Contacto

828 724 824
722 849 385

Quince meses de vida

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

Quince meses de vida

15 de noviembre de 2023
17:45

Alimentación:

La alimentación de un niño de 15 meses es crucial para su crecimiento y desarrollo. Aquí tienes algunas recomendaciones sobre la alimentación para esta edad:

leche:

Leche Materna : Si el niño aún es amamantado, puede continuar realizando según las necesidades y deseos del niño y de la madre. La lactancia materna puede complementarse con otros alimentos.

Leche de Vaca : Si el niño ha sido introducido a la leche de vaca, generalmente se recomienda alrededor de 400-500 ml al día. Esto no debe sustituir a las comidas principales.

Alimentación Complementaria:

  • Frecuencia de Comidas : A esta edad, los niños deben comer 3 comidas principales y 2-3 meriendas al día.
  • Horarios : Establece horarios de comida regulares que coinciden aproximadamente con los horarios de comida de la familia.
  • Ambiente : El ambiente debe ser tranquilo y libre de distracciones. Evite tener la televisión encendida o juguetes en la mesa para que el niño se concentre en la esquina.
  • Comer en Familia : Si es posible, el niño debe estar sentado junto a los adultos y otros niños durante las comidas para fomentar hábitos sociales y de alimentación.

Cantidad de Cada Grupo Alimentario:

Frutas:

  • Por día: 70-100 gramos por porción, 2-3 porciones al día.
  • Por semana: 400-700 gramos.
  • Ejemplos: Plátano, manzana, pera, melocotón, albaricoque.…si son de temporada mejor

Verduras :

  • Por día: 70-100 gramos por porción, 2-3 porciones al día.
  • Por semana: 400-700 gramos.
  • Ejemplos: Zanahoria, calabacín, espinacas, tomate, brócoli…

Cereales Integrales:

  • Por día: 40-60 gramos (aproximadamente de 1/4 a 1/2 taza de cereal cocido) por comida principal.
  • Por semana: 280-420 gramos.
  • Ejemplos: Arroz integral, pan integral, avena, pasta integral, gofio.

Proteínas : 2 porciones de carne, pescado, huevos o legumbres al día (una porción de carne o pescado puede ser de 30-60 gramos, y una porción de legumbres puede ser de 2-4 cucharadas)

  • Por día: Carne, pescado o huevo, 30-60 gramos por porción; legumbres, 30-40 gramos (1/4 taza cocida).
  • Por semana: Carne 2-3 veces, pescado 2 veces, huevo 2-3 veces, legumbres 3-4 veces.
  • Ejemplos: Pechuga de pollo, filete de merluza, lentejas, garbanzos, huevos…

Lácteos : Además de la leche, 1-2 porciones de otros lácteos como yogurt o queso (una porción puede ser un yogurt pequeño o un trozo de queso del tamaño de un dado)

  • Por día: 300-500 ml de leche (incluye leche materna), 1-2 porciones de otros productos lácteos.
  • Por semana: La leche puede ser diaria; yogur y queso, 7 porciones a la semana.
  • Ejemplos: Leche entera, yogur natural sin azúcar, queso fresco.

Grasas y Aceites:

  • Por día: Limitado a pequeñas cantidades para cocinar o en aderezos.
  • Por semana: Usar con moderación, prestando atención a las grasas saludables.
  • Ejemplos: Aceite de oliva virgen extra, aguacate, frutos secos triturados (para evitar atragantamientos).

Las proteínas son nutrientes esenciales para el crecimiento y la reparación de tejidos y se encuentran tanto en alimentos de origen animal como vegetal como son las legumbres.

Proteínas de Origen Animal:

  • Estos incluyen carne, pescado, aves, huevos y productos lácteos. Son consideradas proteínas "completas" porque contienen todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede producir por sí mismo.
  • Carne y Pescado : Las porciones para un niño de 15 meses suelen ser pequeñas, alrededor de 30-60 gramos por comida, dependiendo de su apetito y necesidades nutricionales.
  • Huevos : Un huevo entero al día es generalmente adecuado, aunque no necesariamente todos los días de la semana.
  • Lácteos : Además de la leche, 1-2 porciones de otros productos lácteos como yogur o queso al día.

Legumbres:

  • Las legumbres, como lentejas, garbanzos, frijoles y guisantes, son ricas en proteínas pero generalmente no proporcionan todos los aminoácidos esenciales por sí solas. Sin embargo, cuando se combinan con cereales, pueden proporcionar un perfil completo de aminoácidos.
  • Legumbres : Para un niño de 15 meses, aproximadamente 1/4 de taza (alrededor de 30-40 gramos de cocidos) de legumbres es una porción adecuada. No todas las comidas necesitan incluir legumbres, por lo que podrías apuntar a incluirlas en la dieta 3-4 veces por semana.

Recomendaciones Semanales:

  • Proteínas de Origen Animal : Un niño de 15 meses podría consumir aproximadamente de 2 a 3 porciones de carne, pescado o huevo a lo largo de la semana. Por ejemplo, podría tener carne 2 veces por semana, pescado 1 vez y huevo 1-2 veces.
  • Legumbres : Incluir legumbres en 3-4 comidas a lo largo de la semana puede proporcionar una buena base de proteínas y otros nutrientes como fibra y hierro.
  • Es importante recordar que las necesidades nutricionales pueden variar ampliamente entre los niños dependiendo de su tasa de crecimiento, nivel de actividad y otros factores de salud. Por lo tanto, estas cantidades deben ajustarse a las necesidades individuales y es recomendable consultar con un pediatra o un nutricionista para obtener asesoramiento personalizado. Además, la variedad es clave en la dieta de los niños, por lo que incorporan diferentes fuentes de proteínas a lo largo de la semana es beneficiosa.

Las frutas y verduras:

Para un niño de 15 meses, las porciones de frutas y verduras deben ser adecuadas a su tamaño y capacidad gástrica. A esta edad, los niños están desarrollando sus habilidades de masticación y deglución, por lo que las porciones deben ser manejables y seguras para comer.

Frutas:

  • Diario : Entre 70 y 100 gramos por porción, que puede ser, por ejemplo, medio plátano pequeño o una pequeña manzana cortada en trozos. Se pueden ofrecer 2-3 porciones de frutas diferentes a lo largo del día.
  • Semanal : Esto suma aproximadamente 400 a 700 gramos a la semana, repartidos en diferentes tipos de frutas para asegurar una variedad de nutrientes.

Verduras:

  • Diario : Al igual que con las frutas, una porción de verduras podría ser entre 70 y 100 gramos. Las verduras deben ser cocidas hasta que estén suaves y cortadas en trozos pequeños o aplastadas para prevenir el riesgo de asfixia.
  • Semanal : En total, alrededor de 400 a 700 gramos a la semana, distribuidos en diferentes tipos de verduras, incluyendo tanto verduras de hoja verde como otros vegetales de varios colores para maximizar la gama de vitaminas y minerales.

Consideraciones:

  • Es recomendable que las frutas se ofrezcan enteras y peladas o en trozos grandes para que el niño las muerda, siempre bajo supervisión para evitar el riesgo de asfixia. A esta edad, también pueden comer frutas y verduras trituradas o en puré si aún no están acostumbrados a masticar trozos más grandes.
  • Las frutas pueden ser un excelente complemento para las meriendas, mientras que las verduras pueden incluirse en las comidas principales.
  • Recuerde lavar bien las frutas y verduras para eliminar residuos y pesticidas.
  • Estas cantidades son aproximadas y pueden variar en función del apetito y las necesidades individuales del niño. Es importante fomentar una alimentación variada y equilibrada y seguir las recomendaciones de un profesional de la salud, especialmente si se tienen preocupaciones específicas sobre la dieta del niño.

Cereales y tubérculos

A los 15 meses, los niños pueden comer una variedad de cereales y tubérculos, que son importantes fuentes de energía, vitaminas y minerales. Aquí te detallo los tipos y las formas en que pueden ser consumidos, así como una guía general sobre las cantidades:

Tipos de Cereales y Tubérculos:

  • Arroz: Blanco o integral, cocido hasta que esté suave.
  • Pasta: De trigo, integral o enriquecida, cocida bien y cortada en trozos pequeños o en formas que el niño pueda manejar fácilmente.
  • Pan: Preferentemente integral o de grano entero, puede ofrecerse en trozos pequeños o tostado.
  • Avena: Cocida hasta obtener una consistencia suave.
  • Cereales de Desayuno: Sin azúcares añadidos, suaves y fáciles de masticar.
  • Papas: Cocidas y cortadas en trozos, aplastadas o como puré.
  • Boniatos o Batatas: Cocidos hasta que estén suaves, pueden ser ofrecidos en puré o como trozos para que el niño los tome con la mano.
  • Gofio: Este es un producto tradicional canario que se puede introducir mezclado con leche o agua hasta obtener una consistencia adecuada para que el niño pueda consumirlo sin riesgo de atragantarse
  • Yuca: Bien cocida y en trozos pequeños o puré.

Formas de Consumo y Cantidades:

  1. Purés y Papillas: Los cereales como el gofio o los copos de avena pueden prepararse con leche o agua para hacer papillas. Comienza con cantidades pequeñas, como 2-3 cucharadas, y ajusta según la tolerancia y el apetito del niño.
  2. Cocidos y Suaves: Los tubérculos como las papas deben estar bien cocidos y servidos en trozos pequeños o como puré. Una porción adecuada para un niño de 15 meses podría ser media papa mediana o una papa pequeña.
  3. Frecuencia: Los cereales pueden ser parte de cada comida principal, mientras que los tubérculos pueden ser incluidos en una o dos comidas diarias.
  4. Recomendaciones Adicionales:
  5. Diversificación: Ofrece una variedad de cereales y tubérculos para exponer al niño a diferentes sabores y texturas.
  6. Cuidado con Alergias: Si introduces gofio o cualquier otro cereal nuevo, hazlo gradualmente y vigila posibles signos de alergia.
  7. Sin Sal Añadida: Para los niños pequeños, es mejor evitar añadir sal extra a sus platos.

Los cereales y tubérculos deben estar cocidos hasta que estén lo suficientemente suaves como para ser masticados fácilmente por el niño. Pueden ser incorporados en comidas como parte de guisos, sopas, o como acompañamientos. Asegúrate de que no tengan pieles duras ni partes que puedan causar asfixia.

Cantidades Recomendadas:

  • Diario: Alrededor de 80-100 gramos por día de cereales y tubérculos cocidos. Esta cantidad puede variar según el tamaño y el apetito del niño.
    • Semanal: Esto equivale a aproximadamente 560-700 gramos a la semana, distribuidos en diferentes comidas.
    • Es también esencial que los cereales y tubérculos se ofrezcan en un contexto de dieta equilibrada que incluya frutas, verduras, proteínas y grasas saludables.

Recomendaciones Generales:

  1. Tamaño de las Porciones: Las porciones deben ser adecuadas para un estómago pequeño y adaptadas al apetito del niño.
  2. Variedad: Asegúrate de variar dentro de cada grupo de alimentos para proporcionar una gama de nutrientes.
  3. Preparación de Alimentos: Cocina los alimentos de manera que sean seguros y fáciles de comer; por ejemplo, verduras cocidas hasta estar blandas y cortadas en trozos pequeños.
  4. Evitar Alimentos Procesados: Minimiza el consumo de alimentos procesados y azúcares añadidos.

Estas cantidades son aproximadas y pueden variar en función del crecimiento y la actividad del niño. Es importante ajustar las porciones al apetito del niño y no forzarlo a comer si muestra signos de haber terminado o no tener hambre.

Recomendaciones adicionales:

  1. Diversificación : Ofrece una amplia variedad de alimentos para exponer al niño a diferentes sabores y texturas.
  2. Cocina Segura : Prepare los alimentos de manera que sean seguros y fáciles de comer para el niño, evitando riesgos de atragantamiento.
  3. Autonomía : Fomenta que el niño use utensilios y explore la comida, lo cual es importante para su desarrollo motor y la independencia.
  4. Hidratación : Asegúrese de que el niño beba suficiente agua durante el día.

Recuerde que estas son pautas generales y que las necesidades específicas de alimentación pueden variar dependiendo del niño.

Sueño:

1.     Sueño Nocturno:

  • Duración: Los niños de 15 meses generalmente necesitan alrededor de 11 a 14 horas de sueño en un período de 24 horas. La mayoría de este sueño ocurre por la noche.
    • Consolidación: A esta edad, muchos niños pueden dormir toda la noche sin interrupciones.

2.     Siestas:

  • Cantidad: La mayoría de los niños de 15 meses necesitan 1 a 2 siestas al día.
    • Duración de las Siestas: Cada siesta puede durar desde unos 30 minutos hasta aproximadamente 2 horas.
    • Horario de las Siestas: Las siestas suelen producirse a media mañana y/o a media tarde. Sin embargo, algunos niños pueden transitar hacia una única siesta larga por la tarde.

3.     Tiempo de Vigilia:

  • Duración: El tiempo de vigilia entre el sueño nocturno y las siestas varía, pero los niños de esta edad suelen estar despiertos de 3 a 4 horas entre períodos de sueño.
    • Actividad durante la Vigilia: Los periodos de vigilia son una oportunidad para el juego, las actividades y la alimentación. Es un tiempo importante para el desarrollo cognitivo y motor.

4.     Consejos para un Buen Sueño:

  • Rutina Consistente: Establecer una rutina regular de sueño ayuda a los niños a dormirse más fácilmente.
    • Ambiente de Sueño: Mantén la habitación del niño oscura, tranquila y a una temperatura confortable por la noche.
    • Ritual antes de Dormir: Los rituales consistentes antes de acostarse, como leer un libro o bañarse, pueden señalizar al niño que es hora de prepararse para dormir.
    • Ejercicio y Exposición a la Luz Natural: Asegúrate de que el niño tenga suficiente actividad física y exposición a la luz natural durante el día, lo que puede ayudar a regular sus patrones de sueño.
    • Es importante recordar que cada niño es único y puede haber variaciones normales en sus necesidades y patrones de sueño. Si los padres tienen preocupaciones sobre el sueño de su hijo, deben hablar con un pediatra para obtener consejos específicos y personalizados.

Recomendaciones para promover un sueño saludable

El sueño es un pilar fundamental para el desarrollo saludable de los niños. A los 15 meses, los patrones de sueño pueden variar ampliamente, pero generalmente los niños de esta edad necesitan entre 11 y 14 horas de sueño en un período de 24 horas, incluyendo siestas. Aquí hay algunas recomendaciones generales para promover un sueño saludable:

1.     Establecer una Rutina de Sueño Consistente:

  • Mantén horarios regulares para acostarse y despertarse, incluso los fines de semana.
    • Crea un ritual relajante antes de dormir, como bañarse, leer cuentos o escuchar música suave.

2.     Crear un Ambiente de Sueño Adecuado:

  • Asegúrate de que la habitación esté oscura, tranquila y a una temperatura confortable.
    • Considera el uso de una luz nocturna tenue si el niño tiene miedo a la oscuridad.
    • Proporciona un espacio de sueño seguro, con un colchón firme y sin objetos sueltos en la cuna.

3.     Fomentar la Independencia en el Sueño:

  • Anima al niño a dormirse por sí mismo, lo cual puede implicar acostarlo cuando esté somnoliento pero aún despierto.
    • Si el niño se despierta por la noche, espera unos minutos antes de intervenir para ver si puede volverse a dormir solo.

4.     Mantener Hábitos Diurnos Saludables:

  • Asegúrate de que el niño tenga suficiente actividad física durante el día.
    • Evita la sobreestimulación cerca de la hora de dormir, como juegos muy activos o tiempo de pantalla.

5.     Gestionar las Siestas:

  • Mantén las siestas consistentes en cuanto a horario y duración.
    • Observa y ajusta las siestas según sea necesario; demasiado tiempo de siesta puede afectar el sueño nocturno.

6.     Limitar el Tiempo de Pantalla:

  • Evita el tiempo de pantalla al menos una hora antes de acostarse, ya que la luz azul de las pantallas puede interferir con la producción natural de melatonina, la hormona del sueño.

7.     Alimentación y Sueño:

  • Ofrece la última comida o biberón al menos una hora antes de acostarse para evitar molestias y despertares por hambre.
    • Asegúrate de que no necesite un cambio de pañal durante la noche.

8.     Atención a las Necesidades Específicas:

  • Presta atención a cualquier señal que pueda indicar un trastorno del sueño o una incomodidad y abórdalo con el pediatra.

9.     Consistencia:

  • Sé coherente con las reglas y rutinas de sueño, lo que ayuda a establecer expectativas claras y seguridad para el niño.
    • Cada niño es único, y algunos pueden necesitar más o menos sueño que otros. Es importante observar y responder a las señales individuales del niño y estar preparado para adaptar las rutinas según sea necesario.

Desarrollo Psicomotor y afectividad

A los 15 meses de edad, los niños suelen experimentar avances significativos en varias áreas de desarrollo psicomotor. A continuación, se describen los hitos típicos en las áreas de desarrollo motor grueso, motor fino, cognitivo, social, emocional y del lenguaje:

1.     Desarrollo Motor Grueso:

  • Caminar: La mayoría de los niños de 15 meses pueden caminar de forma independiente y algunos pueden incluso empezar a correr.
    • Subir Escaleras: Pueden intentar subir escaleras con ayuda.
    • Agacharse y Recoger: Se agachan y se levantan con mayor facilidad para recoger objetos del suelo.

2.     Desarrollo Motor Fino:

  • Manipulación de Objetos: Mejoran en la habilidad de agarrar y manipular objetos pequeños con los dedos en lugar de la palma de la mano.
    • Apuntar y Pintar: Pueden señalar con el dedo y pueden disfrutar de actividades como garabatear con lápices gruesos o pinturas.

Estimulación del desarrollo Motor:

  • Proporciona un espacio seguro para explorar y moverse libremente.
    • Anima a caminar, correr y explorar al aire libre.
    • Ofrece juguetes que promuevan la motricidad fina, como bloques grandes o rompecabezas simples.
    • Motor Grueso: Fomenta el juego activo y la exploración segura de diferentes espacios y superficies.
    • Motor Fino: Proporciona juguetes que fomenten la manipulación y el juego de encajar piezas, como bloques y rompecabezas simples.

3.     Desarrollo Cognitivo:

  • Resolución de Problemas: Empiezan a resolver problemas simples, como el uso de botones o la manipulación de juguetes para obtener resultados deseados.
    • Comprensión de Instrucciones: Comprenden órdenes sencillas y pueden seguir indicaciones simples.
    • Juego Simbólico: Inician el juego simbólico, haciendo como si "alimentaran" a un muñeco o hablando por un teléfono de juguete.

Estimulación del desarrollo cognitivo:

  • Juega juegos de "causa y efecto" con juguetes que reaccionen a las acciones del niño.
    • Proporciona diferentes tipos de contenedores para practicar llenar y vaciar
  • Juega juegos que requieran resolución de problemas y ofrecen causa y efecto, como juguetes con botones que activan música o luces.

4.     Desarrollo Social y Emocional:

  • Imitación: Imitan comportamientos y actividades que observan en los adultos y otros niños.
    • Independencia: Pueden mostrar deseos de independencia, queriendo hacer cosas por sí mismos.
    • Reconocimiento Social: Pueden mostrar ansiedad ante la separación de los padres o cuidadores, pero también muestran afecto y reconocen a familiares y amigos.
    • Estimulación del Social y Emocional: Proporciona oportunidades para interacciones sociales seguras con otros niños y adultos y refuerza positivamente sus intentos de independencia.

5.     Desarrollo Afectivo:

Habilidades Típicas:

  • Forman fuertes lazos afectivos con cuidadores.
    • Pueden mostrar ansiedad ante extraños o en situaciones desconocidas.

Estimulación:

  • Ofrece consuelo y seguridad cuando se muestran reacios o temerosos.
    • Proporciona muchas muestras de afecto y tiempo de calidad.

6.     Desarrollo Social:

Habilidades Típicas:

  • Imitan a los adultos y compañeros de juego.
    • Pueden mostrar preferencias por ciertas personas o juguetes.

Estimulación:

  • Participa en juegos grupales o actividades en parques infantiles.
    • Fomenta el juego interactivo con otros niños bajo supervisión.

7.     Desarrollo del Lenguaje:

  • Vocabulario: Tienen un vocabulario limitado de palabras significativas y pueden empezar a combinar dos palabras, como "mamá ven".
    • Comprensión: Entienden y pueden señalar partes del cuerpo o imágenes en un libro cuando se les nombra.

Estimulación:

  • Habla constantemente con el niño, describiendo tus acciones y las cosas que te rodean.
    • Lee libros juntos, señalando e identificando imágenes.
    • Anima al niño a imitar sonidos y palabras.
    • Habla con el niño frecuentemente, nombra objetos y acciones durante el día a día, y lee libros juntos.

Recomendaciones Generales para Estimulación:

  • Entorno Enriquecido: Mantén un entorno estimulante lleno de oportunidades para explorar y aprender.
    • Tiempo de Pantalla: Limita el tiempo de pantalla y asegúrate de que cualquier contenido multimedia sea interactivo y educativo.
    • Rutina: Mantén una rutina diaria que incluya tiempo para jugar, leer y actividades tranquilas.
    • Observación y Respuesta: Observa cómo responde tu hijo a diferentes estímulos y ajusta las actividades según sus intereses y necesidades de desarrollo.
    • Consulta con Profesionales: Si tienes preocupaciones sobre el desarrollo de tu hijo, consulta con su pediatra o con un especialista en desarrollo infantil.
  • Es importante recordar que cada niño se desarrolla a su propio ritmo. Los hitos mencionados son promedios y algunos niños pueden alcanzarlos antes o después. Siempre es prudente hablar con un pediatra si existen preocupaciones sobre el desarrollo de un niño.

Siempre hay que tener en cuenta que el hecho de que su hijo no haga lo que teóricamente corresponde a su edad, no significa que exista un retraso en su desarrollo. Existen unos márgenes de normalidad y su pediatra será el encargado de establecer si el desarrollo de su bebé es el adecuado para su edad.

Como padres y educadores hay que ser firmes y cariñosos, capaces de establecer los límites que el niño necesita. Este concepto será de aplicación a cualquier edad a partir de ahora y a pesar de las rabietas, contención de la respiración, vómitos inducidos y otros, se debe mostrar la misma tranquilidad y firmeza tanto ambos padres como los abuelos y otros familiares, no consintiendo estos últimos lo que los padres han prohibido con anterioridad.

Cuidados y Recomendaciones Generales:

Baño:

  • Tiempo:Un baño de 10 a 15 minutos suele ser suficiente para los niños de esta edad.
    • Temperatura del Agua:La temperatura ideal del agua debe ser tibia, estar alrededor de los 37 grados Celsius (98.6 grados Fahrenheit).
    • Ambiente:Seguro y cómodo, asegúrate de que la habitación esté cálida y libre de corrientes de aire para evitar que el niño se enfríe al salir del baño.Tranquilo, crea un ambiente relajado para que el baño sea un tiempo agradable y no estresante.
    • Lugar del Baño:Usa una bañera segura para bebés o asegúrate de que la bañera grande tenga un tapete antideslizante.
    • Supervisión Constante: Nunca dejes al niño solo en la bañera, ni siquiera por un momento.
    • Compañía: Un adulto siempre debe estar presente, interactuando con el niño y asegurándose de su seguridad.

Utensilios de Baño:

  • Juguetes de Baño: Los juguetes adecuados para la edad pueden hacer del baño un momento divertido y estimulante.
    • Cepillo o Esponja Suave: Utiliza un cepillo o esponja suave para lavar al niño, lo que puede ser más cómodo para su piel.
    • Champú y Jabón para Bebés: Usa productos suaves formulados para la piel sensible de los bebés.

Después del Baño:

  • Secado Rápido:Ten una toalla suave y cálida lista para envolver al niño tan pronto como salga del baño.
    • Hidratación de la Piel: Considera aplicar una loción hipoalergénica para bebés si la piel del niño tiende a secarse.
    • Estas recomendaciones están diseñadas para que el baño sea una experiencia segura, relajante y agradable para tu niño y para ti.

Para Dormir:

Establecer buenos hábitos de sueño es esencial para el bienestar y desarrollo de un bebé de 15 meses. Aquí hay algunas recomendaciones para fomentar un sueño saludable:

1.     Establecer una Rutina de Sueño Consistente:

Implementa un ritual relajante antes de dormir, como bañar al niño, leerle un cuento, cantarle una canción de cuna o acunarle suavemente.

Mantén horarios regulares para acostarse y despertarse.

2.     Crear un Entorno Propicio para el Sueño:

  • Asegúrate de que la habitación esté a una temperatura confortable, generalmente entre 18-22 grados Celsius (65-72 grados Fahrenheit).
    • La habitación debe estar oscura; puedes usar cortinas opacas y una luz nocturna suave si es necesario.
    • Minimiza los ruidos disruptivos; considera una máquina de ruido blanco si hay ruido ambiental.

3.     Fomentar la Independencia en el Sueño:

  • Anima al niño a dormirse por sí mismo, colocándolo en la cuna cuando esté somnoliento pero aún despierto.
    • Si el niño se despierta por la noche, espera unos momentos antes de intervenir para ver si puede volver a dormirse por sí solo.

4.     Seguridad en la Cuna:

  • La cuna debe estar libre de juguetes, cojines, mantas grandes y otros objetos que puedan suponer un riesgo de asfixia.
    • Asegúrate de que la ropa de cama esté bien ajustada y de que el colchón sea firme.
    • Alimentación y Sueño:
    • Ofrece una cena ligera y nutritiva. Evita las comidas grandes o pesadas justo antes de acostarse.
    • Asegúrate de que el niño no tenga sed, ofreciéndole agua si es necesario antes de dormir.

5.     Preparación para la Noche:

  • Limita la estimulación intensa antes de acostarse, como juegos muy activos o el uso de pantallas electrónicas.
    • Establece una "zona tranquila" de 30 minutos antes del ritual de acostarse para ayudar al niño a calmarse.

6.     Vigilancia y Consuelo:

  • Puede ser normal que a esta edad el niño experimente ansiedad por separación. Un objeto de consuelo, como un peluche seguro o una manta, puede ser útil.
    • Si el niño necesita consuelo durante la noche, trata de ser reconfortante pero firme para que comprenda que es hora de dormir.

7.     Consulta con Profesionales:

  • Si tienes preocupaciones sobre el sueño de tu hijo, como problemas para conciliar el sueño o despertares frecuentes, habla con su pediatra.
    • Recuerda que cada niño es único y puede haber variaciones dentro de lo que se considera un patrón de sueño "normal". Estas recomendaciones deben adaptarse a las necesidades y la situación específicas de tu hijo y tu familia.

Paseo diario:

Los paseos diarios son beneficiosos para los niños de todas las edades, incluidos los de 15 meses, ya que proporcionan estímulos sensoriales esenciales, oportunidades de exploración y ejercicio físico que son fundamentales para su desarrollo. Aquí tienes algunas recomendaciones para los paseos diarios con un niño de esta edad:

1.     Beneficios del Paseo Diario:

  • Estimulación Sensorial: El aire libre ofrece una variedad de sonidos, vistas y texturas que son nuevos y emocionantes para un niño pequeño.
    • Desarrollo Físico: Caminar, correr y jugar al aire libre ayudan al desarrollo de las habilidades motoras gruesas.
    • Vitamina D: La exposición al sol proporciona vitamina D, esencial para huesos saludables (pero recuerda la protección solar).
  • Salud Mental: Cambiar de entorno puede mejorar el estado de ánimo tanto del niño como del cuidador.

2.     Recomendaciones Generales:

  • Hora del Día: Elige una hora del día que sea cómoda tanto para ti como para el niño, evitando las horas más calurosas del día.
    • Duración: Un paseo de 30 minutos a una hora puede ser adecuado, ajustando según la tolerancia y el interés del niño.
    • Equipamiento: Utiliza un cochecito cómodo o un portabebés si el niño aún no camina de forma segura o se cansa fácilmente.
    • Protección Solar: Aplica protector solar y viste al niño con un sombrero y ropa protectora si vas a estar al sol, incluso en días nublados.
    • Hidratación: Lleva agua para asegurarte de que el niño se mantenga hidratado, especialmente en climas cálidos.
    • Vestimenta Adecuada: Dependiendo del clima, asegúrate de que el niño esté vestido apropiadamente para mantenerse cálido o fresco.
    • Seguridad: Mantén al niño siempre a la vista y cerca de ti, y asegúrate de que los entornos de juego sean seguros.
    • Interacción: Habla y juega con el niño durante el paseo para fomentar el lenguaje y la conexión emocional.
    • Exploración Controlada: Deja que el niño explore su entorno, pero siempre bajo supervisión para evitar peligros como calles concurridas o agua.

3.     ¿Es Necesario?

  • Los paseos diarios son altamente recomendables, pero no estrictamente necesarios todos los días si las circunstancias no lo permiten. La clave es asegurar que el niño tenga tiempo suficiente para jugar y explorar, ya sea en interiores o exteriores. Si un día no es posible salir, trata de proporcionar tiempo de juego activo en casa para compensar.
    • Los paseos diarios son una excelente oportunidad para que los niños de 15 meses se involucren en el mundo que les rodea y pueden ser una parte valiosa y enriquecedora de su rutina diaria.

Hábito Intestinal y micciones:

El hábito intestinal y las orinas de un niño de 15 meses pueden variar considerablemente dependiendo de factores individuales como la dieta, la hidratación y la actividad física.

1.     Hábito Intestinal:

  • Frecuencia: Algunos niños pueden tener deposiciones varias veces al día, mientras que otros pueden tenerlas una vez al día o cada dos días. Esto puede cambiar, especialmente si el niño está experimentando una transición en la dieta (como pasar de fórmula a leche de vaca o aumentar la ingesta de alimentos sólidos).
    • Consistencia: Las heces normalmente son blandas y formadas. La introducción de alimentos sólidos puede cambiar la consistencia de las heces. La diarrea o heces muy duras y secas (estreñimiento) no son normales y deben ser motivo de consulta con el pediatra.
    • Color: El color puede variar de amarillo a marrón claro u oscuro. Alimentos específicos pueden cambiar el color temporalmente (por ejemplo, remolacha puede causar heces rojizas).

2.     Orina:

  • Frecuencia: Un niño bien hidratado generalmente orinará 4-6 veces al día, aunque esto puede variar.
    • Color: La orina suele ser clara o de un amarillo pálido. Una orina muy oscura puede ser un signo de deshidratación.
    • Cantidad: Debe haber suficiente orina para que los pañales estén húmedos en cada cambio. Un pañal que está constantemente saturado o muy pesado podría indicar una ingesta excesiva de líquidos, mientras que uno que está frecuentemente seco podría ser una señal de deshidratación.

3.     Recomendaciones Generales:

  • Dieta: Una dieta rica en fibras (frutas, verduras, cereales integrales) y una adecuada ingesta de líquidos pueden promover un hábito intestinal regular y sano.
    • Hidratación: Asegúrate de que el niño beba suficientes líquidos a lo largo del día.
    • Observación: Esté atento a cambios en la frecuencia, consistencia, color o esfuerzo al tener una deposición, ya que pueden indicar problemas como diarrea o estreñimiento.

Chupa:

A los 15 meses de edad, muchos niños aún utilizan chupete. Si bien el chupete puede ser un consuelo y ayudar a los niños a calmarse, es importante empezar a pensar en cómo y cuándo se les animará a dejarlo. Aquí tienes algunas recomendaciones generales sobre el uso del chupete a esta edad:

1.     Uso Moderado:

  • Limitar el Tiempo: Restringe el uso del chupete a momentos específicos, como durante las siestas o la hora de dormir.
    • Evitar Dependencia: Evita que el chupete se convierta en la única manera en que tu hijo puede calmarse.

2.     Higiene:

  • Limpieza: Lava el chupete regularmente con agua y jabón y reemplázalo cada dos o tres meses o antes si muestra signos de desgaste.
    • Esterilización: Si bien a esta edad no es tan crítica como en los recién nacidos, mantener el chupete limpio sigue siendo importante.

3.     Dentición y Desarrollo Oral:

  • Vigilancia: Observa cualquier cambio en la dentición o en la boca del niño que pueda ser atribuible al uso prolongado del chupete.
    • Consulta con el Dentista: Habla con el dentista sobre el uso del chupete y las recomendaciones para la salud dental de tu hijo.

4.     Fomento de Otras Estrategias de Consuelo:

  • Autocalma: Anima a tu hijo a encontrar otras formas de autocalmarse, como con una manta o un juguete favorito.
    • Rutinas de Sueño: Establece una rutina de sueño que no dependa del chupete.

5.     Retirada Gradual:

  • Planificación: Comienza a planificar cómo y cuándo vas a animar a tu hijo a dejar el chupete.
    • Reducción Gradual: Reduce gradualmente el uso del chupete y ofrécele al niño refuerzo positivo por no usarlo.

6.     Modelo a Seguir:

  • Consistencia: Asegúrate de que todos los cuidadores estén al tanto de las reglas y enfoques sobre el uso del chupete para mantener una consistencia.

7.     Consideraciones Emocionales:

  • Sensibilidad: Sé sensible a las necesidades emocionales de tu hijo durante la transición de dejar el chupete.
    • Es importante mencionar que cada niño es único, y algunos pueden estar más apegados a su chupete que otros. Algunos niños pueden dejar el chupete por sí mismos sin mucho esfuerzo, mientras que otros pueden necesitar más apoyo y un enfoque gradual. Siempre es útil hablar con el pediatra de tu hijo para obtener orientación personalizada y asegurarte de que el enfoque que eliges es adecuado para las necesidades de tu hijo.
    • En España, así como en otros lugares, las recomendaciones sobre la edad para retirar el chupete pueden variar. Los pediatras y odontólogos pediátricos generalmente aconsejan reducir el uso del chupete a partir

de los 12 meses y retirarlo entre los 2 y 3 años de edad para prevenir posibles problemas de desarrollo dental y del habla.

  • La Asociación Española de Pediatría (AEP) sugiere que el mejor momento para retirar el chupete es alrededor de los 2 años.
    • Sin embargo, algunos expertos recomiendan intentar eliminarlo antes de que se convierta en un hábito muy arraigado, lo cual podría hacer más difícil el proceso de retirada más adelante.
    • Retirar el chupete más allá de los 3 años puede aumentar el riesgo de problemas dentales como la maloclusión o el desarrollo de un paladar ojival, y puede afectar la correcta colocación de los dientes permanentes.
    • Además, un uso prolongado puede tener un impacto en el desarrollo del habla, ya que puede interferir con la oportunidad de practicar sonidos y palabras.

No fume en presencia del niño.

Salud bucodental:

La salud bucodental es crucial para el bienestar general de un niño y debe ser cuidada desde el nacimiento. Aquí tienes algunas recomendaciones específicas para fomentar una buena salud bucodental en un niño de 15 meses:

1.     Higiene Oral:

  • Cepillado: A los 15 meses, deberías cepillar los dientes del niño dos veces al día con un cepillo de dientes suave y una cantidad de pasta dental del tamaño de un grano de arroz que contenga fluoruro.
    • Supervisión: Supervisa el cepillado para asegurarte de que se hace correctamente y para enseñar al niño técnicas adecuadas de cepillado.
    • Flúor: Utiliza pasta de dientes con 1000ppm de flúor según las recomendaciones del pediatra o dentista, ya que el flúor ayuda a prevenir las caries.
    • No Enjuagar Inmediatamente: Después del cepillado, enseña al niño a escupir la pasta dental pero no a enjuagarse inmediatamente con agua para maximizar el efecto del flúor.

2.     Alimentación y Hábitos:

  • Limitar Azúcares: Reduce la cantidad de azúcar en la dieta del niño, especialmente evitando bebidas azucaradas y bocadillos dulces entre comidas.
    • Alimentos Saludables: Fomenta una dieta rica en frutas, verduras y lácteos que ayudan a limpiar los dientes y a fortalecer el esmalte.
    • Hábitos de Bebida: Anima al niño a beber con vaso o taza en lugar de biberón, especialmente con líquidos que no sean agua.

3.     Visitas al Dentista:

  • Revisiones Regulares: Lleva al niño al dentista para su primera visita alrededor del primer año de edad y sigue las recomendaciones para visitas de seguimiento.
    • Tratamientos Preventivos: Consulta con el dentista sobre tratamientos preventivos como aplicaciones de flúor y selladores si son necesarios.

4.     Rutinas y Educación:

  • Educación Temprana: Enséñale al niño la importancia de una buena higiene bucodental y crea hábitos saludables desde temprano.
    • Rutinas de Cepillado: Haz del cepillado una actividad rutinaria y divertida que el niño pueda esperar con interés.

5.     Hábitos Nocturnos:

  • Evitar Alimentación Nocturna: Una vez que el niño ha desarrollado dientes, evita la alimentación nocturna, ya que puede aumentar el riesgo de caries.
  • Cepillado Antes de Dormir: Asegúrate de cepillar los dientes del niño antes de acostarse y después de la última comida o bebida que no sea agua.

6.     Mordedores y Chupetes:

  • Limpieza de Mordedores: Mantén limpios los mordedores, chupetes y juguetes que el niño se lleva a la boca.
    • Uso Adecuado del Chupete: Evita endulzar el chupete y promueve su uso adecuado para no afectar el desarrollo dental y oral.

En España, siguiendo las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría y las de odontólogos pediátricos, se aconseja cepillar los dientes de los bebés al menos dos veces al día:

  • Por la Mañana: Después del desayuno para eliminar los restos de comida y placa que se han acumulado durante la noche.
    • Por la Noche: Antes de acostarse para asegurarse de que los dientes estén limpios durante la noche, que es cuando hay mayor riesgo de desarrollar caries debido a la disminución del flujo de saliva y a la falta de limpieza mientras el niño duerme.
    • Para los bebés y niños pequeños que aún no controlan bien el cepillado por sí mismos, los padres deben realizar o supervisar el cepillado para asegurarse de que sea efectivo y para enseñar al niño la técnica correcta. A medida que el niño crece y es capaz de cepillarse los dientes con mayor habilidad, puede empezar a tomar más responsabilidad sobre su propia higiene bucal, siempre bajo la supervisión de un adulto hasta que desarrollen la habilidad suficiente para hacerlo adecuadamente, generalmente alrededor de los 6 o 7 años de edad.
    • Es fundamental utilizar una pasta dental con flúor adecuada para la edad del niño y en la cantidad recomendada para minimizar la ingesta de flúor. Además, se recomienda comenzar a visitar al dentista en el primer año de vida del niño para que se establezcan prácticas de cuidado bucal y se realice una evaluación temprana del desarrollo dental.

Calzado:

Usar zapatos flexibles, ligeros y transpirables, con la puntera ancha y reforzada.

A los 15 meses, muchos niños están comenzando a caminar de forma independiente o ya han dado sus primeros pasos. El calzado adecuado es importante para proteger sus pies y apoyar su desarrollo motriz.

Aquí tienes algunos consejos para elegir el calzado adecuado para un niño de esta edad:

1.     Calzado Flexible y Cómodo:

  • Suela: Debe ser flexible y delgada para que el niño pueda sentir el suelo y aprender a ajustar sus movimientos. Sin embargo, también debe ser lo suficientemente resistente para proteger de objetos punzantes y superficies ásperas.
    • Material: Elige materiales transpirables, como el cuero o la malla de tela, para evitar la sudoración excesiva y mantener los pies del niño secos.

2.     Soporte Adecuado:

  • Soporte de Tobillo: El calzado no necesita extenderse sobre el tobillo para proporcionar soporte en esta edad, excepto si hay una indicación específica del pediatra o podólogo.
    • Ajuste: Asegúrate de que el calzado se ajuste bien al pie del niño, pero con suficiente espacio para mover los dedos (aproximadamente un dedo de ancho entre el dedo más largo y la puntera del zapato).

3.     Facilidad de Uso:

  • Cierre Seguro: Velcro, hebillas o cordones elásticos que mantengan el zapato firmemente en el pie son ideales, ya que facilitan poner y quitar los zapatos.
    • Independencia: Promueve la independencia permitiendo que el niño intente ponerse y quitarse el calzado por sí mismo, aunque seguramente necesitará ayuda a esta edad.

4.     Ajuste Correcto:

  • Tamaño: El tamaño del calzado debe ser revisado frecuentemente, ya que los pies de los niños crecen rápidamente. Un ajuste inapropiado puede limitar el movimiento y el desarrollo.
    • Comprobaciones Regulares: Lleva al niño a una tienda especializada para que le midan los pies y asegurarte de que los zapatos sean del tamaño correcto.

5.     Evitar el Uso Constante:

  • Desarrollo Natural: Deja que el niño ande descalzo o con calcetines antideslizantes en ambientes seguros y limpios para promover un desarrollo natural del pie y la movilidad de los dedos.

6.     Evitar Zapatos de Segunda Mano:

  • Forma Personalizada: Evita los zapatos de segunda mano si es posible, ya que estos ya pueden estar moldeados a la forma del pie de otro niño y podrían no proporcionar el soporte adecuado.
    • El calzado para un niño de 15 meses debe ser principalmente para protección y no para corregir la forma de caminar del niño. Caminar descalzo, siempre que sea seguro hacerlo, sigue siendo muy beneficioso para los niños que están aprendiendo a caminar.

Prevención de accidentes

La prevención de accidentes en niños de 15 meses es crucial, ya que a esta edad suelen ser muy móviles y curiosos, pero aún no tienen conciencia del peligro.

En Casa:

Seguridad en la Cocina: Usa las hornillas traseras de la cocina y gira las asas de las sartenes hacia atrás para evitar que el niño las alcance.

Protección de Esquinas: Instala protectores en las esquinas de muebles para evitar lesiones si el niño se cae. Bloqueo de Accesos: Utiliza puertas de seguridad para bloquear el acceso a escaleras y áreas peligrosas.

Seguridad de Ventanas: Asegúrate de que las ventanas tengan cerraduras o rejas para prevenir caídas. Protección de Enchufes: Cubre los enchufes con protectores para evitar descargas eléctricas.

En el Baño:

Supervisión: Nunca dejes al niño solo en la bañera o cerca de cualquier cantidad de agua. Antideslizantes: Coloca alfombrillas antideslizantes en la bañera y en el suelo del baño.

1.     Al Dormir:

Cuna Segura: Asegúrate de que la cuna cumpla con las normas de seguridad actuales y que no haya juguetes o almohadas con los que el niño pueda asfixiarse.

2.     Juguetes:

  • Juguetes Adecuados para la Edad: Verifica que los juguetes sean adecuados para la edad del niño y no tengan piezas pequeñas que puedan ser tragadas.

3.     En el Exterior:

  • Supervisión en el Juego:Vigila al niño de cerca cuando juegue en áreas al aire libre, especialmente cerca de carreteras, piscinas o cuerpos de agua.
    • Protección Solar: Utiliza protector solar y ropa adecuada para proteger al niño del sol.

4.     Alimentación:

  • Evitar Asfixia: Corta los alimentos en trozos pequeños y supervisa las comidas para prevenir asfixia.
    • Alimentos Peligrosos: Evita alimentos de alto riesgo como uvas enteras, palomitas de maíz, frutos secos y alimentos duros o pegajosos.
    • Silla de Comer Segura: Usa una silla de comer con una correa segura para evitar caídas.

5.     Prevención de Quemaduras:

  • Cuidado con Líquidos Calientes: Mantén líquidos calientes y otros peligros lejos del alcance del niño.
    • Bloqueo de Acceso a Fuentes de Calor: Instala barreras de seguridad alrededor de estufas, chimeneas o radiadores.

Estas son algunas de las recomendaciones generales de prevención de accidentes. Es importante que los padres y cuidadores estén siempre alerta y actualicen las medidas de seguridad a medida que el niño crece y cambian sus capacidades y comportamientos. Además, la educación temprana sobre el peligro y el establecimiento de límites claros pueden ayudar a los niños a aprender a mantenerse seguros.

Guardar medicamentos, productos de limpieza y objetos de pequeño tamaño fuera de su alcance. (Instituto Nacional de Toxicología: 915 62 04 20).

6.     Al Viajar:

Silla de Auto: Utiliza siempre una silla de auto adecuada para la edad y el tamaño del niño y asegúrate de que esté bien instalada.

Nunca Dejar al Niño Solo en el Coche: Incluso por un corto período de tiempo.

Viajar en coche requiere de medidas de seguridad específicas para proteger a los niños en caso de accidente. En España, la Dirección General de Tráfico (DGT) establece normativas claras para el transporte de niños en vehículos. A continuación, te proporciono las recomendaciones basadas en la normativa vigente y las prácticas de seguridad:

Elección de la Silla de Coche:

  • Grupo de Edad y Peso: A los 15 meses, un niño suele usar una silla del grupo I, que es adecuada para niños de entre 9 y 18 kg. Estas sillas suelen ser convertibles y pueden instalarse mirando hacia adelante o hacia atrás.
    • Sillas a Contramarcha: La DGT y muchos expertos en seguridad recomiendan mantener a los niños en sillas a contramarcha el mayor tiempo posible, al menos hasta los 2 años de edad o hasta que alcancen el peso máximo permitido para la orientación hacia atrás, ya que esta posición ofrece la mejor protección en caso de colisión.

Ubicación de la Silla en el Coche:

  • Asiento Trasero: La normativa de la DGT indica que los niños deben viajar en los asientos traseros del vehículo, siendo el asiento central trasero el más seguro si la silla se puede instalar correctamente en esa posición.
    • Instalación: Asegúrate de que la silla esté bien instalada siguiendo las instrucciones del fabricante. La mayoría de las sillas modernas cuentan con el sistema ISOFIX para una instalación más segura y fácil.

Uso del Asiento Delantero:

  • Normativa DGT: Los niños solo pueden viajar en el asiento delantero si los asientos traseros están ya ocupados por otros niños con sus respectivas sillas o si el vehículo no dispone de asientos traseros.
    • Desactivar el Airbag: Si se coloca una silla de coche en el asiento del pasajero delantero, es imprescindible desactivar el airbag, ya que su activación puede ser muy peligrosa para el niño en caso de accidente.

Excepciones para Sentarlo Delante:

  • Falta de Asientos Traseros: En vehículos biplaza o cuando los asientos traseros están ocupados por otros niños en sus sillas.
    • Razones Médicas: Cuando el niño tenga necesidades especiales que requieran supervisión constante y no se pueda hacer desde los asientos traseros.

Normativa de la DGT Vigente:

  • Los niños menores de 135 cm de estatura deben utilizar siempre sistemas de retención infantil homologados.
    • La DGT recomienda que los niños viajen en el asiento trasero hasta los 12 años de edad o hasta alcanzar 135 cm de estatura.
  • Es esencial que siempre sigas las instrucciones del fabricante de la silla de coche y que revises la normativa local actualizada para asegurarte de cumplir con todas las leyes de seguridad vial. Recuerda que la seguridad del niño en el coche debe ser siempre la máxima prioridad.

Recuerde que la mayoría de los accidentes se producen en la casa y dentro de la casa en la cocina. NO debe entrar con su hijo en la cocina, ni manejar líquidos calientes en su presencia.

Uso de pantallas

A esta edad, el desarrollo cerebral es rápido y el aprendizaje se realiza mejor a través de la interacción con el mundo real y las personas, no a través de las pantallas.

Los niños están en una etapa de rápido desarrollo y aprendizaje, y el uso de pantallas puede afectar tanto positiva como negativamente este proceso. Según la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Asociación Española de Pediatría (AEP), las recomendaciones son bastante estrictas en cuanto al uso de pantallas a esta edad:

Las recomendaciones para un niño de 15 meses:

  1. Tiempo de Pantalla Muy Limitado: La exposición a las pantallas debe seguir siendo muy limitada. La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda evitar el uso de pantallas para entretenimiento en niños menores de 18 meses, salvo para videollamadas.
  2. Contenidos Educativos: Si decides introducir contenidos digitales, estos deben ser de alta calidad y preferiblemente educativos. A esta edad, cualquier tiempo de pantalla debe ser compartido con un adulto para promover la interacción social y el lenguaje.
  3. Interacción sobre Pantallas: La interacción con los padres y otros cuidadores es crucial para el desarrollo del lenguaje y las habilidades sociales, por lo que el tiempo de pantalla nunca debe sustituir estas interacciones valiosas.
  4. Juego Activo: Fomenta el juego físico, la exploración y las actividades sensoriales, las cuales son esenciales para el desarrollo cognitivo y motor del niño.
  5. Modelo de Comportamiento: Los padres y cuidadores deben modelar un uso adecuado de las pantallas, ya que los niños aprenden por imitación.
  6. Ambiente Libre de Pantallas: Crea ambientes libres de pantallas, especialmente durante las comidas y antes de la hora de dormir para ayudar a establecer buenos hábitos de sueño.
  7. Establecer Rutinas: Las rutinas diarias sin dependencia de pantallas ayudan a establecer expectativas claras y promueven el desarrollo de habilidades de autorregulación.
  8. Vigilancia y Seguridad:Mantén una supervisión constante de la actividad del niño con dispositivos y en línea para garantizar su seguridad.

Estas recomendaciones están diseñadas para minimizar el impacto negativo que las pantallas pueden tener en el desarrollo de los niños y maximizar las oportunidades de aprendizaje y crecimiento a través de interacciones reales y enriquecedoras.

Vacunas:

Recomendamos cumplir con el calendario vacunal oficial de la Comunidad de Canarias así como la administración de las vacunas que, aunque no financiadas, son recomendadas por la AEP ( Asociación Española de Pediatría) y el Comité Asesor de Vacunas (CAV).

Recomendaciones sobre crianza respetuosa

La crianza respetuosa, también conocida como crianza consciente o positiva, implica tratar al niño con el mismo respeto que se esperaría como adulto, entendiendo y atendiendo sus necesidades y sentimientos, y guiándolo a través de sus primeros años con empatía y paciencia.

1.     Comunicación y Límites:

  • Habla Claramente y con Respeto: Comunícate con tu hijo con un lenguaje sencillo y claro, y escucha activamente sus intentos de comunicarse contigo.
    • Explica las Razones: Incluso si piensas que no entienden completamente, ofrece explicaciones para tus acciones o reglas.
    • Establece Límites Consistentes: Los niños necesitan límites claros para sentirse seguros, pero estos deben ser impuestos de manera comprensiva y no punitiva.

2.     Reconocimiento de Emociones:

  • Valida sus Sentimientos: Reconoce y valida las emociones del niño, incluso si te parecen triviales. "Veo que estás molesto porque no podemos salir ahora. Es frustrante".
    • Enseña la Regulación Emocional: Ayuda a tu hijo a reconocer y nombrar sus sentimientos y a encontrar formas saludables de expresarlos.

3.     Autonomía y Exploración:

  • Fomenta la Independencia: Permite que tu hijo intente hacer las cosas por sí mismo, ofreciendo apoyo cuando sea necesario.
    • Ambiente Seguro para Explorar: Crea un ambiente seguro donde pueda explorar y aprender de forma independiente.

4.     Disciplina Positiva:

  • Redirige en lugar de Castigar: Si tu hijo está haciendo algo inapropiado, redirige su atención hacia una actividad diferente en lugar de castigarlo.
    • Enseña con el Ejemplo: Sé un modelo a seguir en comportamiento, paciencia y empatía.

5.     Rutinas Consistentes:

  • Establece Rutinas: Las rutinas diarias ayudan a los niños a saber qué esperar y proporcionan una sensación de orden y seguridad.
    • Transiciones Suaves: Prepara a tu hijo para los cambios en la rutina con avisos previos y explicaciones.

6.     Respeto por su Individualidad:

  • Apoya sus Intereses: Observa y apoya los intereses y habilidades únicos de tu hijo.
    • Reconoce su Personalidad: Cada niño es único. Acepta y celebra las diferencias de tu hijo sin compararlo con otros.

7.     Tiempo de Calidad:

  • Conexión Diaria: Dedica tiempo cada día para conectar con tu hijo, ya sea jugando, leyendo o simplemente abrazando.
    • Escucha Activa: Cuando tu hijo trate de decirte algo, escúchalo con atención y demuestra que valoras sus palabras.

8.     Cuidado de la Salud:

  • Promueve Hábitos Saludables: Enseña la importancia de una buena nutrición, actividad física y sueño adecuado.
    • Cuidado Emocional: Reconoce que la salud emocional es tan importante como la física.

9.     Involucra al Niño en las Tareas Diarias:

  • Participación en Tareas del Hogar: Involucra a tu hijo en las tareas del hogar de una manera apropiada para su edad, como poner la mesa o recoger juguetes.

La crianza respetuosa se trata de guiar a los niños con amor, respeto y sin recurrir al miedo o la autoridad punitiva. Esto establece la base para que los niños crezcan sintiéndose valorados y comprendidos, con una sólida autoestima y habilidades sociales saludables.

Queridos padres,

En el corazón de la crianza con apego y respetuosa yace la profunda creencia de que cada momento de cariño, cada respuesta atenta a las necesidades de nuestro bebé y cada interacción empática sienta las bases de un futuro lleno de confianza y seguridad emocional. Al abrazar estos principios, no solo nutrimos el bienestar de nuestros hijos, sino que también cultivamos una relación duradera que los anima a crecer como individuos comprensivos, conectados y conscientes.

Recordad que cada sonrisa, cada abrazo y cada palabra de aliento es una inversión en el desarrollo emocional de vuestro hijo. A medida que caminamos juntos en este viaje, sepamos que la crianza respetuosa no es solo un acto de amor, sino el regalo más poderoso que podemos ofrecer a la próxima generación.

Con cariño y apoyo en cada paso del camino,

Sandra

Tags :
Guía de cuidados y consejos por edad : Creciendo sano.
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *