.

Tiempo de calidad: Dedica tiempo cada día para interactuar directamente con el bebé sin distracciones. El juego cara a cara, leer juntos y hablarle son formas de conectarse y estimular su desarrollo.

Coherencia y rutina: Mantén una rutina diaria coherente que el bebé pueda anticipar, lo que proporciona una sensación de estabilidad y seguridad.

Crianza compartida: Anima a todos los cuidadores a involucrarse activamente en la crianza para que el bebé pueda formar lazos seguros con múltiples personas.

Alimentación a demanda: Continúa con la lactancia materna o la alimentación con fórmula a demanda para fortalecer el vínculo y asegurarte de que el bebé reciba tanto la nutrición como el consuelo que necesita.

Práctica de la empatía: Demuestra empatía hacia el bebé, validando sus sentimientos. Aunque no puedas "arreglar" cada malestar, estar presente y consolar al bebé es fundamental.

Duerme cerca: Considere prácticas de sueño seguro que fomenten la proximidad, como el colecho seguro o tener la cuna del bebé en la misma habitación para facilitar el confort y la atención nocturna.

Educación positiva: Utiliza técnicas de disciplina positiva que se enfocan en el aprendizaje y la comprensión en lugar del castigo.

Cuidado de los cuidadores: El cuidado propio es un aspecto vital de la crianza con apego. Asegúrate de que estás atendiendo tus propias necesidades físicas y emocionales para poder estar emocionalmente disponible para tu bebé.

Recuerda que la crianza con apego no es una lista de tareas, sino más bien un enfoque que enfatiza la conexión emocional y la sensibilidad a las necesidades del bebé. El objetivo es criar niños que se sientan seguros, respetados y amados, lo que sirve como base para un desarrollo saludable y relaciones positivas a lo largo de la vida.

Queridos padres,

Ver a vuestro bebé alcanzar la marca de los 8 meses es un logro maravilloso y un testimonio del amor y el cuidado que habéis invertido cada día. Cada sonrisa, cada nuevo sonido y cada intento de gateo son hitos que celebrar. Estás construyendo una base sólida de confianza y amor que beneficiará a tu pequeño durante toda su vida.

Recordad que la perfección no es el objetivo en la crianza; es el viaje continuo de aprendizaje y amor lo que realmente cuenta. Los desafíos son naturales y cada uno de ellos os brinda la oportunidad de crecer y aprender junto a tu bebé. La paciencia y la comprensión que mostrarás en los momentos difíciles son tan importantes como las celebraciones en los momentos felices.

En estos meses, habréis visto tantos cambios y desarrollo, y aún hay mucho más por venir. Disfrutad de los pequeños momentos, las risas y los abrazos, y sabed que cada día que pasa estáis haciendo un trabajo increíble. Manteneos fuertes, apoyaos mutuamente, y recordad tomamos un tiempo para vosotros también. El equilibrio es clave en la crianza.

Sois el mundo para vuestro bebé, y con cada palabra dulce, cada juego y cada noche tranquila, estáis formando el corazón y la mente de un futuro gran ser humano. Siga adelante con confianza; la aventura de la paternidad es una de las más gratificantes, y cada etapa tiene sus propias alegrías únicas.

Con cariño y admiración por el camino que habéis recorrido y por el que aún queda por delante, Sandra Serrano Perdomo

Tags :
Guía de cuidados y consejos por edad : Creciendo sano.
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *