Contacto

828 724 824
722 849 385

Recomendaciones para promover un sueño saludable

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

Recomendaciones para promover un sueño saludable

2 de enero de 2024
11:31

El sueño es un pilar fundamental para el desarrollo saludable de los niños. A los 15 meses, los patrones de sueño pueden variar ampliamente, pero generalmente los niños de esta edad necesitan entre 11 y 14 horas de sueño en un período de 24 horas, incluyendo siestas. Aquí hay algunas recomendaciones generales para promover un sueño saludable:

Establecer una Rutina de Sueño Consistente:
Mantén horarios regulares para acostarse y despertarse, incluso los fines de semana.
Crea un ritual relajante antes de dormir, como bañarse, leer cuentos o escuchar música suave.
Crear un Ambiente de Sueño Adecuado:
Asegúrate de que la habitación esté oscura, tranquila y a una temperatura confortable.
Considera el uso de una luz nocturna tenue si el niño tiene miedo a la oscuridad.
Proporciona un espacio de sueño seguro, con un colchón firme y sin objetos sueltos en la cuna.
Fomentar la Independencia en el Sueño:

Anima al niño a dormirse por sí mismo, lo cual puede implicar acostarlo cuando esté somnoliento pero aún despierto.
Si el niño se despierta por la noche, espera unos minutos antes de intervenir para ver si puede volverse a
dormir solo.
Mantener Hábitos Diurnos Saludables:
Asegúrate de que el niño tenga suficiente actividad física durante el día.
Evita la sobreestimulación cerca de la hora de dormir, como juegos muy activos o tiempo de pantalla.
Gestionar las Siestas:
Mantén las siestas consistentes en cuanto a horario y duración.
Observa y ajusta las siestas según sea necesario; demasiado tiempo de siesta puede afectar el sueño
nocturno.
Limitar el Tiempo de Pantalla:
Evita el tiempo de pantalla al menos una hora antes de acostarse, ya que la luz azul de las pantallas puede interferir con la producción natural de melatonina, la hormona del sueño.
Alimentación y Sueño:
Ofrece la última comida o biberón al menos una hora antes de acostarse para evitar molestias y
despertares por hambre.
Asegúrate de que no necesite un cambio de pañal durante la noche.
Atención a las Necesidades Específicas:
Presta atención a cualquier señal que pueda indicar un trastorno del sueño o una incomodidad y abórdalo con el pediatra.
Consistencia:
Sé coherente con las reglas y rutinas de sueño, lo que ayuda a establecer expectativas claras y seguridad
para el niño.
Cada niño es único, y algunos pueden necesitar más o menos sueño que otros. Es importante observar y
responder a las señales individuales del niño y estar preparado para adaptar las rutinas según sea necesario.
Si hay problemas persistentes con el sueño, es recomendable hablar con un pediatra para buscar
orientación y descartar cualquier problema subyacente.

Para Dormir:
Establecer buenos hábitos de sueño es esencial para el bienestar y desarrollo de un bebé de 15 meses. Aquí hay algunas recomendaciones para fomentar un sueño saludable:
Establecer una Rutina de Sueño Consistente:
Implementa un ritual relajante antes de dormir, como bañar al niño, leerle un cuento, cantarle una canción de cuna o acunarle suavemente.
Mantén horarios regulares para acostarse y despertarse.
Crear un Entorno Propicio para el Sueño:
Asegúrate de que la habitación esté a una temperatura confortable, generalmente entre 18-22 grados
Celsius (65-72 grados Fahrenheit).
La habitación debe estar oscura; puedes usar cortinas opacas y una luz nocturna suave si es necesario.
Minimiza los ruidos disruptivos; considera una máquina de ruido blanco si hay ruido ambiental.
Fomentar la Independencia en el Sueño:
Anima al niño a dormirse por sí mismo, colocándolo en la cuna cuando esté somnoliento pero aún
despierto.
Si el niño se despierta por la noche, espera unos momentos antes de intervenir para ver si puede volver a
dormirse por sí solo.
Seguridad en la Cuna:
La cuna debe estar libre de juguetes, cojines, mantas grandes y otros objetos que puedan suponer un riesgo de asfixia.
Asegúrate de que la ropa de cama esté bien ajustada y de que el colchón sea firme.
Alimentación y Sueño:
Ofrece una cena ligera y nutritiva. Evita las comidas grandes o pesadas justo antes de acostarse.
Asegúrate de que el niño no tenga sed, ofreciéndole agua si es necesario antes de dormir.
Preparación para la Noche:
Limita la estimulación intensa antes de acostarse, como juegos muy activos o el uso de pantallas
electrónicas.

Establece una "zona tranquila" de 30 minutos antes del ritual de acostarse para ayudar al niño a calmarse.
Vigilancia y Consuelo:
Puede ser normal que a esta edad el niño experimente ansiedad por separación. Un objeto de consuelo,
como un peluche seguro o una manta, puede ser útil.
Si el niño necesita consuelo durante la noche, trata de ser reconfortante pero firme para que comprenda
que es hora de dormir.
Consulta con Profesionales:
Si tienes preocupaciones sobre el sueño de tu hijo, como problemas para conciliar el sueño o despertares
frecuentes, habla con su pediatra.
Recuerda que cada niño es único y puede haber variaciones dentro de lo que se considera un patrón de
sueño "normal". Estas recomendaciones deben adaptarse a las necesidades y la situación específicas de tu hijo y tu familia.

Tags :
Vida Sana
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *