Contacto

828 724 824
722 849 385

La transición cuidadosa y respetuosa a la Alimentación complementaria.

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

La transición cuidadosa y respetuosa a la Alimentación complementaria.

29 de noviembre de 2023
08:57

Pautas recientes y prácticas recomendadas.

La transición cuidadosa a la alimentación complementaria, centrada en las necesidades de desarrollo del bebé y en el fomento de un vínculo afectivo y de confianza entre padres e hijos a través de las experiencias alimentarias.

La transición a la alimentación complementaria es un período vital para el crecimiento y desarrollo del bebé y requiere una consideración cuidadosa. 

Aquí tienes un resumen amplio basado en las pautas más recientes y las prácticas recomendadas por las principales sociedades científicas pediátricas: vídeo-pegado.png

  1. Inicio de la Alimentación Complementaria:

La lactancia materna exclusiva se recomienda hasta los 6 meses de edad, pero la introducción de alimentos sólidos puede comenzar entre los 4 y 6 meses, dependiendo de las señales de desarrollo y necesidades nutricionales del bebé. 

Cada bebé es único y hay que considerara el desarrollo físico y neurológico del bebé en lugar de seguir un calendario rígido. Algunos bebés pueden estar listos antes de los 6 meses, mientras que otros pueden necesitar más tiempo.

Las directrices varían ligeramente entre organizaciones. La OMS recomienda comenzar a los 6 meses, mientras que otras sociedades permiten una introducción entre los 4-6 meses. vídeo-pegado.png

  1. Señales de Preparación:

Busca señales de que el bebé esté listo para alimentos sólidos, como la capacidad de sostener la cabeza, el interés por la comida y la disminución del reflejo de extrusión (empujar la comida fuera de la boca con la lengua).

Observa si el bebé muestra curiosidad por lo que comen los adultos, alcanzando o mirando la comida.

La habilidad de sentarse con soporte y un buen control de cabeza son indicativos de que pueden empezar a comer sólidos. vídeo-pegado.png

  1. Introducción Gradual:

Comienza con alimentos simples y de fácil digestión. Introduce un alimento nuevo cada pocos días para poder identificar posibles reacciones alérgicas. 

Presta atención a cualquier signo de alergia o intolerancia alimentaria, como erupciones cutáneas, diarrea o vómitos.

  1. Alimentos Iniciales:

Verduras, frutas y carnes ricas en hierro son buenas opciones iniciales. Introduzca una variedad de sabores y texturas para promover la aceptación de diferentes alimentos.

Es crucial evitar alimentos procesados ​​y con alto contenido de azúcar y sal.

  1. Cantidad y Consistencia:

La cantidad de alimento sólido puede variar significativamente. Empieza con pequeñas cantidades y aumenta gradualmente según el interés y la capacidad del bebé para comer.

Puedes empezar con purés y papillas y avanzar hacia alimentos más gruesos y piezas pequeñas según el bebé desarrolle habilidades de masticación y deglución.Adapta la consistencia de los alimentos a la capacidad del bebé para masticar y tragar, comenzando con texturas más suaves y avanzando gradualmente.

  1. Importancia del Hierro:

Dado que la leche materna tiene un contenido limitado de hierro, asegúrate de incluir alimentos ricos en hierro para prevenir deficiencias.

  1. Métodos de Alimentación:

Los métodos de alimentación han evolucionado hacia un enfoque más flexible y dirigido por el bebé, permitiendo que el niño participe activamente en la alimentación y explore los alimentos con las manos. Esta el método tradicional de cuchara y el método de alimentación dirigido por el bebé (Baby-Led Weaning) donde los bebés se alimentan por sí mismos con piezas de comida, fomentando la exploración y la independencia. vídeo-pegado.png

  1. Fomentar la Autonomía y las Preferencias:

La alimentación complementaria no solo atiende a las necesidades nutricionales sino que también juega un papel crucial en el desarrollo de la autonomía del bebé, sus preferencias alimentarias y su inclusión en las tradiciones culturales familiares.

Incluye al bebé en las comidas familiares para fomentar las habilidades sociales y la imitación de comportamientos alimentarios saludables.

  1. Evitar Retrasos Innecesarios:

No prolongar la introducción de alimentos sólidos más allá de los 6 meses para asegurar un aporte adecuado de nutrientes y energía y para aprovechar la ventana que es hasta los 12 meses de desarrollo neurológico, como una ventana de oportunidad para introducir una variedad de alimentos y texturas, lo cual es fundamental para el desarrollo sensorial y motor oral.

  1. Alergias y Alimentos Potencialmente Alergénicos:

Los alimentos potencialmente alergénicos, incluido el gluten, pueden introducirse como parte de la alimentación complementaria a partir de los 4 meses.Estudios recientes sugieren que la introducción temprana de alimentos alergénicos puede reducir el riesgo de desarrollar alergias.

  1. Higiene y Seguridad:

Mantén prácticas de higiene estrictas al preparar la comida del bebé para minimizar el riesgo de exposición a patógenos. vídeo-pegado.png

  1. Escuchar al Bebé:

Respeta las señales de hambre y saciedad del bebé. No lo fuerces a comer; los bebés tienen una capacidad innata para regular su ingesta de alimentos.

Promover una Relación Saludable con la Comida es vital, evite presionar al bebé para que coma cierta cantidad, fomentando una relación saludable con la comida y una mejor regulación del apetito.

La transición a la alimentación complementaria es un proceso gradual y adaptativo, centrado en las necesidades y el ritmo de desarrollo de cada bebé. Es importante seguir y apoyar prácticas de alimentación seguras y saludables  basadas en la evidencia.

Existe un marco para una transición cuidadosa a la alimentación complementaria, centrada en las necesidades de desarrollo del bebé y en el fomento de un vínculo afectivo y de confianza entre padres e hijos a través de las experiencias alimentarias.

Según las pautas de organizaciones de salud reconocidas, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la alimentación complementaria se recomienda a partir de los 6 meses de edad. La razón es que la leche materna o la fórmula proporciona la nutrición necesaria hasta este punto, y alrededor de los 6 meses, los bebés necesitan nutrientes adicionales, especialmente hierro, que no pueden obtenerse en cantidades suficientes solo de la leche materna o de fórmula.

Además, a los 6 meses, muchos bebés desarrollan las habilidades motoras necesarias para comer alimentos sólidos, como la capacidad para sostener la cabeza y sentarse con apoyo, así como una coordinación más desarrollada de la mano y la boca que les permite tomar comida y moverla hacia la garganta.

Sin embargo, algunas sociedades pediátricas, como la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN), reconocen que algunos bebés podrían estar listos para comenzar la alimentación complementaria antes de los 6 meses, entre los 4 y 6 meses, especialmente si muestran un interés activo en los alimentos y tienen suficiente control de cabeza y cuello.

Los últimos estudios sugieren que la introducción de alimentos sólidos entre los 4 y 6 meses, y posiblemente la introducción temprana de alimentos potencialmente alergénicos, puede ayudar a prevenir ciertas alergias alimentarias, aunque las evidencias no son concluyentes y las recomendaciones pueden variar.

bebe con fruta 3.png

Es crucial que los padres consulten con su pediatra para determinar el momento adecuado para comenzar con la alimentación complementaria, basándose en el desarrollo individual de su bebé y sus necesidades nutricionales específicas.

Queridos padres,

La aventura de la alimentación de su pequeño ha estado centrada hasta ahora en la lactancia materna o la fórmula, que ha proporcionado todos los nutrientes esenciales para su crecimiento y desarrollo. La recomendación general de la comunidad médica es mantener esta lactancia exclusiva hasta aproximadamente los 6 meses de edad.

No obstante, entendemos que cada bebé es un mundo y que puede haber situaciones particulares que ameriten una adaptación de estas recomendaciones. Algunos bebés, por ejemplo, pueden mostrar signos de estar listos para explorar nuevos sabores y texturas cerca de los 4 a 6 meses. Esto puede incluir una curiosidad evidente por los alimentos que comen los demás, una buena coordinación de la cabeza y el cuello, y la habilidad para sentarse con apoyo.

En estos casos, y siempre bajo la guía de su pediatra, podríamos considerar introducir la alimentación complementaria un poco antes, cerca de los 5 meses. La clave es hacerlo de manera gradual y atenta, comenzando con pequeñas cantidades y consistencias suaves, como purés o cereales fortificados con hierro. La idea es complementar —no reemplazar— la leche materna o de fórmula que aún jugará un papel central en la dieta de su bebé.

Es importante destacar que no hay prisa. La transición a la alimentación complementaria es un proceso, no un evento único. Observar cuidadosamente a su bebé les proporcionará las mejores pistas sobre cuándo y cómo proceder. Algunos bebés pueden necesitar un poco más de tiempo exclusivamente con lactancia antes de mostrar interés en los alimentos sólidos, y eso también está perfectamente bien.

Recuerden, su bebé está aprendiendo algo completamente nuevo, así que es normal que haya un período de ajuste. Algunos días puede que muestren mucho interés en los nuevos alimentos y otros no tanto. Cada bebé avanza a su propio ritmo y eso es parte de la belleza del desarrollo infantil. Como siempre, estamos aquí para apoyarlos en cada paso de este viaje, listos para adaptar las recomendaciones a las necesidades únicas de su bebé y su familia.

Con cariño y compromiso,

Sandra Serrano Perdomo

Bibliografía:

  1. Martinón N, Picáns R, Leis R. Recomendaciones de alimentación complementaria según los Comités de Nutrición de la AAP, ESPGHAN y AEP. Acta Pediatr Esp. 2020;78(3-4):48-53.
  2. Rivero Urgell M, et al. (coords.). Libro blanco de la nutrición infantil en España. Zaragoza: Prensas de la Universidad de Zaragoza; 2015. pág. 89-131. ISBN 978-84-16515-24-0.
  3. Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría. "Nuevas tendencias en la introducción de la alimentación complementaria en lactantes". Anales de Pediatría Continuada. 2021. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-anales-pediatria-continuada-51-articulo-nuevas-tendencias-introduccion-alimentacion-complementaria-S1696281811700051 ​​.
  4. Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría. "¿Cómo orientan los pediatras de Atención Primaria la alimentación complementaria?". SciELO. 2018. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-76322018000100006 ​​. 
  5. Gómez Fernández-Vegue M. Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría sobre la alimentación complementaria. Asociación Española de Pediatría; 2018. Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/recomendaciones_aep_sobre_alimentacio_n_complementaria_nov2018_v3_final.pdf .

Tags :
Vida Sana
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *