Contacto

828 724 824
722 849 385

Dieciocho meses de vida

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

Dieciocho meses de vida

15 de noviembre de 2023
17:47

Alimentación:

Una alimentación equilibrada y adecuada es crucial para el desarrollo y crecimiento de un niño de 18 meses. En Canarias, al igual que en el resto de España, la dieta mediterránea es una excelente referencia para una alimentación saludable. A continuación, te proporciono una guía general de alimentación para un niño de esta edad, basada en las recomendaciones pediátricas y nutricionales comunes:

Comidas Diarias y Horarios:

Comidas Principales: 3 comidas al día (desayuno, almuerzo y cena). Meriendas: 2-3 meriendas saludables entre comidas.

Horarios Regulares: Establece horarios regulares para las comidas y meriendas para crear una rutina.

Leche y Lácteos:

Leche: Alrededor de 300-500 ml de leche al día, ya sea materna o de vaca entera.

Queso: Unos 15-30 gramos de queso al día pueden ser adecuados, prefiriendo opciones más suaves y menos saladas. Esto suma aproximadamente 105-210 gramos a la semana.

Yogurt: De 100 y 150 gramos de yogur al día. Esto puede ser parte de una de las 2-3 raciones diarias de productos lácteos, por lo que podría estar en el rango de 2-3 yogures de tamaño individual por semana, dependiendo del resto de la ingesta de lácteos

Proteínas:

Carne Roja: Limita la carne roja a 1-2 veces por semana, con porciones de alrededor de 30-60 gramos por comida.

Pescado: Ofrece pescado 2-3 veces por semana, en porciones similares a las de la carne.

Aves de Corral: Pueden consumirse 2-3 veces por semana, también en porciones de 30-60 gramos.

Huevo: De 3 a 4 huevos a la semana, dependiendo del tamaño y de si se consumen otros alimentos ricos en proteínas ese día.

Legumbres: Incluye legumbres 2-3 veces a la semana, con porciones de unos 30-60 gramos cocidos.

Cereales:

Cereales Integrales: Opta por cereales integrales como arroz, pasta y pan. Un total de 90-150 gramos distribuidos a lo largo del día.

Grasas:

Aceite de Oliva: Utiliza aceite de oliva como la grasa principal para cocinar, con un uso moderado.

Frutos Secos: Si se introducen, deben ser en forma de pasta o bien triturados para evitar atragantamientos, limitando a una cantidad pequeña (unos 15 gramos al día).

Frutas:

Por Día: Unos 100-150 gramos distribuidos en 2-3 porciones. Por Semana: Alrededor de 700-1050 gramos.

Verduras:

Por Día: Unos 100-150 gramos distribuidos en las comidas principales. Por Semana: Alrededor de 700-1050 gramos.

Tubérculos:

Por Día: Incluir tubérculos como las papas y batatas en la dieta, alrededor de 50-100 gramos al día. Por Semana: Aproximadamente 350-700 gramos.

Recuerda que estas cantidades son aproximadas y deberían ajustarse a las necesidades individuales del niño, su apetito y nivel de actividad. La variedad es importante para asegurar que el niño obtenga todos los nutrientes necesarios. Además, es fundamental introducir los nuevos alimentos de uno en uno y en pequeñas cantidades para monitorizar posibles reacciones alérgicas.

Yogurt:

El yogur es un excelente alimento para niños de 18 meses, ya que es una buena fuente de calcio y proteínas, y a menudo contiene cultivos vivos que pueden beneficiar la salud intestinal. Al elegir yogur para un niño pequeño, aquí tienes algunas recomendaciones:

1.      Tipo de Yogur:

  • Yogur Natural: Prefiere yogur natural sin azúcares añadidos. Los yogures con sabor a menudo contienen una cantidad significativa de azúcares, lo cual no es recomendable.
  • Yogur Entero: A esta edad, los niños pueden beneficiarse de la grasa completa presente en el yogur entero para el desarrollo de su cerebro y el aporte de energía.
  • Yogur con Probióticos: Los yogures que contienen cultivos vivos activos son una buena opción, ya que pueden ayudar a mantener un equilibrio saludable en la flora intestinal del niño.

2.      Cantidad Recomendada:

  • Por Día: Un niño de 18 meses puede consumir aproximadamente entre 100 y 150 gramos de yogur al día.
  • Por Semana: Esto puede ser parte de una de las 2-3 raciones diarias de productos lácteos, por lo que podría estar en el rango de 2-3 yogures de tamaño individual por semana, dependiendo del resto de la ingesta de lácteos.

3.       Consejos para la Presentación:

  • Puedes ofrecer el yogur solo o mezclado con frutas frescas o compota de frutas sin azúcar para añadir sabor y textura.
  • Asegúrate de que la fruta esté cortada en trozos pequeños y adecuados para evitar riesgos de asfixia.
  • También puedes usar el yogur como ingrediente en batidos o para hacer paletas de yogur caseras y saludables, que pueden ser una opción divertida y nutritiva, especialmente en climas cálidos.

4.      Consideraciones Adicionales:

  • Siempre revisa las etiquetas de los productos para verificar la presencia de azúcares añadidos o aditivos innecesarios.
  • Si tu hijo tiene alguna intolerancia o alergia, debes buscar alternativas adecuadas, como yogures a base de soja, coco, almendra u otros sustitutos lácteos fortificados con calcio.

Recomendaciones generales de la alimentación a esta edad:

La alimentación debe ser variada, equilibrada y adecuada a sus necesidades nutricionales para promover un crecimiento y desarrollo saludables.

Aquí te ofrezco algunas recomendaciones generales:

1.      Diversidad y Balance:

  • Incluye una variedad de alimentos de todos los grupos alimenticios: frutas, verduras, cereales (preferentemente integrales), proteínas (carne, pescado, huevo, legumbres), lácteos y grasas saludables.

2.      Frutas y Verduras:

  • Ofrece frutas y verduras de todos los colores para asegurar una amplia gama de vitaminas y minerales.
  • Sirve las verduras cocidas y blandas o crudas y cortadas en trozos pequeños para prevenir el riesgo de asfixia.

3.      Proteínas:

  • Incluye proteínas en cada comida principal, variando entre carnes magras, pescados, huevos y legumbres.
  • Para el pescado, elige opciones con bajo contenido de mercurio y bien cocidas.

4.      Cereales:

  • Ofrece cereales integrales como arroz, pasta, pan y avena, que proporcionan energía y fibra.

5.      Lácteos:

  • Asegura una ingesta adecuada de lácteos como leche entera (salvo indicación contraria del pediatra), yogur natural y quesos suaves para el aporte de calcio y vitamina D.

6.      Grasas Saludables:

  • Incorpora grasas saludables en la dieta con moderación, como aceite de oliva, aguacates y frutos secos (en forma segura para evitar atragantamientos).

7.      Horarios de Comida y Rutinas:

  • Establece rutinas de comida regulares con 3 comidas y 2-3 meriendas al día.
  • Evita el picoteo constante para fomentar buenos hábitos de alimentación y regularidad en el apetito.

8.      Hidratación:

  • Ofrece agua como bebida principal a lo largo del día, evitando bebidas azucaradas y jugos.

9.      Comer en Familia:

  • Si es posible, permite que el niño participe en las comidas familiares para fomentar habilidades sociales y exponerlo a una variedad de alimentos.

10.  Autonomía:

  • Anima al niño a usar utensilios y a comer por sí mismo para fomentar la independencia, aunque espera y prepárate para el desorden como parte del proceso de aprendizaje.

11.  Tamaño de las Porciones:

  • Ofrece porciones adecuadas a su tamaño, evitando sobrealimentar y prestando atención a las señales de hambre y saciedad del niño.

12.  Alimentos a Evitar:

  • Limita los alimentos con alto contenido de azúcar y sal.
  • Evita los alimentos pequeños y duros como nueces enteras, palomitas de maíz y caramelos duros que pueden presentar un riesgo de asfixia.

Si el niño rechaza un alimento esencial, estudiar la forma de sustituirlo por otro de valor nutritivo similar, o mezclarlo con condimentos u otros alimentos que lo enmascaren. Intentar diferentes modos de preparación de estos alimentos clave. Por ejemplo: puré de legumbres y verdura, albóndigas de pescado, espinacas con bechamel…

Procurar que el niño no adquiera conductas caprichosas y monótonas, con preferencia de unos alimentos y aversión hacia otros, ya que este hábito puede conducirle a una alimentación deficitaria en algunas sustancias nutritivas.

Preocúpese más de la calidad y variedad de los alimentos y menos de la cantidad. No se alarme si el niño sufre trastornos del apetito; es normal a esta edad, su desarrollo es más lento que en el primer año de vida, por lo que se produce una reducción fisiológica del apetito.

Si se queda a comer en la guardería, es preciso conocer el menú de cada día con el fin de completar y equilibrar la dieta con las comidas de casa.

Recuerda que el rechazo a un alimento a esta edad es a menudo una fase temporal. Mantén una actitud positiva y sigue ofreciendo una variedad de alimentos saludables. Con el tiempo y la exposición, muchos niños superan sus caprichos alimenticios y desarrollan un gusto por una gama más amplia de alimentos.

Sueño:

A los 18 meses, los niños todavía necesitan una cantidad significativa de sueño, pero ya habrán experimentado una transición desde los patrones de sueño de un bebé hacia los de un niño más grande. Los patrones de sueño pueden variar de un niño a otro, pero aquí hay algunos aspectos generales sobre el sueño en esta etapa:

1.      Sueño Nocturno:

  • Duración: La mayoría de los niños de 18 meses necesitan entre 11 y 14 horas de sueño en un periodo de 24 horas, incluyendo siestas.
  • Continuidad: A esta edad, muchos niños duermen toda la noche sin interrupciones, pero algunos todavía pueden despertarse.

2.      Siestas:

  • Frecuencia: A menudo, los niños de 18 meses pasan de dos siestas a una sola siesta diurna.
  • Duración: La siesta puede durar entre 1 y 3 horas, dependiendo de las necesidades individuales del niño.

3.      Vigilia:

  • A los 18 meses, los niños suelen tener períodos de vigilia más largos durante el día y pueden haber pasado ya a una sola siesta diaria.
  • Por la mañana: Después de despertarse por la mañana, los niños de 18 meses suelen estar activos y despiertos durante unas 3-4 horas antes de necesitar su siesta.
  • Después de la Siesta: Tras la siesta, que suele durar entre 1 y 3 horas, pueden mantenerse despiertos por otras 3-6 horas hasta la hora de dormir.

4.      Actividades Durante la Vigilia:

  • Los períodos de vigilia son óptimos para las actividades de aprendizaje y juego. Es un momento ideal para interactuar, explorar y desarrollar habilidades motrices y cognitivas.
  • Asegúrate de que tu hijo tenga un ambiente seguro y estimulante para jugar, tanto dentro como fuera de casa.

5.      Consejos para Manejar la Vigilia:

  • Rutina Consistente: Mantén una rutina diaria constante para las comidas, las siestas y la hora de acostarse.
  • Señales de Cansancio: Esté atento a las señales de cansancio para evitar la sobreestimulación y el agotamiento, lo que podría dificultar el adormecimiento.
  • Tiempo Calmado antes de las Siestas y la Noche: Introduce actividades tranquilas antes de las siestas y la hora de acostarse para ayudar a tu hijo a relajarse y prepararse para el sueño.

6.      Hábitos y Rutinas de Sueño:

  • Rutina Consistente: Establecer una rutina de sueño consistente con actividades relajantes antes de acostarse puede ayudar, como leer un libro o tomar un baño.
  • Ambiente: Un entorno de sueño tranquilo, oscuro y cómodo también es beneficioso. Puede incluir una luz nocturna si el niño tiene miedo a la oscuridad.
  • Independencia: Fomentar que el niño se duerma por sí mismo puede ser útil, lo cual incluye acostarlo somnoliento pero despierto.

7.      Desafíos Comunes:

  • Ansiedad por Separación: Algunos niños experimentan ansiedad por separación, lo que puede afectar su capacidad para dormirse o permanecer dormidos.
  • Terrores Nocturnos y Pesadillas: A esta edad, algunos niños pueden comenzar a experimentar terrores nocturnos o pesadillas.

8.      Consejos para Manejar el Sueño:

  • Consuelo: Si el niño se despierta por la noche, consuélelo sin sacarlo de la cuna o cama, para reforzar que es hora de dormir.
  • Seguridad: Asegúrate de que el ambiente de sueño sea seguro, retirando cualquier objeto con el que puedan asfixiarse o que pueda ser peligroso si se levantan a explorar.
  • Flexibilidad: Sé flexible con la rutina según sea necesario, pero trata de ser lo más consistente posible.
  • Es importante tener en cuenta que algunos niños pueden tener dificultades con el sueño durante las etapas de desarrollo rápido o cuando están alcanzando nuevos hitos.

9.      Razones de la Regresión del Sueño a los 18 Meses:

Sí, alrededor de los 18 meses es común que algunos niños experimenten una regresión del sueño. Esto puede ser debido a varios factores de desarrollo y cambios en sus rutinas. Aquí hay algunas razones y cómo manejarlas:

  • Desarrollo Cognitivo y Motor: A esta edad, los niños suelen experimentar avances significativos en habilidades como el habla y la motricidad. Esta explosión de desarrollo puede afectar temporalmente sus patrones de sueño.
  • Ansiedad por Separación: Puede intensificarse en esta etapa, lo que lleva a los niños a despertarse buscando la seguridad de sus padres.
  • Cambio de Rutinas de Siesta: Algunos niños de 18 meses pasan de dos siestas a una sola siesta durante el día, lo que puede alterar su sueño nocturno hasta que se adaptan a la nueva rutina.
  • Dientes: La dentición, en particular la aparición de los molares, puede causar molestias que perturban el sueño.
  • Independencia: Los niños de esta edad están explorando su independencia, y eso puede incluir resistencia a la hora de acostarse o durante la noche.

10.  Manejo de la Regresión del Sueño:

  • Mantén la Rutina: Asegúrate de mantener una rutina de sueño constante y tranquilizadora.
  • Consuelo y Seguridad: Proporciona consuelo sin alterar demasiado la rutina nocturna. Puede ser útil tranquilizar al niño en su habitación sin sacarlo de la cama.
  • Ambiente Propicio: Asegúrate de que el ambiente de sueño sea tranquilo, oscuro y confortable.
  • Paciencia: Entiende que esta fase es temporal y maneja las interrupciones con paciencia.
  • Comunicación: Habla durante el día sobre la importancia de dormir bien por la noche y lo que eso significa para el niño y la familia.
  • Salud y Dolor: Si sospechas que la dentición o alguna otra inquietud de salud está afectando el sueño, consulta con el pediatra.
  • La regresión del sueño puede ser frustrante tanto para los padres como para los niños, pero con enfoques consistentes y tranquilizadores, generalmente es una fase que pasa con el tiempo.

Desarrollo Psicomotor y afectividad

A los 18 meses, los niños suelen mostrar avances significativos en su desarrollo psicomotor y afectivo. A continuación, se presentan algunas características generales de estas áreas de desarrollo a esta edad:

1.      Desarrollo Psicomotor:

Motor Grueso:

  • Caminan solos y pueden comenzar a correr.
  • Suben y bajan escaleras con ayuda.
  • Pueden agacharse para recoger objetos sin caerse.

Motor Fino:

  • Muestran mayor destreza con sus manos, pudiendo apilar bloques o jugar con juguetes de encaje.
  • Empiezan a mostrar preferencia por usar la mano izquierda o derecha.
  • Pueden comenzar a usar cucharas con más precisión, aunque aún con derrames.

Coordinación Ojo-Mano:

  • Mejoran en la coordinación ojo-mano, lo que les permite realizar tareas simples como poner tapas a los contenedores.

2.      Desarrollo Afectivo:

Autoconciencia:

  • Empiezan a tener una mayor conciencia de sí mismos como individuos separados de sus padres.
  • Pueden mostrar signos de vergüenza o nerviosismo cuando son el centro de atención.

Emociones:

  • Expresan una gama más amplia de emociones y pueden tener rabietas debido a su frustración por limitaciones o la incapacidad para comunicar sus deseos.
  • Muestran afecto de manera más evidente, como abrazos o besos.

Independencia:

Buscan una mayor independencia y pueden resistirse a la ayuda de los adultos en tareas que creen poder hacer solos.

La ansiedad por separación sigue presente, pero comienza a disminuir en comparación con los primeros años de vida.

Interacción Social:

Aprenden a jugar junto a otros niños (juego paralelo), aunque aún no cooperan o juegan directamente con ellos.

Pueden imitar a los adultos y a otros niños en juegos y tareas.

Reconocimiento de Propias Necesidades:

  • Son más conscientes de sus propias necesidades y deseos y se esfuerzan por comunicarlos, lo que a veces puede resultar en comportamientos obstinados.

Recomendaciones para estimular el desarrollo psicomotor a esta edad

Para estimular el desarrollo en estas áreas, es importante ofrecer actividades y juegos apropiados para su edad, proporcionar un entorno seguro y amoroso donde puedan explorar y aprender, y darles la oportunidad de interactuar con otros niños. Además, es crucial ofrecer apoyo emocional y entender que las rabietas son una parte normal del desarrollo, manejándolas con paciencia y consistencia.

El desarrollo de cada niño es único, y puede haber variaciones en los hitos y la línea de tiempo del desarrollo. Si tienes preocupaciones sobre el desarrollo de tu hijo, es aconsejable discutirlo con tu pediatra.

A los 18 meses, los niños están en una etapa crucial de aprendizaje y desarrollo, y hay muchas formas de estimular su progreso psicomotor y afectivo.

Aquí te ofrezco algunas recomendaciones:

Desarrollo Psicomotor:

  1. Juego Físico:
  2. Actividades al Aire Libre: Llévalo a parques o espacios abiertos donde pueda correr, saltar y explorar.
  3. Juguetes para Montar: Los juguetes que se pueden empujar o montar fomentan la coordinación y la fuerza muscular.
  4. Juegos de Motricidad Fina: Proporciona rompecabezas simples, bloques de construcción y juguetes de encaje para mejorar la coordinación ojo-mano.

2.      Música y Movimiento:

  • Bailar: Pon música y baila con tu hijo, lo que ayudará a su coordinación y sentido del ritmo.
  • Instrumentos Musicales: Ofrece instrumentos musicales aptos para niños, como tambores o maracas, para estimular la coordinidad y la expresión creativa.

3.      Tareas de Autocuidado:

  • Alimentación Independiente: Aunque sea desordenado, permite que tu hijo intente comer solo con utensilios aptos para su edad.
  • Vestirse y Desvestirse: Anima a tu hijo a participar en vestirse y desvestirse para fomentar la independencia y la motricidad fina.

Desarrollo Afectivo:

  1. Rutinas Afectivas:
  2. Tiempo de Calidad: Dedica tiempo cada día exclusivamente a tu hijo, con juegos, lectura o simplemente abrazos y conversación.
  3. Ritual de Despedida y Bienvenida: Crea un ritual para cuando tengas que separarte de tu hijo y cuando regreses, esto puede ayudar a manejar la ansiedad por separación.

2.      Reconocimiento de Emociones:

  • Nombrar Emociones: Habla sobre las emociones con tu hijo, nombrando y validando lo que sienten.
  • Libros y Juegos: Utiliza libros y juegos que representen una gama de emociones para enseñar a tu hijo a identificar y expresar sus propios sentimientos.

3.        Juego Simbólico:

  • Muñecos y Figuras: Juega con tu hijo a "hacer de cuenta", usando muñecos y figuras para representar situaciones cotidianas.
  • Cocinitas y Herramientas: Las cocinitas de juguete, las herramientas y otros juegos de imitación fomentan la imaginación y la empatía.

4.      Interacción Social:

  • Juegos con Otros Niños: Organiza juegos con niños de su edad para promover las habilidades sociales.
  • Juegos de Turnos: Enséñale a esperar su turno y a compartir, lo cual es crucial para el desarrollo social.

5.      Ambiente Positivo:

  • Establece un Ambiente Seguro y Aceptante: Un ambiente familiar cálido y aceptante es esencial para el desarrollo afectivo saludable.
  • Evita Disciplinas Severas: Prefiere métodos de disciplina positivos y constructivos en lugar de castigos o críticas duras.
  • Estas actividades y enfoques pueden promover un desarrollo psicomotor y afectivo saludable. Sin embargo, es importante recordar que cada niño es único y puede responder a diferentes estímulos de diferentes maneras.

Lenguaje:

  1. Características del Desarrollo del Lenguaje a los 18 Meses:
  2. Vocabulario: Un niño de 18 meses puede tener un vocabulario de aproximadamente 20 a 50 palabras. Algunos niños pueden decir más palabras y otros menos, lo cual es normal debido a las diferencias individuales.
  3. Imitación de Palabras: A esta edad, los niños suelen ser excelentes imitadores y pueden intentar repetir palabras que escuchan.
  4. Combinación de Palabras: Algunos niños comienzan a combinar dos palabras para formar frases simples, como "más leche" o "mamá ven".
  5. Comunicación No Verbal: Aunque su habla puede ser limitada, los niños de 18 meses utilizan gestos y señales para comunicarse, como señalar o llevar a los adultos a lo que desean.
  • Comprensión: Su comprensión del lenguaje es generalmente mucho más avanzada que su capacidad de expresión verbal. Pueden seguir órdenes simples y entender preguntas básicas.
  • Interés en la Comunicación: Muestran gran interés en comunicarse con los demás y pueden mostrar frustración si no son entendidos.

2.      Fomentando el Desarrollo del Lenguaje:

  • Habla Continua: Habla constantemente con tu hijo durante las actividades cotidianas; nombrar objetos y describir acciones ayuda a construir su vocabulario.
  • Lectura: Lee libros juntos, señalando e identificando imágenes y narrando historias.
  • Canto y Rimas: Las canciones infantiles y las rimas son excelentes para la memoria y la articulación del lenguaje.
  • Escucha Activa: Muestra que valoras sus intentos de comunicación escuchando y respondiendo adecuadamente.
  • Repetición y Ampliación: Repite las palabras que tu hijo dice y expande sus frases para modelar el lenguaje más complejo.
  • Juegos Interactivos: Usa juegos que requieran turnos y fomenten la comunicación, como los juegos de imitación y los juguetes que hablan o hacen ruidos.
  • Ambiente Rico en Lenguaje: Crea un entorno que sea rico en estímulos verbales, con libros, música y conversaciones.
  • Evita Corregir: En lugar de corregir el habla de tu hijo, repite lo que han dicho correctamente para reforzar el uso adecuado del lenguaje.
  • Estimulación Multisensorial: Utiliza objetos y actividades que estimulen los sentidos y alienta a tu hijo a hablar sobre ellos.
  • Paciencia y Apoyo: Todos los niños se desarrollan a su propio ritmo. Brinda apoyo y estímulo sin presionar al niño.

Cuidados y Recomendaciones Generales:

Baño:

El baño para un niño de 18 meses es tanto una oportunidad para limpiarlo como un tiempo para el juego y el aprendizaje.

  • Supervisión Constante: Nunca dejes al niño solo en la bañera, ni siquiera por un momento.
  • Antideslizante: Usa una alfombrilla antideslizante en la bañera y verifica que la temperatura del agua sea cálida, no caliente (aproximadamente 37 grados Celsius o 98.6 grados Fahrenheit).
  • Cantidad de Agua: No es necesario llenar la bañera; unos pocos centímetros de agua son suficientes para un baño efectivo.
  • Horario Regular: Trata de bañar al niño a la misma hora cada día, preferiblemente como parte de la rutina de la noche para ayudar a señalar que la hora de dormir está cerca.
  • Duración: Mantén la duración del baño relativamente corta (de 10 a 15 minutos) para evitar que el niño se enfríe o que su piel se irrite por estar demasiado tiempo en el agua.
  • Jabón Suave: Utiliza un jabón suave o gel de baño formulado para niños con ph neutro, que no irrite los ojos ni reseque la piel.
  • Cuidado con el Champú: Protege los ojos del niño al lavarle el cabello y utiliza champús sin lágrimas.
  • Juguetes de Baño: Ofrece juguetes adecuados para la edad que no presenten riesgos de asfixia y que puedan fomentar el juego y el aprendizaje.
  • Interacción: Aprovecha este momento para interactuar con tu hijo, cantar canciones, jugar juegos simples y fomentar el aprendizaje, como nombrar partes del cuerpo.

Después del Baño:

  • Ambiente Cálido: Asegúrate de que la habitación esté cálida para cuando saques al niño del agua.
  • Secado Rápido: Ten listas toallas suaves para envolver al niño inmediatamente después del baño y secarlo con suavidad.
  • Hidratación: Aplica una loción hipoalergénica o crema para bebés si su piel tiende a secarse.
  • Hábitos de Baño:
  • Independencia: Anima al niño a participar en su propio baño, como ayudar a lavarse las manos o la cara, para fomentar la independencia.
  • Limpieza de Juguetes: Asegúrate de limpiar y secar los juguetes de baño para prevenir la formación de moho.
  • Finalizando:
  • Rutina Tranquila: Después del baño, sigue con una rutina tranquila que puede incluir leer un libro o acurrucar para hacer la transición a la hora de dormir más fácil.
  • Recuerda que la hora del baño debe ser un momento seguro y placentero, así que adapta estas recomendaciones según las necesidades y preferencias de tu hijo.

Para Dormir:

Un sueño seguro es fundamental para el bienestar y el desarrollo de un niño de 18 meses. Aquí te ofrezco algunas recomendaciones clave para asegurar que tu hijo duerma de manera segura y confortable:

1.      Ambiente de Sueño Seguro:

  • Cuna Adecuada: Asegúrate de que la cuna o la cama del niño cumplan con las normas de seguridad actuales y que el colchón sea firme y esté bien ajustado a la cuna.
  • Sin Objetos Sueltos: La cuna debe estar libre de almohadas, edredones grandes, peluches y cualquier objeto que pueda representar un riesgo de asfixia o estrangulamiento.
  • Posición para Dormir: Aunque a los 18 meses muchos niños se mueven mucho durante el sueño, acostúmbralos a dormir boca arriba.
  • Monitoreo: Considera el uso de un monitor de bebé para escuchar o ver al niño mientras duerme en otra habitación.

2.      Ropa de Dormir Apropiada:

  • Pijamas Seguros: Utiliza pijamas adecuados a la estación del año que se ajusten bien al cuerpo del niño para evitar riesgos de asfixia.
  • Temperatura Adecuada: Mantén la habitación a una temperatura cómoda para dormir (entre 18-22 grados Celsius o 65-72 grados Fahrenheit).

3.      Rutina de Sueño:

  • Rutina Consistente: Establece y mantén una rutina nocturna predecible que puede incluir un baño tibio, lectura de cuentos y momentos tranquilos.
  • Hora de Dormir Regular: Acuesta a tu hijo a la misma hora cada noche para regular su reloj biológico.

4.      Seguridad en el Hogar:

  • Prevención de Caídas: Si el niño está en una cama de transición, asegúrate de que tiene barreras adecuadas o que la cama esté cerca del suelo para prevenir caídas.
  • Protecciones en Ventanas: Instala bloqueos de ventanas y/o barras de seguridad para prevenir caídas.

5.      Hábitos de Sueño Saludables:

  • Independencia: Fomenta que el niño aprenda a dormirse por sí mismo, lo que puede incluir tener un objeto de transición como un peluche o una manta pequeña y segura.
  • Evitar Estímulos Antes de Dormir: Limita la exposición a pantallas y actividades energéticas antes de la hora de dormir.
  • Alimentación: Evita comidas grandes y bebidas con cafeína cerca de la hora de dormir.

6.      Durante la Noche:

  • Respuesta a Despertares Nocturnos: Cuando el niño se despierte durante la noche, ofrécele consuelo y tranquilidad, pero intenta mantener las interacciones nocturnas calmadas y aburridas para alentar el regreso al sueño.

7.      Consulta Médica:

  • Control del Sueño: Habla con tu pediatra durante las visitas regulares sobre los patrones de sueño de tu hijo y cualquier inquietud que tengas.
  • Estas recomendaciones pueden ayudar a crear un ambiente seguro y propicio para un buen descanso nocturno.

Paseo diario:

Los paseos diarios son una parte importante del desarrollo de un niño de 18 meses, ya que les proporcionan ejercicio, luz solar y la oportunidad de explorar su entorno. Aquí tienes algunas recomendaciones generales para los paseos diarios con un niño de esta edad:

1.      Seguridad y Protección:

  • Sistema de Retención: Utiliza un cochecito o una silla de paseo adecuados y asegúrate de que el niño esté siempre bien sujeto con los cinturones de seguridad.
  • Protección Solar: Aplica protector solar y viste al niño con ropa ligera y un sombrero para protegerlo del sol, incluso en días nublados.
  • Hidratación: Lleva agua para mantener al niño hidratado, especialmente en climas cálidos o durante paseos largos.

2.      Exploración y Aprendizaje:

  • Interacción con la Naturaleza: Permítele interactuar con el entorno natural, como sentir la textura de las hojas o la hierba, siempre que sea seguro hacerlo.
  • Estimulación Sensorial: Anima al niño a observar y señalar objetos como árboles, animales y vehículos.
  • Tiempo de Juego: Si es posible, incluye tiempo en un parque infantil seguro para que practique habilidades motoras como trepar, deslizarse y balancearse.

3.      Socialización:

  • Encuentros Sociales: Aprovecha los paseos para interactuar con otros niños y adultos, lo que ayuda a desarrollar habilidades sociales.
  • Actividades Guiadas: Participa en actividades organizadas para su edad, como grupos de juego, si están disponibles y son seguros.

4.      Rutina y Consistencia:

  • Horario Regular: Intenta salir a pasear a la misma hora cada día para establecer una rutina predecible.
  • Adaptación al Clima: Asegúrate de que el niño esté vestido adecuadamente para el clima, ya sea con capas adicionales en el frío o ropa ligera en el calor.

5.      Salud y Confort:

  • Vestimenta Cómoda:Viste al niño con ropa y calzado cómodos adecuados para la actividad y el clima.
  • Necesidades Básicas: Planifica el paseo teniendo en cuenta las horas de las comidas y las siestas para evitar molestias.

6.      Supervisión y Límites:

  • Vigilancia Continua: Mantén al niño siempre a la vista y no permitas que se aleje demasiado.
  • Ambientes Seguros: Elige rutas y lugares que sean seguros para los niños, lejos de tráfico y otros peligros.

7.      Flexibilidad:

  • Adaptación a las Necesidades: Esté preparado para acortar o alargar el paseo según las necesidades y el estado de ánimo del niño.
  • Descansos: Incluye tiempo para descansar si el paseo es largo, especialmente si el niño ha empezado a caminar y quiere explorar por su cuenta.
  • Estos paseos no sólo son beneficiosos para el niño, sino también para los padres o cuidadores, ya que proporcionan una oportunidad para el ejercicio, el aire fresco y el cambio de ambiente, que puede ser rejuvenecedor para todos.

Chupa:

El uso del chupete (chupa) a los 18 meses es un tema que muchos padres y cuidadores consideran, especialmente en términos de cuándo y cómo retirarlo. Aquí hay algunas recomendaciones generales acerca del uso de chupetes a esta edad:

1.      Uso del Chupete:

  • Limitar el Uso: A los 18 meses, puede ser un buen momento para comenzar a limitar el uso del chupete solamente para las siestas y la hora de dormir.
  • Desapego Progresivo: Empieza a disminuir gradualmente la dependencia del chupete durante el día y no lo ofrezcas a menos que el niño lo pida.

2.      Retirada del Chupete:

  • Planificación: Comienza a planificar la retirada del chupete, estableciendo una fecha objetivo para dejarlo completamente.
  • Consistencia: Una vez que decidas limitar o retirar el chupete, sé consistente con las reglas que establezcas.
  • Ritual de Despedida: Considera crear un ritual de despedida para el chupete, como una pequeña ceremonia o intercambiarlo por un nuevo juguete.

3.      Consideraciones de Salud:

  • Salud Dental: La utilización prolongada del chupete puede llevar a problemas dentales a largo plazo, como maloclusión o desarrollo anormal del paladar, por lo que muchos pediatras y odontopediatras recomiendan pensar en retirarlo alrededor de esta edad.
  • Higiene: Asegúrate de mantener el chupete limpio y reemplaza los chupetes desgastados o dañados de inmediato.

4.      Estrategias para la Retirada:

  • Reemplazo por Consuelo Alternativo: Ofrece otros métodos de consuelo, como un peluche o una manta de seguridad.
  • Refuerzo Positivo: Elogia al niño por no usar el chupete y ofrece refuerzo positivo cuando logra dormir sin él.
  • Distraer: Distrae al niño con actividades y juegos para que no eche de menos el chupete.
  • Consulta con Profesionales:
  • Orientación del Pediatra: Si tienes dudas sobre cómo o cuándo retirar el chupete, busca consejo en tu pediatra o un especialista en salud infantil.

5.      Desarrollo Emocional:

  • Entiende las Señales Emocionales: Si el niño está pasando por un período de cambio o estrés (como la llegada de un nuevo hermano o el inicio de la guardería), puede que no sea el mejor momento para retirar el chupete debido a la comodidad emocional que proporciona.

6.      Flexibilidad:

  • Paciencia: Recuerda que cada niño es diferente y algunos pueden estar más apegados a su chupete que otros. Algunos niños pueden abandonar el chupete fácilmente, mientras que otros pueden necesitar más tiempo y apoyo.
  • La retirada del chupete debe adaptarse al niño y a la familia, y aunque es beneficioso establecer un plan, también es importante ser flexible y responder a las necesidades emocionales y de desarrollo del niño.

No fume en presencia del niño.

Salud bucodental:

A los 18 meses de edad, la salud bucodental es un aspecto importante del cuidado general del niño. Aquí te ofrezco algunas recomendaciones para mantener la boca de tu pequeño saludable:

1.      Cepillado de Dientes:

  • Cepilla los Dientes Dos Veces al Día: Usa una cantidad de pasta dental de 1000ppm de flúor del tamaño de un grano de arroz que contenga fluoruro. Asegúrate de cepillar suavemente todas las superficies de los dientes y las encías.
  • Supervisión: Supervisa el cepillado para asegurarte de que se haga correctamente, pero también para enseñar al niño buenos hábitos de higiene oral.

2.      Dieta y Nutrición:

  • Evita el Azúcar Excesivo: Limita los alimentos y bebidas azucarados que pueden aumentar el riesgo de caries dental.
  • Alimentos Saludables: Fomenta una dieta rica en frutas, verduras y lácteos que ayudan a limpiar los dientes y fortalecer el esmalte dental.
  • Visitas al Dentista:
  • Chequeos Regulares: Lleva a tu hijo al dentista para su primera visita alrededor de su primer cumpleaños y continúa con visitas regulares cada seis meses, o según lo recomiende el dentista.
  • Prevención: Pregunta sobre tratamientos preventivos como fluoruro o selladores dentales si son apropiados para tu hijo.

3.      Hábitos Saludables:

  • Evita el Uso Prolongado de Biberones: No dejes que tu hijo se duerma con un biberón de leche, jugo o cualquier líquido que no sea agua, ya que esto puede conducir a lo que se conoce como "caries del biberón".
  • Chupetes y Objetos en la Boca: No endulces los chupetes y evita que tu hijo camine o corra con objetos en la boca para prevenir accidentes.

4.       Educación y Modelado:

  • Enseña Sobre la Salud Bucodental: A medida que crezcan, educa a tus hijos sobre la importancia de cuidar sus dientes y encías.
  • Sé un Modelo a Seguir: Deja que tu hijo te vea cuidando de tu propia salud bucodental.

5.      Uso de Fluoruro:

  • Consulta sobre Suplementos de Fluoruro: Si el agua que bebe tu familia no está fluorada, consulta con tu dentista o pediatra sobre la necesidad de suplementos de fluoruro.

6.      Hábitos de Mordida:

  • Observa la Mordida y la Chupada del Dedo: Habla con tu dentista si tu hijo tiene hábitos de mordida persistentes, como chuparse el dedo o el uso prolongado del chupete, que pueden afectar la alineación de los dientes.

7.      Enseñanza del Cepillado:

  • Juegos e Historias: Utiliza juegos, aplicaciones o libros sobre cepillado para hacer de la higiene oral una actividad divertida.
  • Cepillado en Familia: Cepíllense los dientes juntos para que tu hijo aprenda imitando tus acciones.
  • Recuerda que las rutinas tempranas de cuidado bucodental no solo protegen los dientes de leche del niño, sino que también establecen las bases para una buena salud oral a largo plazo. Si tienes preguntas específicas o preocupaciones sobre la salud bucodental de tu hijo, no dudes en consultar con un profesional.

Calzado:

El calzado para un niño de 18 meses debe proporcionar comodidad, soporte y protección sin obstaculizar el desarrollo natural del pie. A continuación, te doy algunas recomendaciones para elegir el calzado más adecuado:

Características del Calzado Adecuado:

  1. Flexible: La suela debe ser lo suficientemente flexible para permitir que el pie se doble y gire naturalmente. Los pies de los niños necesitan flexibilidad para desarrollar la fuerza muscular.
  2. Plano y con Buen Soporte: El calzado debe ser plano, evitando los zapatos con tacón, y debe proporcionar un buen soporte en el arco y el tobillo.
  3. Ajuste Correcto: Asegúrate de que los zapatos sean del tamaño adecuado, con suficiente espacio para los dedos (aproximadamente 1 cm desde el dedo más largo hasta la punta del zapato).
  4. Material Transpirable: Elige materiales naturales y transpirables como el cuero o la lona para evitar la sudoración excesiva y mantener los pies del niño secos.
  5. Puntera Resistente: Una puntera reforzada protege los dedos del niño mientras explora y juega.
  6. Fácil de Poner y Quitar: El calzado debe ser fácil de poner y quitar, preferentemente con velcro o hebillas ajustables para un buen ajuste, ya que los cordones pueden ser difíciles de manejar a esta edad y presentar un riesgo de tropiezo.
  7. No Heredados: Es preferible no usar zapatos heredados de otros niños, ya que el calzado se moldea al pie del primer usuario y puede no ofrecer el soporte adecuado para un segundo niño.

Consideraciones Adicionales:

  1. Permite Andar Descalzo: En casa, deja que el niño ande descalzo o con calcetines antideslizantes para permitir el desarrollo natural de los músculos y tendones del pie.
  2. Revisión de Tamaño: Los pies de los niños crecen rápidamente. Revisa el tamaño de sus zapatos con frecuencia (cada 2-3 meses) para asegurarte de que aún le quedan bien.
  3. Evita el Uso Constante: Si bien los zapatos son necesarios para la protección en el exterior, no es necesario que los niños los usen todo el tiempo en casa.
  4. Observa la Marcha: Presta atención a cómo camina tu hijo con los zapatos nuevos para asegurarte de que no haya problemas de ajuste o incomodidad.
  5. Consulta con Especialistas: Si tienes preocupaciones sobre la marcha o el desarrollo del pie de tu hijo, consulta con un profesional de la salud.
  6. Elegir el calzado adecuado es fundamental para promover un desarrollo saludable y permitir que el niño se mueva con seguridad y confianza.

Control de esfínteres

El control de esfínteres es un hito importante en el desarrollo de los niños y generalmente comienza cuando están listos, tanto física como emocionalmente. La mayoría de los niños muestra señales de estar listos para empezar el entrenamiento para ir al baño entre los 18 y 24 meses, pero algunos pueden no estar

preparados hasta después de los 2 años. Aquí hay algunas recomendaciones sobre cuándo y cómo comenzar con el control de esfínteres:

1.      Señales de Preparación:

  • Conciencia del Proceso: El niño empieza a mostrar interés en el baño o en el proceso de usar el inodoro.
  • Comunicación: Puede comunicar cuando tiene la vejiga o el intestino lleno o cuando está a punto de ir.
  • Seco por Periodos Prolongados: Permanece seco durante dos horas o más durante el día o está seco después de las siestas.
  • Control Físico:Tiene la capacidad de subirse y bajarse los pantalones por sí mismo.

2.      Cómo Empezar:

  • Habla sobre el Proceso: Usa un lenguaje sencillo para explicar cómo usar el inodoro. Leer libros o ver videos sobre el tema puede ayudar.
  • Orinal o Adaptador: Decide si usarás un orinal independiente o un adaptador para el inodoro regular y presenta este nuevo equipo al niño.
  • Rutina: Establece una rutina llevando al niño al baño a intervalos regulares, como después de las comidas o antes de la siesta.
  • Ropa Fácil de Manejar:Viste a tu hijo con ropa que sea fácil de quitar para facilitar las visitas al baño.
  • Positivismo y Paciencia: Mantén una actitud positiva. El elogio y la paciencia son clave en este proceso. Evita mostrar frustración o desilusión si hay accidentes.
  • Modelado: Permite que el niño te vea o vea a otros niños de la familia usando el inodoro, si es posible, para que entienda que es un comportamiento normal y maduro.
  • Reconocimiento de Logros: Celebra los éxitos con elogios verbales o un sistema de recompensas simple, como pegatinas en un gráfico.
  • Consistencia:Trata de ser coherente en el enfoque, incluso cuando estés fuera de casa.

3.      Cuándo Esperar:

  • No presiones al niño para que comience antes de que esté listo. Forzar el proceso antes de tiempo puede llevar a conflictos y retrasos.
  • Si el niño se resiste o no muestra interés, es posible que necesites hacer una pausa y volver a intentarlo más tarde.

4.      Consejos Adicionales:

  • Mantén la calma y la consistencia frente a los accidentes; son una parte normal del proceso.
  • Vigila los signos de estreñimiento, ya que puede dificultar el entrenamiento para ir al baño.

Consejos sobre hábitos higiénicos

A los 18 meses, los niños son pequeñas esponjas listas para aprender, y es el momento perfecto para empezar a inculcar buenos hábitos higiénicos.

1.      Lavado de Manos:

  • Modela el Comportamiento: Lávate las manos con tu hijo y haz de este un hábito antes y después de comer, ir al baño y jugar afuera.
  • Hazlo Divertido: Canta una canción corta o haz un juego para asegurarte de que se laven las manos durante al menos 20 segundos.
  • Paso a Paso: Enséñale el proceso paso a paso: mojar las manos, enjabonar, frotar (incluyendo entre los dedos y debajo de las uñas), enjuagar y secar.

2.      Higiene Dental:

  • Cepillado Supervisado: Cepilla los dientes de tu hijo dos veces al día usando una cantidad de pasta del tamaño de un grano de arroz o guisante que contenga fluoruro.
  • Rutinas Divertidas: Lee cuentos sobre el cepillado de dientes o mira videos que lo conviertan en una actividad entretenida.
  • Visitas al Dentista: Programa visitas regulares al dentista para chequeos y limpiezas, y para crear una percepción positiva sobre la importancia del cuidado dental.

3.      Baño y Ducha:

  • Baño Regular: Establece una rutina de baño que sea consistente, como bañarse todas las noches antes de la hora de dormir.
  • Enseña Partes del Cuerpo: Durante el baño, nombra las diferentes partes del cuerpo y muestra cómo lavar cada una de ellas.

4.      Uso del Baño:

  • Entrenamiento para el Uso del Baño: Si tu hijo muestra interés, comienza a introducir el concepto de usar el baño. Anímale a decirte cuando tenga que ir.
  • Limpieza Después del Baño: Enséñale a limpiarse correctamente después de usar el baño y a bajar la tapa del inodoro.

5.      Cuidado Personal:

  • Independencia: Fomenta la independencia permitiendo que tu hijo intente hacer algunas tareas de higiene por sí mismo, como vestirse y desvestirse.
  • Uñas Limpias y Cortas: Mantén las uñas del niño limpias y cortadas para evitar la acumulación de suciedad y reducir el riesgo de arañazos.

6.      Etiqueta de Tos y Estornudo:

  • Cubre Boca y Nariz: Enséñale a cubrirse la boca y la nariz con el codo al toser o estornudar para evitar la propagación de gérmenes.

7.      Hábitos durante la Enfermedad:

  • Descanso y Recuperación: Cuando esté enfermo, enséñale la importancia del descanso y de seguir las indicaciones del médico para recuperarse.

Recomendaciones sobre educación  a los niños de 18 meses

La educación y la disciplina a los 18 meses se centran en establecer límites claros y consistentes de manera amorosa y respetuosa. Aquí te dejo algunos consejos para educar a un niño de esta edad:

1.      Establecer Límites Claros:

  • Explica las Reglas: Usa un lenguaje sencillo para explicar las reglas y límites. Aunque el niño pueda no entender completamente, comenzará a asociar ciertas palabras y tonos con las reglas de la casa.
  • Sé Consistente: Los límites deben ser coherentes. Si una acción no está permitida, debe ser así siempre, independientemente de la situación o quién esté presente.

2.      Disciplina Positiva:

  • Redireccionamiento: Si el niño está haciendo algo inapropiado, redirige su atención hacia una actividad aceptable o un juguete diferente.
  • Refuerzo Positivo: Elogia al niño cuando siga las reglas o muestre buen comportamiento, lo que refuerza positivamente las acciones deseadas.

3.      Enseñanza de Comportamientos Aceptables:

  • Modela el Comportamiento: Los niños aprenden observando a los adultos. Sé un buen modelo a seguir en todas tus acciones.
  • Opciones Limitadas: Ofrece opciones cuando sea posible, pero limítalas a dos o tres para no abrumar al niño.
  • Gestión de Rabietas y Emociones:
  • Mantén la Calma: Durante las rabietas, mantén la calma y no cedas a las demandas irrazonables, ya que esto puede reforzar el comportamiento negativo.
  • Reconoce las Emociones: Valida sus sentimientos diciendo cosas como "Veo que estás molesto porque..." y luego guíalo hacia la manera adecuada de expresar esas emociones.

4.      Ambiente Estructurado:

  • Rutinas Diarias: Establece y mantiene rutinas diarias. Las rutinas ayudan a los niños a entender qué se espera de ellos y cuándo.
  • Ambiente Seguro para Explorar: Asegúrate de que el entorno del hogar es un lugar seguro para explorar, lo que minimiza la necesidad de decir "no" constantemente.

5.      Tiempo de Calidad:

  • Interacción Positiva: Pasa tiempo de calidad con tu hijo todos los días, jugando, leyendo y hablando.
  • Atención Individualizada: Dale a tu hijo atención individualizada para fortalecer tu relación y proporcionar seguridad emocional.

6.      Hábitos de Sueño, Alimentación y Higiene:

  • Promueve la Independencia: Anima al niño a participar en rutinas de autocuidado como vestirse, cepillarse los dientes y alimentarse, siempre bajo supervisión.

7.      Uso de Tecnología:

  • Limita el Tiempo de Pantalla: A esta edad, el tiempo de pantalla debe ser muy limitado. La interacción con el mundo real es mucho más beneficiosa para el desarrollo del niño.

8.      Responder a la Curiosidad:

  • Aprovecha los Momentos Educativos: Si el niño muestra curiosidad sobre algo, úsalo como una oportunidad para enseñarle algo nuevo.
  • Recuerda que cada niño es único y puede responder a la disciplina y los límites de manera diferente. Sé paciente y dispuesto a adaptar tu enfoque a las necesidades de tu hijo.

Recomendaciones sobre Prevención de accidentes:

Los niños de 18 meses son curiosos y tienen una mayor movilidad, lo cual aumenta el riesgo de accidentes. Aquí hay algunas recomendaciones para minimizar los riesgos y evitar accidentes:

1.      En Casa:

  • Seguridad en las Escaleras: Instala puertas de seguridad en la parte superior e inferior de las escaleras.
  • Protección de Esquinas y Bordes: Usa protectores en las esquinas afiladas de muebles y mesas para prevenir lesiones.
  • Bloqueo de Accesos a Zonas Peligrosas: Asegura las puertas de baños, cocinas y cualquier área donde haya peligros potenciales.
  • Seguridad en Ventanas y Balcones: Instala rejas o bloqueos en ventanas y balcones para evitar caídas.
  • Almacenamiento Seguro de Sustancias Peligrosas: Guarda medicamentos, productos de limpieza, herramientas y cualquier otro elemento peligroso en lugares altos o armarios con seguros a prueba de niños.
  • Protección de Tomas Eléctricas: Usa tapas de seguridad en todas las tomas eléctricas no utilizadas.

2.      En la Cocina:

  • Supervisión Constante: Nunca dejes al niño solo en la cocina, especialmente cuando estés cocinando.
  • Utensilios y Electrodomésticos: Mantén los objetos afilados y calientes fuera del alcance del niño.
  • Mangos de Ollas y Sartenes: Gira los mangos de las ollas y sartenes hacia atrás para evitar que el niño los alcance y los tire.

3.      Baño:

  • Nunca Solo en la Bañera: No dejes al niño solo en la bañera ni por un momento.
  • Alfombrillas Antideslizantes: Usa alfombrillas antideslizantes dentro y fuera de la bañera.
  • Temperatura del Agua: Asegúrate de que la temperatura del agua no esté demasiado caliente.

4.      Al Aire Libre:

  • Juguetes y Áreas de Juego Seguras: Asegúrate de que los juguetes y equipos de juego sean apropiados para su edad y estén en buen estado.
  • Supervisión en el Agua: Mantén vigilancia constante cerca de piscinas, estanques o cualquier cuerpo de agua.
  • Protección Solar: Usa protector solar y sombreros para proteger al niño del sol.

5.      En el Coche:

  • Asiento de Seguridad: Utiliza siempre un asiento de seguridad para niños adecuado para la edad y el peso del niño, y asegúrate de que esté correctamente instalado y utilizado en cada viaje.
  • Nunca Dejar al Niño Solo: Nunca dejes al niño solo en el coche, ni siquiera por un corto período de tiempo.

6.      Educación y Conciencia:

  • Enseñanza de la Seguridad: Aunque son pequeños, empieza a enseñarles reglas básicas de seguridad, como no tocar cosas calientes y no meterse cosas pequeñas en la boca.
  • Reacción ante Emergencias: Aprende primeros auxilios y RCP, y ten a mano números de emergencia.
  • Estas medidas de seguridad deben adaptarse a las particularidades de tu hogar y entorno. A medida que tu hijo crece y cambia, también deberás adaptar y actualizar las medidas de seguridad para adecuarlas a sus nuevas habilidades y niveles de movilidad.

A los 18 meses, los niños son muy curiosos y tienden a explorar el mundo que les rodea, a menudo llevándose objetos a la boca. Esto puede representar un riesgo significativo de intoxicación si se encuentran con medicamentos o productos de limpieza. Aquí hay algunas medidas de precaución que puedes tomar para proteger a tu hijo:

1.      Medicamentos:

Almacenamiento Seguro: Guarda todos los medicamentos en un lugar seguro y fuera del alcance de los niños, preferiblemente en un armario alto con cierre o candado.

Envases Originales: Conserva los medicamentos en sus envases originales con etiquetas claras.

Descarte Responsable: Deshazte de los medicamentos caducados o que ya no necesites de manera responsable, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias locales.

2.      Productos de Limpieza y Químicos:

  • Almacenamiento a Prueba de Niños: Almacena los productos de limpieza, detergentes, pesticidas y cualquier sustancia química en armarios con cierres de seguridad o en estantes altos.
  • Productos en sus Envases Originales: Nunca traslades productos de limpieza a envases que puedan confundirse con bebidas o alimentos.
  • Supervisión Durante la Limpieza: No dejes productos de limpieza desatendidos mientras limpias. Si tienes que dejar la habitación, lleva el producto contigo.

3.      Otros Productos Tóxicos:

  • Pilas y Baterías: Mantén las pilas, especialmente las pilas de botón, fuera del alcance ya que pueden causar lesiones graves o la muerte si se ingieren.
  • Plantas: Algunas plantas de interior y exterior pueden ser tóxicas si se ingieren. Investiga y evita aquellas plantas que puedan ser peligrosas.

4.      Medidas Generales:

  • Educación: Aunque a esta edad no entiendan completamente el peligro, empieza a enseñarle al niño a no tocar ciertos armarios o estantes.
  • Cierres de Seguridad: Instala dispositivos de seguridad en armarios y cajones que contengan artículos peligrosos.
  • Etiquetado y Comunicación: Asegúrate de que todos los productos estén claramente etiquetados y comunica la importancia de estas precauciones a todas las personas que cuiden a tu hijo.

5.      En Caso de Emergencia:

  • Número de Emergencia:Ten a mano el número del servicio de toxicología local o de emergencias médicas y no dudes en llamar si sospechas que tu hijo ha ingerido algo tóxico.
  • Información del Producto: Guarda la información del producto o el medicamento que el niño pudo haber ingerido para proporcionarla a los servicios de emergencia.
  • Recuerda que la prevención es clave y que debes anticiparte a las posibles acciones de tu hijo a esta edad. Asegurarte de que tu casa sea un entorno seguro reducirá significativamente el riesgo de accidentes por intoxicación.
  • En caso de ingestión o inhalación de un producto tóxico, póngase en contacto con el Servicio de Información Toxicológica (915 62 04 20) ó con Servicio de Emergencias (112).

Seguridad en el coche:

La seguridad en el coche es crucial para los niños de todas las edades. En España, la Dirección General de Tráfico (DGT) establece normativas específicas para el uso de sistemas de retención infantil (SRI). Para un niño de 18 meses, las recomendaciones son las siguientes:

1.      Tipo de Silla:

  • Grupo de Silla Adecuado: A los 18 meses, la mayoría de los niños deben usar una silla del grupo 1, que generalmente es adecuada desde los 9 kg hasta los 18 kg (aproximadamente de 9 meses a 4 años). Algunas sillas son convertibles y pueden adaptarse a medida que el niño crece.
  • Silla con Arneses: Elige una silla que tenga un sistema de arnés de cinco puntos, que sujeta al niño por los hombros, las caderas y entre las piernas.

2.      Ubicación de la Silla:

  • En los Asientos Traseros: La posición más segura para un niño de 18 meses es en los asientos traseros del vehículo, preferentemente en el centro si la instalación de la silla es viable y segura en esa posición.
  • Orientación: La DGT recomienda que los niños viajen en sillas orientadas hacia atrás el mayor tiempo posible, al menos hasta los 15 meses, aunque lo ideal sería mantener esta posición hasta los 4 años o mientras el peso y la altura del niño lo permitan, ya que ofrece mayor protección para la cabeza y el cuello en caso de colisión.

3.      Si Va Delante:

  • Excepciones: Solo en casos donde no sea posible instalar la silla en los asientos traseros (por ejemplo, en vehículos biplaza o si los asientos traseros ya están ocupados por otros sistemas de retención), la silla puede ir en el asiento delantero.
  • Desactivación del Airbag: Si la silla se coloca en el asiento delantero y está orientada hacia atrás, es obligatorio desactivar el airbag del acompañante para prevenir lesiones en caso de activación.

4.      Consideraciones Generales:

  • Instalación Correcta: Asegúrate de que la silla esté correctamente instalada según las instrucciones del fabricante. Las sillas pueden ser instaladas usando el sistema de anclaje ISOFIX o el cinturón de seguridad del vehículo.
  • Verificación:Verifica que no haya holguras y que la silla esté bien sujeta antes de cada viaje.
  • Mantenimiento: Revisa periódicamente el estado de la silla y ajusta los arneses y la altura del asiento a medida que el niño crezca.

5.      Legislación de la DGT:

  • Normativas: Cumple siempre con las normativas actuales de la DGT respecto a los sistemas de retención infantil.
  • Información Actualizada: Es importante mantenerse informado sobre cualquier cambio en la legislación, que puede variar con el tiempo y adaptarse a nuevas investigaciones en seguridad infantil.
  • La seguridad del niño en el coche debe ser siempre una prioridad, y seguir las recomendaciones de los expertos y la legislación vigente es esencial para garantizar viajes seguros.

Uso de pantallas

A esta edad, el desarrollo cerebral es rápido y el aprendizaje se realiza mejor a través de la interacción con el mundo real y las personas, no a través de las pantallas.

Los niños están en una etapa de rápido desarrollo y aprendizaje, y el uso de pantallas puede afectar tanto positiva como negativamente este proceso. Según la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Asociación Española de Pediatría (AEP), las recomendaciones son bastante estrictas en cuanto al uso de pantallas a esta edad:

  1. Tiempo de Pantalla Muy Limitado: La exposición a las pantallas debe seguir siendo muy limitada. La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda evitar el uso de pantallas para entretenimiento en niños menores de 18 meses, salvo para videollamadas.
  2. Contenidos Educativos: Si decides introducir contenidos digitales, estos deben ser de alta calidad y preferiblemente educativos. A esta edad, cualquier tiempo de pantalla debe ser compartido con un adulto para promover la interacción social y el lenguaje.
  3. Interacción sobre Pantallas: La interacción con los padres y otros cuidadores es crucial para el desarrollo del lenguaje y las habilidades sociales, por lo que el tiempo de pantalla nunca debe sustituir estas interacciones valiosas.
  4. Juego Activo: Fomenta el juego físico, la exploración y las actividades sensoriales, las cuales son esenciales para el desarrollo cognitivo y motor del niño.
  5. Modelo de Comportamiento: Los padres y cuidadores deben modelar un uso adecuado de las pantallas, ya que los niños aprenden por imitación.
  6. Ambiente Libre de Pantallas: Crea ambientes libres de pantallas, especialmente durante las comidas y antes de la hora de dormir para ayudar a establecer buenos hábitos de sueño.
  7. Establecer Rutinas: Las rutinas diarias sin dependencia de pantallas ayudan a establecer expectativas claras y promueven el desarrollo de habilidades de autorregulación.
  8. Vigilancia y Seguridad:Mantén una supervisión constante de la actividad del niño con dispositivos y en línea para garantizar su seguridad.

Estas recomendaciones están diseñadas para minimizar el impacto negativo que las pantallas pueden tener en el desarrollo de los niños y maximizar las oportunidades de aprendizaje y crecimiento a través de interacciones reales y enriquecedoras.

Vacunas:

Recomendamos cumplir con el calendario vacunal oficial de la Comunidad de Canarias así como la administración de las vacunas que, aunque no financiadas, son recomendadas por la AEP ( Asociación Española de Pediatría) y el Comité Asesor de Vacunas (CAV).

Consejos sobre crianza respetuosa a los 18 meses de edad

La crianza respetuosa se basa en la empatía, el respeto mutuo y la comprensión de las necesidades y sentimientos del niño. Aquí tienes algunos consejos sobre cómo aplicar principios de crianza respetuosa con un niño de 18 meses:

1.      Valida sus Sentimientos

  • Reconoce sus Emociones: Acepta y verbaliza lo que tu hijo pueda estar sintiendo, incluso si no estás de acuerdo con su comportamiento. Por ejemplo, "Veo que estás enojado porque no puedes jugar más con el agua".

2.      Comunicación Clara y Positiva

  • Habla con Claridad: Usa un lenguaje simple y directo que el niño pueda entender.
  • Escucha Activa: Escucha lo que tu hijo intenta comunicarte, tanto con palabras como con su comportamiento y lenguaje corporal.

3.      Establece Límites Adecuados

  • Límites Consistentes: Establece límites claros de una manera amable pero firme. Por ejemplo, en lugar de decir "no grites", puedes decir "usa tu voz suave".
  • Explicaciones Breves: Da razones breves y comprensibles para las reglas.

4.      Fomenta la Autonomía

  • Permite la Exploración: Deja que tu hijo explore y juegue libremente dentro de un entorno seguro.
  • Opciones Limitadas: Ofrece opciones limitadas para ayudarle a tomar decisiones apropiadas para su edad.

5.      Tiempo de Calidad Juntos

  • Juega y Conecta: Dedica tiempo a jugar con tu hijo, lo que fortalece el vínculo y le ayuda a sentirse valorado.
  • Rutinas de Cariño: Incorpora abrazos, lectura de cuentos y canciones en vuestra rutina diaria.

6.      Respeta su Ritmo

  • Paciencia con el Desarrollo: Entiende que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y evita comparaciones con otros niños.

7.      Disciplina Positiva

  • Consecuencias Lógicas: Utiliza consecuencias relacionadas con el comportamiento, no punitivas, para enseñar sobre las consecuencias naturales de las acciones.
  • Enfoque en la Solución: En lugar de centrarte en el castigo, trabaja con tu hijo para encontrar soluciones a los problemas.
  • Modelo a Seguir: Sé el Ejemplo: Los niños aprenden observando. Demuestra comportamientos respetuosos en tu interacción con ellos y con los demás.

8.      Crea un Ambiente Afectivo y Seguro

  • Ambiente de Apoyo: Proporciona un entorno donde el niño se sienta seguro emocional y físicamente.
  • Respeta su Individualidad
  • Reconoce sus Preferencias: Acepta y fomenta las preferencias e intereses individuales de tu hijo.

9.      Fomenta la Comunicación

  • Herramientas de Comunicación: Enseña herramientas básicas de comunicación, como señas o palabras sencillas, especialmente si aún no habla claramente.

10.  Evita el Uso Excesivo de la Tecnología

  • Interacción Humana: Prioriza la interacción humana y el juego físico sobre el tiempo frente a pantallas.

Al aplicar estos principios de crianza respetuosa, se fomenta el desarrollo de niños seguros, respetuosos y emocionalmente inteligentes. Recuerda que la crianza respetuosa también significa cuidarte a ti mismo, asegurándote de que tus propias necesidades emocionales y físicas estén siendo atendidas.

Queridos padres,

En el viaje maravilloso y desafiante que es la crianza, cada día nos brinda la oportunidad de cultivar en nuestros hijos las semillas de la bondad, la comprensión y el respeto. La crianza respetuosa no es simplemente una metodología, es un abrazo cálido que envuelve cada interacción con nuestros pequeños, un camino que elegimos recorrer juntos, donde los límites se establecen con amor y la disciplina se enseña con ejemplo.

Es en los pequeños momentos cotidianos donde reside la magia de este enfoque: cuando nos agachamos para mirar a nuestros hijos a los ojos y hablarles, cuando validamos sus sentimientos con una escucha atenta, y cuando reconocemos su individualidad permitiéndoles explorar el mundo a su propio ritmo.

Recordemos que cada palabra de aliento, cada gesto de cariño y cada segundo de paciencia son los ladrillos con los que construimos el refugio emocional de nuestros hijos. En este refugio, ellos se sentirán seguros para crecer, aprender y, eventualmente, volar.

Criemos con la convicción de que, al ofrecer respeto, cosechamos confianza; al brindar autonomía, fomentamos la independencia; y al demostrar empatía, enseñamos compasión. Al final, lo que recordarán nuestros hijos no serán las lecciones particulares, sino el amor y el respeto con los que fueron educados, y esta será su guía en la vida.

Con cariño y respeto en cada paso, estamos no solo criando niños, sino también sembrando el futuro de nuestra sociedad.

Con afecto y esperanza en el corazón, Sandra Serrano Perdomo

Tags :
Guía de cuidados y consejos por edad : Creciendo sano.
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *