Contacto

828 724 824
722 849 385

Noveno mes de vida

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

Noveno mes de vida

15 de noviembre de 2023
17:35

Alimentación

La lactancia materna sigue siendo la mejor alimentación para el bebé,

A los 9 meses, la alimentación de un bebé se vuelve más variada a medida que la leche (ya sea materna o de fórmula) se complementa con una gama más amplia de alimentos sólidos.

Leche Materna o de Fórmula:

  • Leche Materna: A esta edad, los bebés amamantados suelen alimentarse de 4 a 6 veces al día, pero esto puede variar ampliamente. No hay una cantidad fija de leche materna que un bebé de 9 meses deba tomar, ya que la lactancia es a demanda.
  • Leche de Fórmula: Para los bebés alimentados con fórmula, la cantidad puede ser de aproximadamente 600-900 ml repartidos en 3 a 4 tomas a lo largo del día.

Alimentación Complementaria:

Un bebé de 9 meses generalmente está preparado para comer tres comidas principales al día, junto con una o dos meriendas, dependiendo de sus necesidades y apetito.

  • Desde el inicio de la AC se debe favorecer una alimentación diversa que incluya los diferentes grupos de alimentos y con alimentos que estén disponibles en la región y de temporada. La AC no es diferente en los niños con o sin riesgo de alergias o incluso con otros diagnósticos de alergias
  • Se sugiere continuar introduciendo nuevos alimentos que aun no hayan introducidos, siempre de uno en uno,
  • A partir de los 9–12 meses la mayoría de los lactantes tienen las capacidades manuales para alimentarse ellos mismos, beber de una taza y comer como el resto de la familia, sólo con pequeñas adaptaciones. Es importante saber que hay un período crítico (ventana) para introducir alimentos sólidos grumosos, y si no se introducen alrededor de los 10 meses aumenta el riesgo de las dificultades posteriores en la alimentación

A los nueve meses, los bebés están generalmente listos para avanzar en su aventura alimentaria, explorando nuevas texturas y aumentando la cantidad de comidas sólidas. Según las recomendaciones en España y basadas en la evidencia científica, aquí te detallamos cómo debe ser la alimentación de un bebé de nueve meses:

1.      Número de comidas:

  • Se recomienda que un bebé de nueve meses tenga aproximadamente tres comidas al día, complementadas con 1-2 refrigeradores saludables si es necesario, además de continuar con la leche materna o fórmula infantil.

2.      Texturas:

A esta edad, es importante ofrecer una variedad de texturas para ayudar al bebé a desarrollar habilidades de masticación. Esto puede incluir:

  • Purés gruesos: Continuar con purés, pero haciendo menos líquidos y más espesos, con grumos, pasando a chafados y posteriormente pequeños trozos.
  • Alimentos blandos en trozos pequeños: Ofrecer alimentos que el bebé pueda coger con sus dedos y que sean lo suficientemente blandos para masticar fácilmente, incluso con pocos o ningún diente.
  • Alimentos machacados: Como plátanos, aguacates o patatas cocidas.
  • Alimentos en barra suave: Que puedan deshacerse en la boca, para fomentar la autoalimentación.

3.      Tipos de Alimentos:

Debe haber una variedad de alimentos que incluyan:

  • Frutas y Verduras: Diferentes tipos y colores, preparados de forma segura para prevenir atragantamientos.
  • Cereales: Preferentemente integrales como la avena, arroz, pasta o sartén.
  • Proteínas: Carnes magras, pollo, pescado, huevos y legumbres. El huevo se puede ofrecer entero, y las carnes y pescados deben ser cocinados y desmenuzados o cortados en trozos muy pequeños.
  • Lácteos: Queso y yogur enteros sin azúcar o sal adaptados para la edad del bebé.
  • Grasas: Aceite de oliva virgen extra y otras grasas saludables en cantidades moderadas.

4.      Alimentación Responsiva:

  • Es importante practicar la alimentación responsiva, observando las señales de hambre y saciedad del bebé y permitiendo que el bebé guíe la cantidad de alimentos que quiere comer.

5.      Supervisión:

Siempre supervise al bebé mientras viene para prevenir atragantamientos, y asegúrese de que esté sentado en una silla alta o en una posición segura para comer.

6.      Vitaminas y Minerales:

En España, se puede recomendar la suplementación de vitamina D si la dieta no la proporciona en cantidades suficientes, lo cual es algo que debería ser evaluado y aconsejado por el pediatra del bebé.

Es crucial recordar que la introducción de alimentos sólidos debe ser progresiva y siempre teniendo en cuenta las recomendaciones del pediatra, que las adaptará a las necesidades individuales de cada bebé. Además, cualquier signo de alergia o intolerancia debe ser evaluado por un profesional de la salud.

Comidas Principales: Desayuno, Almuerzo y Cena.

Estas comidas deben incluir una variedad de alimentos de los diferentes grupos alimentarios, como cereales fortificados, frutas, verduras, proteínas y lácteos (si ya han sido introducidos).

Meriendas:

Merienda de Media Mañana: Puede ser una fruta, un poco de yogur o un cereal suave.

Merienda de Tarde: Similar a la de media mañana, o puede ser una pequeña cantidad de verduras o queso.

Consideraciones Adicionales:

Horarios Regulares: Intenta ofrecer las comidas y meriendas a horas regulares para establecer una rutina.

Cantidades: Las porciones deben ser pequeñas, acordes con el pequeño tamaño del estómago del bebé.

Escucha al Bebé: Asegúrate de estar atento a las señales de hambre y saciedad del bebé, sin forzarlo a comer si no tiene hambre.

Hidratación: Ofrece agua entre comidas para mantener al bebé bien hidratado, especialmente si el clima es cálido o si el bebé está muy activo.

Es importante adaptar el número y el tamaño de las comidas y meriendas a las necesidades individuales de cada bebé y estar dispuesto a ajustarlas según cómo esté creciendo y desarrollándose.

Recuerde que Existen principalmente dos enfoques reconocidos para la introducción de la alimentación complementaria en los bebés:

Alimentación Complementaria Tradicional:

  • En este enfoque, se comienza con purés y alimentos muy triturados, incrementando gradualmente la textura hasta llegar a alimentos más sólidos.
  • La alimentación se realiza generalmente con cuchara y se empieza con un solo ingrediente para identificar posibles alergias o intolerancias.
  • Con el tiempo, se introducen mezclas y luego se progresa hacia alimentos que la familia come, adecuadamente preparados para la edad del bebé.

Baby-Led Weaning (BLW) o Alimentación Complementaria Dirigida por el Bebé:

  • En este método, se ofrece al bebé alimentos enteros o en trozos grandes que puede agarrar con sus manos desde el principio, en lugar de purés alimentados con cuchara.
  • El bebé controla su ingesta y aprende a masticar y tragar a su propio ritmo.
  • Promueve la inclusión del bebé en las comidas familiares, ofreciéndole los mismos alimentos que come la familia, siempre que sean seguros y adecuados para su edad.

Ambos métodos pueden ser efectivos y la elección entre uno u otro o una combinación de ambos dependerá de las preferencias de la familia, las recomendaciones del pediatra y las señales del bebé. Algunas familias encuentran beneficioso combinar ambos enfoques, ofreciendo alimentos en puré junto con alimentos sólidos que el bebé puede tomar y explorar por sí mismo. Independientemente del método, es importante asegurarse de que todos los alimentos ofrecidos sean adecuados para la edad del bebé para prevenir el riesgo de atragantamiento y garantizar que el bebé reciba una nutrición adecuada.

El término "BLISS" (Baby-Led Introduction to SolidS) se refiere a una variante del enfoque de alimentación complementaria conocido como Baby-Led Weaning (BLW). Mientras que el BLW puro promueve la introducción de alimentos sólidos dejando que el bebé se alimente solo con sus manos desde el inicio, el BLISS es una versión modificada que incluye algunas estrategias para minimizar el riesgo de atragantamiento y asegurar una nutrición adecuada.

El BLISS enfatiza la importancia de ofrecer alimentos que el bebé puede manejar fácilmente, que sean seguros y que cumplan con sus necesidades nutricionales, incluyendo una adecuada ingesta de hierro, que es una preocupación común con el BLW tradicional. Además, el BLISS sugiere comenzar con alimentos que el bebé pueda agarrar y llevarse a la boca por sí mismo, pero también incluye recomendaciones sobre cómo cortar y preparar los alimentos para hacerlos seguros y fáciles de manejar para los bebés.

En resumen, el BLISS es una aproximación a la alimentación complementaria que se centra en el autoalimentación del bebé, pero con un fuerte énfasis en la seguridad alimentaria y la nutrición.

¿Que cantidad debo dar de cada alimento?

El Nutriplato de Harvard es una guía visual diseñada para ayudar en la selección de alimentos y las proporciones adecuadas para una alimentación saludable. Aunque está pensado principalmente para adultos y niños mayores, los principios generales pueden adaptarse para los bebés que están comenzando con la alimentación complementaria.

Para un bebé de 9 meses, las proporciones y tipos de alimentos deben ajustarse para cumplir con sus necesidades nutricionales específicas, que difieren de los niños mayores y adultos. Sin embargo, podemos tomar inspiración del plato de Harvard para ofrecer una dieta equilibrada:

Frutas y Verduras: Deberían ocupar la mitad del plato del bebé. A esta edad, pueden ser ofrecidas en forma de purés, trozos suaves para que las coja con la mano o cocidas y cortadas en trozos pequeños para fomentar la masticación.

Cereales y Alimentos Ricos en Almidón: Aproximadamente un cuarto del "plato" del bebé debe provenir de cereales y alimentos ricos en almidón. Opta por cereales integrales como arroz integral, avena, pan integral y pasta, los cuales pueden ser ofrecidos en texturas apropiadas para el bebé, como cereales bien cocidos que son fáciles de masticar o panes blandos que el bebé puede sujetar y morder.

Proteínas: El último cuarto del plato debe contener proteínas. Para un bebé de 9 meses, esto incluye pechuga de pollo cocida y picada, trozos de pescado sin espinas, carne roja magra, huevos (que ahora se pueden ofrecer enteros), y legumbres como lentejas y garbanzos, que deben estar bien cocidos y en forma de puré o machacados. Estos alimentos son importantes para el crecimiento y desarrollo del bebé.

Lácteos: Aunque no están incluidos en el plato de Harvard, los lácteos son una parte importante de la dieta de un bebé. A esta edad, continúa siendo una fuente importante de calcio y proteínas. Puedes ofrecer yogur natural y quesos suaves en cantidades pequeñas.

Grasas Saludables: Incluye pequeñas cantidades de grasas saludables en la dieta de tu bebé, como el aceite de oliva virgen extra, que puede añadirse a purés y cereales, o aguacate, que puede ofrecerse en trozos pequeños o machacado.

En cuanto a las cantidades, a esta edad, el bebé todavía estará recibiendo gran parte de su nutrición a través de la leche materna o la fórmula infantil, por lo que las comidas sólidas son complementarias.

Un bebé de 9 meses puede comer aproximadamente 1/4 a 1/2 taza de alimentos sólidos tres a cuatro veces al día. Además de esto, seguirá tomando leche materna o fórmula, la cual es su fuente principal de nutrición.

Es importante señalar que las cantidades pueden variar considerablemente de un bebé a otro, ya que cada niño tiene su propio apetito y necesidades calóricas que pueden cambiar de un día para otro. Por ello, es esencial seguir las señales de hambre y saciedad del bebé, ofreciéndole alimentos y permitiendo que él o ella decida cuánto comer.

El Nutriplato puede servir como una guía general para garantizar que se ofrece una variedad de alimentos y nutrientes, pero no debe seguirse de manera rígida para los bebés. La transición a sólidos es gradual y debe adaptarse al ritmo de desarrollo y preferencias individuales del niño, siempre bajo la supervisión y recomendaciones de un pediatra.

El paladar se educa: Ningún niño nace odiando la verdura y amando la pizza. Los niños se acostumbran a comer lo que nosotros, los adultos, les damos. Si en casa se come verdura, nuestro hijo acabará acostumbrando a su paladar al sabor de la verdura. En cambio, si a nuestro hijo le damos productos azucarados, se acostumbrará al sabor de estos productos, la herramienta educativa más potente es el ejemplo, no podemos pretender que nuestros hijos coman verdura si nosotros no la probamos.

A medida que los bebés crecen y se desarrollan, es importante ir adaptando la textura de los alimentos para fomentar el desarrollo de sus habilidades orales y de masticación. Para un bebé de 9 meses que ya está manejando bien los sólidos, puedes seguir estos pasos para cambiar las texturas de manera progresiva:

Introduce trozos pequeños y blandos: Empieza por ofrecer alimentos que el bebé pueda recoger con sus dedos, como frutas muy maduras cortadas en trocitos, verduras cocidas, trozos de queso tierno, pan blando, etc.

Aumenta la variedad: Incluye una amplia variedad de alimentos en pequeños trozos para que el bebé experimente diferentes texturas y sabores.

Alimentos machacados o aplastados: Pasa de purés lisos a alimentos machacados con un tenedor, lo que permite al bebé encontrarse con grumos y trozos más grandes que debe aprender a gestionar en la boca.

Combinación de texturas: Ofrece comidas que incluyen más de una textura, como un guiso con trozos de carne tierna y verduras, lo cual es una excelente forma de acostumbrar al bebé a la comida que viene el resto de la familia.

Autoalimentación: Anima al bebé a alimentarse por sí mismo, lo que le ayudará a desarrollar la coordinación mano-ojo ya aprender a regular la cantidad de comida que puede manejar.

Ve a su ritmo: Observa las reacciones del bebé y ve a su ritmo. Si se muestra reticente a probar nuevas texturas, inténtalo de nuevo más adelante. No hay prisa.

Cuidado con el riesgo de atragantamiento: Asegúrese de que los alimentos estén cortados en tamaños manejables y siempre supervise al bebé mientras viene.

Alimentos modelados: Puedes utilizar cortadores de galletas para hacer formas interesantes con los alimentos y hacer más atractiva la comida.

Introduce utensilios: Aunque la mayoría de las veces comerá con las manos, puedes comenzar a introducir utensilios como cucharas de plástico o tenedores de puntas redondeadas para que comience a practicar.

En el caso de que el bebé ya esté comiendo bien alimentos sólidos, es un buen momento para ofrecer texturas más complejas y fomentar la masticación, incluso si aún no tiene dientes o solo tienen unos pocos. Los bebés pueden masticar alimentos blandos con las encías.

Es importante recordar que cada bebé es único y algunos pueden tardar más que otros en adaptarse a nuevas texturas. La clave es seguir ofreciendo nuevas texturas de manera consistente, sin presionar al bebé, para que gradualmente se sienta cómodo con ellas. Si tienes dudas o preocupaciones específicas, es siempre recomendable consultar con tu pediatra.

Frutas:

Puede variar en dependencia de su apetito , no hay cantidad fija establecida.

Puede comer aproximadamente 1/4 a 1/2 taza de frutas al día, lo que puede equivaler a unos 60-120 gramos por día, repartidos en dos o tres comidas.

Estas cantidades son meramente orientativas y pueden ajustarse según las señales de hambre y saciedad del bebé. Algunos bebés pueden querer más o menos cantidad en diferentes días o en diferentes comidas. Es importante seguir las señales del bebé y permitirle que guíe cuánto quiere comer, en lugar de enfocarse en alcanzar una cantidad específica de gramos.

Cuando se introducen las frutas, es recomendable hacerlo gradualmente y una a la vez, para detectar posibles reacciones alérgicas y para que el bebé se acostumbre a los sabores y texturas.

Puede comer cualquier tipo de frutas y si son de temporada mejor ya que estas suelen ser más frescas y están en su punto óptimo de sabor y valor nutricional. Es ideal ofrecer una variedad de frutas para exponer al bebé a diferentes sabores y texturas. Además, introducir frutas de temporada puede ser una excelente manera de fomentar hábitos alimenticios saludables desde una edad temprana.

Sin embargo, en cuanto a la forma de presentar las frutas, es importante considerar la seguridad y la capacidad del bebé para masticar y tragar.

Presentación de las Frutas:

Purés: Muchos bebés de 9 meses todavía disfrutan de las frutas en puré, aunque ya debe cambiar de texturas de forma progresiva

Trozos Pequeños: Si el bebé ya está listo para texturas más sólidas, puedes ofrecer frutas en trozos muy pequeños que pueda manejar con sus manos y masticar con las encías, incluso si aún no tiene dientes.

Cocidas y Blandas: Frutas como manzanas y peras pueden ser cocidas y luego cortadas en trozos pequeños para hacerlas más fáciles de masticar.

Consideraciones Importantes:

Evitar el Riesgo de Atragantamiento: Asegúrate de que los trozos sean lo suficientemente pequeños como para evitar el riesgo de atragantamiento.

Supervisión: Nunca dejes al bebé solo mientras come.

Textura Apropiada: La fruta debe ser blanda y estar madura. Frutas más duras o fibrosas deben ser cocidas o ralladas hasta que el bebé desarrolle una masticación más eficaz.

Verduras:

Las verduras aportan nutrientes esenciales y ayudan a establecer hábitos alimenticios saludables.

Como zanahorias, calabaza, judías verdes, patatas, boniatos, guisantes entre otros, cocidos y blandos cortados en pequeños trozos, o triturados o aplastados.

Verduras a Evitar o Usar con Precaución:

Verduras crudas: Como zanahorias o apio crudos, pueden ser difíciles de masticar y representar un riesgo de atragantamiento.

Berro, Espinacas, acelgas y remolachas: Estas verduras contienen nitratos y se recomienda limitar su consumo en menores de un año, y cuando se introduzcan, siempre bien cocidas y en cantidades moderadas. Debido al riesgo de metahemoglobinemia, una condición que puede interferir con la capacidad de la sangre para transportar oxígeno.

Si se introduce antes de los 12 meses debe ser cocida para reducir los niveles de nitratos, en pequeñas cantidades, y no deben dejarse fermentar, algunos expertos recomiendan esperar hasta los 8-10 meses o incluso después del primer año para introducir estas verduras.

Cantidad Recomendada:

Gramos por Día: Un bebé de 9 meses podría consumir entre 60 a 90 gramos de verduras al día, repartidas en 2-3 comidas.

Gramos por Semana: Esto equivale a aproximadamente 420 a 630 gramos de verduras a la semana, aunque la cantidad puede variar en función del apetito y las necesidades individuales del bebé.

Consistencia: Elige la consistencia y la forma de presentar las verduras en función del método de alimentación que prefieras y del desarrollo de tu bebé. Siempre es vital supervisar al bebé mientras come para prevenir el atragantamiento.

Independientemente del método, es importante que todos los alimentos sean adecuados para la edad y seguros para el bebé. La transición a texturas más gruesas o piezas de alimentos debería basarse en la habilidad del bebé para manejar diferentes consistencias y no en una línea de tiempo rígida. Siempre supervisa al bebé mientras come para evitar el riesgo de atragantamiento

Método Tradicional de Alimentación con Purés: Las verduras deben cocinarse hasta que estén muy suaves y luego ser trituradas o procesadas en puré para facilitar la deglución.Se comienza con purés lisos y luego se pasa gradualmente a texturas más gruesas.Alrededor de los 9 meses, se pueden introducir alimentos ligeramente machacados o con trozos muy pequeños para fomentar la masticación.

Baby-Led Weaning (BLW): Si se sigue el método BLW, las verduras deben cocinarse hasta que estén lo suficientemente blandas para ser aplastadas con facilidad entre los dedos, pero aún firmes para que el bebé pueda sostenerlas y llevarlas a su boca por sí mismo. Los bebés son alentados a manipular y masticar alimentos más enteros desde el principio. Se ofrecen piezas grandes de alimentos blandos que el bebé puede sujetar y morder.

Alimentación Mixta:

Algunos padres optan por una combinación de ambos métodos, ofreciendo tanto alimentos en puré como piezas más grandes para que el bebé los explore por sí mismo.

Método de Alimentación:

Es fundamental que la introducción de nuevos alimentos se haga de forma gradual y uno por uno, para identificar posibles reacciones alérgicas o intolerancias. Además, la alimentación debe adaptarse a las señales de hambre y saciedad del bebé, sin forzar la alimentación.

Se recomienda con esta edad ir modificando la textura de los alimentos, de forma que sean cada vez menos triturados. Aunque el niño no tenga suficientes dientes, es capaz de tragar el alimento haciendo una masa con su lengua y las encías.

Recuerde que en la masticación está el inicio del lenguaje por lo que no deberá retrasarse por temor a que el niño se atragante..

Legumbres

Las legumbres son una excelente fuente de proteínas, hierro y fibra para los bebés y pueden introducirse como parte de la alimentación complementaria. Aquí te detallo las recomendaciones según el método de alimentación:

Legumbres Recomendadas:

  • Lentejas: Son suaves y pueden cocinarse hasta que estén muy blandas.
  • Garbanzos: Deben estar bien cocidos y posiblemente pelados para una textura más suave.
  • Guisantes: Los guisantes frescos o congelados son generalmente bien aceptados por los bebés.
  • Alubias: Pueden incluirse, pero como son más grandes, deben estar muy cocidas y machacadas o puré.

Cantidad:

Gramos por Día: A los 9 meses, un bebé puede comer aproximadamente 1-2 cucharadas de legumbres cocidas al día, lo que equivale a unos 20-40 gramos aproximadamente. Sin embargo, la cantidad puede variar dependiendo del apetito y la tolerancia del bebé.

Es importante seguir las señales de hambre y saciedad del bebé y no forzar la alimentación. La cantidad recomendada puede ajustarse según la tolerancia y las preferencias del bebé.

Cereales :

Gofio: El gofio es un alimento energético y puede ser parte de una dieta equilibrada. Contiene fibra, vitaminas y minerales, especialmente si se hace con cereales integrales. Como parte de la alimentación complementaria, el gofio puede ser una opción para variar las fuentes de cereales en la dieta del bebé, pero siempre balanceando con otros grupos alimenticios como frutas, verduras, proteínas y lácteos. El gofio para bebés no debe contener azúcares añadidos, sal excesiva ni otros aditivos inapropiados para esta edad.

  • Si se da en papilla    La papilla no debe ser ni demasiado espesa ni demasiado líquida, sino tener una consistencia que el bebé pueda manejar fácilmente, evitando el riesgo de atragantamiento.
  • Como con cualquier alimento nuevo, introduce el gofio gradualmente en la dieta y en cantidades pequeñas para monitorear cómo lo tolera el bebé.
  • Puedes optar por gofio elaborado con diferentes tipos de cereales para ofrecer una variedad de sabores y nutrientes.

Precauciones:

  • El gofio para bebés no debe contener azúcares añadidos, sal, conservantes ni otros aditivos.
  • Debe ser de grano entero para proporcionar la máxima nutrición, incluyendo fibra y vitaminas del grupo

B. Asegúrate de que sea de una marca confiable que garantice un producto de alta calidad y libre de contaminantes.

  • Asegúrate de que el gofio sea adecuado para la edad del bebé. Algunos fabricantes pueden ofrecer versiones diseñadas específicamente para bebés.
  • Si hay preocupaciones sobre alergias alimentarias, elige un tipo de gofio hecho de cereales que sean menos propensos a causar reacciones alérgicas, como el maíz, en lugar de trigo o cebada, especialmente si hay antecedentes familiares de alergias al gluten.
  • El gofio para bebés debe ser fácil de mezclar hasta obtener una consistencia suave que el bebé pueda tragar y digerir fácilmente.

Cereales de Arroz Integral: Son un buen punto de partida debido a su textura suave y bajo potencial alergénico.

Avena: La avena cocida es rica en fibra y puede ser más suave para el estómago del bebé si se cocina bien y se mezcla con leche materna, fórmula o agua.

Cebada: La cebada cocida y bien molida es otra opción nutritiva.

Quinoa: Este pseudocereal es una fuente completa de proteínas y puede ser preparado en una textura suave y fácil de manejar.

Trigo Sarraceno: A pesar de su nombre, no está relacionado con el trigo y es naturalmente libre de gluten.

Pasta: Las pastas hechas de cereales integrales o alternativas sin gluten pueden ser cortadas en trozos pequeños y cocidas hasta que estén muy suaves.

Al introducir cereales y otros alimentos sólidos, es importante tener en cuenta lo siguiente:

Consistencia: Los cereales deben cocinarse hasta que estén suaves y, si es necesario, mezclados o triturados hasta alcanzar una consistencia que el bebé pueda manejar fácilmente.

Alérgenos: Si introduces cereales que contienen gluten, como el trigo, hazlo gradualmente y observa si hay signos de reacción alérgica, especialmente si hay antecedentes familiares de alergias o intolerancias al gluten.

Sin Azúcares Añadidos: Evita los cereales con azúcares añadidos o sabores artificiales.

Siempre se recomienda consultar con el pediatra antes de introducir nuevos alimentos en la dieta del bebé, para obtener asesoramiento personalizado y asegurarse de que se satisfacen las necesidades nutricionales del bebé. Además, es crucial seguir las señales de hambre y saciedad del bebé y permitir que progrese en texturas a su propio ritmo.

Proteínas:

Carnes y Aves: 30 a 60 gramos de carnes y aves cocidas por día. Puede ofrecerse todos los días o en días alternos, dependiendo de las otras fuentes de proteínas en la dieta. Asegúrate de que la carne esté bien cocida y cortada en trozos pequeños o triturada para evitar el riesgo de atragantamiento.

Las aves mas recomendadas por la facilidad para digerir y su sabor suave son el pollo y el pavo. Deben ser cocidas sin piel y desmenuzada para facilitar la masticación.

La ternera es rica en hierro y proteínas, ¡debe estar bien cocida y servida en pequeñas porciones, bien triturada o en forma de puré en dependencia de preferencias en la alimentación y la edad.

El cerdo magro y el cordero también son buenas opciones. Es preferible elegir cortes magros del cerdo, como el lomo, para evitar un exceso de grasa, sin condimentos fuertes, triturada, desmenuzada o cortada en trocitos muy pequeños para evitar el riesgo de atragantamiento.

Pescado: 30 a 60 gramos de pescado cocido por día una o dos veces por semana siempre pescados bajos en mercurio como salmón, tilapia trucha.

  • Los pescados grandes como pez espada, tiburón , atún rojo y el lucio deben evitarse por su alto contenido en mercurio.
  • Se recomiendan pescados como el lenguado y la merluza blancos bajo en grasas y fuente de proteínas de alta calidad.
  • El salmón, rico en ácidos grasos omega-3, es beneficioso para el desarrollo del cerebro y la vista, asegúrate de que sea bien cocido y provenga de fuentes sostenibles.
  • Trucha: Es otro buen pescado que a menudo es bajo en contaminantes y rico en omega-3.
  • Dorada: Popular en la cocina mediterránea, es una buena opción para introducir a los bebés al pescado.
  • El gallo y el rape pueden también ser incluidos en la dieta del bebé son conocidos por su carne firme y de sabor suave
  • La introducción del pescado debe ser gradual y en pequeñas cantidades, debe estar bien cocido para evitar infecciones, Al igual que con la introducción de cualquier nuevo alimento, observa si hay signos de alergia después de consumir pescado por primera vez.

Huevo: se recomienda un huevo pequeño o medio mediano siempre cocido para evitar el riesgo de salmonela, al dia tres-cuatro veces por semana.

Lácteos:

Queso: tierno y sin sal de 15 a 30 gramos por día.

Yogur: 1/4 a 1/2 taza de yogur natural por día. Diariamente o en días alternos. Opta por yogur natural sin azúcares añadidos y verifica que no haya restricciones de lácteos antes de la introducción.

Frutos secos:

Los frutos secos no se deben dar enteros debido al riesgo de atragantamiento. Sin embargo, pueden ser introducidos en la dieta de maneras seguras.

Mantequillas de Frutos Secos:Textura Suave: Introduce los frutos secos en forma de mantequillas o cremas sin trozos y sin sal o azúcares añadidos. Por ejemplo, mantequilla de almendra o cacahuate (maní) puede ser esparcida finamente sobre una tostada o mezclada con purés de frutas o vegetales.

Frutos Secos Molidos:Bien Molidos: Puedes agregar frutos secos triturados o en polvo a papillas de cereal o yogur para añadir nutrientes, siempre que estén molidos a una consistencia muy fina.

Precauciones:

  • Vigilancia: Asegúrate de que el bebé esté sentado y bajo supervisión mientras come.
  • Introducción Gradual: Como con cualquier nuevo alimento, introduce los frutos secos de uno en uno y espera varios días antes de introducir otro tipo para monitorizar posibles alergias.
  • Evitar Enteros o Trozos: No des a los bebés frutos secos enteros o en trozos grandes hasta que tengan al menos cuatro años de edad, debido al riesgo de atragantamiento.

Grasas:

Grasas Saludables: Pequeñas cantidades de grasas saludables como aceite de oliva o aguacate, incorporadas naturalmente en la preparación de alimentos.

Estas son cantidades aproximadas y pueden variar. Los bebés tienen estómagos pequeños y pueden preferir comer pequeñas cantidades a lo largo del día. Es importante seguir las señales de hambre y saciedad del bebé y no forzar la alimentación. Además, los bebés amamantados o alimentados con fórmula aún obtendrán una parte significativa de su nutrición de la leche materna o de fórmula.

Vitamina: El Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría recomienda continuar con la administración de vitamina D3 (400 UI/día) hasta el año de vida. Esta vitamina favorece la absorción del calcio, previene el raquitismo y tiene una función muy importante para sus defensas.

Sueño:

A los 9 meses de edad, los patrones de sueño de un bebé suelen estar más establecidos, aunque aún pueden variar ampliamente de un niño a otro.Sueño Total en 24 Horas:

Total Diario: Los bebés de 9 meses generalmente necesitan entre 12 y 16 horas de sueño en total durante un período de 24 horas.

Sueño Nocturno:

  • Noche: La mayoría de los bebés de esta edad duermen alrededor de 10 a 12 horas por la noche. Algunos pueden dormir toda la noche sin interrupciones, mientras que otros aún pueden despertarse ocasionalmente.
  • Consolidación del Sueño: Muchos bebés a esta edad pueden dormir toda la noche sin necesidad de alimentarse. Sin embargo, despertares nocturnos siguen siendo comunes, especialmente durante los períodos de desarrollo rápido o durante la dentición.

Siestas:

  • Cantidad: Los bebés de 9 meses suelen tomar 2 siestas al día.Generalmente toman 2 siestas al día, aunque algunos bebés pueden empezar a transitar hacia solo una siesta a medida que se acercan al primer año.
  • Duración: Cada siesta puede durar de 1 a 2 horas.

Vigilia:

  • Tiempo Despierto: Durante las horas de vigilia, los bebés de 9 meses están activos y participan en juegos, alimentación y otras actividades de desarrollo. Pueden estar despiertos por períodos de 2 a 3 horas entre siestas.

Calidad del Sueño:

  • Consolidación del Sueño: A esta edad, el sueño nocturno suele ser más consolidado, aunque las interrupciones pueden ocurrir debido a la dentición, ansiedad por separación o hitos de desarrollo como aprender a gatear o pararse.
  • Continuidad: El sueño idealmente debería ser ininterrumpido, permitiendo que el bebé pase por ciclos completos de sueño, incluyendo tanto el sueño REM (movimiento rápido de los ojos) como el sueño no REM.
  • Ambiente: El ambiente de sueño debe ser tranquilo, oscuro y con una temperatura confortable. El ruido blanco o la música suave pueden ayudar a algunos bebés a dormir.

Consejos para Padres:

  • Rutina Consistente: Establecer y mantener una rutina de sueño coherente puede ayudar a mejorar la calidad del sueño del bebé.
  • Consistencia: Establecer una rutina de sueño consistente es clave. Esto incluye actividades tranquilas antes de acostarse como bañarse, leer un libro o cantar canciones de cuna.
  • Horario Regular: Acostar al bebé y levantarlo a la misma hora todos los días ayuda a regular su reloj interno.
  • Ambiente de Sueño: Un ambiente de sueño cómodo y seguro es crucial. Asegúrate de que la habitación esté a una temperatura agradable, tranquila y oscura por la noche.
  • Seguridad al Dormir: Continúa poniendo al bebé a dormir boca arriba y asegúrate de que la cuna esté libre de juguetes y ropa de cama sueltos para prevenir el riesgo de asfixia o SMSL.

Monitorización y Consulta:

Si hay alguna preocupación sobre el sueño del bebé, como problemas para dormirse, despertares nocturnos frecuentes o cambios en los patrones de sueño, se debe consultar con un pediatra para descartar cualquier problema subyacente y obtener orientación específica.

Regresión de sueño a los 9 meses:

Sí, es posible que los bebés experimenten una regresión del sueño alrededor de los 9 meses de edad. A esta edad, hay varios factores de desarrollo y ambientales que pueden perturbar el sueño de un bebé, incluyendo:

Desarrollo de habilidades motrices: Los bebés de 9 meses pueden estar aprendiendo a gatear, sentarse, y algunos incluso pueden empezar a ponerse de pie. El deseo de practicar estas nuevas habilidades puede interrumpir su sueño.

Angustia de separación: A esta edad, los bebés se vuelven más conscientes de la separación, lo que puede hacer que se sientan ansiosos cuando un cuidador no está presente, y esto puede afectar a sus patrones de sueño.

Cambios en la rutina de alimentación: Con la introducción de más alimentos sólidos y la posible disminución de las tomas de leche, los bebés pueden despertarse más a menudo debido al hambre oa la adaptación a un nuevo horario de alimentación.

Dentición: Los bebés de 9 meses a menudo están en medio del proceso de dentición, que puede causar incomodidad y dolor, resultando en interrupciones del sueño.

Desarrollo cognitivo: A esta edad, el cerebro del bebé se está desarrollando rápidamente y puede procesar mucha información nueva, lo que a veces interfiere con el sueño.

Enfermedades: Resfriados comunes, infecciones de oído y otros problemas de salud menores también pueden perturbar el sueño de un bebé.

Para manejar la regresión del sueño a esta edad, se recomienda mantener una rutina de sueño coherente y tranquilizadora, asegurarse de que el bebé tenga un ambiente de sueño confortable, y sea paciente y consistente. Asegúrese de que el bebé tenga suficiente tiempo durante el día para practicar sus habilidades motrices y para interactuar, lo que puede ayudar a asegurar un sueño más reparador por la noche. Si las interrupciones del sueño son persistentes o hay preocupaciones sobre el bienestar del bebé, es aconsejable buscar la orientación de un pediatra.

Consulte ¿que es la regresión del sueño en bebés ? Desarrollo Psicomotor y afectividad Desarrollo Motor Grueso:

  • Sentarse: La mayoría de los bebés de 9 meses pueden sentarse sin apoyo y mantenerse erguidos por períodos prolongados.
  • Gateo: Muchos niños empiezan a gatear a esta edad, aunque algunos pueden optar por desplazarse rodando o arrastrándose.
  • De pie con apoyo: A menudo se ponen de pie con ayuda, agarrándose de muebles o manos de adultos, y pueden empezar a intentar dar pasos mientras sostienen algo para apoyarse.

Exploración activa: Les gusta explorar su entorno, lo que puede incluir alcanzar objetos que están fuera de su alcance inmediato.

Desarrollo Motor Fino:

  • Prensión: Mejoran su habilidad para agarrar objetos pequeños entre el pulgar y el índice, lo que se conoce como prensión de pinza.
  • Manipulación de Objetos: Pueden pasar objetos de una mano a otra y disfrutan golpeando objetos juntos o apilándolos.

Desarrollo Cognitivo:

  • Curiosidad y Resolución de Problemas: Exhiben una mayor curiosidad sobre cómo funcionan las cosas, y pueden empezar a mostrar habilidades básicas de resolución de problemas, como buscar objetos escondidos (permanencia del objeto).
  • Imitación: Imitan gestos y acciones simples de los adultos y otros niños, lo que es un signo de aprendizaje observacional.

Desarrollo del Lenguaje y la Comunicación:

  • Balbuceo: El balbuceo se vuelve más variado y puede empezar a sonar más como palabras reales.
  • Comprensión: Pueden entender comandos simples y responden a su nombre y a palabras que conocen, como "no" o “adiós”. Primeros bisílabos sin sentido (tata, mamá, papá…). Es bueno hablarle frecuentemente, de forma lenta, asociando las palabras a los gestos.Entienden órdenes sencillas y son capaces de ofrecer objetos al pedírselo (“toma-dame”).
  • Gestos: Pueden empezar a usar gestos como señalar para comunicar lo que quieren o necesitan.

Desarrollo Social y Emocional:

  • Reconocimiento de Personas: Son capaces de reconocer caras familiares y pueden ser tímidos o ansiosos alrededor de extraños.
  • Vínculos Emocionales: Muestran apego a sus padres y cuidadores y buscan consuelo cuando están asustados o cansados.
  • Juego: Disfrutan de juegos interactivos y pueden mostrar preferencias por ciertos juguetes.

Consejos para Padres:

  • Fomentar la Exploración: Ofrezcan un ambiente seguro y estimulante para explorar, con muchos objetos diferentes para tocar y jugar.
  • Tiempo en el Suelo: Aseguren suficiente "tiempo boca abajo" cuando estén despiertos para fortalecer los músculos necesarios para gatear y pararse.
  • Hablar y Leer: Hablen y lean al bebé regularmente para fomentar el desarrollo del lenguaje y la comprensión.
  • Juegos de Imitación: Jueguen a imitar acciones o sonidos, ya que esto ayuda al desarrollo cognitivo y lingüístico.
  • Socialización: Permitan que interactúen con otros niños y adultos en un entorno seguro para mejorar las habilidades sociales.

Estimule la pinza de manipulación para empezar a coger objetos pequeños usando el pulgar. No es adecuado usar taca-taca, ya que no es cierto que ayude a aprender a caminar y puede dar lugar a muchos accidentes caseros.

Sonríale y háblele cuando el niño nos sonríe. Respóndale cuando pida que lo cojamos. Juegue con él a imitar gestos: palmitas, adiós, cinco lobitos…No tenga prisa en los cambios de ropa, permítale que colabore en vestirse y desvestirse estirando brazos y piernas.

Siempre hay que tener en cuenta que el hecho de que su hijo no haga lo que teóricamente corresponde a su edad, no significa que exista un retraso en su desarrollo. Existen unos márgenes de normalidad y su pediatra será el encargado de establecer si el desarrollo de su bebé es el adecuado para su edad.

Como padres y educadores hay que ser firmes y cariñosos, capaces de establecer los límites que el niño necesita. Este concepto será de aplicación a cualquier edad a partir de ahora y a pesar de las rabietas, contención de la respiración, vómitos inducidos y otros, se debe mostrar la misma tranquilidad y firmeza tanto ambos padres como los abuelos y otros familiares, no consintiendo estos últimos lo que los padres han prohibido con anterioridad.

Es importante que los padres entiendan que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que las variaciones en el desarrollo son normales. Sin embargo, si tienen preocupaciones específicas sobre el desarrollo de su hijo, deben consultar con su pediatra para obtener orientación adicional.

Cuidados y Recomendaciones Generales:

Ganancia de Peso y Crecimiento:

A los nueve meses de edad, los bebés continúan creciendo y ganando peso a ritmos variables. Aquí hay algunas pautas generales sobre la ganancia de peso y el crecimiento:

Ganancia de Peso:

  1. Promedio: La ganancia de peso a esta edad suele ser de aproximadamente 400-500 gramos por mes.
  2. Duplicación del Peso: La mayoría de los bebés han duplicado su peso al nacer alrededor de los 6 meses y al llegar a los 9 meses, podrían haber triplicado su peso al nacer.

Crecimiento en Longitud:

1. Promedio: El crecimiento en longitud (altura) a esta edad se desacelera un poco en comparación con los primeros seis meses. Pueden crecer aproximadamente 1-2 centímetros por mes.

Perímetro Cefálico:

1. Importancia: El perímetro cefálico (la circunferencia de la cabeza) continúa creciendo y es un indicador importante del desarrollo del cerebro del niño. Se espera un crecimiento constante aunque más lento que en los primeros meses de vida.

Factores que Afectan el Crecimiento y la Ganancia de Peso:

  1. Genética: Los patrones de crecimiento hereditarios juegan un papel significativo.
  2. Nutrición: La introducción de alimentos sólidos puede influir en la ganancia de peso.
  3. Salud General: Las enfermedades o problemas de salud pueden afectar la ganancia de peso y el crecimiento.
  4. Actividad: A medida que los bebés se vuelven más activos, pueden quemar más calorías, lo que podría influir en su ganancia de peso.

Vigilancia del Crecimiento:

  1. Consultas Pediátricas: Es importante llevar al bebé a las consultas pediátricas regulares para monitorear su crecimiento y desarrollo.
  2. Curvas de Crecimiento: Los pediatras utilizan curvas de crecimiento estandarizadas para evaluar cómo el bebé está creciendo en comparación con otros niños de su edad.

Consejos para Padres:

  1. Alimentación Equilibrada: Asegúrese de que su bebé esté recibiendo una dieta equilibrada que incluya una variedad de alimentos para apoyar un crecimiento saludable.
  2. Atención a Señales: Esté atento a las señales de saciedad y hambre de su bebé, permitiéndole comer hasta que esté satisfecho, pero sin forzar la alimentación
  3. Consistencia: Mantenga una rutina regular de alimentación y sueño.

Es importante recordar que las tasas de crecimiento y ganancia de peso son individuales para cada niño. Si tienes inquietudes sobre el crecimiento de un bebé, es crucial consultar con un pediatra para obtener asesoramiento personalizado.

Baño:

El baño de un bebé de 9 meses es un momento importante tanto para la higiene como para el juego y la vinculación. Aquí te dejo algunas recomendaciones generales para un baño seguro y agradable:

Preparación del Baño:

  • Temperatura del Agua: El agua debe estar tibia, no caliente, aproximadamente a 37°C (98.6°F). Siempre verifica la temperatura con tu codo o un termómetro de baño antes de colocar al bebé en el agua.
  • Seguridad Antes de Todo: Nunca dejes al bebé solo en la bañera, ni siquiera por un segundo. La supervisión constante es crucial.
  • Reunir Suministros: Asegúrate de tener todo lo necesario a mano antes de comenzar el baño: jabón suave para bebés, champú, juguetes de baño, toalla, pañal limpio y ropa.
  • Cantidad de Agua: Llena la bañera solo con la cantidad necesaria de agua, que generalmente es alrededor de 5 a 10 centímetros.

Durante el Baño:

  • Limpieza Suave: Usa una pequeña cantidad de jabón suave para bebés.con ph neutro.
  • Cuidado con los Ojos y Oídos: Sé cuidadoso al lavar la cara del bebé y evita que el agua entre en sus oídos.
  • Zonas a Limpiar: Presta atención especial a los pliegues de la piel, detrás de las orejas, debajo de los brazos y en el área del pañal.
  • Juego y Relajación: Haz del baño un momento divertido con juguetes y actividades lúdicas. Esto también puede ayudar al bebé a sentirse relajado y disfrutar del baño.

Después del Baño:

Secado Cuidadoso: Envuelve al bebé en una toalla y sécalo con suavidad, asegurándote de secar bien entre los pliegues de la piel.

Hidratación de la Piel: Aplica una loción o crema hidratante si notas que la piel del bebé está seca.

Vestimenta Rápida: Viste al bebé rápidamente después del baño para mantenerlo cálido, especialmente en los meses más fríos o si el baño se hace antes de la hora de dormir.

Consejos Adicionales:

  • Frecuencia: No es necesario bañar al bebé todos los días; a menos que el bebé esté particularmente sucio o haya tenido un día activo.
  • Depende de la decisión que tomen los padres según las preferencias que tengan, es tan bueno hacerlo a diario como cada dos días. Lo más común es bañarlo unas 3 a 4 veces por semana, aunque esto puede variar según el clima, la actividad del bebé y las preferencias personales.Si el bebe lo disfruta se puede hacer a diario y si le provoca estrés se espacia. La evidencia científica sugiere que no es necesario bañar a los bebés todos los días, a menos que estén visiblemente sucios o hayan tenido un pañal desbordado
  • El baño es una excelente herramienta para establecer rutinas y fortalecer el vínculo, especialmente la del sueño, ya que puede ayudar a señalar al bebé que es hora de comenzar a calmarse y prepararse para la noche.
  • Hora del Baño: Elige un momento del día en el que el bebé esté despierto y contento, y no justo después de comer.
  • Monitorización de la Piel: Observa la piel del bebé para cualquier signo de irritación, especialmente si estás introduciendo un nuevo producto de baño.
  • Recuerda que cada bebé es diferente y algunos pueden encontrar el baño relajante mientras que otros pueden necesitar tiempo para acostumbrarse. Adapta las prácticas de baño a las reacciones y necesidades de tu bebé.
  • Para Dormir: Proporcionar un entorno de sueño seguro y confortable es esencial para los bebés, independientemente de si practican el colecho o duermen solos

Ambiente de Dormir:

  • Temperatura: Mantén la habitación a una temperatura confortable, generalmente entre 18-22°C (65-72°F), para evitar que el bebé tenga calor o frío excesivos.
  • Ruido: Un ambiente tranquilo es mejor para el sueño del bebé. Puedes considerar un aparato de ruido blanco si hay ruidos ambientales que puedan perturbar el sueño.
  • Iluminación: Una habitación oscura puede ayudar al bebé a distinguir entre la noche y el día y a desarrollar buenos hábitos de sueño. Las cortinas opacas pueden ser útiles.

Seguridad:

  • Cuna Segura: Si el bebé duerme en su propia cuna, asegúrate de que cumple con las normas de seguridad vigentes. El colchón debe ser firme y ajustarse bien sin espacios grandes entre este y los bordes de la cuna.
  • Posición para Dormir: Coloca al bebé para dormir boca arriba, lo cual ha sido recomendado para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).
  • Libre de Obstrucciones: La superficie de dormir debe estar libre de peluches, almohadas, protectores de cuna y ropa de cama suelta para evitar riesgos de asfixia.

Colecho:

  • Seguridad en el Colecho: Si practicas el colecho, asegúrate de seguir las pautas para hacerlo de manera segura. Considera el uso de dispositivos de colecho diseñados para mantener al bebé seguro en la cama de los padres.
  • Evitar Caídas: Si el bebé duerme en la misma cama que los padres, asegúrate de que no pueda caerse o quedar atrapado entre el colchón y la estructura de la cama.
  • Sin Ropa de Cama Pesada: Evita el uso de edredones pesados, almohadas grandes y otros elementos blandos que podrían cubrir la cara del bebé.

Rutina de Sueño:

  • Rutina Consistente: Establece una rutina relajante antes de dormir, como bañarse, leer o escuchar música suave, para ayudar al bebé a calmarse y señalar que es hora de dormir

Monitoreo:

  • Vigilancia: Considera el uso de un monitor de bebé para mantener un ojo en el bebé mientras duerme en otra habitación.

Consideraciones Adicionales:

  • Evitar el Sobrecalentamiento: Viste al bebé de manera adecuada para la temperatura de la habitación, evitando el sobrecalentamiento.
  • Sin Cadenas ni Cordones: Evita el uso de cadenas para chupetes o cualquier tipo de cordón en la cama que pueda suponer un riesgo de estrangulamiento.

Estas son pautas generales y es importante adaptar las recomendaciones a las circunstancias específicas del hogar y las necesidades del bebé. Siempre se debe consultar con un profesional de la salud si tienes preguntas o inquietudes sobre las prácticas de sueño seguras.

Paseo diario:

Para un bebé de 9 meses, los paseos diarios no solo son placenteros sino también fundamentales para su desarrollo y exploración del mundo. Aquí tienes algunas recomendaciones para un paseo seguro y estimulante:

Preparación:

  1. Revisa el Clima: Asegúrate de que la ropa del bebé sea adecuada para la temperatura y las condiciones climáticas. En días soleados, utiliza sombrero y protector solar, y en días fríos, asegúrate de que el bebé esté bien abrigado.
  2. Hora del Día: Prefiere las horas de menor calor o cuando el sol no esté en su punto más alto, especialmente en verano.
  3. Protección Solar: Aunque los bebés no deben estar expuestos directamente al sol, protege la piel de tu bebé con ropa ligera y de colores claros, y utiliza protector solar apropiado para su edad con filtros físicos o minerales.
  4. Hidratación y Alimentación: Lleva agua y snacks saludables si el bebé ya ha empezado con la alimentación complementaria.
  5. Artículos Esenciales: No olvides pañales, toallitas, un cambiador portátil, una muda de ropa y juguetes o libros para mantener al bebé entretenido.
  6. Durante el Paseo:
  7. Cochecito Adecuado: Usa un cochecito que se ajuste bien al tamaño y peso del bebé, y que tenga una capota para protegerlo del sol o del viento.
  8. Vigilancia: Mantén siempre una supervisión cercana y nunca dejes al bebé sin atención.
  9. Estimulación: Habla con tu bebé sobre lo que ve, o permite que explore nuevos entornos, como la textura de las hojas o la sensación del césped, siempre bajo tu supervisión.
  10. Interacciones Sociales: Los paseos pueden ser una oportunidad para que el bebé interactúe con otras personas y niños, pero siempre manteniendo las precauciones de seguridad, como la distancia adecuada y la higiene.

Después del Paseo:

  1. Revisión Post-Paseo: Comprueba si el bebé necesita ser cambiado o si requiere alimentación después del paseo.
  2. Descanso: Después de un paseo, especialmente si ha sido largo y estimulante, el bebé podría necesitar una siesta o tiempo de descanso tranquilo.
  3. Seguridad:
  4. Tráfico y Seguridad Vial: Siempre cruza las calles con precaución y utiliza los pasos peatonales.
  5. Zonas Seguras para Jugar: Si decides permitir que el bebé juegue en áreas públicas, asegúrate de que sean limpias y seguras.
  6. Supervisión en Áreas de Juego:Vigila siempre al bebé de cerca cuando juegue en parques o áreas recreativas.

Recuerda adaptar la duración y las actividades del paseo a las respuestas y necesidades de tu bebé.

Hábito Intestinal:

  • Frecuencia: A esta edad, algunos bebés defecan varias veces al día, mientras que otros pueden hacerlo una vez cada dos días. Con la introducción de alimentos sólidos, se espera una mayor regularidad en las deposiciones.
  • Consistencia: Las heces pueden volverse más firmes en comparación con los bebés exclusivamente amamantados, pero deben seguir siendo blandas. La variedad en la dieta puede cambiar la consistencia y el color de las heces.
  • Color: Las heces pueden variar de amarillo a marrón, dependiendo de la alimentación. Alimentos específicos pueden alterar el color.

Orinas:

  • Frecuencia: La frecuencia de las micciones puede aumentar debido a una mayor ingesta de líquidos a través de alimentos sólidos y agua.
  • Color: Deben ser de un amarillo claro, lo que indica una hidratación adecuada. Una orina oscura puede ser una señal de deshidratación.
  • Olor: No debería ser fuerte. Un olor intenso puede indicar deshidratación o una posible infección.

Es importante que los padres monitoreen el patrón de las deposiciones y las orinas y consulten con un pediatra si notan cualquier cambio significativo que pueda sugerir deshidratación, alergias alimentarias, intolerancias o infecciones.

Chupete:

  • Uso Moderado: Ofrece el chupete para calmar al bebé o para la hora de dormir, pero evita usarlo constantemente para que el bebé no desarrolle una dependencia excesiva.
  • Higiene: Mantén el chupete limpio, esterilizándolo regularmente y lavándolo si cae al suelo.
  • Inspección Regular: Revisa el chupete a menudo para detectar signos de desgaste o daño que puedan representar un riesgo de asfixia.
  • Evitar Endulzar: No pongas endulzantes en el chupete; esto puede dañar los dientes emergentes del bebé y crear una preferencia por los sabores dulces.
  • Retiro Gradual: Considera reducir el uso del chupete gradualmente después del primer año para evitar problemas de desarrollo dental o del habla.
  • Tipo de Chupete: Utiliza chupetes que sean adecuados para la edad del bebé, preferentemente de una sola pieza y de materiales seguros y duraderos.
  • No Forzar: Si el bebé no está interesado en el chupete, no lo fuerces. No todos los bebés necesitan o quieren uno.

No fume en presencia del niño.

Prevención de accidentes:

A los 9 meses, los bebés suelen ser muy móviles y curiosos, lo que incrementa el riesgo de accidentes. Aquí hay algunas recomendaciones clave para prevenir accidentes:

En Casa:

  1. Seguridad en la Cuna: Asegúrate de que los barrotes de la cuna estén a una distancia adecuada para evitar que el bebé pase la cabeza y que no haya objetos con los que pueda asfixiarse.
  2. Protección de Esquinas y Bordes: Coloca protectores en las esquinas y bordes de muebles y mesas para evitar lesiones si el bebé se cae o golpea contra ellos.
  3. Bloqueo de Acceso: Usa puertas de seguridad para restringir el acceso a escaleras y áreas peligrosas como cocinas y baños.
  4. Anclaje de Muebles y Electrodomésticos: Asegura muebles pesados y electrodomésticos a la pared para prevenir vuelcos.
  5. Almacenamiento Seguro: Guarda productos de limpieza, medicamentos, herramientas y objetos pequeños fuera del alcance del bebé.
  6. Cubierta de Enchufes: Utiliza protectores de enchufes para prevenir descargas eléctricas.
  7. Supervisión en el Baño: Nunca dejes al bebé solo en la bañera y usa una alfombrilla antideslizante.

Durante la Alimentación:

1.   Evitar Atragantamientos: Corta la comida en trozos muy pequeños y supervisa siempre al bebé mientras come.

En Exteriores:

  1. Vigilancia Constante: No pierdas de vista al bebé cuando esté jugando afuera.
  2. Protección Solar: Usa protector solar y ropa adecuada para proteger al bebé del sol.
  • Hidratación: Mantén al bebé bien hidratado, especialmente en climas cálidos.

En el Coche:

  1. Silla de Coche Adecuada: Asegúrate de que el bebé viaje siempre en una silla de coche homologada y adecuada a su tamaño, colocada en la parte trasera y orientada hacia atrás.
  2. Tipo de Silla de Coche:
  3. Grupo 0+ o Grupo I: Dependiendo del peso y la altura del bebé, debería utilizar una silla de coche de grupo 0+ (generalmente hasta los 13 kg o aproximadamente 15 meses) o una silla de grupo I (hasta los 18 kg o aproximadamente 4 años). Estas sillas están diseñadas para ser usadas en posición orientada hacia atrás, que es la más segura para los bebés y niños pequeños.
  4. i-Size: Si optas por una silla i-Size, que se clasifica por la altura del niño en lugar del peso, debe estar orientada hacia atrás hasta que el bebé tenga al menos 15 meses de edad, según la regulación i-Size.

Ubicación de la Silla en el Coche:

  1. Asiento Trasero: La posición más segura para un bebé es en el asiento trasero del vehículo, preferiblemente en el centro, siempre que se pueda instalar la silla de coche correctamente en esa posición.
  2. Nunca en el Asiento Delantero: Nunca se debe colocar una silla para bebé en el asiento delantero si hay un airbag activado, ya que podría causar lesiones graves o la muerte en caso de que se despliegue.

Precauciones:

  1. Instalación Adecuada: Asegúrate de que la silla de coche esté instalada correctamente según las instrucciones del fabricante. Si tienes dudas, busca ayuda profesional o consulta el servicio de inspección de sillas de coche.
  2. Arnés de Seguridad: Verifica que el arnés de la silla esté correctamente ajustado y colocado sobre los hombros del bebé y que el clip del pecho esté a la altura de la axila.
  3. Revisión de la Silla: Regularmente revisa que la silla de coche no esté dañada o desgastada y que no haya sido retirada del mercado.
  4. Sin Abrigos Gruesos: No abrigues al bebé con ropa voluminosa dentro de la silla de coche, ya que esto puede impedir un ajuste seguro del arnés.

Recordar siempre que la seguridad del bebé en el coche es una prioridad y que el cumplimiento de las regulaciones de seguridad vial es esencial. Además, se recomienda revisar periódicamente las directrices y normativas locales sobre seguridad infantil en vehículos para estar al día con las mejores prácticas.

Juguetes y Entretenimiento:

1.   Juguetes Apropiados: Asegúrate de que todos los juguetes sean seguros y apropiados para la edad del bebé, sin piezas pequeñas que puedan desmontarse.

La supervisión constante de un adulto es la mejor manera de prevenir accidentes. Además, es importante educarse sobre primeros auxilios básicos y RCP en caso de emergencia. é.

Recuerde que la mayoría de los accidentes se producen en la casa y dentro de la casa en la cocina. NO debe entrar con su hijo en la cocina, ni manejar líquidos calientes en su presencia.

Recomendaciones sobre salud bucodental

Es importante comenzar con buenos hábitos de salud bucodental desde temprano. Para un bebé de 9 meses, aquí tienes algunas recomendaciones que puedes incluir en tus guías:

  1. Inicio del Cepillado: A esta edad, es probable que el bebé ya tenga algunos dientes, por lo que es importante empezar a cepillarlos dos veces al día.
  2. Tipo de Cepillo: Utiliza un cepillo de dientes diseñado específicamente para bebés. Estos cepillos tienen cabezas pequeñas y cerdas suaves, adecuadas para las encías y los dientes sensibles de los bebés. Algunos tienen mangos más grandes, lo que facilita que los padres los manejen.
  • Cantidad de Pasta Dental: Para un bebé de 9 meses, la cantidad recomendada de pasta de dientes es similar al tamaño de un grano de arroz. Asegúrate de que la pasta dental contenga al menos 1000 ppm de flúor, a menos que un dentista o médico aconseje lo contrario.
  • Frecuencia de Cepillado: Cepilla los dientes del bebé dos veces al día, preferiblemente por la mañana y justo antes de acostarlo por la noche.
  • Técnica de Cepillado: Cepilla suavemente todos los lados de cada diente y las encías con movimientos circulares o de barrido.
  • Supervisión y Asistencia: Al principio, tendrás que cepillar los dientes del bebé por él. A medida que crezca, puedes enseñarle a sostener el cepillo, pero siempre supervisa y ayuda con el cepillado hasta que el niño tenga la habilidad y la responsabilidad para hacerlo de manera efectiva por sí mismo, generalmente alrededor de los 6 años.
  • Evitar el Fluorosis: Dado que los bebés pueden tragar pasta dental, es importante usar una cantidad muy pequeña para minimizar la ingestión de flúor.
  • Consultas al Dentista: Aunque las opiniones varían, algunos expertos recomiendan que la primera visita al dentista se realice alrededor del primer cumpleaños del bebé, o cuando aparezca el primer diente. Esta visita temprana puede ayudar a identificar cualquier problema potencial y establecer una buena relación con el dentista.
  • Alimentación y Salud Dental: Limita el azúcar en la dieta del bebé, ya que esto puede contribuir a la caries dental. Esto incluye ser consciente de los azúcares en los alimentos y bebidas procesados.

Estas recomendaciones ayudarán a establecer una buena higiene dental desde una edad temprana, lo que es crucial para la salud bucodental a largo plazo del bebé.

Uso de pantallas:

Recuerda, a esta edad, las interacciones cara a cara y las actividades físicas y sensoriales son mucho más beneficiosas para el desarrollo del bebé que cualquier contenido que pueda ofrecer una pantalla.

Limita el Tiempo de Pantalla: La Academia Americana de Pediatría recomienda evitar el uso de pantallas en niños menores de 18 meses, excepto para videollamadas. En el caso de un bebé de 9 meses, es mejor limitar al máximo el tiempo frente a las pantallas.

Interacción Activa: Si se utiliza pantalla, que sea en forma de interacción activa, como videollamadas con familiares, en lugar de pasiva, como ver televisión o vídeos.

Sin Pantallas Durante las Comidas: Evita el uso de pantallas durante las comidas para fomentar buenos hábitos alimenticios y permitir que el tiempo de comida sea una oportunidad para la interacción social y el aprendizaje.

Sin Pantallas Antes de Dormir: El tiempo de pantalla antes de dormir puede interferir con el sueño del bebé, por lo que es mejor evitarlo.

Sé un Buen Ejemplo: Los bebés aprenden por imitación. Limita tu propio uso de pantallas alrededor del bebé para dar un buen ejemplo.

Fomenta el Juego y la Interacción: Prioriza el juego interactivo y las actividades sin pantalla, que son esenciales para el desarrollo cognitivo y motor del bebé.

Vacunas:

Recomendamos cumplir con el calendario vacunal oficial de la Comunidad de Canarias así como la administración de las vacunas que, aunque no financiadas, son recomendadas por la AEP ( Asociación Española de Pediatría) y el Comité Asesor de Vacunas (CAV).

Recomendaciones generales para la crianza con apego

La crianza de un bebé de 9 meses implica apoyar su rápido desarrollo mientras se asegura su salud y bienestar. Aquí algunas recomendaciones para los padres:

Desarrollo Físico:

  1. Alimentación Balanceada: Continuar con la lactancia materna si es posible y complementar con una variedad de alimentos sólidos para garantizar una nutrición adecuada.
  2. Sueño Suficiente: Asegúrese de que el bebé tenga un horario regular de sueño y proporcione un ambiente tranquilo y cómodo para dormir.
  3. Seguridad: A medida que se vuelven más móviles, es crucial asegurar la casa para prevenir accidentes.

Desarrollo Emocional y Social:

  1. Vínculo Afectivo: Dedique tiempo a interactuar con su bebé a través del juego, el contacto visual y el afecto para fortalecer el vínculo emocional.
  2. Rutinas: Establezca rutinas diarias que proporcionen una sensación de seguridad y previsibilidad.
  3. Socialización: Permita que el bebé interactúe con otros niños y adultos en un entorno seguro para fomentar sus habilidades sociales.

Estimulación Cognitiva y del Lenguaje:

  1. Conversación y Lectura: Hable y lea al bebé con frecuencia para promover sus habilidades lingüísticas y cognitivas.
  2. Juguetes Educativos: Ofrezca juguetes que estimulen la mente y fomenten la resolución de problemas.
  3. Exploración Segura: Deje que el bebé explore su entorno de manera segura para fomentar la curiosidad y el aprendizaje.

Disciplina y Límites:

  1. Enseñanza de Límites: Empiece a enseñar límites de manera amorosa pero firme, redirigiendo y distrayendo al bebé de comportamientos no deseados.
  2. Consistencia: Sea consistente con las reglas y las rutinas para que el bebé aprenda qué esperar.

Salud y Bienestar:

  1. Controles Pediátricos: Mantenga al día las visitas al pediatra y las vacunas.
  2. Actividad Física: Proporcione tiempo y espacio para que el bebé se mueva y ejercite, lo que es esencial para su desarrollo motor.

Hábitos Saludables:

  1. Higiene: Mantenga una buena higiene, lavando las manos del bebé y juguetes regularmente.
  2. Modelo a Seguir: Sea un buen modelo a seguir. Los bebés aprenden observando a los padres y cuidadores.

Es importante que los padres también se cuiden a sí mismos y busquen apoyo cuando lo necesiten. La crianza es un viaje, y cada bebé es único. Siempre es recomendable que los padres trabajen en conjunto con su pediatra para abordar cualquier preocupación o necesidad específica relacionada con el desarrollo de su hijo.

Queridos padres,

En el corazón de la crianza con apego y respetuosa yace la profunda creencia de que cada momento de cariño, cada respuesta atenta a las necesidades de nuestro bebé y cada interacción empática sienta las bases de un futuro lleno de confianza y seguridad emocional. Al abrazar estos principios, no solo nutrimos el bienestar de nuestros hijos, sino que también cultivamos una relación duradera que los anima a crecer como individuos comprensivos, conectados y conscientes.

Recordad que cada sonrisa, cada abrazo y cada palabra de aliento es una inversión en el desarrollo emocional de vuestro hijo. A medida que caminamos juntos en este viaje, sepamos que la crianza respetuosa no es solo un acto de amor, sino el regalo más poderoso que podemos ofrecer a la próxima generación.

Con cariño y apoyo en cada paso del camino, Sandra Serrano Perdomo

Tags :
Guía de cuidados y consejos por edad : Creciendo sano.
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *