Contacto

828 724 824
722 849 385

«El Huevo: Un Tesoro Nutricional en el Plato de los Pequeños Exploradores»

Recent Posts

¿Tienes alguna duda?

Contacta con nosotros y te resolveremos cualquier problema que tengas.

«El Huevo: Un Tesoro Nutricional en el Plato de los Pequeños Exploradores»

2 de enero de 2024
11:24

Bienvenidos a un nuevo artículo en nuestro espacio dedicado a la pediatría y la nutrición infantil. Hoy abordamos un tema de gran interés para todos los padres y cuidadores: la introducción del huevo en la dieta de los más pequeños. Durante mucho tiempo, el huevo ha sido objeto de diversas controversias y mitos, especialmente en lo que respecta a su papel en la alimentación infantil. Sin embargo, investigaciones recientes han arrojado luz sobre su importancia y el momento óptimo para su introducción.

A menudo, los padres se enfrentan a dudas sobre cuándo y cómo incorporar este alimento tan completo en la dieta de sus hijos. El huevo, conocido por su alto valor nutricional, es una fuente excepcional de proteínas, vitaminas y minerales, elementos esenciales para el crecimiento y desarrollo saludable de los niños. Sin embargo, las preocupaciones relacionadas con alergias y la manera correcta de presentar este alimento a los más pequeños suelen generar incertidumbre.

En este artículo, desglosaremos las recomendaciones actuales basadas en estudios científicos y guías nutricionales. Exploraremos cómo la introducción temprana del huevo puede jugar un papel crucial en la prevención de alergias, las formas seguras y efectivas de incorporarlo en la dieta infantil, y los beneficios nutricionales que ofrece para el desarrollo óptimo de los niños. Nuestro objetivo es brindarles información clara y práctica para tomar decisiones informadas y positivas sobre la nutrición de sus hijos.

Acompáñennos en este recorrido informativo y descubramos juntos cómo el huevo puede ser un excelente aliado en la alimentación de nuestros pequeños.

¿Qué propiedades tiene el huevo que lo hacen beneficioso en la niñez?

Propiedades:

El huevo es un alimento muy valioso desde el punto de vista nutricional: tiene una alta densidad de nutrientes y aporta una cantidad moderada de energía y elevada de proteínas que, además, son de muy buena calidad-, así como ácidos grasos insaturados y una baja cantidad de ácidos grasos saturados, todas las vitaminas (excepto la vitamina C) y los minerales esenciales para el organismo, además de otros compuestos fisiológicamente activos con efectos positivos para la salud.

Beneficios de su introducción en la infancia:

Es un alimento fundamental en la dieta infantil, juega un papel esencial en el desarrollo y crecimiento del sistema nervioso de los niños. Gracias a su equilibrado contenido de proteínas y ácidos grasos, así como a su rica fuente de colina, el huevo es crucial para el desarrollo neurológico adecuado en la infancia. Estudios recientes respaldan la importancia de la colina, una sustancia esencial para el desarrollo cerebral, que se encuentra abundantemente en el huevo.

Además, el huevo contribuye significativamente a la salud ocular de los niños. Su alto contenido en vitamina A, luteína y zeaxantina, nutrientes esenciales para la vista, favorece el correcto funcionamiento del aparato ocular y ayuda a proteger contra ciertas condiciones oculares desde una edad temprana.

En cuanto a la nutrición infantil, el huevo se destaca como un alimento de alto valor biológico. Su consumo regular es una estrategia efectiva para combatir la desnutrición infantil, proporcionando nutrientes esenciales que son fundamentales para el crecimiento saludable de los niños.

La energía que los niños requieren para sus actividades diarias también se ve reforzada por el consumo de huevo. Dada la intensa actividad física que caracteriza la infancia temprana, el huevo aporta una cantidad significativa de energía, lo que es vital para mantener el dinamismo y la vitalidad de los más pequeños.

El sistema inmunológico de los niños también se beneficia del huevo. Con su aporte de antioxidantes, zinc y selenio, el huevo ayuda a fortalecer las defensas naturales del organismo, manteniendo un sistema inmune robusto y eficiente.

Para el fortalecimiento del óseo, el huevo es igualmente esencial. Su contenido de vitamina D es crucial para el desarrollo óseo saludable en los niños, ayudando a formar y mantener huesos fuertes y saludables.

Finalmente, el huevo juega un papel importante en la prevención de la anemia infantil. Su aporte de hierro y ácido fólico es fundamental para mantener niveles saludables de hemoglobina en la sangre, ayudando a evitar la anemia en los niños.

¿Cómo incorporarlo en la dieta de los pequeños?

Edad de Introducción: Se puede comenzar a introducir el huevo en la dieta del bebé alrededor de los 6 meses de edad o cuando se inicie la alimentación complementaria nunca antes de los 6 meses y ni después de los 6 siempre y cuando el bebé esté listo para la alimentación complementaria.

Cantidad Inicial: Empieza con una pequeña cantidad para asegurarte de que tu bebé no tiene ninguna reacción alérgica. Por ejemplo, puedes comenzar con 1-2 cucharaditas (aproximadamente 10-20 gramos) de huevo cocido.

Frecuencia Inicial: Puedes ofrecer huevo 1-2 veces por semana al principio, incrementando gradualmente conforme a la tolerancia del bebé.

Una Vez Establecida la Alimentación Complementaria: Los bebés pueden comer hasta medio huevo o un huevo entero varios días a la semana (se recomienda un huevo pequeño o medio mediano). Un huevo grande pesa aproximadamente 50 gramos, por lo que medio huevo sería alrededor de 25 gramos. La cantidad de huevo que pueden comer por semana puede variar dependiendo de sus necesidades nutricionales individuales. Generalmente, se considera seguro y saludable ofrecer entre 2 y 4 porciones de huevo a la semana.

Consejos de Seguridad y Preparación:

Prevención de infecciones:

  1. Comprar huevos con la cáscara intacta y limpia.
  2. Respetar la fecha de consumo preferente impresa en el envase.
  3. Lavar los huevos solo antes de cocinarlos.
  4. No cascar el huevo en el borde del recipiente donde se vaya a batir y limpiar bien el recipiente después de su uso.
  5. No separar las claras de las yemas con la cáscara del huevo.
  6. Cuajar bien las tortillas y los revueltos.
  7. No dejar los huevos, ni los alimentos que los contengan, a temperatura ambiente más de 2 horas.
  8. Lavar bien todos los utensilios que han estado en contacto con las cáscaras o los huevos crudos.

Sin Aditivos: No añadas sal, azúcar ni especias fuertes al preparar el huevo para el bebé.

Observación: Mantén un ojo en tu bebé mientras come para evitar el riesgo de asfixia, especialmente importante en el enfoque BLW.

 Alergias:

  • Vigilancia: Observa cualquier signo de reacción alérgica después de que el bebé consuma huevo y consulta con tu pediatra si tienes alguna preocupación.
  •  Introducción Gradual: Si hay antecedentes familiares de alergias, habla con tu pediatra para elaborar un plan de introducción adecuado.

¿Cómo podemos ofrecerles el huevo a los pequeños?

  1. Formas de Cocina Tradicionales: Los huevos pueden prepararse de formas variadas como en tortilla, revuelto, frito o a la plancha. Para los huevos fritos, es importante evitar el exceso de aceite.
  1. Incorporación de Ingredientes Nutritivos: En las tortillas, se pueden agregar ingredientes como jamón, atún, gambas, y especialmente verduras como calabacín, espinacas, judías verdes, brócoli o guisantes. Estas últimas son especialmente recomendables para los niños, ya que suelen ser bien aceptadas cuando se incluyen en tortillas o huevos revueltos.
  2. El Huevo como Vehículo para las Verduras: Utilizar el huevo para envolver y enmascarar verduras puede ayudar a que los niños las acepten más fácilmente.
  3. Huevos Cocidos: Al hervir huevos, se obtienen con la yema más o menos cocida según la preferencia. Para los niños pequeños, es crucial que la clara esté siempre bien cocinada. Los huevos cocidos son excelentes en ensaladas para aportar proteínas.
  4. Huevos Escalfados: Agregar huevos a sopas o agua hirviendo da como resultado huevos escalfados. Si se combina con sopas o cremas que contienen verduras y pasta o arroz, se obtiene un plato completo y saludable.
  5. Mayonesa y Alternativas: Para la mayonesa se usa huevo crudo, aunque no es lo más recomendable por razones de seguridad alimentaria. Pueden utilizarse alternativas como mayonesa sin huevo (con leche) o con huevo cocido.
  6. El Huevo como Aglutinante: La albúmina en el huevo es útil para unir y coagular alimentos, especialmente en albóndigas, pasteles salados y pudines, ayudando a queden más compactos.
  7. Postres Saludables: Los huevos son fundamentales en la elaboración de bizcochos y otros postres. Es recomendable buscar recetas que eviten el azúcar, incorporando frutas y harinas integrales.

¿Causa alergia el consumo de huevo?

Sí, el huevo tiene componentes alergénicos que pueden conducir a una respuesta alérgica después de su consumo y durante muchos años, se dieron directrices para la alimentación complementaria en las que se recomendaba retrasar la introducción de este alimento hasta después del primer año. Sin embargo, desde 2003, estas directrices han ido modificándose y diferentes organismos se han pronunciado a favor de la incorporación temprana del huevo, incluso como medida para la reducción de la respuesta alergénica. No obstante, esta información aún no se ha reflejado en las pautas de alimentación complementaria de muchos países y a ello se suma el temor “aprendido” de los padres para incorporarlo.

Por lo tanto, con todas estas premisas ya pueden comenzar a introducir en la dieta de sus peques a este gigante nutricional que es el huevo; y recuerden que cada pequeñín es diferente y no todos reaccionan de la misma forma a lo desconocido. Si tenéis dudas, inquietudes o miedos su pediatra es el mejor cómplice para despejarlas.

Tags :
Vida Sana
Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *